lunes, 31 de agosto de 2015

Ernest Ernie & The Sincerities - "Sincerely your...Greatest Hits, Vol-1" (2015)


Un nuevo aparato musical que llega a mi conocimiento por medio del fabuloso Mi Tocadiscos Dual del gran Bernardo de Andrés Herreros (pinchar).
Esta entradilla explica por si misma la conveniencia de interesarse en el disco que paso a relatar y del que podemos considerar descubridor a don bernardo, es decir: "Sincerely Yours...Greatest Hits, Vol-1" de un tal Ernest Ernie, quien se hace acompañar de la banda The Sincerities.
Este disco de tan curioso nombre es un delicioso catálogo de temas de elegante y chispeante soul de esencia retro, dotados de fina orquestación y lustrosa vocalidad un tanto vintage, querencia a ser bailados o disfrutados con un coctel en la mano, entre risas frívolas y livianos trajes de hilo ellos, y gaseosos vestidos de noche ellas, dejándose llevar por el veneno de la brisa estival.


Puede gustar más o menos la propuesta del sr. Ernie, pero difícil veo que deje aburrido a nadie en la fiesta que se organiza cuando el play da orden de empezar el lío.
Acompañado como decíamos de: The Sincerities, que aportan el sonido de base y los suntuosos coros que sostienen los temas, y una orquesta de bucólico aroma dotada de vientos y cuerdas, Ernest Ernie pone al servicio de unas composiciones clásicas su voz de bonito color y desenfadado declamar, para hacer de las mismas endomingadas coplas souleras de verano, sol y mucho erotismo y sensualidad de añejo encanto.
Suenan durante la velada vertiginosos cortes de menos de tres minutos y delirantes estribillos como: "Give it to you", "The Place to be", "Fun timers" o la campestre y deliciosa: "All tied up". tema de Ronnie McDowell aquí bastante mejorado.




Soul blanco con chispazos funk a lo Wham en: "The Doubletake", y funk más negroide en: "Work for you" y "I've got to wonder".
"Can't stay falling in love" es un soul de bailable ímpetu a lo Supremes que arrasa.
Además temas cálidos como "Out of the pack" de bello órgano sobre deliciosa melodía con Cooke en el recuerdo, o la irresistible: "Summer blonde" entre otras...y así hasta 15.




Señores que aún no se ha terminado el verano, que siempre puede ser la estación del sol mirando al espíritu y dejando de lado al calendario, recordar en invierno que este disco de los semi-desconocidos Ernest Ernie & The Sincerities puede ayudaros cuando el frío se empeñe en adherirse a huesos y alegrías, yo de momento lo disfruto ahora que esta de temporada.
Aporto enlace con la bandcamp en la que al inmejorable precio que ustedes elijan pueden hacerse con la descarga de este fabuloso disco.
https://ernesternie.bandcamp.com/

sábado, 29 de agosto de 2015

La docena de doce de..."El verano 2015"


Si, ya lo se, que aún nos queda verano, por supuesto, y no pretendo eliminar las ganas de disfrute de nadie ni hacer con este post efecto llamada a malos sentimientos de vuelta al cole ni nada por el estilo.
Aparte que ¿qué me vais a contar a mi que aún no he disfrutado de mis vacaciones?...y que cuando lo haga será ya la triste pero romántica estación del otoño.
Precisamente como aún nos queda verano, es por lo que entiendo que es el momento justo para hacer esta lista, esta docena de doce del verano del 2015 que aún tiene cosas que decir e historias que escribir.
Doce canciones que han sido habituales en mis días de curro y también de descanso, doce, una por disco. Ni son las doce mejores, ni son los mejores doce discos, ni se trata de una lista enumerada...simplemente son doce canciones que han sido publicadas este año y que por unas cosas u otras han sonado bastante en casa, en el curro o en el coche estos días veraniegos.
Evidentemente el año ha tenido otras canciones, tan buenas como estas, pero estas han tenido una mayor presencia en verano, doce como podrían haber sido más.
Bueno que no doy mas la carga, una lista más para seguir refrescando este verano 2015 que espero y deseo que os este resultando beneficioso en todos los aspectos.

