sábado, 28 de mayo de 2016

Media docena de 6 discos nacionales que estoy quemando este 2016.


Ayer me refería a los discos que más están haciendo temblar las paredes de mis vecinos durante este 2016 que aún no tenemos mediado, y como no podía ser de otra manera en un tipo como el que suscribe, habitual defensor y escuchador de los buenos productos autóctonos (que no son pocos), hoy sábado nos curramos la lista, más pequeña eso si, de discos facturados por aquí y que estoy quemando en el presente ejercicio.
Tres de los seis seleccionados estarán en El Ultimo Vals de Frías presentando y defendiendo disco del año en curso, valor añadido al evento.
Justo es decir que la lista de pendientes nacionales es incluso mayor que la de internacionales, siempre analizándola en su justa perspectiva.
No me lío. aquí va la media docena de discos que estoy quemando en este 2016 grabados por peña de aquí.

- Bantastic Fand - "Welcome to Desert Town".
Qué decir de Bantastic Fand y su nuevo disco que no haya dicho ya todo quisqui, que es un disco excelente, que los de Cartagena son nuestros Jayhawks (Ya quisieran los de Louris que su último disco sonase como éste, en mi opinión claro), nuestro Flying Burrito Bros...
Excelente disco con unas ganas locas de verlo de gala en el vals de Frías.
Reseña: Bantastic Fand.


- FRANK - "The Mud and the Thirst".
Otros que presentan disco en Frías será FRANK, su Lp esta sonando y mucho, de ésos casos maravillosos y un poco agobiantes de disco que te absorbe y tienes que romper temporalmente con él para que la relación sea más intensa y larga, y para que puedas escuchar otras cosas...
Finalmente les veré antes del vals, nada menos que  teloneando a Danny and The Champs...y en mi Bilbo.
Reseña: FRANK.


- Jose Casas y La Pistola de Papá - "Memorias de una pistola invisible".
Adoro a Jose Casas, sus discos son sinónimo de calidad, powerpop de encendidas guitarras, de melodías pegadizas y de textos ingeniosos y originales, así es desde los ochenta y también lo es hoy con éste nuevo Lp que es posible que sea uno de los que más ha sonado en total este 2016.
Reseña: Jose Casas y La Pistola de Papá


- Quique Gonzalez - "Me mata si me necesitas".
De acuerdo, Quique González me decepcionó hace un par de semanas en su directo, pero amigos míos el que suscribe es fan y desde hace mucho años y discos del madrileño afincado en Cantabria, y la verdad es que su último disco es, como viene siendo norma de la casa, excepcional, de lo mejor que se ha grabado sobre la piel de toro en este año.
Reseña: Quique González.


- Biscuit - "S/T".
Los catalanes son una banda de enjundia, alejados de los focos mediáticos, lo que les permite seguir haciendo la energética música que hacen, rock guitarrero sin miramientos a la hora de consumir decibelios, 20 años pisando tablas y grabando buenos discos, éste lo adquirí en su último bolo en Bilbao donde triunfaron, tengo pendiente la reseña del mismo (la lista de reseñas pendientes también es considerable), pero adjunto una estupenda de mi amigo Johnny JJ para su espacio Woodyjagger.
Reseña: Biscuit.


- Still River - "Wood & Wire".
También tengo pendiente la reseña de éste grupo, encima que son de casa, de Bilbo, pues no se lo pierdan, también tengo pendiente su directo, mis extraños horarios de trabajo me jugaron - una vez más - una mala pasada el día que la liaron - según las crónicas - en el Kafe Antzoki hace unas fechas, pero el disco, excelente compendio de rock del de toda la vida, soul y blues, pletórico de fuerza e intensidad, ha sonado y suena muy a menudo, y así seguirá ocurriendo hasta que llegue el feliz acontecimiento de echármelos a la cara, como no, en el Vals de Frías.
También adjuntamos la reseña de un amigo, en este caso el excelente post que les dedico el gran King Nicochan en su Isla.
Reseña: Still River.


