jueves, 24 de julio de 2014

Old Crow Medicine Show - "Remedy", 2014.



Desde 1998 llevan arrastrando sus osamentas estos individuos por los escenarios mas enraizados en la cultura musical americana, aquella alumbrada en las fértiles tierras que rodean la "capital de las canciones", que es como muchos llaman a Nashville.
Su propuesta era clara y no pretendía engañar a nadie ni especular con juegos basados en rimbombantes mezclas de etiquetas cual si de un complicado coctel se tratase, y años después, siguen con la misma sugerencia.


OCMS hacen bluegrass, folk y country que son tres palos que entre si se combinan de forma prácticamente natural y se disuelven perféctamente formando un caldo nutritivo, digerible y perféctamente reconocible al primer vistazo.
¿Que les diferencia entonces?...que lo hacen mejor que los demás, simple y llanamente, en sus discos siempre han convivido fantásticos temas propios con versiones de viejas canciones procedentes de la tradición mas febril del centro y sur del país, actualizadas con una innegable visión de modernidad que no se enfrenta a lo asilvestrado que tiene que perdurar en cada una de estas tonadas.
Su nuevo trabajo lleva apenas un mes en las tiendas y no trae consigo sorpresas, se trata de trece canciones típicas de los sonidos y temáticas que vienen acompañando a la banda desde sus inicios, si en el año 2004 en su álbum de titulo homónimo "OCMS", ya versionaran un tema de Dylan: "Waghon Wheel" en este "Remedy", pues este es el título de este nuevo disco, hacen lo propio con un tema inédito: "Sweet Amarillo", que el de Duluth desecho para la banda sonora de "Pat Garrett & Billy The Kid" en 1973.



El resto no nos depara nada no esperado, buen bluegrass, fuerte concienciación racial de su sonido haciendo incapié en una instrumentación que lleva en el mismo paquete el virtuosismo y el duende anárquico de la sangre infectada de folclore y la suficiente cantidad de savia nueva para hacer que todo empaste en un entorno sonoro de modernidad y contemporaneidad.
Vuelven a contar con la  producción de Ted Hytt (Danny & The Champions of The World, The Gaslight Anthem, Lucero) y acusan la baja del multi-instrumentista y miembro fundador Willie Watson.



Desde el inicio se ve claramente lo que comento mas arriba, "Brushy Mountain Conjural Trailer" es un tema de bluesgrass de elegante factura con los banjos dando cohesión al sonido y las efectivas voces acostumbradas en la propuesta estilística del grupo.
Bailona, cervecera y festiva suena la enérgica "8 Dogs 8 Banjos" al igual que "Mean Enough World" de preciosa y dinámica melodía con intercalación de armónicas que saben a zarzaparrilla, en este mismo lote se encuadra la estupenda "Tennessee Bound", leve y vertiginosa dentro de una agradable visión tradicional del country mas etílico y divertido.





Mismo sentimiento bailón encierra en sus fibras la mas campestre "Brave Boys" con aroma a avena y hierba recién cortada, y vuelven las armónicas a lucirse en "Doc's Day" tema mas acústico y básico pero igualmente acertado en un estribillo largo y luminoso.
Cálida y de carnoso tronco melódico la excelente "Shit Creek" que pone en acción incluso a los esqueletos menos inclinados al contoneo.
Las baladas también tienen un importante espacio en el disco, así "Dearly Departed Friend" suena a reflexión entre amigos en un bar tras el trabajo, a la hora de la verdad, bajo el influjo del día muriente que desata al olor del whisky, viejas confesiones, fantástica.
Crepuscular y tonal, "The Warden" cierra el disco mirando al horizonte que se despide de la luz desde el porche, bella y multicolor.
Medio tiempo hermoso y romántico, melancólico en su interpretación vocal y brillante en su concepción instrumental tiene una luz especial el bonito tema "Firewater".



