viernes, 29 de abril de 2016

2x1 - "Rosalie" - Bob Seger/Thin Lizzy


Rebuscando entre los discos me he encontrado con el CD del "Fighting" de Thin Lyzzy, así de primeras lo he hecho girar, comprobando que el grupo era una auténtica apisonadora en aquel 1975, un estado de forma e inspiración que hoy, visto con la ventaja del tiempo transcurrido y convertido éste en narrador de hechos consumados, es fácil que parecía prever lo que un año más tarde ocurriría con la publicación del inmortal "Jailbreak".
Otra cosa que he podido recordar es que el disco se abría con una versión, el estupendo tema: "Rosalie" que un par de años antes grabase su auténtico autor, el gran Bob Seger, cuando las musas le rondaban a todas horas al melenudo de Lincon Park, a pesar de que el disco que contenía este corte: "Back in 72" no gozó del favor del público.
Y como una cosa suele llevar a la otra, el tercer paso estaba claro, recuperar una vez más esta sección y ofrecer un 2x1 a los camaradas con ambas tomas, la original y la versión, distintas pero ambas excelentes.
¡A elegir!!!





jueves, 28 de abril de 2016

Hoodoo Gurus - "Stoneage Romeos" (1984)

¡Menuda sorpresa me llevé el otro día escuchando el postcad del programa de radio Cebollas Verdes en el que suele colaborar mi colega Savoy Truffle (pinchar)!!!
Era la segunda parte de un especial dedicado a las bandas de las antípodas, osea Australia y Nueva Zelanda.
Os preguntaréis que qué tiene de sorpresivo el tema, ¡será por formaciones surgidas de aquellas tierras!!!, ciertamente, las hay en cantidad y en calidad como se demuestra en los programas referidos, lo que me sorprendió fue el primer grupo elegido por Savoy para empezar, los Hoodoo Gurus.


Este grupo de Sydney capitaneado por guitarrista, cantante y compositor Dave Faulkner siempre me gustó, durante unos años era habitual que viajasen conmigo en el coche algunos de sus discos, y en casa solían sonar dando marchita de la suya al hogar.
Por eso me sorprendió volver a escuchar sus canciones, porque hacía varios años que dejaron de sonar y no me pregunten porque, pero lo cierto es que me encantó escuchar los dos temas que pincharon en Cebollas, siempre me han encantado y no los recordaba en absoluto...debe ser la edad que empieza a cebarse con la memoria.
En el programa (recomendable), Savoy marca los finales de los ochenta y los noventa como su época favorita de la banda, yo al llegar a casa me pinché éste, el primero, porque es un zapatazo sónico rico en proteínas y más energético que una carretilla de chocolatinas con muesli, me ha encantado volver a escuchar este disco y a este grupo.


"Stoneage Romeos" que es como se titula el artefacto, es el debut musical del grupo, un disco tremendamente ecléctico que me recuerda por esta cualidad a mis Cheap Trick, por la diversidad de estilos e influencias que en él se concentran, lo bien que empastan y el resultado devastador que consiguen.
Temas de "High School" un tanto naíf, rock clásico de tintes rockabillys, powerpop e incluso ciertos pasajes surf se combinan en un cancionero high energy de hilaridad rítmica, abosrbente y rompedor.
El título del disco esta inspirado en un corto cómico de 1955 titulado: "Stone Age Romeos" y esta dedicado a personajes de ficción de series como: "Get Smart" o "F-Troop".
El disco les puso en la órbita del éxito gracias a singles como: "My Girl", juvenil tema de pasillo de instituto un tanto empalagoso pero que triunfo en las listas y la perfecta melodía popera de digerible melodía: "I want you back".



