domingo, 5 de julio de 2015

Los domingos photosong - The Doors - "Roadhouse Blues"


Como todos sabéis el pasado viernes se cumplieron 44 años de la desaparición de Jim Morrison, el Rey Lagarto es hoy en día un icono musical y también porque no decirlo, estilístico, comercial y reclamo de modas camiseteras y discográficas.
Su ausencia dejo un hueco en un modo de expresar que ha sido imitado pero no igualado, su sello fue genuino y en cierto modo intransferible.
Pero a un servidor lo que le interesa realmente es su legado musical, sus discos y canciones al frente de The Doors, aparte de una biografía excesiva en la que la velocidad hizo frente común con los desvaríos y los abusos para encontrar una muerte prematura, firmando eso si, un papel protagónico e inapelable en la historia.
Hoy recordamos su vena mas bluesera en este legendario tema correspondiente a "Morrison Hotel", penúltimo disco de la banda y uno de mis favoritos.





viernes, 3 de julio de 2015

Bruce Springsteen - "Greetings from Asbury Park, N.J." (1973).- Obras menores de artistas mayores


Hace un par de fines de semanas, mientras el amigo Savoy Truffle y un servidor mojábamos gaznates, alimentábamos buches, y pateábamos adoquines por las calles de los bares de Gasteiz en el pasado ARF, comentábamos todo tipo de cuestiones disqueras y concierteras...¿como no  iba a salir a relucir la figura de Bruce Springsteen?, que si sus discos, que si "The River", que si los últimos años, que si tal o cual concierto...y claro, sus inicios. A propósito de los discos de sus primeros años recordé esta sección a la que no acudo demasiado de: "Obras menores de artistas mayores" y ambos pensamos que el disco debut de Bruce podía encajar bien en la misma, me comprometí a acometer la labor de dedicarle unas lineas entonces, y aquí estamos en ello.
Antes de "Born to Run", de los conciertos multitudinarios, de las portadas de Newsweek o Time, antes incluso de la E Street Band ya existía Bruce Springsteen.
Se trataba entonces de un joven con el ímpetu de un rockero y los ademanes de un songwriter, un chico que necesitaba contar sus historias para que estas no reventasen las costuras de su sano y fuerte corazón, por ello viajaba en autobús durante horas de punta a punta de su ciudad para actuar en diferentes locales, de aquellos viajes, de aquellos días salieron canciones, temas que fueron gestados para alimentar surcos de plástico y emocionar, y sorprender a una generación que empezaba a escuchar música sin esperanza de sorprenderse, con el piloto automático encendido.


Finalmente tras varias presentaciones, después de convencer a mánagers y empresarios de que él no era un songwriter sino  un frontman, el jefe de una banda de rock and roll, consiguió que Columbia le hiciese un contrato y le abriese la puerta de los estudios 914 Sound Studios de New York para grabar, con la producción de Mike Apple y Jim Cretecos, el primer álbum fruto de aquellos días de actuaciones tabernarias y viajes en autobús sorteando los rascacielos de la jungla de asfalto.
Acompañó en el proceso al joven futuro Boss una banda de bastante fuste para las pretensiones y posibilidades iniciales de aquel osado joven semi-desconocido, no era la E Street Band pero sin duda en la gestión de este debut se cimentaron los pilares que sostendrían la futura y legendaria formación, allí estaban ya: Danny Fredericci, Garry Tallent y Clarence Clemons, ninguno de ellos necesita presentación oficial, Clarence y Danny ya no están con nosotros pero hasta sus últimos tiempos acompañaron al Boss, Garry sigue haciendo vibrar su bajo junto a Bruce.
Además la grabación contó con David Sancius a los teclados o Vini 'Mad Dog' Lopez a la batería.


