martes, 28 de julio de 2015

"It's Great to be Alive" - Nuevo disco triple en vivo de Drive By Truckers para el 30 de octubre


Ya esta disponible en pre-order a través de la wed del grupo, se trata de un directo de 35 temas recopilados durante las tres actuaciones que la banda ofreció el pasado mes de noviembre en el histórico Fillmore Auditorium de San Francisco.
El disco se pondrá a la venta el próximo 30 de octubre y lo hará en diversos formatos: CD, vinilo y diversos paquetes que incluyen camiseta, diversas descargas, etc...
35 cortes dan para mucho, aunque tal vez se pueda destacar la extensa versión con que finaliza el álbum de mas de 13 minutos de "Grand Canyon", tema incluido en su ultimo disco de estudio de 2014 "English Oceans".
Un cancionero que abarca todas las épocas de la banda y que es de esperar que contenga el poderío sónico que Patterson Hood y Mike Cooley suelen demostrar en vivo. Un trabajo que entiendo será precedido de una gira de enjundia.
Aquí dejamos el track-list y un adelanto para quien pueda interesar.

Album 1:
Lookout Mountain 4:51
Where the Devil Don't Stay 4:52
Sink Hole 5:22
Made Up English Oceans 5:16
The Righteous Path 5:15
Women Without Whiskey 4:31
The Living Bubba 6:24
Primer Coat 4:19
Mercy Buckets 5:26
Marry Me 5:46
Tornadoes 5:23
Sounds Better in the Song 5:10

Album 2:
Used to Be a Cop 6:58
Shit Shots Count 4:06
Runaway Train 5:35
A Ghost to Most 4:57
Goode's Field Road 7:35
Uncle Frank 5:13
Putting People on the Moon 7:17
First Air of Autumn 3:35
Box of Spiders 7:47
When the Pin Hits the Shell 3:57
A World of Hurt 7:42

Album 3:
Get Downtown 3:24
Ronnie and Neil 5:03
Gravity's Gone 3:35
Pauline Hawkins 6:26
Birthday Boy 3:32
Girls Who Smoke 4:30
Three Dimes Down 2:53
Hell No, I Ain't Happy 8:10
Shut Up and Get on the Plane 5:24
Angels and Fuselage 5:15
Zip City 7:53
Grand Canyon 13:08




lunes, 27 de julio de 2015

Sufjan Stevens - "Carrie & Lowell" (2015), tirando del hilo...


Tirando del hilo de mi reseña del otro día sobre el "Atlántico" de Xoel Lopez, y ya que os hablaba allí de la extraña e inexplicable conexión establecida por mi cerebro (o corazón insisto, no lo sé con exactitud) entre el artilugio del gallego y el último trabajo de Sufjan Stevens, y aprovechando que desde hace demasiado tiempo que tengo pendiente la crónica a propósito del disco del músico de Detroit, pues eso, que tirando del hilo me encamino al otro lado de la asociación paranoica ya explicada y traemos a la hoja en blanco el hermoso y cautivador: "Carrie & Lowell" de Sufjan Stevens.
Conocía vagamente a Sufjan Stevens, y fue Joserra Rodrigo quien sin querer me convenció de que su último viaje sonoro era un disco que había que escuchar si o si (pinchar la imprescindible reseña de Joserra aquí).


Lo hice, lo pinché, y tras una noche sin poder dejar de escucharlo ocurrió, la hipnosis, el derretimiento hormonal y la claudicación emocional ante la belleza y el embrujo sónico del álbum, me enamoré de "Eugene" a la que dedique un post en su día (pinchar) y lo escuché con la calma que da lo que sabes eterno, imperecedero, inasequible a la temporalidad impuesta por las modas.
Y es que este disco no puede pasar de moda porque nunca lo ha estado, nunca lo estará, no responde a esa frivolidad radiada o promocionada de muchos de los discos que escuchamos, o que no, es un trabajo que nace del corazón de un artista incubado de sensibilidad, se gesta en la memoria de ese niño que todos (espero que todos) tenemos atrapado en nuestro interior, un disco de recuerdos, de dramas que se exorcizan por medio de canciones, pudriendo el dolor en el ácido de la belleza, de los lamentos expresados por medio de letras cantadas con terciopelo y amor, de notas acariciadas en las cuerdas de las guitarras...