- LOVE HER FOR A WHILE - SAM OUTLAW.




- THINKING ABOUT MY FRIEND - DANNY AND THE CHAMPIONS OF THE WORLD.




- NO MEMORIES HANGING - EMMYLOU HARRIS & RODNEY CROWELL.




- SUGAREE - THE SONICS.




- SHE NEVER COULD RESIST A WINDING ROAD - RICHARD THOMPSON.





- UP IN ARMS - BHI BHIMAN.




- HUDSON COMODORE - JASON ISBELL.




- SHOULD HAVE KNOW BETTER - SUFJAN STEVENS.




- THE DARK BEAUTIFULL SUN - WILLIAM DUKE.




- DEVIL IN ME - ANDERSON EAST.




- CAN'T STAY FALLING IN LOVE - ERNEST ERNIE & THE SINCERITIES.




- SILENT MOVIES - MADISEN WARD AND THE MAMA BEAR.



viernes, 28 de agosto de 2015

Bruce Springsteen - "Born to run" (1975) - Cuarenta años de sueños diluidos pero no olvidados.


Esta semana se han cumplido 40 años de la publicación de "Born to run", el disco que lanzó a Bruce Springsteen al estrellato y a la gloria rockera eterna. Cierto que estos días casi todos mis colegas se hicieron eco del tema, muchos ofrecieron sus visiones sobre el legendario Lp y otros recordaron algunas reseñas pretéritas haciéndolas coincidir con la fecha del cumpleaños, desde aquí recomendamos no perderse la aparecida en el Exilio, obra de mi amigo Chals y de la que podréis disfrutar pinchando aquí, habiendo también otras de indudable interés.
No se si en algo podré contribuir a lo apuntado por tantos, lo dudo mucho, creo que como casi todos ellos tengo en un pedestal esta obra ya inmortal del rock, lo que si puedo hacer es rememorar con todos los que deseen compartir estos recuerdos, como y cuando adquirí este vinilo, pieza de evidente importancia dentro de mi humilde colección.



Fue un mes de marzo de hace muchos años, no me puedo creer que sean tantos, cuando aprovechando la primera paga de mi primer trabajo remunerado y legal, dirigí mis pasos hacia la planta de discos del Corte Inglés para adquirir un par de Lps de Springsteen que ya tenía en casette pero no en vinilo, la reciente adquisición de un plato invitaba a un servidor a adquirir su música en el mítico formato, ignorando que tenía este dispositivo plástico los días contados, los elegidos (la compra estaba decidida desde hacía semanas) eran: "Darkness on the edge of town" y "Born to run" ambos del Boss, llevaba semanas vigilándolos casi a diario, contando los días restantes hasta la fecha de cobro, temeroso de que alguien sin la necesidad de esperar a la nómina me birlara ambas joyas.
Cuando entré a la tienda me dirigí directo al lugar exacto en el que sabía que estaban, no precisamente en el apartado correspondiente a la S de Springsteen sino en otra ubicación elegida por mi debido a su poca afluencia de público y justo al final de la fila, para que allí, lejos de la vista de mis enemigos, esperasen mi llegada.