El Lp esta compuesto por nueve cortes de evidente calidad compositiva, pero con una producción que les quedó un poco cruda, era el sonido de Springsteen, tenía la esencia de él, su espíritu estaba en las corcheas que forjaban la estructura melódica de los temas, y sus letras ya contenían la verdad  épica hoy mítica de Bruce, ¿que fallaba?...el toque genial en la cocina, el resto de la banda y la experiencia de haber cocinado el plato mas veces, ordenar el popurrí de estilos que pugnaban por sobresalir, una lucha que seguramente el autor de las canciones desconocía entre el soul, hoy evidente pero entonces sospecho que escondido, el rock, el folk, y cierta sofisticación callejera y proletaria de vaqueros y camisetas que nunca se había manifestado hasta entonces, contienda que cuando fue resuelta y firmada en armisticio, dió lugar a tratados gloriosos e históricos como: "Born to Run", Darkness on the Edge of Town", "Nebraska"...que os voy a contar.
Pero el despliegue de canciones que contiene este disco no es cosa baladí, como digo, con momentos a falta de especias o de una cocción mas exacta, pero canciones como: "Blinded by the light" de irresistible estribillo y guitarras de esencia urbana y garitera,  o la espectacular y premonitoria de futuras baladas al piano: "Growin' up".
Primeras épicas románticas con el folk iniciático en la formación del joven Bruce muy presente en "Mary Queen of Arkansas", y el piano de nuevo haciendo acto de presencia en un recuerdo a aquellos autobuses que fueron forja de un rockero para la asfáltica: "Does this bus stop at 82nd. street?".
Emoción, amargura y poesía que avisaba de que en el pecho de aquel chico había algo mas que huesos, magnífica: "Lost in the flood".



Otra balada interior y apasionada es "The Angel" y "For you" es un tema elegante y muy urbano, de acera y semáforo.
El soul aparece con el viento y dosis de Clarence en la gloriosa: "Spirit in the Night", y el fin de fiesta es la repanocha: "It's hard to be a saint in the city", un corte en el que esencias sureñas se mezclan con el folk inhalado de las horas de escuchar los discos de Pete Seeger, Woodie Guthrie o Bob Dylan, mi favorita y una absoluta maravilla.



Apenas 25000 señores/as se interesaron por este disco, pocos, muy pocos, pero sirvió de mucho, fue imprescindible para saber donde están los cacharros necesarios para hacer un buen guiso, los pinches mas solícitos estaban a punto de aparecer para currar ante los fogones y la vida daba margen para vivir, que es el principio indispensable para crear.
Estaba empezando a formarse un artista que las siguientes dos décadas sería imprescindible para esto que tanto nos gusta que es el rock, este comienzo es un disco que siempre he pensado que grabado diez años atrás hubiese sido diferente, pero aquí ya es bueno, aunque un poco crudo.
Dedicado a mi amigo Savoy Truffle como recuerdo del ARF/2015 que disfrutamos como enanos.

Roxy Music - "Manifesto" (1979)


Roxy Music es una banda que durante las últimas tres décadas ha estado yendo y viniendo en mis escuchas, lo mismo me he pasado semanas escuchando sus discos compulsivamente que he pasado meses e incluso años sin escucharlos.
Cuando los conocí, fue el álbum "Avalon" el que me engancho al glamouroso modo de ver la música de Ferry y compañía, me gustó el grupo desde el principio, siempre me hizo sentir un 'no se que' de artificial postmodernidad, como una trascendencia vanguardista que enarbolaba mi snobismo intelectual, que me hacían sentirme un dandy interesante y distante como Bryan, como los maniquíes que bailan en la portada de "Manifesto", y eso con 15 años, pues que quieren que les diga, tiene su aquel.
Fueron pasando los años y este sentimiento tan idiota se fue difuminando, pero la música de los ingleses me seguía gustando, es posible que "Manifesto", que fue mi favorito durante la adolescencia fuera pasando a un segundo plano con el paso del tiempo, decantando mis escuchas en estos últimos años hacia trabajos anteriores como "Siren" o "Stranded", incluso "Avalon" seguía quitando minutos a otras bandas, pero "Manifesto" ya no.
Así a sido hasta este domingo, el motivo es que ojeando vinilos en el mercado que se monta en Bilbao los últimos domingos de mes, en las instalaciones que en Zorrozaure ocupa el grupo de artes Pabellón-6, me tropecé con un ejemplar en perfecto estado y a inmejorable precio (3 pavos) de este disco, no lo pensé ni una décima de segundo y me lo llevé.