viernes, 27 de mayo de 2016

La docena de 12 discos internacionales que estoy quemando en este 2016


Como todos los años, la lista de discos publicados en el ejercicio en curso, empieza a dividirse en dos sub-listas, la de escuchados y la de pendientes. según avanzan los meses la segunda empieza a crecer mucho más que la primera, esto que es normal, nunca se había puesto tan en evidencia como en este 2016, donde el desequilibrio es realmente demoledor a favor de los discos pendientes.
Hace un tiempo que decidí tomarme mi tiempo con los álbunes que acometo, dejó de interesarme escuchar trabajos como si de una obligación se tratase, en modo marathon, con ansia y precipitación. Durante unos años, algunos discos han sido catados por un servidor como si de cumplir el trámite se tratase...¡eso se acabó!!!
Así que ahora si un disco me subyuga le dedico tantas escuchas como el cuerpo me pida, y no lo dejo abandonado en ningún rincón, tampoco el cambio de guarismos en el calendario motiva mi olvido de trabajos disfrutados o pendientes de cursos precedentes.
Con todo este modus operandi que me enorgullezco en practicar, la lista referida se esta haciendo infinita este año bisiesto, por lo cual soy consciente de los muchos trabajos que, alabados por camaradas, tengo aún en espera, y empiezo a ser consciente de que muchos tendrán que esperar aún varias semanas o meses.
El año me esta resultando menos gratificante que alguno de los precedentes, algunos discos de grandes nombres no terminan de convencerme, incluso alguno de éstos grandes nombres tras las primeras escuchas han pasado a un estado de en la reserva.
Pero si que hay discos que están haciendo las delicias de este humilde escuchador, y siguiendo con la política de explotación de materiales musiqueros comentada, algunos están siendo quemados por mi.
Aquí va una docena de discos que han sonado mucho - siguen sonando mucho, y no parece que vaya a cambiar la tendencia - en este 2016.

- Malcolm Holcombe - "Another Black Hole".
Los que me conocen saben que un servidor es fan irredente del señor Holcombe, uno de mis músicos favoritos, sus discos son sinónimo de calidad, sinceridad, intensidad y poesía, es increíble que este sujeto nunca falla, desde luego este año tampoco.
Reseña: Malcolm Holcombe.


- Woods - "City Sun Eater in the River of Light".
Uno de los discos que más ha sonado y sigue haciéndolo este año, variado, enigmático, embaucador de oídos... un disco que en cada escucha revela algo nuevo, será sin duda uno de los favoritos del año.
Reseña: Woods.


- The I don't Cares - "Wild Stab".
Este curioso dúo formado por el gran Paul Westerberg y la ex de Lemonheads Juliana Hartfield ha facturado uno de los discos más disfrutables y deliciosos del año, repleto de buenas melodías y estupendos medios tiempos, vitaminas para estos tiempos.
Reseña: The I Don't Cares.


- The Mergers - "Wdith a Carrot and a Stick".
¡Buff!!! Que quieren que les diga de estos germanos, no para de sonar este "With a Carrot and a Stick", y que siga la fiesta, un antídoto contra aburrimientos y estados de bajón, pub-rock de primera, con grasa garajera y buenas melodías casi pop, un frenesí...
Reseña: The Mergers.


- Those Pretty Wrongs - "Those Pretty Wrongs".
Uno de los últimos discos en llegar y que tengo más que claro que se va a quedar durante mucho, mucho tiempo es éste que trae inyectado en su ADN la magia y la dulzura que Big Star ha regalado a ese mundo que sueña. Los artífices estos dos artistas: Luther Russell y Jody Stephens, promete eternidad.
Reseña: Those Pretty Wrongs.


- Nap Eyes - "Thought Rock Fish Scale".
Y que decir de este milagro de la esencia del rock sesentero que nace para esquivar fastos artificiales y luminarias engañosas, para convertir su mensaje en legado de verdad, germen del rock facturado por amor, ambiente de local y visiones de la Velvet. Sin fecha de caducidad, los últimos serán los primeros, en este caso seguro.
Reseña: Nap Eyes.



The Jangle Band - "Edge of a Dream".
Gracias al sello alicantino Pretty Oliva Records estamos descubriendo un buen puñado de bandas que tienen los sonidos primaverales y las guitarras radiantes y sonrientes como ejemplo de buen hacer musical, estos australianos no paran de repetir sus canciones en mi equipo.
Reseña: The Jangle Band.


- Ben Arnold - "Lost Keys".
El último disco del componente de U.S Raills: Ben Arnold es una maravilla, lleno de vientos que nos llevan al soul, de allí al sonido Nueva Orleans, pasando por el gospel y sin olvidar sonidos de cabaret a orillas de Mississippi. Un disco para escuchar, bailar, ponerse nostálgico y no dejar de escuchar.
Reseña: Ben Arnold.