Nunca entendí porque "Darkness..." costó casi un tercio menos que "Born to run"...la verdad es que este último era mucho mas bonito, la imagen de Bruce era la de un joven que enfilaba con su cazadora de cuero por el autopista del éxito, como un Rick Blaine rockero y victorioso en el amor de Ilsa, como un Robin Hood que disparaba riffs y versos de épica juvenil proletaria en lugar de flechas, para hacer diana en corazones femeninos y conciencias masculinas temerosas de un futuro que con veinte años es eterno. Un Robin Hood acompañado, como aquel que encarnó Errol Flyn, de su ejercito de jóvenes rebeldes, y que gobernaba en el bosque, no el de Sherwood, sino el de los árboles de metal y vidrio de la gran ciudad, de cualquier gran ciudad del mundo.
Estuvo girando sobre el plato casi recién estrenado durante meses sin parar, nunca ha dejado de girar, sigue haciéndolo en este mismo momento, mismo  vinilo...y mismo plato también...y misma emoción enganchada en las costuras de cada canción, mismas sensaciones, mismos sueños...solo he cambiado yo, hoy ya no creo que esos sueños se vayan a cumplir...
Sospecho que todos hemos sentido lo mismo cuando aquellas canciones penetraron en nuestros corazones por primera vez, las mismas intuiciones de eternidad juvenil derrapando por nuestras arterias mientras llevábamos nuestras gargantas al límite de su resistencia cantando con pasión las fogosas proclamas vitales, líricas, épicas y juveniles de aquel Robin Hood que nos arengaba a creer que el amor es real, que nos enseñaba que en el suelo helado de la décima avenida hay un lugar para el soul...incluso para el funky, aquel ciudadano del mundo que demostraba que en la árida carretera, el bohemio solitario puede sentir los latidos del amor, de la esperanza y de la juventud que ruge como un trueno estrellándose contra el crepúsculo, que la noche puede tener más luz que el día y hacer que los sueños parezcan reales, que ella es la primera, porque así debe ser ella cuando es la debutante de nuestro corazón entregado  al sentimiento en lugar de a las curvas, de que la ciudad es una jungla que puede ser un sendero o  un laberinto...resumiendo..."Born to run" creo que me (y ahora hablo de mi exclusivamente) me enseño decía, a vivir con la esperanza excitada en una suerte de vida eterna por y para el rock, el amor y la soledad compartida con unos pocos que hacen muchos, que sus canciones fueron juez y parte  de unos días de mi vida en los que todo era posible, y además parecía fácil, solo había que sumergirse en la carretera del trueno como unos vagabundos nacidos para correr en busca de asaltar, de noche, y con ella, la única reina de corazones agarrada por el talle la jungla de asfalto...



Los sueños se fueron diluyendo en la argamasa de la realidad, tal vez por no ser capaz de seguir los sentimientos despertados en aquellas eternas escuchas, tal vez porque los vagabundos como nosotros hemos nacido para sobrevivir, y ya es bastante, ya es mucho...pero como  mola recordar, como mola ver que aún estamos aquí y que "Born to run" sigue insuflando algo especial en nuestros ya no tan jóvenes corazones.
Esta semana ha cumplido cuarenta años el "Born to run" de Bruce Springsteen.







jueves, 27 de agosto de 2015

Burning - "Atrapado en el amor" (1982) - Discos en la lengua de Cervantes


Tras un concierto de los madrileños Burning en 1978 en el pueblo burgalés de Briviesca, su cantante Toño Martín conoce a Esther, una joven de la localidad de la que se enamora, desde ese mismo momento esta muchacha se convierte en la piedra angular sobre la girará la vida del intrépido Toño, este librará una guerra interior en la que las batallas seran ganadas en algunas ocasiones por las adicciones y el gusto por la vida nocturna del cantante, y en otras por el amor que sentía hacia la joven y a la hija que ambos tuvieron Penny.
Tras la triada de discos con que la banda fusiló la década de los setenta y que hicieron de los de La Elipa una banda estelar dentro del rock urbano/stoniano del país, en 1981 los problemas entre los componentes del grupo eran evidentes, las drogas y diferencias personales estaban fracturando el equilibrio de la formación, especialmente las relaciones entre Toño y el teclista Johnny atravesaban un momento dramático, siendo este último relegado a la contraportada de este cuarto Lp, compartiendo la portada Toño y Risi, que lideraban en ese momento el grupo.