Además el mencionado "Sweet Amarillo", tremendo tema de country-rock que no puede negar su Dylanesca procedencia.
Otros temas como la breve y bodebilesca "Sweet Home" y la evidente y racial "O Cumberland River" cierran un trabajo que se puede resumir como: Otro gran disco de Old Crow Medicine Show que vuelven a demostrar que a la hora de recrear las músicas mas campestres de América no tienen mucha competencia, un disco que te acaricia con la brisa de la pradera, te endulza con las baladas susurradas a la luz del ocaso y te embriaga con sus ritmos enloquecidos de fuerte y tradicional instrumentación, gran disco que a los aficionados a estos sones, como es mi caso, les, nos hará disfrutar de lo lindo, asegurado.

Artículo originalmente escrito para su publicacion en el blog Zeppelin Rock Sabath el pasado 22/07/2014, para acceder a dicho emplazamiento es suficiente con pinchar aqui y acceder a ZRS.

miércoles, 23 de julio de 2014

2x1...¡NO!!! Mejor aún, 3x1, "Anda Suelto Satanas" - Aute/Baron Rojo/Rosendo.

Vaya por delante que la idea para este 3x1 me la ha dado en gran Paco de La Torre, investigador de reliquias y rarezas rockeras, de aceradas costumbres auditivas y generosidad dadivosa en cuanto a sus ofrecimiéntos musicales tanto en su fantástico Revolution Rock N' Roll como en nuestra Comunidad del FFVinilo.
En un amable comentario suyo en el anterior post en torno a la figura de Aute, hacia alusión al tema "Anda Suelto Satanas" en relación a sus, mejor dicho nuestros Baron Rojo y la versión que figuraba del tema de marras en "Larga Vida al Rock adn Roll" (1981), debut discográfico de los hermanos De Castro tras su salida accidentada de Coz.
Tirando de este hilo recordé que también el gran Rosendo tenía un cover de este tema, ¡hombre! no deja de ser curioso que dos de los entes musicales mas cañeros de la piel de toro se hayan puesto de acuerdo para versionar un tema de uno de los mas bohemios y líricos cantautores del país, el tema se presta a caricias rockeras por melodía, letra y ritmo pero la paradoja ahi esta.
Así que me dije, ¿porque no?, es verano, estoy de un vago para escribir que da vergüenza y el post es divertido y refrescante para los paseantes que no han cambiado blogosfera por playas o montes.
En resumen, que aquí estan las tres versiones, cada cual que se quede con la que mas le guste, a mi personálmente la original de Luis Eduardo me parece esplendida, muchas gracias a Paco por comentar y por la idea.






domingo, 20 de julio de 2014

No sólo de rock vive el hombre...Luis Eduardo Aute - "L'amour Avec Toi"


Ante ayer escribí este artículo que ahora reescribo, lo escribí y lo publiqué y aún no se porque de repente, sin yo hacer nada, que sepa, desapareció, así que ahora estoy aquí intentando escribirlo de nuevo y que el resultado sea lo mas fiel posible a lo que escribí originalmente.
Como estamos en verano, época de descanso, vacaciones y bio-ritmos relajados, con la opción de relajo en posición de "on" y el nivel de excitación en "bajo consumo" se me ha ocurrido dedicar algunas entradas a esas otras músicas que durante las épocas de batalla no aparecen en el blog.
Músicas y artistas que no se encuadran dentro de estilos musiqueros rockeros, ni tampoco souleros, blueseros o country-folkeros...otros estilos en definitiva porque No solo de rock vive el hombre
Luis Eduardo Aute me gusta y mucho, casi casi diría yo que me gusta desde niño, desde un día que un profesor del colegio me presto una cinta AGFA-90 que tenía por su cara B grabado el disco en directo que el cantautor filipino grabase en 1983 "Entre Amigos".
En la cara A se encontraba el también directo "Joaquin Sabina y Viceversa", cuya escucha era el objetivo primigenio del que suscribe, pues este disco fue el que definitívamente elevó a Sabina a la categoría de estrella de las radios y cantautor poeta de respeto, poco a poco la carrera del de Ubeda fue haciéndose mas raquítica y reiterativa, decayendo artísticamente a la par de que su valoración mediatíca como maestro fue incomprensiblemente consolidándose.
Todo lo contrario ocurre con Luis Eduardo, tras este directo que fue el disco que sorprendió a un servidor, escuchándolo finalmente mas que el elegido principálmente de Sabina, Aute edito "Cuerpo a Cuerpo" (1984) cuyo single "Una de Dos" triunfo incluso en Los Cuarenta aunque personálmente siempre me gusto mas el segundo sencillo "Cine" y "Nudo" (1985) que obtuvo buenos resultados comerciales gracias al tema "Como en Tahiti".


