miércoles, 27 de julio de 2016

Y entonces Mick quiso volar solo, el intento de huida de Jagger.


Todos aquellos que me conocen mínimamente saben de mi devoción por los Stones, no me da la gana ni siquiera considerar que pueda existir banda alguna que ponga en peligro su superioridad cósmica en esto del rock and roll.
Imagino que se trata de una conexión de esas raras que va más allá del gusto por tal o cual canción o de la adicción sanguínea por ciertos Lps. En sus SS.MM. todo me impacta, los riffs me levantan la tapa de los sesos, la base rítmica enloquece mis articulaciones, siento que las melodías desgarran jirones de tiempo a mi alrededor, sus textos inflaman neuronas y enriquecen testosteronas...pero además esta el gamberrismo que tanto empastaba con un jovencito de barrio, el sentido canalla que inevitablemente atrae a un adolescente con pocas tablas, la impostura chulesca pero elegante...¡todo!!!.

Pero su vestuario también me conquistaba, en ciertas épocas de mi vida asemejaban algunos malintencionados mi forma de vestir con la de Ronnie, lo cierto es que repasando algunas fotos de cuando uno era más joven y más guapo tengo que aceptar que tenían razón, los pantalones adheridos a la piel, las botas siempre brillantes, los colores, el peinado...prometo que no era intencionado...creo.
Cuando los he visto en vivo me he sentido como en en medio de una estampida, cuesta abajo, buscando el averno y rodeado de otras fieras como yo, todos fuera de control, sintiendo el azuferino calor de las profundidades según las canciones iban calcinando la sesera de los más atrapados por la ceremonia, entre los cuales siempre he estado yo.
En el mítico concierto del día 7 de julio de 1982 un servidor era un niño, ni siquiera adolescente, un niño que seguramente no sabía quienes eran aquellos tipos, aunque me imagino que desde el sofá de sky los vió cerrar los telediarios de la época.


Pero servidor que es de leer - rarezas que ha tenido siempre uno - empezó a indagar cuando ya de adolescente, y con "Steel Wheels" en la calle, descubre que tras aquella gira del "Tattoo You" en la que el planeta les llevó en volandas, el sueño estuvo a punto de romperse, si no estuvo roto del todo por un tiempo.

El que suscribe es de Keef, esto por descontado, pero eso no quita que la gasolina, la testosterona, la sal y la pimienta en la banda la haya puesto Mick, su magnetismo es de tal dimensión que competir con semejante torrente de encanto macarra, señorío frívolo y capacidad para enojar es imposible para cualquier ser humano, salvo tal vez para Bogart.
Y Mick fue el que tuvo el sueño en sus manos y el que pudo hacerlo añicos, ¿porqué no lo hizo???, creo que fueron los fans los que lo evitaron en aquéllos años 1984 y 1985 en los que Jagger quiso volar solo.
Tras la mencionada gira de los años 81-82, el descanso era lo pertinente para unos tipos que se encaramaban a la cuarentena, Mick no disfrutó demasiado de ese curativo reposo y empezó a hacerse ver solo, participando en canciones de The Jacksons, se le puede ver en el primer single: "State of shock"  del fallido disco de Michael y sus hermanos: "Victory" (1984).
También grabó el clásico "Dancing in the street" de Martha and the Vandellas junto a David Bowie, sobresaliendo más por el vídeo clip que por la versión, no demasiado afortunada.


Nada se sabía del resto del grupo entonces, las alarmas dispararon su luz roja cuando en el Live Aid, y con el primer disco largo de Jagger en la calle, el mediocre "She's the Boss", Mike no compadece al evento con The Rolling Stones sino que lo hace con Tina Turner, mientras Keith y Ron actúan acompañando a Bob Dylan...definitivamente algo pasaba.


Pero el lío empezó antes, cuando para "Undercover" (1983) se decide utilizar descartes no incluidos en los discos anteriores, sin apenas material nuevo y con los dos lideres enfrentados por disquisiciones sónicas y de imagen para encarar la nueva era de los ochenta con la presencia cada vez más determinante de la emisora MTV.