No obstante no son los hits lo más interesante de este disco, destacan muy por encima de éstos pelotazos rítmicos como "(Let's all) Turn on" que abre el disco con frenesí y armónicas, "Arthur" es un tema powerpopero de excitantes guitarras, y "Death ship" un tema urgente y afilado de desbocado ritmo.
Guitarras que se mezclan en riffs poderosos, aire cincuentero, casi rockabilly en la magnífica: "Dig it up", estupenda melódicamente siempre "Zanzibar" y "Lelani" es un tema glam irresistible.
Bailable y de pegadizo estribillo: "Tojo" es un tema que recuerda al gran Graham Parker. Empieza la traca final con las guitarras robustas de "In the Echo Chamber" y punto final con la bailable y rockera: "I was a kamikaze pilot" que despide el Lp dislocando caderas.
Una gozada recordar a los Gurus, esta vez aseguro que no los olvidaré, el mundo mola más con ellos.



martes, 26 de abril de 2016

Parquet Courts - "Human Performance" (2016)


Tienen fama de contestatarios y peleones en sus textos estos cuatro chicos de Brooklyn que actúan bajo el nombre de Parquet Courts, coplas impregnadas de inteligencia y humor que más es sátira que chiste, ganas de gritar su verdad y defenderla a golpe de proclama y burla.
Los cuatro miembros tienen pasados musicales cercanos al punk, aunque la reunión estila menos suciedad sónica y se adentra en terrenos más post-punk y garajeros, ricos en guitarras de tensos acordes, estribillos urgentes y frenéticos y ritmos machacones, siempre rodeados sus textos de ambientaciones urbanas y gariteras, muy underground.
Inician andadura en 2010 y este es su quinto larga duración, con dos EPs también en su haber no se puede decir que estos chicos se hallan estado quietos, y mucho menos callados.
En "Human Performance" vuelven a atacar con trece temas de oscuro rock suburbial con goterones garajeros de poso underground y sedimento punk, un trabajo a tener en cuenta, osado y de calidad que creo que gustará a muchos.


Encontramos en el camino reflejos sonoros de Velvet Underground en: "Steady on my mind", y en la extraordinaria: "Human Performance" de adictiva espiral sónica.
El tema de adelanto: "Dust" ya albergaba esperanzas de encontrarnos con un buen disco, un tema de aire sixtie, muy bien tratado por las guitarras y las teclas, excelente.
"Outside" es una melodía más pop que otra cosa que posee unas guitarras infecciosas que le dan un cierto vértigo al tema que no alcanza los dos minutos, como tampoco los alcanza la extraña e industrial pieza titulada "I was just here" de punkarra final.
Actitud y suciedad en "Paraphrased", y punk ochentero y mecánico en "Captive of the sun".



Los años setenta de mítica esencia atacan los oídos en temas como: "Berlin got blurry", "Two dead cops" o "Pathos prairie", correosas y encendidas las dos últimas, callejera la primera.
La extensa "Oneman no city" me retrotrae a ciertos momentos oscuros de lo que se llamó nuevo rock americano, y "Keep it even" se desliza entre sonidos de pájaros y una cierta esencia campestre, folk-pop que vira a electricidad rabiosa y afilada.
Vuelven aromas a lo Lou Reed con el corte que cierra el disco, la magnífica: "It's gonna happen".
Estupendo disco, con textos a prestar atención y riqueza en cuanto a estilos y temáticas, a tener muy en cuenta el posible crecimiento que pueden aportar sucesivas escuchas a este cancionero titulado: "Human Performance".


lunes, 25 de abril de 2016

La Gran Esperanza Blanca - 30 años de canciones - De la Road Movie al Spaghetti Western.


En la madrugada, la luna casi llena de Sant Jordi se reflejaba en el capó rojo de mi Ibiza, el último disco de Quique González acallaba los rugidos del motor y los kilómetros morían bajo mis ruedas edificando una leyenda vital.
Con luz de primavera, Madrid me ofrece un café y una porra, sublime encuentro con mi amigo Savoy, subidón, historias, pasados y presentes, el futuro tiene forma de canción y suena a riffs y líneas de bajo, tambores vibrando y sangre bombeando emociones.
Más kilómetros, ahora el amarillo del sol golpea a unos ojos demasiado acostumbrados al color de estaño de los cielos cantábricos, viaje al son de las conversaciones humanas de dos amigos aún en edad de rockear y más cosas...suena Bowie, Iggy, Chencho, The Cult...
Valencia me recibe con sol y los nervios del que acaba de descubrir un nuevo paraíso, hostal y a la calle...cervezas, tapas, más charla, futbol, siesta frustrada por las hordas voladoras y los enemigos de los malos en la calle, y cuando las farolas de la ciudad empiezan a pintar las aceras de luz llegan más encuentros, bueno reencuentros, emoción y abrazos con amigos entrañables como Johnny Jota y Bronco Farelli, charlas, discos y conciertos que se amontonan ante unas cañas y unos bocatas...faltaba poco para alcanzar el éxtasis buscado cuando la oscuridad convertía a la luna casi llena de Sant Jordi en protagonista absoluta del firmamento en la madrugada en que empezó esta Road Movie.