Pero fue en 1992 con la publicación de "Slowly" y con un sentido de arte mas maduro por parte del que suscribe que Aute se asentó definitivamente en mi corazón, conocía y amaba gracias a "Entre Amigos" temas como "Anda", "Queda la Música", "Rosas en el Mar" o "Las Cuatro y Diez" además de la popular y excelente "Al Alba", pero aquí Aute refleja todo lo que amo de su arte, todo lo que de metafísica tiene su propuesta, aquí esta todo Aute, en "Slowly" se encuentra la melancolía casi tóxica que tiñe de negro los textos de este autor, la perenne visión del mundo y del hombre, una visión de cobarde y nunca convencido optimismo que termina cediendo la victoria ante un atractivo y mortal pesimismo, la instalada y perpetua depresión del entorno de sus personajes el romanticismo lujurioso y perdedor nato que llena de melancolía sus historias amorosas, la poesía y el erotismo que hacen de sus letras poemas sugerentes y bellos.
Todo eso esta en esta canción con la que inauguro esta sección: "L'amour Avec Toi", segundo single de aquel "Slowly"; no me duelen prendas en decir que este es uno de los temas que mas me emocionan, me arrasan los ojos de emotividad, en esta canción bulle la melancolía de una historia nunca terminada pero mas finiquitada que la juventud que la vio nacer y que la hizo inolvidable a sus protagonistas y en sus frases se concentra la amargura por el tiempo pasado y mal aprovechado, se respira fracaso emocional y poca fe en el futuro, se muestra en todo su esplendor el desencanto y la batalla entregada a la rutina y al recuerdo mal entendido, en esta canción esta la melancolía vestida de domingo, enseñoreada y luciendo palmito ante su gloriosa victoria, un tema mítico para servidor.
Es el primer tema de unos cuantos que tengo pensado mostrar en esta sección nacida para el verano que pretende rendir homenaje a otros estilos y músicos que también me gustan porque No solo de rock vive el hombre.



sábado, 19 de julio de 2014

Eagles - "One Of These Nights", 1975.


Recientemente me he vuelto ha acercar a los californianos Eagles, la banda nació de la antigua formación que acompañaba a Linda Ronstasdt y posteriormente fue sumando y restando elementos a la agrupación, manteniendo eso si el núcleo duro compositivo formado por Glen Frey y Don Henley, si bien fué Bernie Leadon quien dirigió los primeros pasos de la banda, mas centralizados en el country y el bluegrass, y que a partir de "On The Border" (1974), tiende a ir rotando a un sonido mas acariciador y de reminiscencias pop y soft-rock, aunque no llegan a perder ese aire country nunca, si bien es cierto que son otros estilos menos enraizados los que marcan la diferencia de su sonido a partir de la mencionada tercera entrega disquera.
Pero es a partir del cuarto larga duración del grupo cuando este sonido se consolida y alcanza su madurez, es en este "One of These Nights" donde la adición de elementos aportados por cada uno de los miembros que han formado el conjunto crea ese mítico coctel de exquisito sabor y definitiva textura que es el sonido Eagles.
Años llevaba la música de estos tipos ocupando un puesto secundario e incluso de menor importancia aún en mis preferencias, probablemente por el rechazo que la saturación que el archiconocido "Hotel California" (1976), terminó provocando en mi, haciéndome olvidar que en tiempos pretéritos los de Frey & Henley fueron una formación favorita en mis predilecciones y argamasa que se uniera a la aportada por otras formaciones y que tras fraguar consolidase el firme e indestructible hasta hoy cimiento que sustenta mi pasión por la música.
El caso es que el otro día, recordando el disco de versiones:"Americaña" de ese supergrupo español bautizado como The Wild Horses y que incluye un cover del tema de nuestros protagonistas: "Take It Easy", me vino al recuerdo los tiempos en los que disfrutaba de aquellas largas frases de líricos suspiros countryfolk a lo Gram Parsons, de sus proezas corales a lo CS&N, de las miradas al rock cálido de la costa oeste a lo Creedence o de las guitarras rockeras que alejaron definitívamente al ex Flying Burrito Brothers, Bernie Leadon del seno del grupo...Que volví a recordar lo mucho que en otro tiempo me gustaba esta banda.
Así que me dirigí a la estantería de los vinilos, extraje este que hoy comentamos en la comunidad y lo pinché, lo hice con curiosidad, sin saber muy bien con que me iba a encontrar, cual sería mi reacción, cual mi sentimiento cuando empezase a sonar el primer tema...