El disco funciona comercialmente gracias al single "Undercover of the night" aunque se trata posiblemente del peor Lp del grupo, Mick no quiere hacer gira defendiendo el disco, lo que no gusta al resto de Stones y entonces se concentra en la grabación de su primer álbum en solitario, "She's the Boss" (1985), con la compañía CBS, que pronto adhiere a sus filas al resto de los Stones, y con músicos de relumbrón como: Pete Townshend, Carlos Alomar, Jeff Beck o Herbie Hancock. se lanza el disco con el single "Just another night", presentando en el vídeo clip a un Jagger mucho más cool y colorido aún que de costumbre (y hortera también), alejado de ciertos aspectos stonianos pero sin dar del todo la espalda a su banda de toda la vida.
¿Porqué no funciona "She's the Boss"?...hombre porque es muy malo primero, y porque los stonesmaníacos me da la sensación de que nunca hemos querido ver a un Jagger triunfando en solitario, porque si en aquella época, con Mick luciendo 42 años "She's the Boss" se convierte en un éxito masivo, ¿qué hubiese pasado con The Rolling Stones?...no lo puedo evitar, siento que Mick Jagger quiso volar solo, y lo volvió a intentar aunque sin tanta intensidad y con menos ambición, pero en aquellos 1984 y 1985 quiso dar la espantada de los Stones...esto es una sensación particular no contrastada por ningún historiador musical y menos aún por protagonistas, pero es una impresión personal que me persigue.






Felizmente y tras el intento de Keith por volver a unir al grupo en 1986 con el no menos fallido "Dirty Work" (1986) en el que prácticamente el guitarrista tira del carro sólo, el destino, que siempre juega del lado de los malotes (piénsenlo), les reune en El Salón de la Fama del Rock and Roll en enero de 1989 para preparar el ingreso de los Stones en la historia, cuando todo parecía perdido, Jagger insistía en 1987 con "Primitive Cool" que mejora infinítamente al anterior aunque tampoco tiene el éxito esperado y Keit graba el maravilloso "Talk is Cheap" unos meses antes.


Pero en aquellos días vuelven a sentir la llamada de la selva, de la lujuria rockera y se terminan entendiendo y grabando "Steel Wheels", disco icónico para un servidor pues es cuando la vida me los puso delante, cuando un joven - ¡Ay!!! que insultántemente joven - Addison se ve envenenado por sus SS.MM., poco imaginaba entonces que era para toda la vida, pero si, creanme, para toda la vida.
Ayer Mick cumplía 73 años, sigue a su bola, pero en su día no pudo volar solo, o al menos no tan alto como pretendía, y ¿saben qué?, que yo, en el fondo, me alegro...aún así ¡Feliz cumpleaños Mick!...aún con todo eres el mejor frontman de la historia.

martes, 26 de julio de 2016

Love - "Forever Changes" (1967) - Artistas de los que nunca había hablado.


Love es un grupo de esos que ha pasado y sigue pasando de puntillas por la historia de la música popular, y eso a pesar de que cuenta en su discografía con diversas obras que justiticarían que el grupo de Arthur Lee fuese una leyenda del tamaño y predicamiento de otras formaciones contemporáneas a él.
Pero no ha sido así, y ni tan siquiera su tercer disco: "Forever Changes" ha conseguido que los californianos se acerquen a otros grupos que en los sesenta tatuaron sus nombres en las páginas más gloriosas de la historia musical sin haber parido nunca un trabajo tan inconmensurable como éste, y eso que ni "Da Capo" (1967) ni "For Sail" (1969) tienen que envidiar a éste, lo que da justa medida de la dimensión artística de Love.
Por supuesto "Forever Changes" tiene, como toda obra maestra, su historia paralela y oscura, una rumorología que alimenta la épica en cuanto a la concepción de una obra única, tal vez haya mucho de literatura en cuanto a la participación de Neil Young en labores de controles, al estado mental de Arthur Lee en el momento de la creación de las canciones y posterior grabación, se cuenta que en aquella época estaba convencido de su propia muerte, las idas y venidas de músicos de la banda tras las salidas de algunos miembros meses antes, terminando siendo los titulares quienes acompañasen a Arthur Lee y Bryan Maclean en la grabación... en cualquier caso son datos que acompañan a esta obra y le dan ese toque de misterio que tan bien sienta a los trabajos tocados por la genialidad.