Atravesar las puertas del Loco Club fue como romper un himen en una fiebre primeriza adolescente, como penetrar en un templo, demasiadas reseñas escritas por mis amigos de bolos disfrutados, se nota en la redacción de los mismos y envidiados por mi, sin maldad pero con fe, muchos tenían como catedral de la ceremonia el Loco Club, ahora estaba yo dentro, haciendo fotos (benditos/malditos teléfonos/cámaras), faltaba poco, se acercaba el corazón de la Road Movie, latiendo, ya casi rompiendo las costillas en su frenesí.
Y con el retraso pertinente y casi necesario de estos eventos, salían al centro del presbiterio ellos, los causantes de esta historia: La Gran Esperanza Blanca, ¿Quién sino son los causantes de todo esto???, que cumplían 30 años y me acogían en su seno, me invitaban a su fiesta y me trataban de maravilla.



Se notaba que los primeros 27 años y pico el grupo de Cisco Fran me eran desconocidos según avanzaba el setlist, que me sonaba a familiar, porque es dificil que una banda como ésta no suene a familiar, me ocurrió la primera vez que me los eché a los oídos y me sigue pasando ahora.
Se rompe la cuerda que atenazaba mis nervios "Aquí estoy", posiblemente mi tema favorito de este grupo (por diversos y complicados motivos que no vienen al caso), todo se relajaba tras ese calmante que es la voz paisana de Cisco, tocaba disfrutar y vivir.
Fueron despachando temas muy conocidos por el forastero Addi: "Música Antigua", "La Última copa", "El chico del tren" - acompañando a la banda May Ibañez y Rafa Adrian de Badlands (banda que acometeré en breve) -, "Tren Fantásma", "Ruptura", "Cuchillada" con un impagable Raúl Tamariz (Los Radiadores) - un placer conocerle y charlar un rato con él - y como no: "Nostalgia de Bell Ville" en honor de Matador Kempes.
Pepo Granero, antiguo componente del grupo, les acompañó en un par de temas de los primeros años, Los Divagos Manolo Bertrán y Chumi - fue genial volver a saludarles y charlar con ambos - acompañaron a LGEB en: "La cadena de marfil" y "Catfish" respectivamente, y en "Nora" contaron con la participación de Micael Landete de mis apreciados Senior i el Cor Brutal.
Casi dos horas de historia que culminaron con Cisco haciendo de rapsoda trovador en solitario.
Posiblemente la historia quería que me deslumbrase con los guitarrazos de Spagnolo Feroce y su gibson SG, el ritmo sutíl y efectivo de Chuso Al y el bajo de apariencia Beat de Chiti Chitez en Frías, pero me he adelantado, me apetecía hacer un poco de historia, demostrar a mis huesos que pueden aguantar el protagonizar una Road Movie a pesar de llevar impregnada la cuarentena en el tuétano, y vivir un cumpleaños de un grupo que me ha dado mucho en poco tiempo.
En Frías les volveremos a disfrutar, a gozar de sus historias, de su country apegado a la tierra y las costumbres locales, del canto a la vida y la nostalgia que caracteriza sus coplas, a la caricia sobre la epidermis que aplican con sus melodías y sus armónicas, en Frías volveremos a deleitarnos con LGEB...pero ¿qué quieren que les diga?...en Frías viviremos otra película, tan maravillosa como la del día de Sant Jordi o más, en el vals seremos protagonistas de un Spaghetti Western, botas clavadas en tierra milenaria de Castilla, muros de fortaleza que seguro que se emocionarán con las canciones de LGEB y otros, bajo un cielo que en la anochecida refresca la tierra...No se pierdan el evento, el viento soplará por las rendijas del castillo para que LGEB ponga música a la humanidad que se respirará los días del Vals, con LGEB contándonos historias de personas, las mejores historias.
Nos vemos allí. Contando los días.