Y empezó, como siempre con el tema homónimo: "One of This Nights", primer nº 1 en Billboard de la formación y delicia melódica en la que las voces juegan en una suerte de búsqueda de la perfección vocal, agarradas a una fluída y perfecta melodía compuesta por Henley y Frey, constituidos ya como principales compositores del grupo y únicamente interrumpidas por un evocador e intenso solo de guitarra de Don Felder.



Mismos protagonistas, voces y guitarra en el segundo corte: "Too Many Hands", menos inspirado melódicamente y mas soleado, mas enraizado, con afiladas guitarras en la parte final, mas Eagle.
"Hollywood Waltz" es como su nombre indica un vals de acentos country-folks de perfecta melodía, cantada con una sensibilidad deliciosa por Don Henley y que fluye romántica como un suspiro entre las sabanas de una adolescente enamorada.
"Journey Of The Sorcerer" es un instrumental que cuenta con el banjo como motivo central de su textura sónica, demasiado largo se hizo popular por servir de sintonía para un famoso serial de la BBC.



La cara B se abre con el que fue segundo single del disco, la bonita y nostálgica "Lyin' Eyes", soleado corte del que hubiese sido perfecto anfitrión vocal el gran Jackson Browne y que da paso al que sería tercer single del album, la evocadora y preciosa balada country-californiana "Take it to The Limit", cuya belleza esta fuera de toda dura y su excesivamente recargado en cuerdas, muro sónico también, haciendo ciertos pasajes un tanto empalagosos y poco digeribles.
Guitarras mas duras y ritmos mas nerviosos rallando incluso con el funky: "Visions" nos recuerda que estos tipos también saben hacer rock, voces que es imposible desligar de una evidente influencia de CS&N, un vitalista tema.





Otra bella y crepuscular balada calienta el ambiente sentimental, se trata de la mas silvestre y enraizada "After The Thrill Is Gone".
Y final para la polémica, la que produjo el tema escrito por Leadon y su chica en aquellos tiempos Patty Davies, hija del entonces gobernador de California Ronald Reagan, de quien no haré mención alguna para no amargarme el día y no amargárselo a nadie, tema criticado por Don Heley por sus connotaciones políticas, se trata del bonito colofon musical titulado: "I Wish You Peace".
Positivo experimento y agradables recuerdos envueltos en las sedosas voces y preciosistas sonoridades de aquellos Eagles que empezaban a convertirse en estrellas del rock, posíblemente con todo merecimiento...¿o no?.
Os deseo a todos un fantástico fin de semana.


viernes, 18 de julio de 2014

Verano, vacaciones...La blogosfera se queda un poco triste...