- Parquet Courts - "Human Performance".
Con este quinto disco largo, el sonido garajero tejido con melodías cuidadas e inteligencia en los textos que practican Parquet Courts se consolida como un proyecto al que tener fe, otro de los discos que suena sin parar, se hacen adultos pero sin dejar la fuerza juvenil.
Reseña: Parquet Courts.


- Sea Pinks - "Soft Days".
Uno de los primeros discos catados este año no se apea de mis escuchas más reiterativas, chispean las guitarras y convencen las melodías, lejos de caer en el olvido, los Sea Pinks siguen gustando como el primer día.
Reseña: Sea Pinks.


- Hurry - "Guided Meditation".
¡Viva el powerpop que vitamina el alma!!!... Decía en la reseña del otro día sobre este discazo de Hurry, que el año esta teniendo apego al powerpop y a las armonías vocales livianas y suaves...y que no pare la diversión, esta tercera entrega tiene el powerpop de los noventa en el espíritu de cada canción.
Reseña: Hurry.


- Temperance Movement - "White Bear".
Muchos dirán que este disco no inventa nada, y tendrán razón, que es blues-rock, con riffs poderosos, estribillos indómitos, ritmos sólidos y machacones, grandes voces y excelentes y encendidos puntéos, acercamientos esporádicos y medidos al hard...Pero todo muy bien hecho, para mi genial.


jueves, 26 de mayo de 2016

Nap Eyes - "Thought Rock Fish Scale" (2016)


Cuando dos bitácoras como Río Rojo y Espacio WoodyJagger coinciden en resaltar en sus páginas la conveniencia de rendir escucha a un artilugio sonoro, lo más inteligente y apropiado suele ser hacer caso y no dejar pasar demasiado tiempo en dar debido cumplimiento al consejo para evitar disgustos o sinsabores al comprobar, una vez resuelto el trámite, que la vida es demasiado corta para dejar en la nevera productos tan sabrosos.
En el caso que hoy me trae frente al folio brillante del portátil así ha ocurrido, ambos espacios han puesto su sabia lupa sobre este segundo disco del cuarteto Nap Eyes titulado: "Thought Rock Fish Scale".
Hablamos de una joven formación oriunda de las antípodas, mas exactamente de la región australiana de Nueva Escocia, lugar donde se encuentra el estudio, o más bien local de ensayo donde fue registrado el Lp en tan solo cuatro días y de forma rudimentaria, reproduciendo las ocho canciones en directo y grabándolas en una cinta analógica, sin ningún tipo de ornamento produccional.
Este procedimiento de grabación da al disco un ambiente de local de ensayo que resulta ideal, otorgándole una lírica de realidad, de falta de apego al concepto épico del rock que imprime una especie de necesidad casi física de tocar, de cantar, de componer, de expresarse...lo que podría parecer una falta de medios con la que lidiar se convierte, como por ensalmo, en el principal activo sónico del álbum.


Una vez dicho ésto, lo que el mencionado local acogió aquellas cuatro jornadas fue un ramillete de canciones, paridas por el cantante y compositor Nigel Chapman, que absorben las sonoridades propias de aquella Velvet Underground que parecía, como pasa con estos muchachos casi cinco décadas después, que habían sido fabricadas en un local de ensayo o bien, en un cabaret nocturno de baja estopa, combinando textos infecciosos de juventud y liturgias sonoras que pretendían desafiar al tiempo, que gente como estos australianos, nacidos mucho después de la disolución de VU, sigan creyendo en ese sonido y forma de expresión, deja claro que Reed, Cale y compañía se salieron con la suya.
El bajo de Josh Salter vibra y serpentea de forma sinuosa, haciendo de soporte de muchos de los temas en comandita con los parches de Seamus Dalton, una percusión que parece escondida, como demasiado lejana del receptor de sonido analógico, lo que hace que en su comunión con el bajo se logre un abrigo denso y a la vez acogedor para la voz de Chapman.
Las guitarras - Brad Laughead - suenan claras, sin estridencias pero sin virtuosismos, rasgan y arañan aportando con su luz el oportuno y necesario contraste que necesita el discurso de Chapman que suelta los textos situando su actuación canora en ese espacio indescifrable que esta entre el discurso y la emisión musical, resultando un frontman que se mueve entre el cantor y el rapsoda, muy en la linea de Reed, sin pretender además esconder ésta evidente influencia.



