sábado, 28 de febrero de 2015

Gene Clark - "White Light" (1971)

A veces pienso que soy un tipo con suerte, me explico, siento que es una suerte que a pesar de tener unos cuantos años y lucir mas de una cicatriz de esas que no se curan con mercromina sino con tiempo y sudando la camiseta del corazón, siga manteniendo la capacidad de ilusionarme por las mismas cosas que ya me ilusionaba cuando de adolescente eran nuevas y por ello perfectamente asumible la emoción.

Fijense que cosa mas bonita
Esta semana he recibido una llamada que llevaba tiempo esperando, la legendaria Power Records, tienda de discos bilbaína de toda la vida, me llamaba notificandome que había llegado el vinilo que les había reservado hace unas semanas...¡Por fin!.
Baje a la tienda ilusionado como cuando con trece años me acercaba a la ya hace tiempo desaparecida Long-Play a por el último cassette de The Police o de Miguel Ríos, la verdad es que sentía la misma ilusión, nada había cambiado, creo que es motivo suficiente para considerarme un tipo con suerte.
El vinilo en cuestión es: "White Light", segundo Lp del ex-cantante y compositor de The Byrds: Gene Clark y cuarto si contamos los dos facturados inmediatamente antes a este junto a Doug Dillard.



Los que me conocen saben de mi admiración por Gene Clark, admiración y además apego personal, por lo que sea me cae bien, y siempre me he sentido atraído por su personalidad, él encarna como muy pocos en el mundillo del rock al perdedor injusto, al hombre al que la suerte le es esquiva, el destino se burla de él y los gozos se le vuelven esquivos e incluso enemigos declarados.
No importaba la elegancia de su fraseo ni la belleza de su voz, no llegaba a deleitar a casi nadie, tampoco parecía contar para el gran público la belleza de los trazos melódicos de sus composiciones, la humanidad intrínseca a sus textos o la nostalgia que empapaba sus construcciones acústicas, los discos se acumulaban en la montaña de los fracasos como si de casettes de gasolinera se tratasen, las canciones pasaban fugaces por emisoras de radio y se perdían entre los pliegues del tiempo.
Parecía que solo unos pocos entendían la grandeza de sus álbunes, las soberbias composiciones que atesoraban aquellos discos que pasaban desapercibidos para casi todos, aquellos discos, muchos a día de hoy considerados obras maestras de crepuscular belleza y artesano moldeado melódico, aquellos discos decía, poco a poco han sido retirados del montón de olvidados en el que se encontraban y empiezan a ser considerados como lo que son, auténticas joyas que deben tener un lugar en la historia mucho mas elevado artísticamente.


Por supuesto "White Light" no es una excepción, producido por Jesse Davis atendiendo únicamente a la impresionante belleza de las partituras, su trabajo en los controles es el de dejar que estas se desarrollen, balanceandose sobre acústicas, la bella y nostálgica voz de Clark y fugaces armónicas, el resto quedaba en manos de la magia que impregnaba de melancolía un trabajo sublime y portentoso.
Todos y cada uno de los temas son perfectos, y comienzan con la inicial: "The Virgin", tema de aroma country que hace volar la voz de Clark sobre la pradera y que posee una letanía de melancolía que ya no se separa de los surcos del vinilo en todo este viaje llamado: "White Light".
"With tomorrow" es una canción de puro songwriter, acústicas enredando sus quejidos y la voz doliente del artista creando un estado de sosiego impactante,



Mas animado el corte que da titulo al disco, con un toque festivo y luminoso, digerible y fluido con el ritmo inofensivo de las escobillas sobre los parches y la armónica alegre, estupenda canción.
Lenta, desarrollándose sobre un órgano y las omnipresentes acústicas: "Because of You" es otro tema derrochador de tristeza y hermosura que precede a la mas eléctrica y dulce melosidad de la grandiosa: "One In A Hundred", tan impregnada de crepúsculo, de melodía imposible, de elevación emocional en la voz oscura de Gene, tan bella, como un atardecer de primavera...POM.