Este año como viene siendo habitual, y además normal, con la llegada del verano, muchos blogeros se nos ausentan de vacaciones, algunos lo hacen físicamente y otros tal vez se ausenten solo virtuálmente a pesar de no abandonar sus hogares, cogen merecidas vacaciones de letras, de artículos, de escribir y compartir.
No es esto una crítica ni mucho menos, es mas, me alegro profúndamente por todos ellos y les deseo que disfruten del descanso que tan justamente se han ganado tras otro año de currelo, familia, gustos y disgustos combinados y un buen montoncito de artículos extraídos de las entrañas.
Pero la verdad es que los que, al menos de momento, continuamos por aquí, no podemos evitar echarles de menos, su lectura diaria o como mínimo habitual se torna con el paso de los meses en algo que forma parte del protocolo diario, sus avatares en la lista de comentarios al pie de los artículos propios significa una suerte de seguridad de que todo va bien, de que seguimos andando y nuestros amigos también, verles por la casa propia es siempre un motivo de alegría...
Pero hay un mundo mas allá de haz de luz que despide la pantalla del ordenador, mas sonidos alrededor del que inunda las paginas de los blogs, no todo es rock, soul o blues, también existen las risas de los niños, los susurros cariñosos de las madres o los lujuriosos golpes de humor de las parejas, es pues tiempo para acometer tales sonidos y también buscar esas imagenes soñadas durante el año.
En el fondo es mejor, volverán, y lo harán mas relajados y felices, con alguna buena historia mariposeando en el corazón, batiendo sus alas pujante por salir al mundo y ser esparcida como polvo de hada, algún disco descubierto que ofrecer, volverán mas vividos y mas sabios, pero desde aquí no puedo evitar echarles de menos...La blogosfera se nos queda un poco sola, un poco triste...
¡Disfrutar de las vacaciones amigos!!!
¡Hasta Pronto!!!



jueves, 17 de julio de 2014

The War On Drugs - "Lost On The Dream", 2014. Un esponjoso bizcocho sonoro.

Tras un fin de semana cargado de country, aunque no todo es country dentro de lo ofrecido en el Huercasa Country Festival, el espíritu, la salsa que empapaba nuestro cerebro y lubricaba nuestros músculos para así mejor bailar, si que era una salsa western y outlaw que terminó por hacer de este viejo rockero: aprendiz de cow-boy y orgulloso aspirante a vaquero rudo y mascador de tabaco.
Por esto la disyuntiva ahora es la siguiente, o sigo la inercia y hablo de algún trabajo de la esfera del genero iluminado por Hank Williams o todo lo contrario...


Y todo lo contrario me ha parecido lo oportuno: buscar reparador descanso a los olores a mazorca de maíz asada y alivio a las apreturas dolorosas en los pies a consecuencia de tanto bailar con las botas puestas, y buscarlo en la calidez del pop suntuoso y elegante de The War on Drugs.
Y teniendo a mano el último lanzamiento de los de Philadelfia para que vamos a rebuscar en pretéritas producciones, pues ni "Wagonwheel Blues" (2008) ni "Slave Ambient" (2011), ambos excelentes, hacen palidecer este ultimo trabajo de la banda llamado: "Lost In The Deam".
Efectívamente, situado en la orilla contraria a las sonoridades enraizadas de estos inolvidables días, este producto se trata de un espacio sonoro diferente, elegante, sofisticado, haciendo incapié en sonidos de envolvente cualidad sónica y sugestivo discurso canoro, con la auto-recreación en la propia realidad de cada tema, en sus formas y su fondo, amasando un engrudo que con el pase por el horno del cerebro del oyente adquiere una esponjosa textura de dulce y acariciador bizcocho, perfecto de sabor y equilibrado de matices, un trabajo fino y disfrutable que recuerda como hace 30 años se soñó con alcanzar una perfección sónica que nunca llego a cuajar y cuyo recuerdo y reto asumen hoy The War On Drugs acercándose bastante a la utópica meta fijada por Fleetwood Mac, Inmaculate Fools y alguno mas en los artificiales ochenta.


Álbum formado por diez temas, varios de ellos de larga duración, un trabajo largo y que exige cierto esfuerzo para hacer realidad el prometido bizcocho, que cuando se cuaja promete deleitar los paladares musicales mas exigentes y selectos provocando pacíficas escuchas de sedantes resultados.
Trabajo coherente en cuanto a su setlist, sin altibajos ni compositivos ni de definición sónica, se sigue una linea durante todo el minutaje que crea un argumento estilístico que hace del disco casi una apuesta conceptual, apuesta que se desgrana en buenos cortes, bien construidos melódicamente y con vida propia, iguales pero diferentes entre si.
Empezando con la extensa pero fantástica "Under The Presure" que inicia al oyente en las ambiciones artísticas del trabajo, ritmos elementales de azotes ochenteros y voces gaseosas dejándose enredar en una melodía sugerente y fluida, perfecta toma de contacto.
Menos ecléctica y mas directa es la excelente "Red Eyes", mas noventera y menos ochentera no pierde comba sónica con la anterior, como tampoco lo hace la balada de denso aporte instrumental de "Suffering", cantada con lastimero tono nasal muy apropiado a la idiosincrasia del tema.



