viernes, 23 de junio de 2017

Nuevo disco de The Flying Eyes en septiembre: "Burning of the season".


La banda de Baltimore: The flying Eyes vuelven a la pomada. Buena noticia para los que hace años nos sentimos tocados por el oscuro y denso psicho-rock de tinte blues y hard que practica este extraordinario grupo.
Nada sabíamos de la banda desde 2014, cuando publicaron "Leave it all behind", una colección de temas que se alejaban (voluntariamente) de los sonidos con los que se le venía asociando al grupo. Nos dejaban en aquella entrega sonidos acústicos y de esencia country e incluso folk, pero con ese envite psicodélico y robusto que les caracteriza.
Será el próximo 15 de septiembre en Europa (Noisolution) y el 22 del mismo (Ripple Music) en el resto del mundo, cuando verá la luz su nuevo cancionero titulado: "Burning of the season".
Grupo admirado en esta casa, así lo demostramos con una reseña de su magnífico Lp de 2013 titulado "Lowlands". No oculto que espero mucho de lo nuevo de The Flying Eyes.
Desgraciadamente no tenemos aún tracklist ni tema de adelanto, pero si un vídeo promocional y una portada (tal vez provisional).
Dejamos el clip para abrir boca.



jueves, 22 de junio de 2017

And libros by Addison de Witt... - "Sueños en papel" - Andrés Rodas Ruiz


Vuelven los libros a Rock and More -hay que ver que poco se prodigan por esta bitácora, con lo que adoro estos artefactos-, y lo hacen para poner el punto de mira sobre un escritor de esos valientes, osados.
Porque hay que ser intrépido para lanzarse a la aventura de publicar un libro, en estos tiempos, con los hábitos de (no)lectura que imperan en esta sociedad, y en formato de autoedición.
El indómito escribiente es Andrés Rodas Ruiz. Llega a mi por medio de una amiga que me presenta su primera novela: "La casa de la colina", que debo decir que me gustó bastante. Y hace unos días hace lo propio con esta segunda intentona: "Sueños en papel" (Punto Rojo Libros), en mi opinión, superior, ¡ciertamente estupenda, en realidad!.
Un servidor, que acostumbra a emborronar cuartillas (de LC, eso si), con tanta torpeza (o más) que ilusión y vocación, siente asombro cuando se enfrenta a un congénere masculino que analiza y se filtra por los entresijos de la sensibilidad y arrolladora personalidad femenina de forma tan atinada e intuitiva como hace Andrés Rodas Ruiz. No me parece tarea fácil, aunque siempre puede achacárseme un escaso conocimiento de la mujer, cosa que en modo alguna descarto.
Es que "Sueños de papel" es una historia sobre mujeres. Ellas son las protagonistas reales, imaginarias e intuidas o soñadas de la historia.

Giovanna es una mujer -de una edad indeterminada, cosa que a la postre no es en absoluto importante- que ha hecho de la soledad su modus vivendi. Una soledad que se dice a si misma que ha sido una opción personal. Trabaja de bibliotecaria y durante las horas de atención al público se recoge en su mesa, donde crea un reducto aislado del mundo, incluso de los usuarios habituales del centro.
Entre las cosas que se lleva a su isla desierta, destaca un espacio donde habitan libros que almacena para consumo personal.
Al terminar la jornada, atenúa las luces de la biblioteca, escoge un ejemplar, y lee. Se introduce en la lectura, y en no pocas ocasiones sus lecturas, de índole herótico y con alto contenido sensual, provocan sus emociones, fantasías y realidades interiores. El contenido de los textos elegidos la llevan a amarse a si misma con una pasión no compartida, también en soledad.
Un día, tras echar el cierre, tropieza con un libro que no recordaba que estuviese en su universo privado. Lo recoge de la estantería, donde parecía estar esperándole, y desde el primer instante excita su curiosidad. Su tacto, el color de su cubierta...todo en él resulta sedante y atrayente.
Titulado "El viaje" y escrito por una escritora nipona cuyo nombre le es totalmente desconocido; en realidad la obra parece ser invisible al mundo, como aparecida de la nada en su librería particular.
Cuando empieza la lectura descubre la inquietante y bella historia de dos mujeres que en el Japón de post guerra enlazan sus soledades, sus pensamientos y sus emociones, y que deciden iniciar un viaje de autoconocimiento y huida de sus soledades y miedos.
La lectura sacude a Giovanna, que de inmediato se ve reflejada, y de una manera extraña, juez y parte de la historia de aquellas dos mujeres.
Desde entonces la vida de la protagonista empieza a adquirir un pulso diferente, un interés creciente por si misma, por su entrega y recogida de y hacia otros seres, y esta comprensión oficiará importantes cambios en su vida.
"Sueños en papel" es una novela de bellas palabras, utilizadas para describir anhelos, sentimientos, pensamientos, debilidades y visiones idílicas. Su lectura es ágil y consigue atrapar gracias a un eficaz ejercicio narrativo, donde se intercala la realidad de Giovanna y la lectura de "El viaje".
Finalmente Andrés Rodas Ruiz consigue que el lector viaje por el país del sol naciente, y cada uno por nuestra propia realidad, escrutando los rincones del alma a los que les retiramos la luz en un momento semi-olvidado de nuestras vidas.
Emocionante, mágica, lírica, exótica, sensual... son algunas de las palabras que se pueden aplicar a esta recomendable y hermosa novela.