Y la cara B empieza con la que Dylan reconoció que le hubiese gustado componer...no me extraña, "For a Spanish Guitar" es una de las mas deliciosas composiciones que jamas haya escuchado este escriba, una conjunción de guitarras, armónica y voz que flotan sobre un mar de nostálgicas lágrimas y melancólicas olas mecidas por una melodía tan bella que no parece real, si que sabe al viejo Bob lo que dice si...



Un country áspero y soleado que precede a los sonidos y evocaciones que brillaron un año después con el "Harvest" de Young, se trata de: "Where My Love Lies Asleep".
Y unas guitarras y un hammond que parecen importados de otro disco nos saludan y acompañan en la aventura de: "Tears of Rage", el sublime tema de The Band al que Clark adorna con su voz y su acariciadoras maneras sin que pierda la original esencia dada por los canadienses un par de años antes, grandiosa versión.



"1975" da el portazo al disco, se trata de otro tema country-folk de inquietas guitarras eléctricas y abierta vocalidad, otra piedra preciosa mimosamente tallada a golpe de emoción.
Decía que soy un tipo con suerte por seguir manteniendo la ilusión que de adolescente me hizo engancharme a la música, si, es cierto que tengo esa suerte, me tengo que alegrar de mi fortuna, aunque el haber conocido discos como este me han ayudado a mantener la ilusión y la alegría...y que no falte.
Este articulo fue publicado el 27/02/2015 en otra de mis casas La Comunidad del FFVinilo, y traído hoy aquí para todos vosotros.

viernes, 27 de febrero de 2015

La Gran Esperanza Blanca - "Tren Fantasma" (2015). - Discos en la lengua de Cervantes.

No diré que soy veterano seguidor del grupo capitaneado por Cisco Fran, no es así, las primeras noticias que tuve de la existencia de esta banda formada en Mallorca hace ya tres décadas me llego a través de blogs amigos y con cuentagotas, en dosis de canciones sueltas y recuerdos o reivindicaciones varias.


Pero en los últimos meses del pasado año el nombre de La Gran Esperanza Blanca ya me era familiar y su música ya había hecho acto de presencia en mis audiciones ocasionales.
Pero lo habitual fue ganando terreno a lo ocasional y con la llegada del 2015 empezaba a anhelar el anunciado nuevo disco de la formación, los adelantos de temas que llegaban a mis oídos no hacían otra cosa que hacer mas deseable la escucha de este: "Tren Fantasma" que de forma sorpresiva ha llegado a mi hogar junto a otros productos que había adquirido de mis queridos Doctor Divago, decir contento es decir poco cuando vi el disco aparecer entre el papel marrón y el plástico de burbuja en que venía envuelto.


Y finalmente pincho el disco, con los únicos antecedentes conocidos por mi de su homenaje a Kempes y el anterior: "Derrota", me sumerjo en el cálido aire que dota de temperatura los doce cortes que figuran en el tracklist, cortes grabados en dos estudios diferentes y con producción y arreglos pertenecientes a dos profesionales diferentes, Pepe Cantó se dedica a estos menesteres en Estudio Ca' Cantó y Luis Martinez en Little Canyon Studios, siempre con la participación en dichas labores de LGEB.
Y desde el primer corte podemos disfrutar de unas guitarras arcillosas, como el terreno desértico y lírico al que viajas mecido por las melodías y las letras de enraizado americanismo sónico, de carácter con sabor a country y a rock engendrado en el sur del país del Tío Sam.
Y las canciones, de buena formación melódica y textos crepusculares y vivos, épicos y arenosos como "Aquí Estoy" (En vía Muerta)", la tradicional americana "Railroad boy" traducida como "El Chico del Tren" y que aporta plañideros violines gracias a la colaboración de Raff Deen (Badlands), o la extraordinaria, que da título al disco y que hizo de adelanto del mismo.
También nos encontramos violines en la que cierra el disco, la bonita "Cantad Conmigo", puestos en marcha por Raff Deen de nuevo y la acordeón de Juanlu Tormo (Senior i el Cor Brutal).