Un disco que atrapa, que teje una tela de araña de terciopelo en la que la víctima se deja engullir por la bestia sónica que emplean para la elaboración de unos cortes entre líricos y obsesivos, con el añadido de esa verdad desinteresada que destila este rock antiguo pero sin fecha de caducidad.
Bajo el influjo de la Velvet se desgranan unos temas que no dejan de crecer y que no sueltan a la presa, entre luces y sombras es fascinante ir descubriendo ocho perlas que reptan y flotan en un ambiente humeante, canciones que cada vez que mueren lo hacen con la promesa y certeza de una resurrección novedosa y que las hará aún más adictivas, más misteriosas y más grandes. Compruébenlo.

martes, 24 de mayo de 2016

Those Pretty Wrongs - "Those Pretty Wrongs" (2016)


La Gran Estrella de la música tardó en hacer visible su brillo a un mundo ya demasiado cegado por el apabullante fulgor de los astros de la época dorada del rock, los años y el boca a boca han ido poniendo a cada cual en su lugar, y desde hace ya unos cuantos lustros que Big Star alcanzó la parcela que le correspondía en el firmamento del rock, ganando con el paso de los años en luz y brillo, además las sucesivas formaciones que han cogido las maravillosas coplas que dejaron los profesores Alex Chilton y Chris Bell como legado, para a partir de ellas construir sus canciones y discos, han hecho de la banda de la estrella una leyenda que con solo tres discos editados soporta más gloria que muchos artistas con nutridísimas discografías.
Ninguno de los numerosos admiradores de Big Star tardará una décima de segundo en sentir sobre la piel la caricia que provoca la estela de la citada estrella en el sonido de Those Pretty Wrongs, no en vano la formación, que debuta con este disco de título homónimo esta formada por el guitarrista y frontman de The Frewheelers: Luther Russell y el antiguo batería precisamente de Big Star: Jody Stephens.


Ambos producen el disco y componen los diez cortes que lo alimentan, sin dejar demasiado margen a la especulación en cuanto a estilo e influencias, pero plantando en los surcos del vinilo un ramillete de canciones sumamente hermosas, de delicioso pop y powerpop caracterizado por las melodías perfectas, las armonías vocales amplias y cristalinas, las guitarras de sutil y brillante discurso, tanto con electricidad de por medio como en acústico decir, teclas de acento vintage y en ocasiones con un regusto psicodélico, y una base rítmica que redondea el conjunto sin hacer ruido pero dejando constancia de su enorme peso musical.
Siendo la magia de Big Star la que toca con su varita la concepción del Lp, es fácilmente imaginable los recordatorios musicales que nos encontramos en este emocionante, lírico y en ocasiones melancólico recorrido, ecos de The Beatles, The Kinks, Badfinger, Beach Boys, The Who o The Byrds nos asaltan atropellando con su alquímico aliento y haciendo del oyente una presa rendida sin lucha a su hechizo, una vez más.
Es posible que nos encontremos más retazos de Bell que de Chilton, las acústicas sixties, el pop de liturgia invasión británica y las dulcineas melódicas y vocales se hacen divina evidencia en: "Ordinary", que con una sola frase ya coloca todo en su inamovible lugar, la preciosa: "Lucky guy", la beatlemana: "Never goodbye", o la melancolía, firma de la estrella de "Star again".



Power pop de Rickenbakers y ecos inconfundibles en la maravillosa: "I'm for love", o en la de esencia Who y no menos excelente: "Mystery trip".
Las teclas dejan su impronta en la nocturna: "Empty city" y en la envolvente y de reducida capa psicodélica: "The cube", de embriagador ambiente cabaretero.
En "Thorn away" se hace hincapié en el soul y el funk por medio de unas armonías y unas guitarras que se mezclan con unos tímidos vientos.