Enlace donde poder adquirir "Sueños en papel"

miércoles, 21 de junio de 2017

Rubia - "The Game" (2017)


Sara Iñiguez es desde hace tiempo una artista totalmente consolidada en la escena musical, ya no vasca (Sara es de Getxo, Bizkaia), sino nacional. Este acomodo como solista, compositora y teclista de referencia -dentro de su estilo (y de otros)- se ha producido firmando sus trabajos como Rubia, bajo cuya rubrica acaba de presentar su cuarto Lp de título "The Game".
Ella misma produce y arregla este cancionero, y son dos apartados que delatan al álbum como un trabajo de plena madurez y que supone un paso al frente, sutil pero perceptible, y que hay que celebrar.
Salvo el cover de Garnet Mimms: "A quiet place", encantadora, soulera y saltarina, todos los temas son compuestos y escritos por Sara.
Acompañan a la autora en la grabación, algunos de los músicos habituales, como Jokin Salaverria al bajo o Mauro Mietta en las guitarras, entre otros.
Desde un punto de partida sónico basado en el soul, -esencias de la Motown-, pero con guiños al funk o al soft rock, y un espíritu que remite a la costa oeste de los años dominados por el amor, las teclas de Sara hacen de soporte a una decena de canciones redondas, de variado tono, y que resultan apetecibles y saciantes. Además en cada disco canta mejor.


Abre fuego con el delicioso corte que bautiza el lote: un swing que remonta el vuelo en busca de una optimista brisa cálida.
"Howl" es un soul de dulzura melódica y que recuerda a las Ronettes. En cambio "Anyone" se muestra más ácida y funk.
El blues tiene cabida en la bonita: "Bessie"; y el rock con salpicaduras psicodélicas se presenta en "My boy", otra de mis favoritas.
Un excelente tema como "Teenage heartbreaker", que bucea en aguas pop, pero deja impronta de un soul californiano delicioso, da testimonio del muy completo y exquisito disco que nos deja Rubia este 2017.
Nos volvemos a sentir envueltos por sones swingeros en la delicada melodía pop de "I owe it to myself", y por un encanto cincuentero en la cinematográfica atmósfera de "Dead on the snow", con su navideño poso.
Y el final llega con un corte gaseoso y de etérea melodía, en la onda de Carole King, la maravillosa: "Ivy".



Con "The Game", Rubia firma un disco absolutamente sólido, muy bonito y de coherente variedad. Me atrevería a decir que alcanza un punto de equilibrio y exquisitez como nunca antes, y eso que bajo esta nomenclatura, Sara Iñiguez ha firmado ya excelentes discos (pinchar).
Lo celebro, y estoy deseando escuchar estas canciones en directo, me imagino que a no mucho tardar.

martes, 20 de junio de 2017

Festival: "A dos pasos del blues" 30 de junio y 1 de julio, Frías (Burgos)


Este año, la ciudad de Frías en Burgos, vuelve a la carga con un nuevo encuentro musiquero de calidad e interés. Como en anteriores ocasiones, Joserra Rodrigo oficia de principal baluarte y hospitalario anfitrión, una garantía de cosas buenas.
El evento marca diferencias con los festivales al uso, y antepone una linea temática sobre el batiburrillo de bandas y artistas que se funden sin orden ni concierto en muchos festivales que adolecen de personalidad y donde siempre actúan los mismos, con los mismos repertorios.
En esta ocasión el hilo conductor del festival es el blues, poniéndolo sobre el tapete por medio de dos glorias del mismo como son Muddy Waters y The Rolling Stones.


