lunes, 20 de agosto de 2018

Autrigalia Fest 2018 - Bantastic Fand/Ghost Number and His Tipsy Gypsies - 18/08/2018


Primera visita al Autrigalia Fest, peculiar festival que se celebró por segundo año en la localidad burgalesa de Busto de Bureba y que combina el mundo de los cereales con el country-folk. Talleres, muestra y cata de cervezas artesanas, exposiciones, mercado autóctono, un espectáculo de humor con un seat 600, mucho frío y por supuesto música, es parte de la oferta de Autrigalia Fest 2018.
Y aunque todos los actos tuvieron interés, lo nuestro es la música y en ello nos vamos a centrar.
El viernes no pudimos estar en Busto de Bureba, pero el sábado aún resonaba el nombre de Moses Rubin que dejó huella tras su concierto en formato power-trio del viernes.


El sábado, en mi opinión demasiado tarde, pasadas las once y media de la noche, y con un frío de órdago, saltaba al escenario la banda donostiarra Ghost Number and His Typsy Gypsies. Era mi tercera experiencia con los donostiarras que gustaron y mucho al público con su música vintage que cuenta con esencias cajun, ragtime, swing, country, folk o hillbilly entre algunas de sus influencias. Liderados por David Pisabarro (voz y banjo), en cada una de las oportunidades que he tenido para verles en vivo se ha notado una mayor madurez y el afianzamiento del repertorio, basado en los temas de su primer disco del pasado año "From dawn to dust", también el grupo se muestra, a pesar de su juventud, muy suelto y con desparpajo aunado a un excelente sonido.
Pudimos escuchar algún tema de su próximo disco, en el que prometen seguir experimentando con sonidos más latinos, nos ofrecieron un tema con aires cubanos y un calipso. Calentaron el ambiente y el público lo agradeció y disfrutó con ellos.


Llegaba el turno de Bantastic Fand, los cartageneros son una banda completamente consolidada, sus canciones suenan cada vez mejor y está claro que van a más. Las armonías vocales con Paloma del Cerro, la base rítmica (Chencho Vilar, Paco del Cerro), los teclados de Carlos Campoy, las guitarras del estupendo Fernando Rubio y por supuesto Nacho Para a la voz, armónica y acústica, todo el conjunto es una máquina perfectamente engrasada para ejecutar un sonido americana de gran enjundia que combina influencias de nombres como Tom Petty, Bob Dylan, Neil Young, The Band e incluso el pop de la invasión británica.
Sonaron canciones de sus dos discos publicados hasta la fecha: "Strong enough to refuse" (2014) y "Welcome to desert town" (2016) e hicieron las delicias de un público que se rindió ante la clase y buen gusto no exento de garra y oficio de la banda cartagenera.
A un servidor gustó de manera especial las nuevas versiones que han incorporado al setlist en directo: "Oh sister" de Bob Dylan, "Love the one you're with" de Stephen Stills y de una favorita personal como es "Comes a time" de Neil Young. También Fernando Rubio nos ofreció algún tema de su magnífico disco en solitario del presente curso "Cheap chinese guitar".


Triunfo por todo lo alto, esperado por otra parte y que repitieron en la matinal del domingo en Frías celebrando una vez más el Vals de 2016, allí en un formato semi-acústico volvieron a deleitar con un reperetorio con mayor presencia de los temas de Fernando Rubio, esta vez bajo un sol de justicia que se agradecía tras el frío de la madrugada anterior, en ese ambiente de paz y armonía tan querido para muchos que se respira siempre en Frías, volvíamos a vivir sensaciones valseras y rememoramos el indescriptible fin de semana del vals de hace un par de años.
Grandes Bantastic Fand como siempre, ya estamos deseando un próximo encuentro con ellos.
El horario y los retrasos propiciaron que el concierto de Red Beard empezase casi a las tres de la madrugada, el cansancio y el frío acumulado me convenció de que lo mejor era ir a dormir, aunque los primeros temas de la banda de Jaime Jiménez me estaban gustando mucho, una pena porque muchos se fueron y Red Beard contó con poco público, algo injusto para todos y de lo que no son culpables ni la banda ni el respetable, creo que es para apuntar y mejorar en ediciones venideras.

Ha sido un placer de dimensiones bíblicas poder pasar este día y medio con tantos amigos, para no caer en olvidos indeseados no citaré a ninguno, ellos saben y yo también, un lujazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario