lunes, 27 de abril de 2015

Buddy Miles - "Them Changes" (1970)


Los lunes no suelen ser fáciles, yo al menos soy de los que no lleva bien el dichoso día, si encima, como pasa hoy en Bilbao, esta lloviendo...peor.
Pero como no es cuestión de venirse abajo y la vida sigue, es lo suyo reponerse y mirar al frente con las sensaciones mas optimistas y enérgicas posibles, y si es necesario ayudarse de algún estímulo, pues adelante. Y ¿qué mejor estímulo que la música?.
Para un día tristón como hoy había que elegir con tino, un vistazo rápido a los discos y ¡Voila!!!... aparece el elegido, el oportuno ante mis ojos...El calenturiento y divertido: "Them Changes" que en 1970 grabase el sin par Buddy Miles.
Demostrada su grandeza desde la banqueta de las baterías que dieron latidos a la Electric Flag de Mike Bloomfield o a la Band of Gypsys de Jimi Hendrix, decide formar su propia banda, y tras un par de lanzamientos discográficos llega este definitivo: "Them Changes" que esta dando calor, luz y vitaminas a este plomizo lunes de finales de abril.
Producido por el propio Miles con la ayuda de Steve Crooper y Robin McBride, se hace rodear de una banda de esas de impacto, formada por Chalie Karp a la guitarra, Bob Hogins al órgano, David Hull al bajo y una impecable sección de vientos, además de unos impagables coros, se queda el de Omaha sentado a su batería y dando voz a los ocho cortes que rellenan los surcos de este artilugio.
Dominado por el funk, dotado en ocasiones de sensaciones rock y soul, se trata de un disco cargado de temperatura y color, nada de sombras o tonos oscuros se impone ante una luz cegadora de intensa y golosa sonoridad y riqueza orquestál.
Combina el traclist cortes compuestos en su totalidad o con ayuda por el propio Miles, y temas de otros artistas, destacando la enorme versión que realiza del clásico de Neill Young: "Down by the River" al que dota de una sonoridad profunda y encendida, de racial tono y guitarras de esencia lisérgica.
También revisita con éxito el excelente tema de Gregg Allman: "Dreams" aparecido en el disco homónimo de The Allman Brothers Band de 1969.



Tres temas llevan la firma del gran baterista, empezando por el corte que da titulo al disco, un encendido tema dominado por unos febriles sonidos de vientos y un bajo de sinuoso trotar, todo dotado de un inquietante ritmo funk, bailable, y delirante; felizmente cantado con energía, un tema que hace olvidar el lunes y la lluvia.
"Heart's Delight" es un melódico tema de tintes funk-soul que además del dorado color de los vientos cuenta con una dulce interpretación vocal, un tema intenso y hermoso.
Culmina la actividad compositora de Miles con el instrumental: "Paul B. Allen, Omaha, Nebraska", de incisivo órgano y estimulante sonoridad rica y sutil en guitarras y excelente en percusión.



El disco lo finiquita una breve pero inquieta revisión del tema tradicional que popularizara Otis Redding: "Your Feeling is Mine", soul de alto octanaje.
Se completa el tracklist con la preciosa balada acústica escrita por su guitarrista Charlie Karp titulada: "I Still Love You, Anyway" que sobre un fondo acústico es cantada con sentimiento y encendida elegancia.
Y damos carpetazo a los temas de este gran Lp con la canción de Rufus Thomas: "Memphis Train", un funk de libro, bailable e intenso que corre como el pecado en las calientes noches del sur, una gozada.



Hay discos que resucitan muertos, o lo que es mas difícil, animan lunes lluviosos, este es uno de ellos, tanto es así que la lluvia que ahora cae y que observo a través de la ventana parece que esparce gotas de colores en lugar del aburrido y triste incoloro del agua...milagros que oficia el funk-rock-soul de este maravilloso disco.