Para ello se concentrarán en Frías diversos grupos que interpretarán un repertorio basado en estos gigantes.
Como ocurriría en El Último Vals (2016) y el Rust Fest III (2013) el buen ambiente, la calidez humana y la diversión estarán garantizadas, además de la emoción y la buena música.
Un evento que merece, y mucho, la pena y que se perpetuará en el recuerdo de muchos.
Toda la información referente al festi la podréis encontrar en el siguiente enlace: A dos pasos del blues.
Dejamos programa y horario de grupos que actuaran, por supuesto, en el imponente patio de armas del castillo de la ciudad:

VIERNES: 30 de junio:

21:00 Horas      Confluence (Bilbao)
22:30 Horas      Copernicus Dreams (Castro-Urdiales)

SÁBADO: 1 de julio:

21:00 Horas      Moses Rubin (Madrid)
22:30 Horas      Sleepy Roosters (Madrid)
24:00 Horas      The Sugar Stones (Madrid)



lunes, 19 de junio de 2017

Los lunes... escenas de cine - "Mujeres al borde de un ataque de nervios"


En noches como la recién terminada, en la que el calor ha hecho prácticamente imposible la tarea de dormir, uno tiene tiempo para pensar en una y mil historias, solucionar los problemas del mundo y revisar perversiones y meteduras de pata propias.
Y entre las cavilaciones que se amontonaban buscando vencer al insomnio, he caído en la cuenta de que hoy lunes tocaba película, y que nunca había aparecido por la sección Pedro Almodovar.
Tocaba pues película de Almodovar. Me gusta el cine del manchego. Su trayectoria puede pecar de irregular y en no pocas ocasiones se le ha ido un tanto la olla. En algún momento de su carrera ha dejado que la 'marca Almodobar' se coma el guión, la puesta en escena e incluso las interpretaciones del elenco, han sido esas sus entregas menos afortunadas sin duda.
Pero su propuesta convenció, por un lado a la industria, y por otro al  público, que en España cabía otro cine, que el color, la histeria y el escándalo eran propuestas cinematográficas que podían cuajar excelentes films, Almodovar despertó a una generación de cineastas de la mojigatería reinante durante el fraquismo y su censura (salvo algún genio que todos conocemos).
Tras unas películas delirantes, excentricas y que buscaban el escandalo y la reivindicación en aspectos sexuales y estéticos, llega finalmente su época de grandes películas.
La primera es la excelente "Que he hecho yo para merecer esto", y acto seguido la comedia vertiginosa y estrafalaria "Mujeres al borde de un ataque de nervios",
Obra cumbre de la comedia española, giro definitivo a ciertos códigos cinematográficos, al tratamiento de personajes, y comienzo también a esa corte que desde entonces empezó a acompañar a Almodovar que con los años ha ido degenerando en un espectáculo no siempre gratificante,
Pero 'Mujeres' es divertida, rápida y tremendamente moderna. Las actrices están grandiosas y las situaciones de cada una de ellas, que se mezclan en el piso de Pepa, crean un coctel hilarante y de desfrenada comicidad, casi surrealista.
Hoy en día un clásico, así que nos la traemos a la cabecera de Rock and More,
¡Feliz semana!

domingo, 18 de junio de 2017

Los domingos photosong - Paul McCartney - "No more lonely nights"/"Monkberry moon delight"