Cierra el disco la milagrosa: "The heart", tema que en mi opinión no permite demasiados comentarios más allá de su escucha, tal vez como en mi caso, en bucle.
La Gran Estrella sigue derramando magia, su estela es eterna y cual polvo de campanilla nos vuelve soñadores y niños a todos aquellos que nos dejamos seducir por su sortilegio, Those Pretty Wrongs nos invitan a subir a la cola de esa estrella para dejar que la piel, el corazón y los lacrimales se exciten y no olviden, imprescindible.
Agradecer a Bernardo de Andrés Herrero que me acercase a este disco cuya gestación me pasó desapercibida, pero que descubrí en esta reseña de MTD.

lunes, 23 de mayo de 2016

Los lunes, arte...Vassily Kandinsky - "Yellow - Red - Blue" (1925)

Segunda semana con la iniciativa de colocar una obra pictórica en la cabecera del blog, la semana pasada inauguramos esta sección con una pintura de la obra africana de Barceló, y ésta vamos a optar por un lienzo emblemático de uno de los padres del arte abstracto, el moscovita Vassily Kandinsky, la obra titulada "Yellow - Red - Blue".
Como no soy un erudito en el tema, referire unas notas simples encontradas en espacios en la red que si saben de lo que hablan, en este caso la página web dedicada al autor es la que nos ilustra con éste copia-pega.
En lo que a mi respecta la obra me gusta mucho, los colores, las lineas rectas y curbas, finas y gruesas que se mezclan con figuras geométricas, la aparente anarquía, una pintura que me pasaría horas observando como un fogonazo de vida.

Amarillo-rojo-azul fue creado por Wassily Kandinsky en 1925. Los colores primarios en las características pintura cuadrados, círculos y triángulos y hay formas abstractas mezclados con éstos. También hay líneas negras rectas y curvas que pasan por los colores y las formas. Esto es para ayudar a provocar el pensamiento profundo en la persona que ve la pieza.

Amarillo-rojo-azul en realidad se puede dividir por la mitad con lo diferente que cada uno de los lados son. El lado izquierdo tiene rectángulos, cuadrados y líneas rectas en colores brillantes, mientras que el lado derecho cuenta con los colores más oscuros en diversas formas abstractas. Estas dos lados muestran diferentes influencias y están destinados a crear variadas emociones en el espectador. 


Fuente: http://www.wassily-kandinsky.org/

domingo, 22 de mayo de 2016

Los domingos photosong - Luis Eduardo Aute - "Rosas en el mar"


Hace unos años, un servidor, tal vez en una demostración de candidez inusitada, intuía que España era un país que había superado definitivamente y con éxito las precariedades que aguanto durante décadas en materias de igualdad, democracia y libertad.
Es posible que durante unos años la fastuosidad de la vida capitalista cegó un poco a la población, estábamos más concentrada en meter horas extras en busca de unos sueños que con el parecían realizables, y no imágenes inconexas salpicadas en los anuncios del cuponazo como sueños imposibles para la mayoría salvo golpe de suerte en los ciegos. Es posible digo, que todos, o al menos muchos, viviéramos esclavos de esas luminarias y no atendiéramos a unas carencias que se escondían a nuestra vista, tapadas por el coche recién adquirido, la segunda vivienda, o las clases de esquí...yo conocí a gente que incluso empezó a jugar al golf, lo digo en serio.
La crisis, si es que ésto existió alguna vez, el paro, el reventón de la burbuja inmobiliaria...La realidad en definitiva, nos hizo abrir los ojos, y éstos fueron cegados por la infecciosa y brillante luz de esa verdad que bien permanecía oculta o bien estaba esperando su momento, agazapada en los anuncios de hipotecas y los carteles de promociones inmobiliarias que harían de un viejo secarral un paraíso destinado a un pueblo que había perdido su identidad como tal.
Y llegó el PP, que llegue al poder un partido formado por gente que apenas tiene respeto y fe de lo que es la igualdad, la libertad o el progreso, es terrible, hablo de tipos formados en colegios clasistas religiosos en su mayoría, educados en familias burguesas de escaso poso humanista, también en la mayoría de los casos, que de todo habrá. Un partido que no contempla una sociedad que no sea la que ellos conciben como normal, que desprecia nuevos modelos de familia, zancadillea sexualidades y emociones que no son nuevas y que ya es hora de que sean libres y puedan vivir y expresarse en igualdad con todos y con todo, que ignora a todo aquel que no le sirve para que gire la muela del egoísmo económico y de poder, que entiende al pueblo como una esponja a la que hay que estrujar mientras tenga agua entre sus poros, para abandonar cuando ese agua ya ha terminado y la sequedad no implica ya ningún beneficio, un grupo de gente que desprecia la libertad de la mujer a la hora de decidir sobre su cuerpo, que no respeta los sentimientos ajenos, entendiendo que la patria la imponen ellos, pasándose por el arco de triunfo los orígenes y sueños de todos aquellos que no enarbolan su bandera, que exigen respeto a unas víctimas y claman por olvidar en cunetas a otras, que ponen mordazas a la libertad de expresión y pensamiento, que insisten en ignorar que éste es un país aconfesional, que rehuyen condenar dictaduras pasadas y presentes, que desprecian a los desheredados que buscan un poco del futuro y la suerte que ellos encontraron ya en la cuna, dejando sus países y familias tras de sí en una odisea no tan gloriosa como la de Ulises, que dan coartada y cobijo a corruptos y malhechores...que este partido gobierne decía, es terrible, que lo haga con mayoría absoluta es apocalíptico.
Por eso hoy empiezo a pensar con tristeza, que o bien no ha llegado nunca ese punto de libertad a España que intuí durante un tiempo, o que en los últimos años el PP ha ido erosionando esa libertad, igualdad y progreso que creí asentado en los "años felices"...el caso es que tras una semana en la que se han pretendido prohibir banderas de libertad y esperanza, que jamás han entrañado violencia, al mismo tiempo que se ha permitido una manifestación de ideología neonazi, a pesar de varios suplicatorios para que no fuese autorizada...después de una semana así, empiezo a dar veracidad a la frase de esta canción de Aute que reza: "La libertad, derecho de la humanidad, es más facil encontrar rosas en el mar"...
¡Feliz domingo!!!