Valencia me ha tratado genial, han sido unas horas que he vivido a toda velocidad, pero que han sido de las importantes, porque recuerdo cada segundo, y abandoné aquel sol con la tristeza que caracteriza el dejar atrás las cosas buenas.
Me voy con la alegría de conocer a Toni Gominola, Cisco Fran, Spagnolo Feroce, Raúl Tamariz, el Joven y algunos cracks más, fue genial reencontrarme con Manolo Bertrán y Chumi, y un privilegio pasar un rato siempre demasiado corto con Savoy Truffle, Bronco Farelli, Chals Roig (que finalmente se presento, una gran alegría), y Johnny Jota, amigos que lo son aunque no se si me lo merezco, en Frías más.

Más reseñas sobre éste evento, y además más breves y concisas:


Espacio WoodyJagger.

My Kingdom For a Melody.


On the Route.

Enlace del ültimo vals de Frías, información y venta de abonos:
http://elultimovalsfrias.jimdo.com/

viernes, 22 de abril de 2016

Me voy de cumpleaños con La Gran Esperanza Blanca

Hace tres años LGEB y yo no nos conocíamos, hace dos me enganché a un tema dedicado al Matador Kempes: "Nostalgia de Bell Ville", hace un año me quedé prendado de su último disco: "Tren Fantasma" del que hablamos aquí, posteriormente me hice con "Derrota" que también me enamoró y al que también dedique unas lineas.
Hoy me veo frente a la mochila con lo imprescindible para iniciar viaje a Valencia, tierra de uno (varios) de mis grupos favoritos, a mi primer concierto de LGEB, a mi primer viaje a la capital del Turia, en busca de encuentros y reencuentros, lleno también el corazón de ilusión y emoción, con la sonrisa en el semblante ante lo que promete ser un día de Sant Jordi inolvidable, y no es para menos, porque encima me voy a un cumpleaños, a los 30 años de canciones de La Gran Esperanza Blanca, y me siento afortunado, agradecido y oruglloso de estar alli, con ese grupo que me ha dado tanto en tan poco tiempo...porque la vida es para disfrutarla, contarla y recordarla, y este aniversario lo viviremos, lo recordaremos y no tengan ninguna duda de que lo contaremos...
Continuará.
Ah!!! y felicidades!


jueves, 21 de abril de 2016

Woods - "City sun eater in the river of light" (2016)


Conocí a Woods gracias a su anterior disco de hace dos temporadas, aquel "With light and with love" (pinchar) que me encandiló entonces y que por ello entro en la lista de mis favoritos de aquel 2014.
La vuelta ha sido pronto, tal y como están las cosas, en estos tiempos un par de años no esta mal, y pronto empecé la escucha de este "City sun eater in the river of light" (vuelve a aparecer la palabra light en el título del disco), el noveno de los de Jeremy Earl con la esperanza de encontrarme con otro trabajo de similar enjundia al anterior.
Debo decir que así ha sido, desde la primera escucha me ha embaucado el disco, tanto o más que el precedente, y ésto me ha sorprendido, pues entiendo que la música de estos neoyorquinos no es proclive a la facilidad de asimilación, pero en mi caso, ha ocurrido.
El trabajo en principio me parece más variado que el anterior, con más color y toques estilísticos de diferentes palos que salpican las canciones, sonando a algo más que el folk-pop de esencia psicodélica que caracterizaba al magnífico: "With light and with love".


No faltan toques reggae en varios temas como "Sun city creeps" que además posee un aterciopelado muro de vientos, más flagrantes en "Can't see at all", absoluto temazo cósmico con un irresistible ambiente lisérgico, y también en la colorista: "I see in the dark".
El soul se embosca en la preciosa "Creature comfort", exquisitamente cantada por Earl arropado por un delicioso hilo de teclas.
El pop más asumido en el anterior trabajo nos vuelve a deleitar en "Morning light" que destaca en linea melódica y canto de ajustada fragilidad.
"Hang it on your wall" es una obra psicodélica muy sixtie y atmosférica, y la sorprendente: "The Take" es además ácida y soulera gracias a unos encendidos vientos, tal vez mi favorita.
La melodía, los falsetes y los instantes más pop se vuelven a vivir en la excelente: "Politics of free" caracterizada por unas dulces guitarras, y también en "The other side", en esta ocasión bajo una luz catadrióptica.
Da carpetazo al Lp una pieza intemporal, de cierto tono nostálgico y lírica folk-pop, una preciosa canción titulada: "Hollow home".