Acústicas enredadas con armónicas que dan un tibio color a la lírica: "Tu Risa" y la evocadora pedal-steel de Johnny Patillas en la soberbia: "Los Años de Felicidad".
Más armónicas, esta vez rodeadas de electricidad en la excelente "Estrella de Mar" y con acompañamiento de las teclas de Gilberto Aubán en "Payaso".
Fabuloso rock de acentos campestres y preciosos rasgados eléctricos en: "La Última Copa", una de mis favoritas. La electricidad manda también en las rockeras: "Azúcar y Miel" "Música Antigua".



Preciosa gema de soleada melodía y poética letra, es otra de mis favoritas: "Mar del Coral", con genuinos y hermosos solos de guitarra.



Y todavía queda una sorpresa que no será este escribiente quien desvele.
Fabuloso disco de esencia americana pero que viene bañado por el Mediterráneo, repleto de detalles y momentos excelentes, más que recomendable y provocador para que un servidor siga investigando la extensa trayectoria de esta banda.

jueves, 26 de febrero de 2015

The New Mendicants - "Into The Lime" (2014)


No soy de los que da carta blanca a las llamadas superbandas por el mero hecho de contar en sus filas con galmourosos nombres propios que se suponen pertenecientes a artistas dignos de confianza y de probado talento.
Prefiero escuchar antes el material que ofertan, pues en no pocas ocasiones estas formaciones, además de tener una vida efímera, han facturado trabajos mediocres, o en el mejor de los casos decepcionantes.
En el caso de esta agrupación formada por Norman Blake (Teenage Fanclub), Joe Pernice (Pernice Brothers) y Mike Belitsky (The Sadies) que sebautizaron como The New Mendicants y que ha publicado en el pasado 2014 su primer álbum, no se da el ejemplo negativo citado, todo lo contrario, facturan un muy buen disco, este: "Into the Lime".


Cierto que sé de la existencia del disco hace bastante tiempo, pero no menos cierto es que lo he ido dejando para mas adelante, tal vez por esa falta de fe ciega que deposito en los supergrupos, pero finalmente me he decidido empujado por las buenas reseñas que a propósito del trabajo he leído en los blogs de algunos insignes colegas cuya opinión suele ser un sendero fiable para un servidor.
Y con solo escuchar las primeras estrofas de "Sarasota" es fácil empezar a vislumbrar lo que este disco ofrece, canciones, breves, ninguna alcanza los cuatro minutos, de mimosas melodías y cuidado en voces y armonías, sonidos amables y poético discurrir sónico, un mas que agradable experimento la primera escucha del disco que justo es decir que mejora con ulteriores reproducciones.
Y si "Sarasota" es una bonita canción folk de acústicas acariciadas y voz susurrada, el segundo corte: "A Very Sorry Christmas" solo tiene en su contra su corta duración, pues se trata de un encantador pop de esencia brit de cuando la famosa invasión.





Preciosas armonías vocales en el comienzo de "Cruel Annette", que no tarda en recordarnos a  The Kinks merced a unas guitarras que embelesan y un estribillo precioso y popero.
"Follow You Down" es una balada de escaso aporte sónico pero cantada con infinita sensibilidad y delicadeza.
En cambio "Shouting Match" es un rock de baja intensidad en decibelios pero hiperactivo en ritmo y fluidez, estupendo y bailable.
Uno de los momentos mas íntimos y bellos del disco es la preciosa "If Only You Knew Her", preciosas voces para un tema que hubiesen firmado los mas inspirados: The Byrds, muy Teenage Fanclub también.




