viernes, 8 de febrero de 2019

La docena de doce de... Discos de 1979.


Como me imagino que a lo largo del año irán apareciendo listas a propósito de los mejores discos de diversos años terminados en nueve, por la cosa de la efeméride con número redondo, yo, que hoy me he despertado con ganas de lista, me lanzo con la mía del año 1979, hace cuarenta años (y un servidor ya andaba rodando por ahí).
Por supuesto y para no perder las buenas costumbres, se trata de una docena de doce de...


1. The Clash - "London calling".


Mítico donde los haya, ecléctico, transgresor y definitivo, un auténtico documento donde se amalgama la historia, el pensamiento progresista y la música. ¡Imprescindible!


2. Neil Young - "Rust never sleeps".


Solo el más grande es capaz de presentar un disco con temas inéditos en riguroso directo, con una parte acústica y lírica y otra eléctrica y rabiosa, Young inventando la actitud grunge.


3. Joy Division - "Unknown pleasures".


La firma sonora de una época fugaz pero eterna, la oscuridad y la atmósfera, la música convertida en imágenes difuminadas por la psiquis, un disco que merece un parámetro crítico propio.


4. AC/DC - "Highway to hell".


La leyenda en su momento de mayor esplendor, cuando el infierno se mostraba incapaz de apagar la furia de la banda más grande y demoledora del momento. Bon Scott marcando el camino hacia el averno.


5. Burning - "El fin de la década".


El rock urbano se mezcla con las esencias glam y el arrojo de barrio heredado de las escuchas de los grandes discos de los Stones. Un zumo de rock suburbial con esas gotas de elegancia y sensibilidad de los grandes.


6. Graham Parker - "Squeezing out sparks".


Un disco ultra excitante, power pop de lujo y canciones inmortales saturadas de melodías perfectas y estribillos pegadizos, una gozada en toda regla.


7. Bruce Cockburn - "Dancing in the dragon's jaws".


Obra maestra del grandioso songwriter canadiense que aquí alcanza sus mayores cotas de inspiración. Trabajo y artista que juegan en ligas menores aunque la carrera de Cockburn en lo artístico es oro puro, como deja claro este disco.


8. La Banda Trapera del Río - S/T.



El punk suburbial, descarnado y proletario. Contundencia, transgresión y furia entremezclados con desesperación y orgullo de barrio, tenían algo que decir y lo dijeron, y el mensaje es transmutable a los tiempos actuales. Grandeza.


9. Buzzkocks - "Singles going steady".


Imprescindible colección de singles, pelotazos irresistibles de flamígeros himnos punk y power pop que irradian actitud y anarquía existencial al ritmo del rhythm and blues más furibundo.


10. Van Morrison - "Into the music".


Vuelta de tuerca al modus operandi musical del León de Belfast. Se añade al cóctel influencias country, visiones crepusculares que enriquecen el universo sónico de Van 'the man'.


11. Tom Petty - "Damn the torpedoes".


El tercer torpedo de Petty fue este incendiario disco de rock soleado con acentos pop y ese encanto de la juventud indómita, el trabajo que consolidó al rubiales de Florida.


12. The Police - "Reggatta de blanc".


Segundo disco de The Police, en mi opinión inferior a su pletórico debut pero repleto de canciones perfectas, nunca alcanzó la banda de Sting el nivel alcanzado con sus dos primeros elepés.

4 comentarios:

  1. Grandísima lista, Addi. En la mía estarían también Thin Lizzy, Motörhead, Ian Hunter, Van Halen y Camarón, pero el primer puesto siempre, siempre, siempre para "Highway To Hell".

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubo más discos en las cábalas previas, pero ya sabes, siempre se queda alguno, Motorhead y Thin Lizzy hubieran entrado de haber sido de veinte por ejemplo.
      Hombre, los primeros son prácticamente empate técnico.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. No discuto esta lista me valen todos y alguno mas jjj

    ResponderEliminar