Y claro, he dedicado estos días a escucharlo, a recordarlo. "Manifesto" llega tras varios años de silencio del grupo, con una formación integrada por Bryan Ferry, Phil Manzanera, Andy Mackay y Paul Thompson, con alguna colaboración extra como la de Paul Carrack a los sintetizadores.
El cumplir años yo creo que levanta una cortina de humo en la memoria que impide que veamos las cosas con claridad cuando de observar por el retrovisor del pasado se trata, pues no es la primera vez que discos que he pasado años sin escuchar al repescarlos me parecen distintos, llegando a dudar de que el disco del pasado se corresponda con el que ahora estoy escuchando, esto me ha pasado con este: "Manifesto".
Es evidente el cambio de vestimenta que le ponen a las canciones los chicos de Roxy Music, el estilo glam que domina sus cortes en la primera mitad de los setenta, influenciados en primer lugar por el encanto electrónico de Eno, y tras su marcha romantizados por la elegancia sensual de Ferry, ha desaparecido en este final de década transformándose sus temas en galmorurosos cortes destinados al baile y al hedonismo, siempre que este se entienda de chaqué y con una copa de champán en la mano claro.


El eclecticismo es el que reina en el sonido del trabajo, bajo la ínfula de la música disco, el pop sintetizado que estaba por llegar empieza ha hacer aparición en algunos temas fusionandose con un funk blanco y la actitud superficial y cosmopolita de siempre en los trabajos de Bryan Ferry.
El álbum se vió respaldado por dos éxitos comerciales absolutos como: "Angel Eyes", un tema bailable, de ritmo intenso y muy epatable con lo que en aquel 1979 gustaba, y "Dance Away" un tema de sublime melodía y contagioso estribillo que invitaba al baile y a la sensualidad, entre el pop, el disco y el funk, suena ya a nuevos románticos, en ambas gran trabajo al saxo de Mackay.
El resto de cortes es un batiburrillo desordenado pero de forma muy metódica, momentos mas interesantes como la inicial "Manifesto" o "Trash", mas rockera y directa.





También es interesante "Stills falls the rain", música mucho mas industrial dentro de un estilo que recuerda a esa suerte de funk que practica el Bowie de la época de Berlin.
En la cara B destaca la inicial y elegante "Ain't that so", romántica y lírica, premonizando el sonido de "Avalon", la divertida: "My little girl" y el funk adictivo y discotequero de "Cry, cry cry".
Me ha gustado recordar este disco, genial portada y algún momento más que notable pero no comprendo, desde mi realidad actual, como pudo ser mi favorito de la banda, ahora suena y gusta, siempre que no pretendas profundizar en él de modo mas íntimo, pues creo que tras la capa de maquillaje de ellas y el smoking de ellos el disco pierde fuelle, mucho mejor bailarlo y aprovechar para otros menesteres en pareja (o solo).



jueves, 2 de julio de 2015

Algunos discos "En Vivo" menos famosos - Simon and Garfunkel - "The Concert in Central Park" (1982)


Deseo antes de decir nada, que estoy a años luz de ser un apasionado de Simon y Garfunkel, no digo que no me gusten, digo que no soy un apasionado, comprendo que sus melodías siempre son redondas, fluidas y bellas; que sus armonías vocales se expanden con claridad y una proyección deliciosa, pero su sonido...el de sus discos de estudio quiero decir, no me entra, me resulta inverosímil y algo aparatoso, no consigue engancharme, mantener mi atención y valorar en su justa medida las virtudes comentadas.
Creo que esta falta de comunión con el trabajo de estudio del dúo mas famoso de la historia de la música es lo que hace que este: "The Concert in Central Park" sea, con diferencia, lo que mas me gusta de todo lo que grabaron los neoyorquinos.
Y sin embargo no me da la sensación de que sea un disco en directo del que se suela hablar demasiado, ni siquiera cuando se repasa la discografía del grupo, oscurecido siempre por sus históricos trabajos de la década de los sesenta.


Pero es un disco que literalmente quemé en los ochenta, en los años de instituto, hasta que el doble casette me fue sustraído aún no tengo claro como, ni por quién.
Cuando se produjo el concierto (histórico) del que se extrae este documento un 19 de septiembre de 1981, hacía prácticamente 11 años que no trabajaban juntos los dos antiguos amigos, salvo excepciones puntuales.
El motivo de esta representación en el Central Park fue la obtención de fondos para la rehabilitación del parque y otras zonas verdes de Manhattan, muy deterioradas en aquellos primeros años ochenta, y con escasez de medios económicos y especialmente de voluntad para que el ayuntamiento se ocupara de reparar el desaguisado.
Medio millón de fans del grupo se reunieron en el parque de Manhattan aquella noche para apoyar la causa y visionar a la banda que tanto influjo creo años antes, y cuya reunificación parecía un milagro.