El disco narra recuerdos de la madre de Sufjan, veranos y vivencias con esta, pocas pero bien ubicadas en la memoria, nos cuenta los últimos días de una madre demasiado tiempo ausente, esa vida que todos tenemos para nosotros mismos y que el señor Stevens ha decidido mostrar en clave de arte, de desahogo vital y homenaje musical, embelleciendo memorias agrias y eternizando la parte buena, la cara amable del recuerdo...¡bien hecho Sufjan!!!.
Y todo esto lo comprime en 11 canciones, once latidos de un corazón que bombea con la fuerza de la fe y el ímpetu de la belleza, con el ritmo sosegado pero firme y sano de la verdad (la propia, la otra no existe).
El recorrido empieza por el final de la cronología vital de la historia que manda sobre la venida a la vida de las canciones, "Death with dignity" es hermosa y desnuda, la voz se adapta al recuerdo, al sentimiento y solo con el timbre y el fraseo nos lo cuenta todo, nos lo expresa todo, melódicamente bella y con un dramatismo plácido y justo, un tema emocionante.
Y todo se desencadena, sigue la plácida travesía por el mundo interior del autor con "Should have know better", coros celestiales, guitarras que bailan con las emociones una danza mística...la segunda parte de este tema es un trocito de cielo...




En clave de un folk mas mundano pero igualmente evocador hace su reclama con "All of me wants all of you" y "Dawn to the blood".
Sobre "Eugene" ya dije todo lo que tenía que decir el pasado día de mi santo en el enlace señala mas arriba.
Se toca la textura de la memoria que provoca este trabajo en "Fourth of July" y "The only thing" casi levita, flota, transporta...
Bonitos momentos que saltan en las guitarras de "Carrie & Lowell", mimos en el pasado que siguen haciendo efecto y provocan sonrisas y primaveras en rostros y pupilas, el corazón danza risueño.
Densa y opaca: "John my beloved" y "No shade in the shadow of the cross" es un breve suspiro en el camino para seguir, con la vista en el horizonte y el recuerdo en la eternidad del pasado.
Y como hablamos de un artista religioso y seguramente la ocasión lo merece, nos despide con una oración y una bendición: "Blue bucket of Gold".




Dos discos que caminan juntos este verano de mi madurez impetuosa y calmada que tienen mas de primavera que de estío pero que felizmente, o fatalmente, asociados caminan despertando sonrisas y estremecimientos en un servidor, tirando del hilo...belleza.

domingo, 26 de julio de 2015

Los domingos photosong - Cher - "The Shoop Shoop Song (It's In His Kiss)"


Sigue el verano y siguen los domingos de verano, todo parece perfecto y si no lo es, desde luego se acerca mucho, el sol, el caloret y el tener la posibilidad de pasar la mañana o el día al aire libre, ya sea en la playa, el río o el monte es una sensación que no puede amargar a nadie.
Todo se contagia en días como este, jornadas de luz y brisa mezclándose con los rayos del sol, provocando una sensación térmica que enciende pasiones de todo tipo y ennoblece los humores mas cascarrabias...¡coño!!!, si hasta Addison se encuentra pletórico con sus bermudas puestas y el sombrero Panamá.
Así que hoy toca canción buenrollera y veraniega con pivonazo al canto, porque me van a permitir que tenga un servidor a Cher en el grupo de los pivones ultrasensuales del mundo mundial, en especial aquella Cher ochentera, desprovista de neuras matrimoniales pretéritas, desinfectada y resucitando como cantante, actriz y jovencita de buen ver con look años cincuenta, la de antes y la de años después ya es otra cosa, pero esta...la de "The Shoop shoop song", la que hacía de actriz en "Hechizo de Luna", esta es la Cher de mis sueños, de mis sueños de noches de verano...¿que no???...pasen y vean.



sábado, 25 de julio de 2015

Xoel Lopez - "Atlantico" (2012), extrañas asociaciones.