"Forever Changes" es una obra maestra acariciada por la magia en aspectos melódicos, por la inspiración divina en temas orquestales, combinando de manera pocas veces igualada la base folk de acústicas con un misticismo en cuerdas y vientos casi celestial, el pop y el folk se funden con letanías psicodélicas, textos entregados y apasionados, un trabajo en las voces fascinante y una atmósfera en ocasiones medieval, en otros momentos naif...un trabajo inmortal y sublime.
El corte más conocido: "Alone again or" es una obra magistral, como un sueño de paz, cantada y compuesta por Bryan Maclean, que en la época se encontraba en estado de gracia, como Lee, la verdad es que la épica del verano de amor, de los ecos de Vietnam, el abuso de ciertas substancias...todo ello formó base para que la inspiración se disparase en muchos, entre ellos Lee y Maclean.



También es obra de Bryan "Old man", tema folk con esencias psicodélicas que nos llevan al "Rubber Soul" beatlemano.
El resto del tracklist es obra de Lee y no tiene ni la más mínima grieta por la que la normalidad se pueda colar dentro de un universo de lirismo poético y perfecto, magistral y onírico.
Intentar diseccionar coplas como "A house is not a motel", "Andmoreagain", la epitáfica "The red telephone", esa coordenada intemporal de belleza inigualable que es: "Maybe the people would be the times or between Clark and Hilldale", el canto de paz y convivencia "Live and let live"...¿qué quieren que les diga?...no tiene sentido, pudiendo hacer girar este disco ¿qué puede un mortal normal y corriente decir al respecto?...únicamente dar testimonio de que "Forever Changes" es una obra intemporal, inasequible al paso del tiempo, ajena a modas y tendencias, impermeable a oídos escrupulosos, un Lp maravilloso de un grupo del que nunca había hablado en el blog y ya tocaba.



lunes, 25 de julio de 2016

Los lunes arte...- Claude Monet - "Impresión del sol naciente" (1872)


No nos vamos por las ramas, un grande, el precursor del impresionismo, uno de mis pintores favoritos del mundo mundial...tenía ganas de decorar el blog con una de sus pinturas, hablamos de Claude Monet.
La elegida ha sido este "Impresión del sol naciente" por varios motivos, por bella, y por que la aparición en su título de la palabra impresión fue lo que sirvió de coartada para bautizar a toda una escuela como "Impresionismo".
Los cuadros de Monet tienen una atmósfera especial, como de sueño, como anclados en una coordenada propia, en la que es fácil sumergirse y sentirse bien, creo que me gustan tanto porque se me antojan acogedores, remansos de paz en los que casi se puede vivir.
Pero como no me atrevo a hablar demasiado sobre determinadas cosas, os remito, para quien pueda interesar, al blog Historia del Arte donde se hace un comentario muchos más atinado y documentado que el que yo pueda hacer.
¡Feliz semana!

domingo, 24 de julio de 2016

Carta a mis buenos amigos...La vuelta a casa. - Las noches de insomnio de Addi.