Y algo de milagro hubo, pues durante los ensayos las tensiones entre ambos artistas fueron constantes y en lo tocante a tantos aspectos del bolo como imaginarse pueda, banda, repertorio, puesta en escena (en principio iban a cantar en solitario un tema cada uno), orientación del sonido...
Finalmente se optó por un concierto a dúo con incursiones individuales de temas editados en solitario y con una banda de 11 músicos entre los que destacaron los guitarristas: David Brown y Pete Carr, el bajista: Anthony Jackson, los bateristas y percusionistas: Grady Tate y Steve Gadd, el teclista (sintetizadores): Rob Mounsey y el pianista: Richard Tee y una efectiva sección de viento para los momento mas souleros-cincuenteros del setlist.
Aunque ni Paul ni (en especial) Art acabaron satisfechos de su actuación, lo cierto es que consiguen un sonido fluido, que ensalza la melodía de los temas, la claridad y mesura de las voces y una cercanía encomiable ante un espectáculo de tales dimensiones, merito adjudicable a los estupendos arreglos que para la actuación rubricaron David Matthews y el propio Paul Simon, con este disco si me engancho y disfruto de la esencia melódica de Simon and Garfunkel.


El setlist es un repaso pormenorizado de los temas mas destacados del grupo, desde la inicial "Mr Robinson" que popularizo el film "El Graduado", pasando por la lírica: "Homeward Bound" del disco de 1966: "Parsley, Sage, Rosemary and Thyme", álbum del que se extraen las no menos exquisitas: "The 59th Street Bridge Song (Feelin' Groovy)" y la mítica y aquí desnuda: "Scarborough Fair".
No faltan grandes clásicos como "The Boxer" y "Bridge over troubled watter", ambas incluidas en el último trabajo de estudio de ambos de mismo titulo que la segunda citada y publicado en 1970.
El cuarto álbum firmado por el dúo fue "Bookends" (1968) del que se extraen las bellas baladas: "Old friends"/"Bookends theme" y "America" (uno de mis temas favoritos), mientras que de su disco debut: "Wednesday morning, 3 A.M." (1964) no podía faltar la célebre: "The sound of silence" posteriormente, en 1964, grabada para el segundo disco de mismo título en el que triunfo realmente el tema, también perteneciente a este segundo trabajo nos ofrecen la bonita: "April come she will".
Merece la pena destacar dos versiones como: "Wake up little Sussie" entregada versión del inmortal de The Everly Brothers y el zambombazo: "Maybellene" del gigantesco Chuck Berry.
La maravillosa: "A heart in New York" compuesta por Benny Gallagher y Graham Lyle para el "Scissors Cut"de Art Garfunkel y varios temas excelentes de Paul Simon diseminados por varios de sus estupendos discos setenteros como: "American Tune", "Kodachrome", "Slip sliding away","Still crazy after all this years", "50 Ways to leave your lover" o "Late in the evening" son las canciones que completan este inmejorable repertorio de canciones folk-rock, bohemias y de sabor a ciudadano.
Edición en DVD posterior y acontecimiento histórico en la ciudad de los rascacielos que ensombrece un disco que en el plano musical y como "Live" no suele ser mencionado entre los grandes del formato.


miércoles, 1 de julio de 2015

La docena de doce de...Bruce Springsteen


Vuelve el verano y con él los posts frescos y sin complicaciones, de esos que sirven para pasar el rato y para que Addi no tenga que devanarse demasiado los sesos, que el hombre no esta ya para esos trotes, y además es un adicto a los rayos solares y gusta de pasarse las horas bajo Lorenzo como un lagarto.
El verano pasado nos inventamos una sección entre el viejales y yo llamada: La docena de..., pues aquí esta este año otra vez, ¿para que vamos a desmarcarnos ahora como unos tipos originales y creativos?...encima con estos calores la holgazanería es lo mas apetecible, resumiendo, que repetimos sección este verano.
Eso si, en 2014 nos concentramos con listitas de solistas y grupos españoles, este año vamos a compaginar bandas patrias con artistas internacionales.
Y ya que estamos en plan rebuscado y original, vamos con alguien que precisamente a estos adjetivos no le hace acreedor su paso por el mundillo rockero, nada menos que Bruce, el Boss, Springsteen...como queráis.
Adelante pues con Bruce y el primer: La docena de doce de...


