miércoles, 4 de octubre de 2017

Daniel Insa - "The spinning wheell" (2017)


Hoy he decidido que toca hacer limpieza. Borrar los archivos basura que hemos ido acumulando estas últimas semanas (o meses), intentar afrontar los próximos días con la mente clara, sana y pura...recordar al poeta cuando entonaba su sueño:

Imagen alta y tierna del consuelo,
aurora de mis mares de tristeza,
lis de paz, con olores de pureza.
¡premio divino de mi alto duelo!

(J. Ramón Jiménez)

Daniel Insa no escribe sus versos en castellano, lo hace en inglés, pero ha sido el vehículo: sus versos, sus estrofas y la sedante caricia de sus canciones; que he utilizado para hacer este tránsito a la pureza.
"The spinning wheel" es el primer disco que escucho con los debidos tiempo y atención, de la producción de Insa hasta la fecha.
El interminable carrusel de discos que pasan ante nuestras narices ha impedido (esto es en parte una escusa) que deslizase del día a día, unas horas para dedicárselas a este chico que lleva por bandera la fe en lo que hace y la transparencia de su ser (y creo, en su entorno), impregnando unas melodías y unos textos que se maceran en los jugos mágicos de la claridad y la pureza (justo lo que necesito).
Se trata "The spinning wheell" de un disco de canciones, no es cosa baladí esta, en tiempos en los que el discurso recargado y barroco con respecto a discos atiborrados de producción parece el más elogioso, muchas veces uno se pregunta: ¿dónde están los discos sencillos, las colecciones de bonitas y sinceras canciones?; aquí tienen uno.
A la voz de Insa le acompaña una tenue instrumentación de guitarras eléctricas, base rítmica y algún otro efecto sonoro (acordeones, armónicas), intercalado sobre el metraje del disco, todo sobre una base acústica, por supuesto.



Tal vez, pondría un pero en el aspecto de que el sonido se me hace (ocasionalmente) demasiado lejano, esto hace que la voz no parezca en algunos pasajes totalmente abrigada por la música.
En cualquier caso es una sensación mía y tampoco esta circunstancia quita valía a un hermoso disco, un disco de bonitas canciones.
Citaremos algún tema favorito como la preciosa balada acústica "Bring it all over me" de curioso parecido acústico al Young furioso de "Mirror ball" (una impresión mía desde el primer momento que la escuché). También "The big mistake" de esencia puramente Dylaniana, o la melancólica: "Help me out somehow".
Será difícil que no les guste el nuevo cancionero (nunca mejor dicho) de Daniel Insa, cierren las ventanas, dejen el ruido y la polución moral en la calle, hagan girar el disco y busquen la pureza, que nos la merecemos.
Bandcamp donde escuchar y adquirir este bonito disco: Daniel Insa.
,

2 comentarios:

  1. Buen disco este, sí swñor.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece un disco superchulo, se escucha sin estridencias y gusta una y otra vez. Me alegro de haberme acercado a él, aunque haya tardado.
      Un abrazo.

      Eliminar