Precioso corte también la vaporosa y deliciosa: "High On The Skyline", de delicado trabajo coral.
Estupendo cover de un tema de Sandy Denny que versionaron excelentemente Yo La Tengo, y que no son estos tres tipos los que estropearan, ni mucho menos, ese dulce que es: "By The Time it Gets Dark".
Sencilla y casi infantil la soleada y primaveral: "Into The Lime" que da paso a la psicodelia garitera de la extraña e interesante: "Lifelike Hair".



Toca tirar de refranero y entonar aquello de: Mas vale tarde que nunca, por la demora en desenredar los diez temas, bonitos, elegantes y digeribles de este primer estupendo trabajo del supergrupo: The New Mendicants.

Articulo escrito originalmente para la publicacion ZRS donde podréis encontrar esta y muchas mas reseñas interesantes pinchando aquí.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Cooper - "UHF" (2014) - Discos en la lengua de Cervantes.


Conozco la música de Alex Diez Garín desde hace mas de veinte años, entonces enrolado en sus míticos Flechazos, fue en el verano del 92 cuando tuve el primer encuentro con la banda del Leonés, y fue en León claro, mi segundo hogar, la tierra en la que junto a sus siglos de historia se agazapan gran número de recuerdos de este, hoy ya maduro, que desde su hogar titular escucha el nuevo mini-lp de Cooper esta lluviosa mañana de febrero.
Un amigo íntimo, que sigue siendolo, me mostró por primera vez su música un agosto, con la casette de: "Viviendo en la Era Pop" en el Seat 133 de Pablo nos dirigimos a fiestas de Valdevimbre, su ritmo vivo y sus adictivos y envolventes sonidos de Hammond marcaron la BSO de aquel agosto, y así todos los agostos, con la inconfundible y magnética cualidad sónica y melódica de Alex.
Los años pasan y tras la desaparición de Los Flechazos, quienes dejaron a su paso un ramillete de excelentes álbunes que marcaron mis noventa de forma definitiva, llego su etapa como Cooper, un descanso y a día de hoy con varios lanzamientos marcados por lo de siempre, calidad, ligereza melódica, sentimiento sesentero yé-yé de tendencias mod y brit-pop, aderezado con letras solventes sobre gente de carne y hueso con vidas que bien podrían estar impresas en un diario adolescente, de esos que cíclicamente se repiten a lo largo de una vida y esa inocente intensidad de latidos que se impone en  cada estrofa de las composiciones de este excelente artista que va desgranando una obra de enorme enjundia desde su trinchera de la gloriosa segunda fila que a tanto gran músico da cobijo.


"UHF" es su último trabajo, acompañado de Mario Alvarez, Daniel Montero y Nacho Martinez, seis canciones que se nos entregan bajo los parámetros ya mencionados arriba, seis canciones deliciosas y primaverales, intuitivas como la risa de un bebe y finamente delineadas melódicamente como los trazos de una obra de Bernini.
Y entramos en una espiral de aroma vintage, en la que la corriente mod, pop e incluso powerpopera nos refresca ánimo y oídos.
Romántica y encantadora "Ideal", letra de romance entre los coches y los charcos, como siempre, amor en flor entre los cláxones y las indecisiones, tremenda melodía que se disuelve entre dulces guitarras.
Similar análisis para la luminosa y coral en el estribillo: "Entre Girasoles", mas powerpopera y energética suena "Bengalas" entonada con ensoñación en la cadencia vocal.
Recuerdos a Los Flechazos pero con mas garra guitarrera la excelente: "Hipsters", letra muy característica.
Rock de genuina esencia pionera y melodía cool y pegadiza, tal vez sea mi favorita esta fantástica: "Brick Lane", y el punto final lo pone la rugiente guitarra de la mas pétrea: "Nosotros" que nos devuelve la brisa y el calorcito cuando el estribillo estalla.
Una gozada olvidarse de la lluvia bilbaína gracias al sol que se cuela por las ventanas de la imaginación escuchando este delicioso trabajo del para mi, como de casa: Alex Díez, Cooper...el disco "UHF".