Era como si los baches de la carretera agitasen aún más la amalgama de sentimientos y recuerdos todavía frescos y efervescentes del fin de semana. Un ronquido, leve, incluso sensual en el asiento del copiloto daba fe del cansancio que vencía finalmente a la euforia, ya agotada hasta la última gota, derramada sobre el colchón, arrojada unas horas antes por el desagüe de la ducha. Las ventanas del hostal daban a un patio interior.
La vida galopaba como un jinete vampiro en busca del amanecer, deseoso de conocerlo a pesar de suponer el fin, confiado que en su condición vencerá al destino...la juventud no necesitaba silla y a pelo la sensación es más intensa, el amanecer llegará y con él, a pesar de la intrepidez del caballero y el corcel, llegará el fin, la vida desmontará y hará el resto del camino a pie.
El sol se colaba cual ladrón en el coche, golpeaba los ojos cansados de no dormir, rellenos de visiones iluminadas por los focos, agotados de buscar segundos que mandar a la epidermis, al corazón. El sudor recorría la espalda, empapando la camiseta adquirida unas horas antes, Neil Young aún blandía su Old Black en el pecho, empapado y salado, el viejo Xsara no tenía aire acondicionado.
Saltaba la cinta en el casette del coche, ella se despertaba y sonreía, - ¿dónde estamos?, el sol arrugaba aquellos ojos verdes, - Aún lejos.
Sus dedos, con el esmalte roto en las uñas cortas, casi infantiles, dan la vuelta al casette, suena "Rockin' in the free world".



La gasolinera, en medio de la nada, parecía como un reducto de vida tras el apocalipsis, fantasmagórica y ardiente, el verano no tenía clemencia con los kamikazes, felices de vaciar la juventud, de agotar en el asiento de atrás las últimas reservas de locura, de despótica felicidad.
Mientras se consumian los kilómetros, el hambre se hacía más real, la bola de excesos que parecía haberse quedado a vivir en la boca del estomago se difuminaba a golpe de carcajada, de recuerdos que por su inmediatez no merecían tal nombre, su rodilla era la tierra prometida para mis manos, el sol acariciaba su piel haciéndola parecer un desierto de otro planeta, de otra dimensión.
Cuando lo importante es vivir, sentir, buscar el contacto brusco, cual baile de ska, con las experiencias, un sandwich empaquetado puede ser un manjar, no tiene importancia qué se come, si con quien, no tiene importancia dónde, si con quien, no tiene importancia el mundo, si sus ojos, si la canción que escupe el radio casette...


Las nubes negras y cargadas de lluvia en el horizonte cercano nos decían que llegábamos a casa, la tristeza toma el relevo, ¿se puede tener nostalgia de lo que ha ocurrido hace apenas unas horas?...si, se puede. ¿Se puede tener nostalgia de lo que ocurrió hace una eternidad?...si, se puede...tal vez se debe.
Hoy me he sentado y he escrito una carta a mis amigos, a mis buenos amigos...volvíamos de ver a Neil.


sábado, 23 de julio de 2016

Toni Gominola y Los Impostores - "Oraciones de Gamuza" (2001)


Supe de la figura de Toni Garrido, más conocido en su Valencia natal como Toni Gominola, hace unos pocos años por mediación de mi amigo Johnny, responsable del célebre Espacio Woody/Jagger y principal culpable de mi adicción por las bandas oriundas de la capital del Turia.
Posteriormente entablé relación con el propio Toni gracias a las redes sociales, que alguna cosa buena tienen, siempre dependiendo de la sesera del usuario claro. Tubo el detalle de enviarme su libro del pasado año "Crawfish", cuya lectura recomiendo encarecidamente como ya dejé claro en esta reseña de hace unos meses.
Finalmente pude conocerle en Valencia en el concierto del 30 cumpleaños de La Gran Esperanza Blanca - otros que me tienen ganao -, y fue cojonudo saludarle y charlar con él en vivo y en directo.
A Doctor Divago ya les conocía de antes, formación imprescindible de la que me considero devoto fan, finalmente el pasado año vinieron a Bilbao a dar un bolo matinal, fue genial conocerles, escuchar sus canciones en vivo y charlar un rato con ellos.
Toda esta txapa viene a cuento del mini Lp - hoy conocidos como EPs - que traemos hoy aquí y en el que confluyen Toni Gominola y una banda bautizada Los Impostores que no son otros de los Doctor Divago de aquél 2001, es decir: Manolo Bertrán, Asensio Ros, Antonio Chumillas, José Sala, Pedro Bueno y Dani Cardona quien también ejerce de productor...el título del artilugio: "Oraciones de Gamuza".