Los procesos asociativos de la mente son inexplicables para mi, nunca he sido demasiado adepto a los psicólogos y demás mecánicos del cerebro, no digo que no tenga la cosa su utilidad, y que mucha gente encuentre en sus artes remedio o cuando menos alivio a las lesiones del sentimiento, del cerebro o incluso del corazón que puedan aquejarles en este valle de lágrimas, yo he optado por métodos mas rudimentarios o caseros, muchos pensarán, y seguramente con razón, que así me va.
El caso es que me gustaría invocar a algún profesional en estas lides para que me explique cual es el motivo para que de unos días a esta parte me haya dado por asociar de forma irremediable el último disco de Sufjan Stevens, el maravilloso: "Carry & Lowell" con el primer disco grabado en 2012 por el coruñés Xoel Lopez tras la disolución de su anterior proyecto: Deluxe.
El tema es que llevo unos días en los que contra toda lógica, aquel "Atlantico", que es el disco de Xoel al que me refiero, no deja de sonar, y me lo vuelvo a pinchar una vez tras otra, y eso teniendo en cuenta que ya tubo una generosa ración de escuchas en su día, y que estoy bastante  saturado de discos que me tienen encandilado mas los que tengo pendientes, no parece tener demasiado sentido el asunto.
Encima no puedo negar, que la escucha tras varias semanas de silencio, del mencionado santuario sonoro y emotivo del señor Stevens, ha sido detonante de este acontecimiento al que me refiero a propósito del "Atlantico" de Xoel Lopez.
En definitiva, que estos discos han compartido protagonismo en mis últimos días, desbancando a algunos que acaparaban mis orejas últimamente, ciertamente no debo tener  motivo de queja, sea o no coherente la asociación que mi cerebro (o corazón no lo sé) ha establecido entre estos dos discos, pues ambos son ciertamente esquisitos.


Me referiré brevemente si me lo permitís, al trabajo autóctono de estas tierras, o mejor dicho, de las tierras gallegas en conexión directa con las que enfrentan sus bellezas costeras al otro lado del "Atlantico" a los contornos escarpados de las rías bajas y la costa da morte, es decir, Latinoamerica, donde Xoel se estableció durante un tiempo tras la ruptura de Deluxe y en cuyos sones encontró indiscutible inspiración para la grabación de uno de los mas hermosos discos que se han grabado últimamente en lengua de Cervantes.
El disco fue grabado entre Galicia y Buenos Aires, se nutre de doce temas íntimos, sencillos que no simples, y hermosos como ellos solos, compuestos por el coruñés y producido por él mismo junto a Juan de Dios Martín, el propio autor reconoció que el trabajo era en cierto modo involutivo, dado que se ve influenciado por diversos estilos de la música tradicional del centro y sur de América en lugar de buscar un modernismo mas continental de esencia pop o rock.
En cualquier caso es el folk el palo que predomina en el álbum, las guitarras acústicas, las  voces acariciadoras en coros de poso nórdico, y las letras personales, poéticas y líricas dan al conjunto un ambiente sedante, relajante y lleno de paz, todo embellecido aún mas con las mencionadas esencias provenientes del cono sur en forma de boleros o folclore argentino entre otras emotivas aportaciones.
El disco comienza con la hermosa: "Hombre de ninguna parte", percusionada por maracas y de bellos coros y sutil orquestación.
"La Gran montaña"me suena andina, folclórica, como si viejos trovadores tristes de Los Andes nos visitaran. "Por el viejo barrio (plegaria)" es romántica y nostálgica, como portuaria, realmente hermosa, además hace comprensible la existencia de un homenaje a Buenos Aires con la excelente: "Buenos Aires".



