viernes, 2 de noviembre de 2018

Daniel Insa - "Still works" (2018)


Mi empecinamiento en recuperar, aunque sólo pueda ser en parte, el espíritu que albergaba cuando de adolescente compraba y escuchaba mis primeros discos, es decir: dedicar tiempo e ilusión (ésto la edad lo hace complicado en ocasiones) a la escucha de cada elepé, es lo que ha traído consigo el retraso que acarrean muchas de las reseñas de algunos trabajos que hace meses que están pendientes y amontonados en espera de pasar por el equipo.
Y ésta circunstancia es precisamente la que ha propiciado que un álbum como "Still works", obra del madrileño Daniel Insa y publicado hace casi de medio año, no sea hasta este recién estrenado mes de noviembre que sea puesto en negro sobre blanco en esta bitácora.

Como es habitual en las anteriores entregas de este joven cantautor, o mejor dicho songwriter, pues es de los que canta en inglés, la delicadeza en la construcción melódica es lo primero que llama la atención del oyente. Siguen las influencias folk, pop y country; aunque en esta ocasión la arquitectura creada a base de notas se ve arropada de una película sónica algo más densa, no quedando la voz tan expuesta como en otras ocasiones (pinchar). Por supuesto sin exageraciones, pues lo importante es destacar precisamente esas geometrías sonoras, la delicada interpretación vocal y un espíritu primaveral y preciosista que se evidencia antagónico a grandes delirios produccionales.
Además de acústicas, nos encontramos una tenue electricidad, coros, una base rítmica de bajo y escobillas y añadidos de teclas. Todo ello crea un entorno sónico que hace de "Still works" el mejor trabajo de Insa hasta la fecha, o si lo prefieren, el favorito de este escriba.
La inspiración del autor gira en torno a los sentimientos, y así queda expresado en los textos y también en las inflexiones de la voz, que aunque no es primorosa en tamaño ni color, si consigue transmitir lo que desea gracias a una entrega humilde pero plena de convencimiento.
La calidez y sencillez de los once cortes no hace que estos resulten anodinos ni mucho menos lánguidos, pues encajan a la perfección con los momentos calmos y de recuperación de los avatares del día, y en ocasiones puntuales pueden inducir a la sanación o la reflexión, que no es poco.
El equilibrio manda en el tracklist, y aunque mandan intimismos, medios tiempos y luces en las instrumentaciones, no se hace monótono. La escucha de temas como "When all falls down" con un cierto toque psicodélico, "A little bit of crying" que posee un leve latido country; "So full of love" que tiene la radiación de la costa oeste; las teclas que armonizan la bonita "Calling out your name" o la bucólica "Every morning" despertarán momentos plenos de encanto y emoción.
Daniel Insa, tal vez inspirado por fuerzas mayores, aquellas que protagonizan la portada y la dedicatoria, ha conseguido su trabajo más redondo, maduro y al tiempo emotivo, todo funciona y fluye de manera natural, y se siente como el campo primaveral y silvestre de la portada.

Bandcamp donde escuchar y adquirir "Still works": AQUÍ.




No hay comentarios:

Publicar un comentario