Que un disco contenga una versión de un tema de mis Parálisis Permanente como "Todo el mundo" ya hace que cuente inmediatamente con mi atención, si encima el cover es un amasijo de guitarras distorsionadas más la armónica de Chumi, resultando del embolao una especie de rock-punk-country muy particular, la atención no tarda en mutar en admiración.
Y metidos en versiones, la armónica de Chumi se enreda con unas guitarras muy ochenteras, de aquellas de la onda siniestra, y en su interior el climax crece en descocada base rítmica, mientras la vocalidad oscura de Toni hace el resto, se trata del bonus track: "Vicky", revisitación de aquél que en 1982 fuese incluido en la única grabación larga de Alaska y los Pegamoides.
Los tres cortes restantes, firmados por Toni Gominola y Manolo Bertrán, son pegadizas e ingeniosas canciones de esencias ochenteras, fuertes prestaciones en distorsiones, melodías muy Divago, y mucho ingenio en los textos, un cancionero que lo único malo que se le puede achacar es lo breve de su minutaje.
"Lentamente por detrás" es una ocurrencia original dotada de un estribillo pegadizo y contundente, cómo me gustan las guitarras de esta canción, "La agitada vida de Alicia" es un temazo como la copa de un pino, con un toque nostálgico y ese aire retro encantador y artístico que marca el disco.
Y por último una virguería, un suspiro en clave de medio ritmo que se derrite en su encantadora melodía, coros en el estribillo y alusiones a malditos del rock como Bolan, Thunders, Gene Vincent o Jimmy Dean, una canción que esas que se dejan querer en bucle...¿su título?: "La chica del tocadiscos".

Escuchamos "La chica del tocadiscos" en este video obra del gran Johnny Jota.



Por supuesto el álbum no la petó en radiofórmulas ni en canales de esos raros de videoclips, tampoco la banda fue acosada a la salida de los hoteles multiestrellados por los reporteros de los programas amarillos, ni seguramente lo habréis escuchado - ni siquiera oído hablar de él - muchos de los que por aquí os pasáis, pero para eso esta la bandcamp donde pinchando aquí podréis escuchar y adquirir a inmejorable precio este estupendo EP, y así veréis lo que es ser un privilegiado y poder decir que tú si que conoces el estupendo, disfrutable y selecto "Oraciones de Gamuza" de Toni Gominola y Los Impostores.

jueves, 21 de julio de 2016

Misty Miller - "The Whole Family is Worried" (2016)


Hay dos circunstancias que se unen y coinciden en la elección de hoy. Una que continúan las voces femeninas teniendo una especial predilección en mis escuchas, esto ya he comentado que viene sucediendo últimamente y parece que continua la tendencia, lo celebramos pues.
Otra es que vuelvo a optar por artistas que hacen de la energía y el ritmo su modus operandi, alejándose de enjundias serias, sesudas o más trascendentes, continua por tanto la sequía de discos que consigan atraparme, pero no importa, ¡que siga la fiesta!

Todavía atrapado por los italianos de Radio Days y su irrefrenable "Back to the day", me decido con una artista que venía avalada por la sabia reseña de Bernardo de Andrés para MTD, texto que mi camarada Johnny JJ recoge para certificar su certeza en su Espacio Woody/Jagger, como éstos tipos no suelen fallar, y algún acercamiento previo a este "The Whole Family is Worried" de la teenager Misty Miller ya había llamado mi atención, me lo pincho entero hace unas fechas y sigo haciéndolo durante varios días, compitiendo con Radio Days en ocupar minutaje en mi equipo, no parecen tener rival el trío transalpino y la lasciva lolita británica, en lo que a sonidos para este verano respecta.
Como si de una versión actualizada de Debbie Harry o Joan Jett se tratase, la que fué mansa chiquilla que canturreaba acunada su voz infantil por una inofensiva acústica, se revuelve convulsamente envenenada por los estridentes ataques punk rockeros de tipos de dudosa reputación como Stooges, Godfathers o The Damned combinando tan afilada influencia con un pop de guitarras rabiosas y sensaciones vitamínicas, dando lugar a un puñado de flamigeras composiciones de fluidas melodías y de inspiración punk-rock-pop de suave asimilación y desbocadas reacciones anímicas.
¿Qué no me creéis?...escuchen este "Happy" que lanza el álbum y después si queréis hablamos.