1. RACING IN THE STREET - DARKNESS ON THE EDGE OF TOWN.
Desde siempre mi favorita, no se porque, la versión del box-set: "Live 1975/85" me parece un milagro.



2. THUNDER ROAD - BORN TO RUN.
Imposible olvidar la primera vez que la escuche en vinilo, recién comprado con mi primer sueldo como reponedor de Simago...hace muchos años.



3. 4th OF JULY, ASBURY PARK (SANDY) - THE WILD, THE INNOCENT AND THE E STREET SHUFFLE.
Como en "Racing..." la versión del box es mi versión, aunque la del disco es sublime.



4. ATLANTIC CITY - NEBRASKA.
Obra maestra de uno de mis discos favoritos de Bruce, no comprendido en su tiempo tras el enorme "The River".



5. BORN TO RUN - BORN TO RUN.
No requiere demasiados comentarios, la juventud y la particular forma de entender el amor en esa etapa de la vida tiene aquí su real dimensión en clave de rock.



6. THE TIES THAT BIND - THE RIVER.
Como olvidar lo que senti cuando Bruce la toco en el Nou Camp, no me la esperaba.



7. THE GHOST OF TOM JOAD - THE GHOST OF TOM JOAD.
Un disco un tanto incomprensible que a mi me gusta parcialmente, algunos temas son magníficos, este es maravilloso.



8. BADLANDS - DARKNESS ON THE EDGE OF TOWN.
El rock de el Boss puede ser definido dentro de las corcheas de esta canción.



9. THE RIVER - THE RIVER.
Romántica, esperanzadora y juvenil, esperemos que no sea la historia de unos perdedores, maravillosa.



10. CAUTIOUS MAN - TUNNEL OF LOVE.
Un tema no demasiado conocido, pero mi favorito de aquel "Tunnel of Love", folk, country y gotitas de Dylan.



11. IT'S HARD TO BE A SAINT IN THE CITY - GREETINGS FROM ASBURY PARK, NJ.
El primer Lp de Bruce es un gran trabajo un tanto apartado, esto lo demuestra la presencia en el de canciones como esta...le debo una crónica del mismo a un amigo...no lo he olvidado.



12. MY HOMETOWN - BORN IN THE USA.
Me parece una canción sobre la soledad del corazón encerrado en la muchedumbre de la gran ciudad, me la imagino con un tipo fumando bajo el haz de luz de una lampara en un vacío apartamento...



lunes, 29 de junio de 2015

Joan Manuel Serrat - "Mi Niñez" (1970), Discos en la lengua de Cervantes.


Nunca he tenido muy claro porque este disco se le llama: "Mi Niñez", también es conocido como el álbum blanco y en la portada no aparece ningún titulo, en el lomo del disco tampoco, únicamente: "Joan Manuel Serrat", no se si el catalán lo tituló así o el apelativo responde a que coincide con el primer tema del disco...no lo se.
El caso es que anécdotas aparte hoy me apetece hablar un rato de este disco, ayer tras comprar algunos vinilos de Serrat en el mercadillo de Pabellón-6 estuve escuchando un buen rato al barcelonés y se me ocurrió comentar en esta bitácora mis impresiones en torno a este maravilloso Lp de la primera época de la discografía del Dylan mediterráneo.


Es justo relatar mi historia con Serrat, a quien cuando el que suscribe lucia edad adolescente no podía aguantar ni un minuto, posteriormente con la juventud ya instalada en mis huesos, reconocía alguna letra realmente brillante pero me parecía que hablaba en lugar de cantar, por lo que tampoco conquisto mi mocedad, llegada la treintena empezaron a hacer mella en mi algunos de sus himnos, aunque insistía en su sosedad sónica y lo aceptaba para un rato...a mis cuarenta y pico simplemente digo a voz en grito que Serrat es un genio del tamaño de la Antártida, nos hemos hecho mas viejos y algo (no demasiado) mas sabios.
Siento una especial afinidad con este disco, además de ser uno de los Lps mas vendidos del artista, se trata de un disco que, a diferencia de otros de aquella primera época, no contaba con textos prestados por otros geniales poetas de la lengua de Cervantes, y todas las coplas están escritas por ese poeta que en nada debe envidiar a otros genios como Miguel Hernandez o Machado y que se llama Joan Manuel.
Además el álbum cuenta el trabajo en la dirección musical y los arreglos de Ricard Miralles, una labor absolutamente magistral, lo que hace que este disco suponga un salto incuestionable en el apartado musical con respecto a lo grabado hasta entonces por el cantautor.
Y claro, canciones, a cual mas sublime, desde la historia de recuerdos, de amores adolescentes, mascotas y veraneos de "Mi Niñez" que titula el disco ¿?.
Porta este trabajo varios clásicos por todos conocidos como: "Señora", hiriente retrato de una suegra facha vista con socarronería y mucha coña por un joven y rojeras yerno.


