viernes, 12 de abril de 2019

La docena de doce de... 1989 (discos).


Estamos en primavera y ya va siendo hora de soltar una docena de doce para celebrar la estación de las flores. Como la verdad es que no estoy sobrado de imaginación últimamente, me voy a ceñir a una solución típica y tópica en cuanto a lo de confeccionar listas se refiere como es la efeméride, y este viernes he pensado que no estaría mal recordar el año que finiquitaba la maltratada década de los ochenta, es decir 1989.
Muy joven era entonces el que suscribe, y alguno de estos discos fue descubierto por mi en años posteriores, pero otros ya me tenían encandilado hace treinta años.
Aquí va la docena de doce de 1989.


1. Lou Reed - "New York".


Si hay un artista con el que no consigo decantarme por un disco favorito, ése es Lou Reed. No diré que "New York" sea mi preferido, pero sin duda es uno de ellos, una obra magna en toda regla -como otras tantas- que abre, sobre eso no tengo dudas, esta docena de doce.


2. Neil Young - "Freedom".


Otro disco menor de un artista mayor; en este caso, el artista mayor es el más grande, el tío Neil. Aunque "Freedom" no esté considerado entre sus obras maestras, a mi me gusta tanto como muchos de los discos míticos, para mi, grandioso.


3. Pixies - "Doolittle".


Mi favorito de la banda del incorregible Black Francis es sin duda éste artilugio publicado hace treinta años. La producción de Gil Norton hizo posible un sonido más blanco y limpio, la leyenda estaba servida.


4. The Georgia Satellites - "In the land of salvation and sin".


Con su primer disco, la banda del inefable Dan Baird ya hizo historia, pero con éste tercer trabajo cierran un círculo que difícilmente podrá ser superado como trilogía rockandrollera sudorosa y rotunda, un abanderado del rock and roll en toda regla.


5. Los Flechazos - "En el club".


Sin duda mi favorito de Los Flechazos, su segundo elepé es el más redondo y el que afianza el estilo de la banda de manera definitiva. El pop se hace hueco con el mod y el soul, ya se empieza a solidificar esa actitud brit y juvenil; inolvidable.


6. Galaxie 500 - "On fire".


El segundo disco de la banda de Dean Wareham precedente a Luna facturó tres discos impolutos, un auténtico cofre con tres joyas en su interior que muchos, demasiados, ignoran. Yo me quedo con todos ellos, y por supuesto con "On fire" también.


7. Stevie Ray Vaughan & Double Trouble - "In step".


Un Stevie Ray Vaughan rehabilitado y presto a iniciar un nuevo proyecto, y lo hace con un disco frenético de blues-rock, una tremebunda combinación de composiciones nuevas y covers impecables de clásicos inapelables, un imprescindible.


8. The Dubrovniks - "Dubrovniks blues".


Mi favorito de la banda australiana The Dubrovniks es éste catálogo que registraron en 1989 sin excesiva fortuna mediática ni comercial. Guitarras rugosas y broncas, melodías sinuosas, bajos reptantes... de todo un poco y todo notable.


9. 091 - "Doce canciones sin piedad".


No seré yo el que diga que éste y no otro es el mejor disco de los Cero. Ante tan encomiable exposición de regularidad, siempre con la calidad como guia, cualquiera se moja. Eso si, se trata (como siempre) de una colección de doce (obviamente) canciones excepcionales.


10. The Dog's D'amour - "Errol Flynn".


No podía faltar Tyla en una docena de doce sobre el año 1989. Y menos aún este "Errol Flynn", disco repleto de buen material, como acostumbraba a encontrarse en la banda de los Dog's D'amour, discos de otro tiempo definitivamente.


11. Aerosmith - "Pump".


Nunc he sido especialmente fan de Aerosmith, apenas tres o cuatro discos de la banda de Boston me conquistan plenamente; uno de ellos es "Pump", el pepinazo rockero con el que cierran la década de los ochenta, por frenesí y decibelios entra en esta docena este elepé de aquellos Aerosmith.


12. Gabinete Caligari - "Privado".


Siempre he pensado que "La culpa fue del cha-cha-cha" lastró la reputación del último disco ochentero de los Gabinete. Cierto que no es tan bueno como los tres precedentes, pero tampoco tan insípido y tonto como podía hacer creer el éxito de ventas que supuso el cha-cha-cha. Se queda aquí, cerrando esta lista..

6 comentarios:

  1. Yo creo que el "New York" es el mejor disco de rock de los ochenta, no solo del año. Ciñéndonos al año del que hablas hay algunos discos que adoro y no están en tu lista, como "Distemper", "Negative Waves", "Epic", "Rock 'N' Roll", "Sonic Temple" y "Tin Machine", pero también estarían el de Reed y "Doolittle" en mi top 3 de 1989.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. The Cult o Bored! han estado a punto de entrar. También me gusta Tin Machine. Lo cierto es que quería una lista un tanto ecléctica y que se pareciese lo más posible a lo que escuchaba con aquellos 18 años.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Me ha gustado la inclusión de Gabinete. Un porcentaje alto de los que mencionas se me pasaron por alto entonces. Coincide en los tres primeros, decantándome quizás por Pixies. Echo de menos algo de Prince.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El "Privado" es un muy buen dissco bastante menospreciado. En cuanto a Prince, digamos que no hacemos muy buenas migas él y yo.
      Abrazos.

      Eliminar
  3. El de Aerosmith es grandioso, a la altura de algunos de los 70. Tengo pendiente de oír el de los Flechazos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Flechazos es una enorme debilidad para mi, mod y brit-pop sixtie, los primeros pasos de Cooper.
      "Pump" es un bombazo de disco, sin duda.
      Saludos.

      Eliminar