Este mini-Lp se puede adquirir en la correspondiente Bandcamp en descarga, (pinchar)

martes, 24 de febrero de 2015

Proximas fechas en la gira aniversario de Doctor divago

Doctor Divago sigue celebrando su 25 aniversario en el mundillo rockero, no es baladí la cifra, y no es cuestión de escatimar medios a la hora de disfrutar de la efeméride.
Así que tras la publicación de esa imprescindible recopilación titulada: "Especial de La Casa" y el excelente documental que la acompaña: "Los Tontos Buenos Tiempos" del que es mas que recomendable su visionado, así como el excelente libro de Mariano López Torregrosa de ágil, didáctica y amena lectura: "En Tierra de Nadie" (todo ello se puede adquirir en este enlace), que menos que presentar a la gran protagonista de la historia (junto a los chicos de Doctor Divago claro) que es la música, las canciones ante el público encima de las tarimas.
Así que los valencianos están viajando con los bártulos de aquí para allá, para suerte y deleite de los ciudadanos que contarán con la presencia del Divago en su ciudad, presentando un repaso de esos 25 años de grandes discos y fabulosas canciones.
Las fechas se pueden consultar en el cartel adjunto, y aprovecho para hacer incapié a mis paisanos de Euskadi para que se fijen en los últimos días de mayo, porque les tendremos por aquí en tres fechas, 29 en Donosti, 30 en Getxo y 31 en Bilbo, ni que decir tiene que la cita es mas que recomendable, yo desde luego no faltaré, y espero veros allí a muchos de los habituales de los bolos de calidad que tienen lugar por estos lares, pero ya hablaremos.
Además el sur y centro del país contará con el directo del Divago, buen motivo de celebración con un buen concierto del cuarto de siglo que llevan estos tipos regalándonos música.
Seguiremos informando.




lunes, 23 de febrero de 2015

Cinco canciones ganadoras de un oscar...


Esta noche se han dado los oscars, la verdad es que a estas horas de la mañana, (10:30 horas), aun no tengo ni idea de cuales han sido las ganadoras, me imagino que me enterare luego en el curro, suele ser el día de hoy el comentario general entre compañeros, que si yo he visto tal peli y no me ha gustado, que si yo estoy de acuerdo, que la mejor para mi era...lo de todos los años.
Aunque hace años que esta fiesta de la industria (no del cine) dejó de interesarme, es difícil no tener una favorita y hacer una pequeña quiniela cada año, yo este año esperaba que ganase "Boyhood" o en su defecto: "El Gran Hotel Budapest", pero insisto, no tengo ni idea de los resultados.
En cambio como cinéfilo empedernido que soy, no quiero pasar por alto una pequeña referencia a los oscars, y lo haré con canciones, que es lo mio mas aún que el cine.
Canciones que han ganado el oscar, ha habido grandes temas ganadores del oscar, otros no tanto, y alguna obra maestra que increíblemente no ha ganado en el año de su nominación, yo he elegido cinco que me gustan mucho, podría haber elegido otras pero estas son las que han salido así, a bote pronto y creo que molan para empezar la semana con musiquita cinematográfica y buena, para que el lunes sea mas llevadero.
Espero que os gusten y ¡buena semana a todos!!!

BING CROSBY POR "WHITE CHRISTMAS" DE LA PELÍCULA: "HOLLYDAY INN" (1942).



FRANK SINATRA POR "HIGH HOPES" DE LA PELICULA "MILLONARIO DE ILUSIONES" (1959).


CARLY SIMON POR "LET THE RIVER RUN" DE LA PELICULA "ARMAS DE MUJER" (1988).


BOB DYLAN POR "THINGS HAVE CHANGED" DE LA PELICULA: "JOVENES PRODIGIOSOS" (2000).