Ritmo y ganas de bailar desde los primeros sones de "An Ocean in Between the Waves", guitarras que derraman electricidad y muro de sonido vaporoso para un tema nacido para disfrutarlo en una pista.
Tóxica por su eléctrico envite "Disappearing" se me hace un poco larga, pero da paso a la POM del álbum: "Eyes to The Wind" es uno de esos temas que te desmonta, me recuerda ciertos pasajes de The Waterboys, juega con las notas y las cadencias como si de un tobogan enano se tratase, moviéndose en espacios cortos con toda la melodía comprimida en breves giros melódicos, una birgueria para disfrutar una vez tras otra.
"The Haunting Idle" es un instrumental corto teniendo en cuenta las dimensiones de otros temas del disco, oscura y psicológica.
"Buning" nos lleva a los tiempos en los que Bruce Springsteen nos hacía soñar con sus canciones, tiempos cada vez mas olvidados por culpa de los últimos fallos discográficos del Boss, un tema que podría haber firmado aquel Bruce añorado por tantos, un gran tema.
Armónicas y cierto influjo aunque no tan evidente como en la anterior al Bruce de antaño, aunque lo justo sería una X, creo que aún me gusta mas esta "Lost In The Dream" bucólica y de reptante canto.




Y el trabajo llega a su fin con otra larga y perfecta muestra de sutileza y fluidez melódica, delicadeza en los sonidos y como en todo el disco mucho encanto y arquitectura de rectos y perfectos contornos para dar un justo punto final al disco con este hermoso "In Reverse".
Glamour en el sonido, sofisticación en las formas e hipnótico palpitar en las sensaciones, un disco fuera de tiempo, intemporal, algo diferente en estos tiempos de lucha por clonarse unos con otros en lugar de rebelarse por diferenciarse entre sí, un disco dificil, y que requiere un esfuerzo pero que termina dando su justo premio al oyente paciente y entregado, un dulce y esponjoso bizcocho que se ira cocinando en el interior a base de pases y calor.

Este artículo fue escrito para su aparición en el blog ZRS el pasado día 16/07/2014, si deseáis visionarlo allí y de paso dar una vueltecilla por tan estupendo espacio pinchar aquí.

miércoles, 16 de julio de 2014

John Hiatt - "Terms of my Surrender", 2014...Ya esta aquí lo nuevo de John Hiatt.


Ya esta en la calle el nuevo disco de John Hiatt, "Terms of My Surrender", el de Indianapolis nos trae en esta ocasión un disco basado en el dúo formado por su acústica y su voz, ambas jugando con sonoridades afines al blues del delta, un poco alejado de esas aproximaciones rock y soul que le son tan caras y centrándose mas en tonalidades oscuras y pantanosas, adaptando su voz al estilo denso propio de los ecos de la desembocadura del Mississippi, bajando alguna octava la tesitura de su instrumento y contando con el apoyo de su banda de los últimos tiempos y secundado por las guitarras y producción de Doug Lancio quien le convenció para atarse durante la grabación a su vieja acústica y dejase en sus manos las eléctricas, adoptando estas siempre un segundo plano muy favorecedor para las mismas.
He tenido la ocasión de escucharlo en varias ocasiones y puedo adelantar que en no demasiado tiempo me lanzaré con una reseña completa a un disco que navega vocalmente entre Dylan y John Lee Hoolker sin dejar de ser Hiatt y que creo que volverá a sorprender y a colocarse en lo alto del escalafón de los mejores discos del año.
De momento un tema de adelanto, el que da título al álbum: "Terms of my Surrender", que lo disfrutéis.
Y por cierto, la portada me parece realmente preciosa.