Pero antes escuchamos la dramática "Caballero", tensa, corrosiva pero genial, ataque a los falsos caballeros de inanimados corazones del pasado (espero), de mis favoritas.
Tras el folk-pop de "De piedras y arena mojada", llega la melodía suave y digerible de "La boca del volcán", genialmente cantada y con carracas dando el toque rítmico silvestre y auténtico.


El corte mas eléctrico y brioso del Lp es "Postales de Nueva York" y "Tierra", que fue tema bandera del disco es una balada nostálgica y maravillosa, plena  de sensibilidad y pureza, sublime. Como también lo es: "Joven poeta", deliciosa melodía y sugerente letra poblada de noches y sueños, sangre y poesía, un bolero irresistible y maravilloso.
Termina el disco con el corte de aire más elaborado del disco "El asaltante de estaciones", con connotaciones psicodélicas y temática sónica  propia de cantautor sureño, adem´as de ciertos momentos tropicales.



Extrañas asociaciones las que mi psiquis impone a mi ser, con todo respeto, con discos así me temo que seguiré prescindiendo de profesionales del cerebro.

viernes, 24 de julio de 2015

Diez impagables apariciones televisivas de la movida.


Seguimos refrescando las neuronas este caluroso verano con listas desenfadadas y divertidas, hoy se me ha ocurrido, a propósito de un documental sobre La Movida que visioné ayer, agrupar alguna de las actuaciones televisivas que mas me gustan de aquella época.
No pretendo filosofar sobre La Movida, ni criticar ni ensalzar lo que en Madrid ocurrió (porque algo esta claro que ocurrió), tampoco es el motivo de este post buscar vídeos con las actuaciones mas musicalmente destacables, ni las mejores canciones, ni directos demoledores o calidades HD, no...el objetivos es recordar, por medio de unos vídeos sobradamente conocidos, una época ya mítica de la historia artística de este país, y también de la TV desde el punto de vista de divulgación musical, las actuaciones que a continuación os invito a ver provienen de programas históricos como Popgrama con Moncho Alpuente, Diego A. Manrique o Carlos Tena,  Musical Express con Ángel Casas, los mas livianos Tocata o Aplauso, el defenestrado Caja de Ritmos o el legendario La Edad de Oro de Paloma Chamorro...vamos como hoy, ¡envidia!!!
Sea como fuere, lo que pretendo es dar una nota de castizo glam en lengua española, colorear vuestros monitores con los locos e histriónicos colores que portaban los no menos excesivos personajes de aquella época, para recordar y sonreír...espero que os guste.

1. PARÁLISIS PERMANENTE - AUTOSUFICIENCIA/UN DÍA EN TEXAS.
Míticos, imparables, viscosos, demoledores, oscuros, viciosos...y todo lo que se os ocurra, Eduardo Benavente demostrando que el asfalto nos robo a un frontman inigualable que con los años no me cabe duda de que hubiese sido determinante.



2. VULPESS - ME GUSTA SER UNA ZORRA.
Esta actuación ha hecho rico a más de un fabricante de tinta, tal fué la cantidad de letras que provocó y aún provoca, historia viva de la televisión, y del típico conservadurismo hipócrita y casposo de la vieja guardia reflejada en el ABC, periódico facha y retrogrado donde los haya, que vivió su gloria con el dictador y que aún hoy se sospecha entre sus lineas que siguen añorando tiempos en blanco y negro. Esta actuación en el espacio Caja de Ritmos supuso el cese del programa debido a las reacciones provocadas por el mencionado diario y sus nostálgicos seguidores, terminó con detención y posterior dimisión de Carlos Tena, responsable del mismo, no podía faltar.