Pero se podría decir incluso que es el cantante el auténtico líder de la banda, eso queda claro tras la escucha de este: "Atrapado en el amor",  título que resume los sentimientos de Toño en aquellos días como hemos contado más arriba.
Estos momentos vitales del vocalista sobrevuelan muchos de los textos de las canciones de este disco, así se evidencia en: "Loco por ti (Penny)", tema de amor de Toño hacia su hija, en la que narra los tumbos que da su vida desde su llegada al mundo, y reconoce tiernamente su amor por la niña; "No  puedes dejarme" es un tema escrito tras una de las muchas rupturas entre el cantante y Esther, tras la cual esta vuelve al pueblo con la hija de ambos; sendos temas contienen una interpretación vocal más que sobresaliente y una sinceridad casi dolorosa, aunque sónicamente se alejan del rock and roll, entrando en terrenos más baladísticos y souleros, sin demasiado rastro de los habituales influjos de la banda como Stones o Reed.



No sé si "Jugando con la noche" nos habla de una vivencia nocturna entre Toño y Esther, o si la protagonista es otra, aunque no se detecta la canallesca lujuria de otros temas en esta breve, pegadiza y hasta romántica canción.
La que no deja lugar a la duda es "Extraño en la ciudad", un tema cantado de forma magistral, con ese timbre joven, romántico, sensual y viril de Toño con el que describe su situación emocional en aquellos nebulosos días, saxo y soul de tono nocturno como ya escuchamos en "Loco por ti (Penny)", un excelente tema.
El single del disco fue la adrenalítica y gamberra "Chica de moda", buen tema que adolece en cambio de la garra de anteriores ocasiones y que no consiguió excesiva repercusión (como ocurrió con todo el disco).


El mejor tema del disco es "Hermano", única aportación en solitario de Risi y que narra la vida y muerte de un traficante, callejera y apasionada, muy sentida como acostumbraba Risi en sus temas.
Poco o nada más se puede comentar del resto del disco, temas prescindibles cuando no olvidables como: "Baila", "Policía sideral o guerrero estelar" y "Motor Love".
Este disco, bastante inferior a la tripleta aludida de finales de los setenta, tiene el interés de reflejar de forma desnuda y cruda la situación del grupo, o más exactamente de Toño Martín, quien tras la publicación del mismo abandonaría la banda en busca de una vida lejos de los focos de los escenarios y los clubs nocturnos, a la caza de una existencia como padre de familia junto a su mujer y su hija, desgraciadamente para el bueno de Toño su naturaleza no le dejó, le traicionó una vez tras otra llevándole a la muerte un mes de mayo de 1991 víctima de sus adicciones, dejándonos para siempre uno de los cantantes mas sublimes del rock español, siempre nos quedará este disco y especialmente los tres primeros del grupo.

martes, 25 de agosto de 2015

The Sonics - "This is The Sonics" (2015)


Ha tenido que llegar el mes de agosto para que las canciones del último disco de los míticos The Sonics salgan del estado de "en espera" al que las tenía sometidas desde que el álbum fue publicado allá por el mes de marzo, bueno mas vale tarde que nunca, tirando del tópico.
Y no será porque lo que por diversos medios llegaba a mi conocimiento no fuese provocador de romper ese silencio al que estaba condenado este "This is The Sonics", pues creo que en estos meses no he leído ni escuchado comentario negativo alguno a propósito de este cuarto disco de la banda garajera por excelencia, todo lo contrario.
Pero finalmente ha llegado, el ambiente bochornoso que dejaron los calores del pasado mes de julio se ha visto refrescado este agosto con las canciones de los norteamericanos, que han puesto en funcionamiento, una vez más, ese vertiginoso ventilador de aspas que es su música.