Hoy el vinilo que debía venir a Rock and More estaba claro. Bueno, más que el vinilo, el protagonista: Paul McCartney, que hoy cumple 75 castañas y le felicitamos efusivamente desde aquí.
Elegir el disco de la portada era otra cuestión. Tenía dos candidatos y no me decidía.
Uno, "Give my regards to Broad Street": porque es el disco con el que descubrí a Paul, y también a los Beatles, el primero, y al que le tengo un cariño infinito.
El otro era "Ram": este me parece su mejor trabajo en solitario, una obra maestra que consolidó muchas cosas a propósito de mi amor por la música, que me lo descubrió, como otros muchos discos y bandas, un profesor mío llamado Txema, cuando un servidor era un infante que cursaba 8º de EGB.
Así que he tirado por la calle de en medio (que se suele decir) y esta semana tenemos, como homenaje a Macca, dos discos y dos canciones: "No more lonely nights" y "Monkberry moon delight".
¡Zorionak Paul!!! y feliz domingo a todos.




viernes, 16 de junio de 2017

Concierto: Havoc, Bilbao, 15/06/2017 - Kutza Beltza (Kafe Antzokia)


No es la primera vez que diré que "Amado líder", último trabajo de los donostiarras Havoc, es sin duda uno de los discos que más me está gustando -e incluso impactando- en lo que llevamos de año.
Usando sus últimas canciones como palanca, he ido extrayendo del pasado antiguas canciones y discos, confirmando que lo de "Amado líder" no es ninguna casualidad. 
Pero lo cierto es que no había tenido la oportunidad de ver su directo. Así que confieso que el de anoche era uno de los bolos más esperados de la temporada para un servidor.
Así que con muchas expectativas, nos congregamos unos cuantos en la Kutxa Beltza -sala superior y más reducida del célebre Kafe Antzokia- para, al menos en mi caso, continuar recibiendo agradables sorpresas por parte del cuarteto donostiarra.


La música de Havoc no me parece propicia para soltarla a bocajarro, o como se suele decir: "a saco". En ella abundan sutilidades, y aunque parezca de tono tenue y victoriana, encierra una fuerza en las guitarras que estaba deseando comprobar como se desarrollaba en directo.
Tras el concierto debo decir que se desarrolla como una auténtica tormenta eléctrica, (recordaron en ciertos momentos, y salvando las distancias, a los Crazy Horse más endemoniados), poderío y contundencia, la que le imprimen a sus instrumentos Jon Vidaur y Pedro Gracia Pérez de Viñaspre, pero sin perder el aspecto tenue, elegante y sutil que comentaba.

Se edifican las canciones desde la solidez de una base rítmica de muchos quilates, pues tanto José María Lluch al bajo, como Andoni Etxebeste a la batería propician un ritmo de enjundia cósmica, que hace de soporte anticataclismos para cada una de las composiciones.
También había curiosidad en comprobar si la elasticidad y timbre vaporoso de la voz de Pedro se sostenía en directo, cosa que hace con tranquilidad y sin crispaciones: ni en tesitura, ni en fraseo. Notable en este aspecto también.
En resumen, que no es a estas alturas de la película, sencillo verse sorprendido por la propuesta en directo de casi nadie, pero Havoc lo han conseguido. El secreto: la fuerza, la descarga eléctrica y la cohesión que insuflan a los apartados instrumentales, aunada con el mantenimiento de melodías y tono lírico y poético, con vocalidad exquisita, como si de una descarnada y furiosa versión de la poética del estudio se tratase.

El setlist, presentaba (lógicamente) "Amado líder", del que sonaron por orden (si no me falla el coco): "Cometas" para romper el hielo; el segundo single del Lp: "Siberia"; el tema que lanzó el disco hace meses y con el que llamaron mi atención: "Cosas", la introvertida: "Explicarnos"; "Sabotaje", tema que finiquita el disco y que fue la que más me impactó en la tarde de ayer; la vertiginosa: "Amanecer" magnífica también; "Fluor"; y "Será" con expectacular altercado sísmico sobre el escenario.
Se intercalan: "Frenesí", "Un día", "El golpe", "Hélices" y "Lo nuestro" del anterior -y también estupendo- "Lo saben los narvales", que empastan perfectamente con las canciones nuevas.
Por dar una nota menos positiva, un servidor echó de menos: "Oh master", uno de mis cortes favoritos de "Amado líder".
Esto se tiene que repetir, y si es posible, de nuevo en sala, y advertidos de lo que se nos viene encima, para mojar y bailar el evento como lo merece. 
Esta vez si: una gran noche de rock.