domingo, 26 de abril de 2015

Los domingos photosong - "Might Have To Cry" - Boz Scaggs


Últimamente vengo observando que al personal le (nos) ha dado por hacer fotos de nuestros tesoros disqueros y colgarlos en las redes sociales, me parece una bonita manera de compartir un disco chulo, de esos que nos ilusiona y un poco también, enorgullece poseer, de esos vinilos que amamos y no solo por las bellezas que sus surcos esconden, también por el valor físico del artilugio, lo bonito de su portada, lo placentero de su tacto o lo sedante que resulta observarlo...
Mucha gente utiliza el photoshp para embellecer aún mas su cuerpo (o para arreglarlo un poco en el peor de los casos), yo he pensado aplicar esta técnica en embellecer los domingos, alegrarlos y haceros cómplices de algunos temas que me gustan e ilusionan, otra escusa para acercaros una canción y compartirla en dominical relajo, a la canción acompañará una foto doméstica del disco en el que esta habita.
Y aunque la idea es que el post aparezca por la mañana, hoy como primer prueba de este experimento será la excepción y lo colgaré a la tarde, explico el porque.
Esta mañana he ido a pasear y mirar discos al mercado que en Zorrozaurre, a la orilla de la ría se celebra en Bilbao el último domingo de mayo en Pabellón nº 6.
Como siempre no me he podido resistir y he adquirido, a buen precio ciertamente un par de vinilos, uno de ellos, este de mi idolatrado Boz Scaggs, la virgueria Morrisoniana que grabó en 1972 y que tituló: "My Time". Y la cara A la cierra un soul bellísimo titulado: "Might Have to Cry" que quiero que de inicio a este intento de fotografiar los domingos con carátulas y canciones.
Espero que sea de vuestro agrado y que os resulte entretenido.
Feliz domingo.



sábado, 25 de abril de 2015

Days N' Daze - "Rogue Taxidermy" (2013), Folk+Punk para curiosos...

Prácticamente de casualidad me tropecé hace un tiempo con estos tipos denominados Days N' Daze, y que practican un folk-punk bautizado por ellos mismos como: H-Town Thrashgrass.
La banda la forman en 2008 Jessee Sendeja, cantante, guitarra, banjo y acordeón y Withney Flynn cantante, trompeta y ukelele con la intención de iniciarse como dúo, progresivamente se van uniendo más músicos a la formación, incluyendo instrumentos tan singulares y sorprendentes como la tabla de lavar que toca Meagan Michelle.


Sea como fuere, el grupo lleva 11 grabaciones repartidas en 6 álbunes propios y otros 5 splits junto a otras formaciones, como la recién publicada junto a Night Gaunts, todos ellos auto-financiados y producidos por ellos mismos, realizan numerosos conciertos por USA y Canadá, y tienen proyecto de girar por Europa el próximo 2016.
En sus canciones abordan temas tan tortuosos como la política, vista desde un ácido prisma, el terrorismo o la ecología, conceptos que tratan sin pelos en la lengua y con dirección opinacional clara y afilada.
Como muestra podemos concentrarnos en el disco que en 2013 lanzan al mercado con considerable y sorprendente recibimiento positivo, y en algunos casos entusiasta, este: "Rogue Taxidermy", cuya escucha recomiendo aunque solo sea como un ejercicio de curiosidad, que lo mismo se convierte en algo más.


Lo que a primera vista puede parecer una gamberrada propia de unos inadaptados, resulta ser, cuando dejas que suenen los temas que componen el Lp, unos temas de base folk que en muchos casos cuentan con la vocalidad y actitud propia de punks indignados gritando su verdad y exponiendo sus exigencias a un mundo injusto que ven desde una postura inconformista.
Pero no todo es rabia y anarquía creativa, también hay canciones que se ven endulzadas por instrumentos de viento (trompetas principalmente), dando resultado a un folk con sensaciones reagge e incluso ska, en este caso destacan: "Fuck it", "Muddy Knees", con aroma country gracias a una harmónica, se trata de un adrenalítico y epiléptico tema cantado por Withney y que vuela como el veneno por las arterias. No menos arrítmico es: "Call in the Coroner", con ambos fundadores escupiendo el texto osado de este tema
En similares parámetros se mueven: "Misanthropic Drunken Loner", "Day Gaunts" o "1984",
Pero también nos encontramos cortes mucho mas apegados al folk tradicional, aunque siempre con esa impronta respondona y enrabietada de actitud punkarra, aquí pueden sorprender temas como la cuasi jazzistica y vintage: "Fate of a Coward" con intervención de Jessica Flynn. También la tabernaria: "Tarnished Ol' Photograph", la frenética "Goodbye Lulu", o la última del disco, la soleada: "Post Party Depression".





