martes, 2 de julio de 2019

Bryan Ferry - "These foolish things" (1973)



 La orientación de los covers de "These foolish things" es netamente festiva, colorista, frívola en cierto aspecto y sobre todo glam.

En el año 1973, dos artistas británicos tan cercanos como distantes optan por lanzar sendos discos de versiones. Por un lado David Bowie desliza en las listas de éxitos el magnífico "Pin ups", por otro lado, Bryan Ferry -que es quién hoy nos ocupa- factura y coloca en los primeros puestos de las listas el también estupendo "These foolish things".
Realmente, la única concordancia entre ambos trabajos es el año de publicación y las similitudes histórico-artísticas que unen a ambos: referencias al glam, artistas comunes como Brian Eno, cierta personalidad estética...
Por lo demás, poco tienen qué ver ambos discos: mientras Bowie se dedica a ensalzar bajo su embrujo temas poco conocidos en USA (el disco estaba destinado básicamente hacia ese mercado), Ferry traslada a su universo sónico temas que poco tiempo antes fueron grandes éxitos y que fascinaron en su publicación al dandy vocalista de Roxy Music.
Se trata además del primer disco en solitario de Ferry, que en aquél entonces ya tenía a su formación totalmente consolidada en el mercado. Llama la atención la ausencia de Brian Eno en las sesiones de grabación, lo que dejaba en cierta evidencia los problemas que ya se habían instalado entre ellos con respecto a la línea artística que debían seguir los Roxy. Más aún teniendo en cuenta que otros miembros de la banda si estaban presentes en los créditos, como Phil Manzanera, que está presente con su guitarra en varios temas, o Eddie Jobson, quien finalmente reemplazaría al propio Eno en los Roxy Music tras la salida de este.

La orientación de los covers de "These foolish things" es netamente festiva, colorista, frívola en cierto aspecto y sobre todo glam. Ferry actúa como un Dandy de local nocturno, uno de esos elegantes habitantes de los aledaños a las barras más mullidas de acolchados y brillantes de latones y maderas nobles perfectamente barnizadas, un crooner siempre con el cóctel en la mano, agitado no batido por supuesto.
No puede presumir "These foolish things" de buscar la exclusividad en su tracklist. Como decía más arriba, Ferry tira de grandes éxitos de años precedentes, o temas menos conocidos pero incluidos en los repertorios de bandas de incontestable éxito como The Beatles, de quienes interpreta la poco conocida "Don't ever change" compuesta originalmente por Gerry Goffin y Carole King, o una estupenda versión del "You won't see me" del mítico "Rubber Soul".
También se atreve con Bob Dylan, del que elabora una fastuosa y sorprendente versión de "A hard rain's a gonna fall" que convirtió en gran éxito comercial.
También se introduce en el mundo mullido y divino de la noche de neón, haciendo de crooner/jazz con el tema que da título al disco, que también se convirtió en un gran hit.
Pero en el disco nos encontramos grandes éxitos por todos conocidos como "Sympathy for the devil" de Rolling Stones o "Don't worry baby" de Beach Boys, ambas reinventadas con una original y muy personal visión glam, con un Ferry oficiando de crooner cincuentero.
Otros temas también interesantes como "River of salt" sobre el original de Ketty Lester, "Piece of my heart" que popularizara Janis Joplin, o el toque soulero que llega con clásicos como "The tracks of my tears" de Smokey Robinson, "I love how you love me" delicioso tema del menos conocido grupo femenino The Paris Sisters o "Loving you is sweeter than ever" del gran Marvin Gaye, también son momentos destacados de este elegante y sofisticado disco de versiones.
No soy muy aficionado a los discos de versiones, pero en 1973 dos artistas británicos me hicieron recular con respecto a esta opinión con dos magníficos trabajos, hoy nos hemos referido al debut en solitario de Bryan Ferry titulado "These foolish things".



2 comentarios:

  1. Pues no lo he escuchado, y eso que los Roxy Music de aquellos años me parecen divino. Si lo comparas con el de Bowie, es que su interés es máximo.

    Un abrazo, Addi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un disco que me encanta, con una frivolidad y un color glam que hace de algunas versiones algo sorprendente. Creo que te gustará.
      Abrazos.

      Eliminar