3. SINIESTRO TOTAL - TODOS LOS AHORCADOS MUEREN EMPALMADOS.
Los primeros Siniestro, con Coppini aún como vocalista, derrochando fiereza, actitud y saliva sobre el escenario de Musical Express, Germán después desertó, quizás para calmar sus nervios y los músculos de su mandíbula en Golpes Bajos, pero en estos días era una auténtica bestia parda.



4. KAKA DE LUXE - LA TENTACION.
Entrevista y actuación en La Edad de Oro de una banda prácticamente rota, pero irrepetible, formada por artistas de todo tipo, que terminaron diseminados por otras formaciones de la movida, no es necesario presentar a Carlos Berlanga, Nacho Canut, Alaska o El Zurdo, pero si al ambiguo cantante que, en mi opinión marca las diferencias en este vídeo, el pintor Manolo Campoamor, alguno puede llamarme de todo, pero en las canciones de esta indescriptible formación siempre he pensado que se escapan los acordes infecciosos de la VU en clave Madrileña de cañas y rastro.



5. GLUTAMATO YE-YE - TODOS LOS NEGRITOS TIENEN HAMBRE Y FRÍO.
Lo de Iñaki Fernández protegiéndose detrás de una silla de mimbre modelo Enmanuelle de todo lo que el público le arrojaba, y que él devolvía al respetable es de trata, eso ocurre en esta surrealista actuación en La Edad de Oro.



6. RADIO FUTURA - DIVINA.
Esta actuación de unos Radio Futura que no tenían muy claro que coño estaban haciendo allí de aquella guisa, oficiando de fenómeno fan, con un cantante haciendo de segundo de Santiago Auseron llamado Javier Perez Grueso, versionando como podían y en castellano el tema de T-Rex: "Ballrooms of Mars" traducido como "Divina", en aquel escenario tan hortera...bueno, el caso es que me parece un documento impresionante de un grupo grandioso que tubo unos inicios...digamos ...raros.



7. RUBI Y LOS CASINOS - YO TENIA UN NOVIO (QUE TOCABA EN UN CONJUNTO BEAT).
Confieso que me gusta mucho esta actuación de Aplauso de la argentina Rubi y sus Casinos, la chica me parece frágil pero atrayente, guapa y con un morbo raro...y el tema me inspira una ternura enorme, ¡que me gusta vaya!!!



8. GOLPES BAJOS - MALOS TIEMPOS PARA LA LÍRICA.
En esta época me volví locos con estos Golpes Bajos, primero "No mires a los ojos de la gente" y después este tremendo: "Malos tiempos para la lírica" hicieron de los gallegos los mas interesantes y diferentes de la movida, esta actuación tubo lugar en pleno despegue del grupo que encabezado por el ex-Siniestro German Coppini y el aniñado Teo Cardalda en el Musical Express de Angel Casas.



9. AEROLÍNEAS FEDERALES - NO ME BESES EN LOS LABIOS.
El líder de Siniestro Miguel Costas también hizo sus pinitos lejos de la formación punk de Vigo con estos Aerolíneas Federales, la principal razón por la que considero que este vídeo tiene que estar si o si, es Coral Alonso, una de las primeras mozas que hicieron que mi corazoncito sintiese algo mas que deseo...¡bueno no! era solo deseo pero muy bonito, la verdad es que me sigue gustando un potosí la señorita.



10. LOS ZOMBIES - GROENLANDIA.
Efímera vida esta formación liderada por el precoz Bernardo Bonezzi, esta actuación en Aplauso mil veces repetida marca el punto más alto en el éxito logrado por el grupo, solo por la forma de bailar de Tesa Arranz ya  merece la pena que figure, además el tema mola, ¿qué no???.




jueves, 23 de julio de 2015

Jason Isbell - "Something More Than Free" (2015).