Por encontrar, nos encontramos con un vals, muy personal eso si, en el instrumental de infinito título: "Dazed From the Dazzle of Decadence and Constantly Reminded of Death".
El punk mas evidente e infeccioso aparece en la primera del disco: "Rockabilly Imprending Deathfuture", un tema directo, de rotunda acometida y feroz vocalidad, también en "Remnants of What People Used to Be", en este caso con sensaciones countrys en su contaminada fibra, con banjos incluidos. Rabia y frenesí en la vertiginosa: "Perfectly Disfunctional".
Folk tradicional con ese sello que repiten, pero de bonita melodía (no es el único momento de bonitas melodías del disco): "DBS Out" y un momento romántico y acariciador con la bonita balada de crepuscular sentimiento, con la voz de Withney y los silbidos de Jessee titulada: "Blue Jays".




Un grupo que merece la pena, al menos conocer, creo que puede sorprender, a mi me ha sorprendido y debo decir que gratamente, practica un punk+folk que recomiendo a todos aquellos que pequen (como servidor) de curiosos...
Ah! aporto bandcamp de la banda, mas que generoso en precios, este disco en concreto cuesta la millonada de 0,50$, poco se pierde.
https://daysndaze.bandcamp.com/


viernes, 24 de abril de 2015

Robben Ford - "Into The Sun" (2015).

El pasado año Robben Ford publico un disco realmente excepcional, su título: "A Day in Nashville", con este trabajo me convencí de que el californiano no solo es uno de los más grandes guitarristas de las últimas décadas, sino que además se trata de un notable cantante y compositor que viene desarrollando una sobresaliente carrera que ya cuenta con más de treinta discos, tanto en solitario, como con diversas formaciones.


Perteneciente al nutrido grupo de artistas injustamente tratados por la industria, y también por la crítica que prefiere fijar sus ojos en músicos mas resultones, que dan mejor en cámara para decorar los reportajes fotográficos que acompañan sus reseñas. No obstante, este veterano artista, con el transcurso de los años y gracias a sus innumerables demostraciones de clase, se ha afianzado como un reputado guitarrista que domina los rudimentos del blues, pero también del rock o del jazz con virtuosismo y elegancia. Hoy podemos decir que estos años y experiencias han hecho de él un notable cantante y compositor, como ha demostrado con sus últimos trabajos, en especial en el ya citado de 2014.
Por todo lo dicho no es de extrañar que esta grabación fuese esperada con expectación por un servidor, siempre ávido de escuchar elegancia en los pellizcos eléctricos a las cuerdas a lomos del corcel estilístico que toque, ya sea blues, soul, rock, jazz, funky...y ¿saben qué?...que un poco de todo esto nos encontramos en este: "Into The Sun" que hace ya varias semanas que vió la luz.


Para su puesta de largo en las estanterías de las tiendas, Ford comentó que era el mejor trabajo de su carrera, una frase demasiado manida y no siempre afortunada, que no pega demasiado con la personalidad de nuestro protagonista, normálmente caracterizado por la discreción, también afirmó tratarse de un álbum optimista y luminoso, y en esto si que estoy de acuerdo con el autor del mismo, aquí nos encontramos con ritmos más vivos y colores más chillones en las canciones, todas adornadas por la exquisita guitarra de Ford, pero dejando lugar a otros recursos sónicos que redondean un sonido homogéneo y elegante, para completar un disco variado, que no es un muestrario de punteos como ocurre con los virtuosos del instrumento rey en demasiadas ocasiones.
Con producción de Niko Bolas y composición del propio Ford, el disco cuenta con importantes y oportunas colaboraciones, así  en "Justified" cuenta con la voz personal y bluesera de: Keb' Mo' y la pedal steel guitar de: Robert Randolph.
La joven y prometedora voz impregnada de blues de: ZZ Ward acompaña los quejidos de la guitarra de Robben en la estupenda: "Breath of Me".
Otro maestro en el arte de quemar mástiles como Warren Haynes hace cobertura a Ford en el funky ácido y sinuoso titulado: "High Heels and Throwing Things".
Un gurú de la slide guitar como Sonny Landreth acompaña al firmante del trabajo en la más campestre y americana: "So Long 4 U" que viene además marcada por un piano y una cálida melodía.