Y no termina aquí la tralla guitarrera ni los estribillos pegadizos, hay grasa de colores y músculo - un tanto plástico eso si - para hartar.
Ahí esta "Other girls", la furiosa "Girlfriend", la popera e hiperactiva "Marmalade" o la garitera "Taxi cab".
Momentos más íntimos y dulces también nos encontramos en esta colección, como en "Stars" o "Fall away".
Incluso baladas que por momentos nos mutan a la peligrosa Misty en una princesita apocada de Talent Show como en "Devil".



El verano avanza, cálido y colorido como toca en esta estación, y a falta de discos elevados, de esos que nos hacen hablar como literatos de otro tiempo, tiraremos de arranques juveniles y fibrosos arrebatos propios de edades ya pasadas pero nunca del todo apartadas, visiten el espíritu adolescente y transgresor de Misty Miller, les encandilará, o por lo menos les entretendrá.

martes, 19 de julio de 2016

Radio Days - "Back in the Day" (2016)


Comentaba el otro día lo pobre que me esta resultando este 2016 en lo que a discos se refiere, creo que no muchos más de media docena de álbumes son los que han acaparado el 80 %  de las horas de música de esta añada que he escuchado hasta la fecha, son muchos los discos que no me han conseguido enganchar y los he ido olvidando.
Entre los que más veces estoy escuchando esta el nuevo trabajo de los italianos Radio Days, especialmente los últimos días, se han convertido en la banda del verano sin duda y me cuesta mucho no pinchar sus canciones en casa, en el curro, en el coche... e incluso apagar alguna de ellas de mi cabeza me esta costando un huevo.
Así que era cuestión de tiempo que terminasen aquí estas 14 canciones, 14 pelotazos de powerpop inflamable, speedico y urgente, fabricadas para la sonrisa, el movimiento desatado de esqueletos y una sublime sensación de frescor en cuerpo y alma.


La producción de Marco Alberto Matti junto a los tres miembros del grupo nos regala cañonazos eléctricos en guitarras que rugen con sonido radiante y muy cañero, ritmos que van del delirio a la zozobra reggae, algunos teclados hammond muy de local y garito, y dosis calculadas de romanticismo propio de high school.
Melodías pegadizas, que fluyen con vértigo, estribillos un tanto naif que se dejan canturrear con alegría, y la voz asequible y juvenil de Dario Persi son los ingredientes para cocinar un disco que es un reclamo a favor del verano, de la vida que pasa y hay que atrapar lo bueno que nos va dejando, de las sonrisas como disfraz para todo el año...del buen rollo en definitiva.
Con un poco de todo en el tracklist, pelotazos bailables y un tanto tabernarios, en la onda sesentera de cortes como: "Why don't you love me anymore?", "Back in the day", "Subway Station girl", "Best friend", "Smash this party" o "Deep blue eyes".
También destacan los momentos más primaverales de cercanía pop en golosinas como: "You wont fool me twice", "Out of the shade""Never gonna make it" y desde luego esa explosiva y coloreada: "I'm in love with you", todas ellas frescas y deliciosas como esos besos de los domingos por la mañana.



Sobresaliente el rockero corte: "Rock'n roll night" de lujuriosa melodía rock, y también excelente la bucólica: "You bring me down".
Y dejo para el final dos caricias, dos susurros en el oído, de esos un tanto húmedos y cálidos: "Your words" de ritmo reagge y "Betta (are yoou feeling better)" bonita como la risa de un niño.
No tengo dudas, éste es el disco de este verano para el que suscribe, un disco de alegría y amores de los que merecen la pena, de los divertidos, como este "Back in the day" de los milaneses Radio Days.