viernes, 20 de mayo de 2016

Hurry - "Guided Meditation" (2016)


Por motivos que desconozco el año en curso esta siendo en lo musical muy de armonías, meticulosidades melódicas, guitarras chispeantes, y coplas no muy dadas a tonelajes sónicos, lo que no las excluye de encerrar una energía desbocada.
Llevamos escuchado en este bisiesto mucho jangle, mucho powerpop, mucho noise-pop...No me canso de los candorosos acordes que abarrotan los discos de Jangle Band, Star Trip, Wellgreen, Nada Surf...cada uno en su envoltorio están endulzando y vitaminando este 2016.
Y ahora llegan estos tres tipos de Filadelfia: Hurry, con su tercer larga duración que lleva por título: "Guided Meditation".
Y en este caso la temática nos lleva a sonidos más orgánicos, menos de años en Blanco y Negro y con más noventeo, más Posies, Matthew Sweet, Teenage Fanclub, Wezer...ya me entendéis.


Con guitarras más malotas que otros, pero los mismos mimos en la construcción melódica, Matt Scottoline y los primos Joe y Rob de Carolis despliegan en este trabajo un muestrario coherente en lo sónico, pero variado y ágil que se distribuye a lo largo de 9+1 temas que sin hacer dientes de sierra en cuanto a su linea, de alta estima musical, conforman un excelente trabajo.
Ya se ve venir algo grande con la inicial y gloriosa: "Nothing to say", de guitarras brillantes y estribillo de cantos en agudo y perfección geométrica. La continuación no podía ser mejor: "When I'm with you" es delicada como una pieza de nácar, melodía tan simple que parece que no tiene merito.
La briosa: "Fascination" imprime ímpetu para seguir con la preciosa: "Love is elusive".
Años noventa es lo que transpira la excitante: "Shake it off", y también aunque en un tono más informal, la herencia cronológica nos lleva a la última década del siglo XX en: "Sinking feeling"...aunque realmente sentimos aquella década en todo el disco.
Las guitarras se enervan en otro excelente tema: "Telepathic", que nos recuerda en qué consiste aquello que se dio a llamar indie y que tan hábilmente ha sido prostituido por la industria, escondiendo una demasiado repetida mediocridad en distorsiones y decibelios, nada de eso hace falta aquí.



Tras "Under her thumb" le toca el turno a la estupenda y deliciosa, pletórica de notas y sensaciones eléctricas: "Wanna be you".
Terminamos con el bonus track: "Nothing to say" que nos lleva al tema de apertura en una lectura más lírica aunque igualmente exquisita.
Otro excelente disco, el tono suave y acariciador de guitarras luminosas y voces cristalinas sigue dando buenos momentos este año, y que siga la racha.
Bandcamp de Hurry donde escuchar y adquirir este estupendo disco (y los anteriores):
https://hurry.bandcamp.com/