Finaliza disco y colaboraciones con: "Stone Cold Heaven", un soul con tintes funkys en el que Tyler Bryant pone su talento sureño al servicio de un bailable corte de excitantes coros femeninos que finiquita de forma brillante el Lp.
En solateras, con una excepcional banda estable eso si, podemos disfrutar de la hermosa y acariciante: "Rose of Sharon", la ardiente y bailable: "Day of the Planets", poderosa y vitamínica.
"Howlin' at the Moon" es un ronco tema sureño que combina blues con un sordo sonido de guitarras mas folk y un encendido estribillo al que se asoman excitantes voces femeninas.
Optimista y fresco corte de ritmo encendido y melodía digerible que cuenta con deliciosas guitarras el fenomenal: "Rainbow Cover".
Funky elaborado y denso, de viscoso muro sónico y percusión metálica en: "Cause of War" con apariciones de hammonds de cítrico sonar, y para finalizar el blues-rock de guitarras y ritmos sincopados, armónicas y aire fronterizo de: "Same Train".




No se si este es el mejor disco de Robben Ford, superar el del pasado año era casi una hazaña, si este "Into The Sun" no lo consigue si se puede decir que poco le falta, no se trata de comparar, mas oportuno parece congratularse ante este trabajo, ciertamente estupendo que nos ha vuelto a regalar ese extraordinario guitarrista, cantante y compositor que es Robben Ford.

jueves, 23 de abril de 2015

Sufjan Stevens - "Eugene", como un grito de horrible belleza en medio de la noche


Eugene es un lugar sito en Oregon donde el joven Sufjan Stevens pasaba sus veranos, allí nos transportan de forma metafísica las primeras estrofas de este tema, poco a poco el tiempo, que pasa a toda velocidad por las cuerdas de la guitarra como si de un tren mono-raíl se tratase nos sitúa en el fallecimiento de la madre de Sufjan, termina este viaje musco-temporal en un presente dominado por la tristeza que provoca el recuerdo, la depresión de lo que se queda sin hacer, sin decir...la pena de lo que ya no volverá, aunque Eugene siga allí, en Oregon, Sufjan ya no pisará su tierra con la misma firmeza, con la misma vida y luz en la mirada...y él lo sabe.
Estados de depresión que se mezclan con el dolor, la dama de blanco arrebatando el aliento a los que se quiere, el recuerdo de un tiempo en el que el pasado aún no imponía leyes ni condiciones, y el futuro era un túnel al que aún no se le vislumbraba la luz de la salida y no provocaba temor ni sugería cuentas atrás en torno a la duración del trayecto, pánico al momento cada vez mas cercano de alcanzar la luz.


Pueden parecer sentimientos oscuros, envueltos en la niebla de la pesadumbre, pudriéndose y desprendiendo la peste del desconsuelo, el hedor de lo irremediable, el ácido gas venenoso de lo que se teme por resultar desconocido y que provoca picor en ojos y cosquilleos en tripas.

Sufjan canta a todo esto posiblemente para espantarlo, para alejarlo...no se si lo consigue, lo que si sé es que esta noche, en la soledad de la guardia nocturna, con el cuadro de control ante mi, frió, con multitud de luces que no iluminan nada que no sea la normalidad del mecanismo interno insensible y abstraído de vida, cuando los minutos de van desplomando como la mermelada cae, viscosa, a duras penas, lentamente por el borde de la cuchara olvidada tras el desayuno, en esas horas en las que los pájaros del monte duermen, el río parece haber postergado su discurso para cuando el sol ilumine el brillo de sus labios de agua dulce, de pronto el viento sacude las ramas de los árboles causando caricias, el sexo de la naturaleza ante mi sin sentir pudor...en la soledad que impone la oscuridad y el temor, soledad a cambio de euros...en esos momentos de silencio, siempre tan asociado a la mentada soledad, esta noche, una más, como cualquier otra...¡no!!! como cualquier otra no, esta noche el radio cd que siempre suena tan mal, ha repetido una y otra vez, con voz limpia las penas, los recuerdos y la depresión de Sufjan Stevens, gritándolas al mundo dormido de la madrugada, consiguiendo que mis minutos, esos de confitura de melocotón, vuelen, que fuesen como agua desprendiéndose por el interior de una cueva en madrugadas de deshielo, que el silencio se parta en dos, atravesado su corazón despiadado por la voz y la guitarra de Stevens, que la belleza, la horrible belleza de tan dolorosos sentimientos se travista de belleza para gritar en medio de la noche que aún estamos vivos, que saldrá el sol y que merece la pena poner la epidermis a merced del mundo, aunque solo sea por llorar bajo el influjo mágico y hermoso de canciones como "Eugene", para estremecer corazones ensordecidos por el chillido de horrible belleza que en medio de la noche, que esta noche ha provocado esta belleza sin par que habla del mundo, de la vida, la única que tenemos.