Sin dar la más mínima tregua al relajo, no consintiendo que los años transcurridos desde aquel referencial "Here are The Sonics" puedan dejar en mal lugar a la formación, que se muestra inasequible a la cronología temporal, demostrando que la música nace del corazón, de la actitud, y en muchas ocasiones de la piel o las vísceras, los miembros supervivientes de aquellos sesenta: Gerry Roslie, Larry Parypa y Rob Lind se alían con el más que oportuno productor Jim Diamond para fabricar este disco de arrebatador rock&roll revival, infectado con el impertérrito sonido garajero propio de ellos, y mucha metralla soulera y bluesera.
Todos los temas son adrenalíticos, urgentes y agitados, los riffs suenan crudos y salvajes como si fuesen adolescentes los que rasgan las cuerdas, los saxos parecen reventar y las bases rítmicas se muestran taquicárdicas, temas que llegan, gritan, rugen en la voz que parece bañada por el zumo del Santo Grial de Roslie y tras apenas tres minutos se van dejando el campo devastado a su paso.
Las primeras distorsiones que se enrollan con el golpeteante piano para crear el explosivo "I don't need no doctor", con efervescentes coros en el estribillo y solazo de saxo, ya nos ponen en la orbita de lo que nos espera.


Mas guitarras y suntuosidades sónicas, piano desquiciado y mucho blues hasta llegar al frenético estribillo de "Be a woman", tema que parece a punto de explotar.
Mas contaminación sónica en "Bad Betty" con vientos incandescentes y percusión desaforada, y "Sugaree" es Litttle Richard llevado al extremo, forzando el motor y llevando las teclas al punto de ebullición, con solo de guitarra anárquico y despótico...
Dos versiones impepinables de "You can't jude a book by de cover" del enorme Bo Didley nos lleva a los cincuenta con un saxo definitivo y "The hard way" mantiene el espíritu de Kinks en su fibra pero las guitarras rugen como condenadas al averno y el sonido es carraspeante y feroz.



Y suma y sigue con "Leavin here" de febriles vientos y mucho existencialísmo sónico, además de una armónica maldecida, y "Look at little sister" y "I Got your number", y...


No sigo con más temas, descubrirlos, bailarlos, sudar con ellos, contaminar almas y espacios y alucinar con la eterna juventud de una leyenda llamada The Sonics, que ha sorprendido con un disco juvenil tras 35 años de silencio, haciendo cierto aquello que decía mi tío de: "Rock & Roll can never die".

domingo, 23 de agosto de 2015

Los domingos photosong - Radio Futura - "El canto del gallo"


Ya estamos en Aste Nagusia, primera noche y primera mañana, ayer la cosa se lió un poco y esta claro que la edad pasa factura en el desayuno, pero Aste Nagusia es una vez al año y no es cuestión de andar regateando a la vida.
El verano y sus fiestas han sido descritas en multitud de canciones, pero yo siempre me he quedado con una, la que describe la visión del músico ambulante que pasa por las fiestas ofreciendo su arte a un personal que no siempre le trata como seria de esperar, la visión triste del artista incomprendido en medio de la algarabía, es una canción de tristeza mas que de alegría, pero con ese poso de esperanza porque cuando canta el gallo empieza otro día...sigue la vida y empezamos de cero.
¡Feliz domingo!!!


sábado, 22 de agosto de 2015

"Badator Marijaia" - Empieza la Aste Nagusia!!!


Empieza la Aste Nagusia!!! Hoy mi Bilbao se pone el disfraz de fiesta y los que aquí moramos nos echamos a la calle para disfrutar de la vida y de la villa, por unos días los bilbaínos y bilbaínas de bien intentaremos convivir con nuestro botxo y con nuestros vecinos en feliz hermandad, la idea es olvidarse de rollos y por unos días dejar que el espíritu lúdico y hedonista de Marijaia sea el que guíe nuestros pasos, que las malas hostias volverán (esas hijaputas siempre vuelven) y que cuando nos las echemos a la cara las podamos decir aquello de "que nos quiten lo bailao..."
Este tema de Kepa Junkera se ha convertido en santo y seña de estas fiestas y aunque nunca fue demasiado de mi agrado, con los años me he rendido a la evidencia de que mis paisanos lo aman y he terminado claudicando, este año lo pinchamos en una versión nueva.
Estáis todos invitados a pasar por Bilbo...¡vais a flipar!!!
¡Gora Bilboko Aste Nagusia!!!