No entraré en comparaciones que en nada nos interesan, tanto el catálogo que nos ofrecieron estos tipos hace un par de años, como éste: "City sun eater in the river of light" demuestran que Woods es una de las formaciones más de fiar de la actualidad, con una fuerte personalidad que no les envara ni les ata a un estilo rígido, variables y de calidad incuestionable han vuelto a facturar un disco que vaticino que estará entre lo mejor del año.

miércoles, 20 de abril de 2016

FRANK - "The Mud and the Thirst" (2016).


Debo admitir que las voces femeninas me causan mayores problemas de asimilación que las masculinas, no sé porqué pero así es. No quiere decir esto que no halla numerosas damas que provocan en el que suscribe un sinfín de emociones y sensaciones, en ocasiones pálpitos que ningún señor logra despertar por muy impresionante que sea su vozarrón, y mejor no entramos en más detalles a este respecto...
Pero es verdad que los cantantes suelen causar sensación de manera más inminente en mi que ellas, excepciones ha habido, no muchas pero si algunas, la última y una de las más fulminantes, la de Sara Comerón, vocalista de estos chicos de la vecina Donosti: FRANK.
En las primeras escuchas del disco la semana pasada, me obsesionó un poco el timbre de Sara... - ¿Á quien me recordaba? - finalmente cesé de repetir la cuestión por dos motivos: primero porque no tenía demasiada importancia realmente, y segundo porque enseguida me di cuenta de que Sara era una cantante en si misma, y que a parte de la cualidad física de su voz, tenía una personalidad que la hacía difícilmente comparable con otras, cierto que se me ocurren damas con similitudes tímbricas evidentes, pero he terminado comprendiendo que no es importante el dato.


Pero lo que si que es importante es lo que rodea al maravilloso arte de Sara, la música de FRANK, que es un folk, indi-folk, folk-rock, o lo que ustedes gusten, de acento americana, pero en el que yo también detecto un frío continental mucho más cercano a nosotros, que barre desde el norte, ése que trae las lluvias a nuestras costas cantábricas, no se si me explico, y sospecho que es lo que me ha ganado de forma definitiva y sobre todo tan inmediata.
Con una acústica que toca la propia Sara, una eléctrica de la que se encarga Iñigo Bailador, un bajo al que hace latir Christian Rodriguez y una batería que corre a cargo de Andoni Etxebeste (extraordinario trabajo), estos cuatro artistas arropan unas melodías de bonitos contornos, susceptibles unas de recibir descargas eléctricas con frenesí de base rítmica, y otras de acariciar emociones con la voz de la chica dominando sobre unos instrumentos más discretos en su parlamento.
Este buen hacer lo han concentrado en un cancionero que me resulta francamente redondo y equilibrado, me plantea dificultades destacar unos cortes sobre otros y entiendo que cada uno forma parte de un trabajo en el que se complementan perfectamente los mismos, ofreciendo atmósferas, recogimientos y descargas emocionales que forman un todo, un todo que no parece que este destinado a caducar en pocas escuchas, de echo tras unas cuantas ya, el álbum sigue creciendo.
Es por ello que les dejo que descubran los temas uno a uno y en conjunto, sorprenderá a muchos, y más lo hará espero, en el interior de nuestra fortaleza de Frías cuando dentro de unos meses en El Último Vals hagan de aquellos muros centenarios su auditorio y estremecido anfitrión, hasta entonces seguiremos disfrutando de este magnífico disco, que por cierto se titula: "The mud and the thirst".

Bandcamp donde escuchar y adquirir este estupendo Lp:
https://frankfrankfrank.bandcamp.com

Nos quedamos escuchando este "The mud and the thirst":