miércoles, 22 de abril de 2015

Diamond Rugs - "Cosmetics" (2015). - Bacanal rockera!!!

Me resulta obligatoria la mención por enésima vez del blog del señor Johnny JJEspacio WoodyJaggeriano, océano de variada fauna en cuyas aguas he pescado este disco y también a la formación que lo ha grabado (consultar la crónica de Johnny aquí). Últimamente este mar de experiencias artísticas empieza a ser auténtico vivero para el que suscribe, pues me veo alimentado por su plancton en no pocas ocasiones,una suerte contar con tan estupendo espacio de aprendizaje y entretenimiento, abierto además al debate, y que recomiendo sin sombra de duda.


Esta superbanda formada por el líder de los excelentes Deer Tick: John McCauley y el teclista de estos mismos: Robby Crowell, a los que se unen Steve Berlin de Los Lobos o Ian St. Pee de The Black Lips entre otros, acometen con este "Cosmetics" su segundo disco, una auténtica lujuria musical desarrollada en una (supuesta) animosa y encendida cama redonda en la que las melodías, perfectamente construidas y sutilmente perfiladas, ofician de víctima propiciatoria de la gang-band que en este lecho se oficia, y en la que intervienen de forma decisiva y activa, un rock que nunca sonó tan soulero, un soul que nunca rockeo tanto, un son garajero que busca diversión en la orgía, e incluso un punk Ramoniano que intenta pasar desapercibido en la ceremonia, pero que termina sucumbiendo ante el desparrame de energía y buen rollo que se desprende de la fiesta orgiástica que supone la libre y desenfadada escucha de este artilugio, imposible no sucumbir a sus encantos lascivos y a sus tentaciones tabernarias.


El colchón se empieza a estremecer desde las primeras acometidas de vientos y fresco desparpajo con descarada intervención de teclas de: "Voodoo Doll".
Estos sonidos ventosos y souleros continúan en "Thunk" de arrebatadora melodía popera y guitarras rugientes y ochenteras, también el rock determinantemente confabulado con el soul de "Meant To Be" deleita con vientos y frescura a raudales de deje pub.



En la pieza que cierra el disco volverán los instrumentos dorados con fuerza y escoltando unas furiosas guitarras en la de Lennoniana vocalidad: "Motel Room".
Fluida y vigorosa, rítmica y entusiasta: "Couldn't Help It" con incursiones de violines; "Live and Shut it" es un pop de etiqueta, al igual que la mas descarada y saltarina: "So What", sin desasirse del pop de elegante porte: "Killing Time" nos retrotrae a ambientes londinenses de local del downtown.
En "Blame" un fraseo de viejo cuño nos conduce a bordo de un buga cincuentero sónicamente conseguido, y densidad orquestal en la imponente: "Clean" con invitaciones al recordatorio de otrora experimentales formaciones como: Troggs e incluso VU.



Y la volátil melodía de "Ain't Religion", con ritmo sencillo pero determinante, guitarras que aparecen como levitando empujadas por el aire de un órgano termina este repaso,  un tema magnífico.
Si alguno de los lectores tiene ganas de rumiar penas, llorar desamores, o auto infligirse castigo por el motivo que sea, no le recomiendo la escucha de este álbum, si lo que pretende es unirse a la orgía de lujuriosos sentimientos de frivolidad y hedonismo musical...¡adelante!!! este discazo oculta entre las sabanas de satén que lo envuelven las sugestiones que busca, y aseguro que no se verá decepcionado.

martes, 21 de abril de 2015

Doctor Divago - "El Loco del Chándal" (1997), Discos en la lengua de Cervantes.