RYAN BINGHAM POR "THE WEARY KIND" DE LA PELÍCULA: "CORAZON REBELDE" (2009).


sábado, 21 de febrero de 2015

Graham Parker & The Rumour - "Squeezing Out Sparks" (1979)


Pop, Rock, Power-Pop, baladas acústicas, humor, temas sociales, polémica...con estos ingredientes era complicado no confeccionar un plato, un postre diría yo, que hiciese las delicias y llevase a la perdición a todo énte susceptible de disfrutar y desparramar anímica y sensorialmente con este invento llamado música.
Tras ciertas tiranteces habidas en las últimas grabaciones entre Parker, The Rumour y la discográfica (Mercury Records), el británico Graham Parker, tipo listo donde los haya y que se sabía (y sabe) moverse por el mundillo de la música y por los pasillos enmoquetados del negocio, recurre a uno de los grandes productores de aquel momento y de todos los momentos: Jack Nitzsche, para que relaje tensiones y oficie de cocinero del citado postre, poniendo para ello a su disposición los ingredientes referidos y añadiendo otros diez, los mas importantes, las canciones.
Y claro, como el norteamericano es un cheff de primera, se puso de inmediato a los fogones, y con tamaña materia prima elaboro un dulce rico, rico...de esos a los que no puedes dejar de incar la cuchara y  engullir bocados con infantil ansia y golosoneria, y lo llamó: "Squeezing Out Sparks".
Y es que este disco es lo mas parecido a un pastel adictivo y dulce que se puede imaginar uno en la música, todo en él es delicioso, pero ojo, como ocurre con la repostería fina, delicioso pero fino y exclusivo en la calidad del acabado y la presentación.


En el disco caben todo tipo de sabores, desde el pop-rock de acelerado discurso musical y melodía perfectamente hilada a unas guitarras rugientes y una voz desparramada de la incendiaria: "Discovery Japan" con la que nos dan la bienvenida.
Y si esta tiene gancho y furor sónico, que os voy a decir del segundo corte, una locura gracias a la infecciosa base rítmica y el zambullido en el néctar melódico de "Local Girls".
Rock de riffs nerviosos y caluroso entorno sónico a ritmo de rock and roll glamouroso y rotundo, a mil grados se cocina la cobertura de: "Nobody Hurts You".




Llega una calma relativa con la bonita balada acústica: "You Can't Be Too Strong", en cuyas tristes estrofas se cuela una dura experiencia con aborto de por medio, preciosa y comprometida.
Se cierra la primera cara con la lírica y encantadora: "Passion is no Ordinary Word", guitarras que encandilan, y eso que no se acojonan a la hora de gruñir, y la voz que pisa fuerte, estribillo desgarrador para un tema perfecto con un título que empieza a ser una semblanza para algunos de por aquí gracias al amigo Joserra.



La cara B nos recibe vestida de rock and roll, de guitarras llenas de luz y color, riffs anfetamínicos y estribillo que mira a los ojos a Ramones, todos los ingredientes para perderse en las arterias de una noche de lujuria rockera en la tremenda: "Saturday Nite is Dead".



Tras hacer el vampiro en la anterior, pisamos de nuevo suelo consagrado con el medio tiempo de cariz pop, de sensible melodía e irresistible piano y bajo: "Love Gets You Twisted". Y de aquí a uno de los temas que mas irresistibles me resultan de cuantos existen, mas irresistibles a la hora de perder los papeles, de encender la mecha del optimismo y hacer explotar el buen rollo y que todo se vaya al carajo..."Protection".



Mira directamente a la realidad estilística que estaba a punto de imponerse en los inminentes 80's la premonitoria: "Waiting for The UFO's" que precede a la última cucharada que le queda a este postre, la también prematuramente ochentera, que se mimetiza con aquellos inolvidables The Cars: "Don't get Excited", que nos deja endulzado el paladar del ánimo y cansadas las piernas de bailar.
Abosluta obra maestra de un artista que a pesar de los altibajos mantiene una carrera exquisita y no siempre valorada en su justa medida, pero que en este 1979 y acompañado de Rumours y de Nitzsche sacan del horno una auténtica delicia apta para todos los públicos, aunque no sean que seán golosos.