Con el nuevo disco de Jason Isbell podemos certificar algunas cosas con respecto a este talentoso y aún joven cantante, guitarrista y compositor natural de Alabama.
La primera es que continua en un estado de forma en lo que a la escritura de canciones se refiere realmente sobresaliente, la segunda es que sigue por buen camino el propósito de enmienda para cambiar su vida, un tanto a la deriva desde que abandonó Drive By Truckers y se divorció de la bajista Shona Tucker en 2007, cambio que se narraba y era el leit motive de su anterior disco, el excelente "Southeasterm" (2013).
Este esfuerzo por encauzar el camino iniciado hace un par de años, se torna en un aparente éxito al escuchar "Something More Than Free", un disco poblado de textos tranquilos en los que el autor se posiciona como observador, narrando lo que le rodea, acercándose a las clases trabajadoras y engalanando en sus hermosas canciones la  vida y costumbres de los pertenecientes a estos estratos sociales, incluyendo también a la familia y la casa, aquellos lugares donde anida la humanidad y la sal de la tierra.


En estos temas se percibe el definitivo distanciamiento de viejos usos perniciosos, la felicidad que ahora parece plena tras su matrimonio en 2013 con la cantautora Amanda Shires, queda de manifiesto en este quinto álbum.
En lo musical no hay demasiado que contar, su estilo sigue encajando en los parámetros del rock sureño, con ascendentes folk y country, cierto que  en los últimos trabajos se imponen los medios tiempos y las baladas de esencia acústica y sensaciones folk o country crepuscular sobre los ímpetus rockeros.
Repite en la producción, tras "Southeasterm", Dave Cobb, y vuelve a pulsar las teclas idóneas, repite formula y vuelve a funcionar, pues el secreto estriba en dejar que las canciones se descubran solas, libres, desnudas, dejando al aire su belleza intrínseca, que las letras digan lo que pretenden pertrechadas en un hermoso vehículo, la voz de Isbell, bonita, varonil y de elegante fraseo, apoyando a esto con algún fiddle de íntimo declamar y algunas delicadas guitarras eléctricas.
El resto es fácil, todo en este trabajo parece fácil, agradable y placentero, ahora solo resta dejar que las canciones lleguen, se desarrollen, crezcan día tras día y mucho me temo que después de este proceso, su destino sea perdurar, estar ahí para cuando las necesites, y seguir siendo fáciles, agradables y crecientes.
Podríamos hacer, como acostumbramos, una disección tema por tema, pero la verdad es que el tracklist se caracteriza por no conocer relleno ni corte menor, melodías, textos y construcciones sónicas reflejan una aplastante coherencia y una innegable regularidad, esto hace totalmente innecesario este trabajo, por ello no obligaré a ningún esfuerzo adicional a mis sufridores lectores y simplemente les diré que el disco es delicioso, hermoso y engancha, no hay secretos ni novedades, hay canciones sublimes, un cantante en estado de gracia y mucha sinceridad y desnudez en la gestación de otro trabajo magnífico de Jason Isbell, seguimos de enhorabuena en este 2015.



miércoles, 22 de julio de 2015

Anderson East - "Delilah" (2015)