Después de varias semanas sin traer a este espacio al Doctor Divago, que tampoco es cuestión de dar la carga al personal, vuelven con un disco recién descubierto por un servidor: "El Loco del Chándal".
Grabado en 1997, producido por José L. Shipley y Dani Cardona y con un total de 15 temas, debo confesar que me ha sorprendido, no por la calidad de sus canciones que era algo que me esperaba y que tras las correspondientes escuchas puedo asegurar de que acerté en el vaticinio, lo que me ha sorprendido es la similitud sónica con lo que la banda de Manolo Bertrán ha venido facturando una vez acometido este siglo XXI, pues me es grato comprobar que ya en el tercer disco del grupo se puede observar sin asomo de duda que los cimientos sónicos y literarios de la formación ya estaban extendidos y habían forjado, lo que esplica la solidez que actualmente caracteriza a Doctor Divago.
Indiscutiblemente el grupo y su música ha ido madurando y haciendose mas sólida, mas rellena de matices, pero no mejor que la que en aquellos 90s ya adornaba este sensacional album.


Ya se observa la seriedad y personalidad de los textos, también las influencias en el sonido del pop patrio de los sesenta y los dejes de grupos ochenteros como Gabinete Caligari y desde luego 091.
También el talento para la confección de melodías con gancho y elegancia se dan cita en los surcos del vinilo, en resumidas cuentas, que no se me ocurren demasiadas cosas que mencionar de la banda valenciana en aquellos tiempos mas jovenes que pudiesen serles achacadas, salvo una tal vez mayor frescura debido sin duda a la juventud, que en nigun caso bisoñez de: Manolo, Chumi, Asensio, Agustín y Manolo Contreras que eran los que entoncés alimentaban la formación.
Permitirme destacar en primer lugar la versión, estupenda, del clásico de Lone Star: "Mi Calle", que como muy bien apunta don Jesús Ordovás en el indispensable documental: "Los Tontos Buenos tiempos" demuestran, rescatando este gran tema, su buen hacer, su querencia y su buen gusto, interpretandola en Ipop en 2006 y versionadola en 1997 en este disco.



También Ordovás destaca el sentido del humor que se desparrama en las letras de este disco y preguntandose, como hago yo, ¿quien será este tipo del chándal?...lo mejor escuchar este fenomenal corte:



Pero además es imposible no destacar la raspante sonoridad de tintes blues y sugerente texto de la inicial: "En la Ropa Interior de Mamá", la extraordinaria: "Clínica del Alma en Navidad", una de mis favoritas sin duda.


Realmente extraordinaria me parece: "De Lunes a Domingo", un rock sesentero de encantadora melodía y aire vintage, adornada con violines y la armónica impenitente de Chumi, gran tema. Como también lo es la rockera: "A la Vez" de arenosa vocalidad y guitarras carnosas. Estas y "El Vertiginoso Atleta Moral" de irresistible ritmo y elocuente texto forman el nucleo duro del Lp.



Esto no quiere decir que el resto de cortes sean cosa baladí, además del anárquico y cuidadosamente desordenado sonido de guitarras y armónica del instrumental "Peter Parker Blues", nos podemos solazar con la bonita melodía de: "Yo no Castigo a mis Animales Poniéndoles Nombre", la balada que de repente sorprende con percusiones samberas de la extraña: "Atado a una cadena" de excelente letra o la magnífica: "Un Billete de 2000 (En Otra Canción)", tema muy marca de la casa.
La histriónica sonoridad catadrióptica de: "El Ascensor" y el rock alegre y luminoso de: "Policías y Angeles de la Guardia" de frenético ritmo y sección de viento soulera y metálica completan junto al reprise de "De Lunes a Domingo" este extraordinario disco.
Con este Lp, El Divago se hace mayor, resuelve sus dudas y da inicio a lo que esta claro que es una de las discografías mas regulares, coherentes y sobresalientes de cuantas adornan la historia pop-rockera de este pais, me alegra seguir celebrando este legado con la vista puesta en el fin de semana último de mayo cuando les tendremos en Bilbao...Coninuará...