Excelente y no menos mordaz: "Muchacha típica" nos cuenta la absurda y anodina vida de una niña bien en aquella España en la que cuanto mas tenías menos libre eras (en cierto aspecto claro)...
Y "Fiesta", esa obra maestra tanto musical como poética en la que Serrat nos cuenta como en las fiestas de San Juan el alcohol y la alegría apartan a las venenosas circunstancias sociales, económicas y políticas de las mentes torturadas de los seres humanos, haciendo a todos iguales a la luz de la hoguera y la luna, para una vez desplazada ésta por el sol volver la cruda, fea y deshumanizada realidad poblada de prejuicios y maldades.


La alegría que emana "Fiesta" y que es la parte del tema con la que me quedo (porque quiero), se enfrenta a dos temas un tanto sórdidos en torno a la muerte del autor de los mismos, a mi me resultan un tanto dolorosos estos textos escritos por alguien tan joven como lo era entonces Joan Manuel (27 años), pero ambos son cortes de tremenda enjundia, en primer lugar la lírica y plácida: "Cuando me vaya" de impresionantes arreglos orquestales y "Si la muerte pisa mi huerto", mas rotunda y de arreglos afrancesados, muy folk de la época, también excelente aunque mas críptica y cáustica.


"Como gorrión" es una maravilla que nos cuenta la salida de una joven en pos de ganarse la vida en la ciudad como cantante (como gorrión), y "...De cartón piedra" es una bodevilesca canción de amor con inmenso trabajo de Miralles.
Precioso canto a los primeros amores en "Los debutantes" en la que siempre me ha parecido encontrar tonos blueseros y tangueros (cosas mías), preciosa.
Finiquita el trabajo "Amigo mio", un folk de aire juglar y medieval francamente encantador.


Disco absolutamente magistral, lleno de poesía, bellas melodías, y el canto emotivo y personal de Serrat de siempre, pero además en esta ocasión oímos unas prestaciones sonoras sobresalientes, Serrat sigue siendo un genio que domina los rudimentos de la obtención de la emoción por medio de sus palabras mágicamente ubicadas y ahora también por medio de la música, uno de los grandes episodios que nos ha dejado un genio inconmensurable que se llama Joan Manuel Serrat.

domingo, 28 de junio de 2015

Los domingos photosong - Stevie Wonder - "The Sunshine of my life"


Verano, calor, sol y la vida sonríe...es fácil imaginarse el mundo retratatado en los zigzagueantes trazos de plastidecor sobre el folio, en el dibujo de un niño, con un astro rey sonriendo a una casa de la que sale una sonriente familia mas grande aún que su casa...
Verano, calor, soy y la vida sonríe...apetece pasear cuando el rocio lucha contra el termómetro en plena ascensión, en pleno coito con el tiempo hasta que al mediodía alcancen éxtasis de grados, derramando sus bondades y maldades sobre una ciudad que parece derretirse pero que esparce a sus ciudadanos por las calles, las plazas, las terrazas y las playas, dejándose arrasar por el fuego...fuego de vida...vamos a la calle
Verano, calor, sol y la vida sonríe...es fácil sonreír, es fácil ver de forma natural la parte bonita y luminosa de la realidad pero hoy...hoy no importa el verano, el calor ni el sol, la vida sonríe igual porque hoy, aunque la nieve azotase la ciudad o la lluvia oscureciese la luz de nuestras miradas, hoy, hoy viene mi sobrinillo de visita y él solo trae el verano, el calor, el sol y las sonrisas...con solo ocho meses y haciendo milagros...