Reflexionaba el otro día el compañero Bernardo de Andrés Herrero en su reseña de Mi Tocadiscos Dual en la que presentaba el disco que hoy comentamos (pinchar reseña), que parece que los negros están involucrados en otros estilos musicales más modernos como el Hip-Hop o el Dance, dejando un poco al margen las músicas que durante décadas han cultivado con infinita sabiduría hasta convertirlas en géneros sublimes e  inmortales, disciplinas musicales como el blues o el soul parece que en este nuevo milenio interesan menos a los hermanos de color, debo añadir a esto que esa misma sensación es la que vengo detectando en los últimos tiempos yo también.
Circunscribiéndonos a este último palo, al soul, es justo decir que por contra no son pocos los artistas blancos que están cogiendo el relevo a los dioses inmortales de color de anteriores décadas, y en bastantes casos haciéndolo francamente bien, todos conocemos y admiramos los trabajos de gente como Danny & The Champions of The World, Eric Lindell, Marc Broussard, el irregular Eli "Paperboy" Reed, la magnífica Joss Stone, la edulcorada Duffy, el impecable Jessee Dee o los mas psicodélicos Monophonics; todos ellos de raza blanca y practicantes de un soul revisado con los aires del nuevo siglo, llámenlo Neo-soul, soul-pop o como quieran, lo cierto es que estos músicos, entre otros, nos han regalado excelentes trabajos de este glorioso estilo en los últimos años.
A estos nombres hay que añadir sin perdida de tiempo el de Anderson East, fue leer la reseña de Bernardo antes comentada y nuevamente recomendada, y ponerme a buscar material de este chico de Athens (Alabama) tierra chica también de los Drive by Truckers,  aunque ahora asentado en Nashville.


No fue difícil encontrar referencias a este trabajo, el tercero de su producción titulado: "Delilah", y que llega tras el EP autoeditado: "Flowers of the Broken Hearted" (2012), y un primer intento de 2009 firmado con su auténtico nombre (Mike Anderson), y que recibió el titulo de: "Closing credits for a fire".
Elogiosos comentarios de la crítica especializada en su país, piropos que se ven justificados desde la primera escucha del álbum.
Y es que "Delilah" es un disco que partiendo de encendidas melodías, reventonas de emoción y portadoras de textos pletóricos de romanticismo, todo escrito  y compuesto por Anderson, nos lleva del brazo por los senderos luminosos y de dorado color del soul mas lírico y acariciado, aquel que rememora a tipos como Al Green en cuanto a calor y a sujetos blanquitos como Ryan Adams o Amos Lee en cuanto a un acercamiento casi genético a un  country rockerete de baja intensidad que está, pero no se impone, felizmente barajado por la producción de Dave Cobb, que se esta convirtiendo en un productor fantástico para trabajos de tipo íntimo y enraizado como este o como  los dos últimos de Jason Isbell (igualmente sublimes), que también cuentan con el buen hacer de este hombre en la mesa de control.
Poco más de media hora es lo que se tarda en degustar esta dulcinea, una caja de diez bombones que una vez que empiezas, como ocurre con el rey de la repostería, no puedes dejarlo hasta devorar toda la caja.
Así ha de ser, empezando por "Only you", corte de ritmo bailable, vivo de teclas y vientos que Mr. East canta con dulce voz de deje áspero.
El primer single viene a continuación, "Satisfy me" es un tema con cierto tono funk, decorado por vientos y cantado de forma apasionada, con un estribillo imponente y unas guitarras contoneantes, gran single.
Pianos y vientos para un tema más desgarrado, con esencias de Van Morrison en su textura y un hammond irresistible, otro gran momento titulado: "Find 'Em, Fool 'Em & Forget 'Em".



Romanticismo y acercamientos poperos de tremenda clase, coros femeninos, y estupendo tratamiento sónico  en "Devil in me" y "All I ever need", de influencia mas de la bahía y de Otis, similar comentario resulta apropiado a la bonita "Lonely".
En cambio "Quit you" es más ácida y descarada, mientras "What a woman want's to hear" tiene un toque mas folk-rock de esencia songwriter.
Breve y deliciosa: "Keep the fire burning", imposible no deleitarse en su estribillo.
Finaliza esta gincana por las beldades souleras con la mas extensa del trabajo, la bucólica y fascinante fragilidad de "Lying in her arms".


Disco apasionado y romántico  donde los halla, pinceladas de soul y algo de funk, un rock crooner rebotado y canto elegante y entregado, gran producción y uno de los discos que sospecho se empeñará en ocupar plazas altas en el mes de diciembre, al tiempo.