lunes, 14 de enero de 2019

Siete años de Rock and More...


Tiramos de tópicos y repetimos aquello de 'parece que fue ayer'. Pero es cierto, parece mentira que hayan pasado siete años desde que aquél lejano/cercano domingo frío y lluvioso de 2012, con idénticos guarismos en el calendario que hoy. Aunque ésa es prácticamente la única coincidencia entre el presente día y aquél primero de Rock and More...
Muchas cosas han cambiado desde entonces, algunas se han pospuesto y con el tiempo han vuelto, otras tal vez lo hagan algún día, y otras sé que jamás volverán, quizás sea mejor así.
La cosa es que lo que empezó siendo una aventura encaminada a despellejar mi alma de músico, escritor y ser humano frustrado, y arrojar las virutas sobre el lienzo blanco del portátil en busca del reciclaje metafísico por nadie advertido que yo suponía, se fue convirtiendo con el tiempo en una forma de dar sentido a mis días, bastante oscuros y deteriorados en aquellos tiempos, en una terapia donde la sangre que esperaba dilapidar en forma de letras, finalmente no llegó al río.
Y contra todo pronóstico empezaron a aparecer voces que daban réplica a mis palabras, y posiblemente, ignorantes aquellos remitentes de las consecuencias de sus visitas a mi casa, fueron encendiendo las sucias bombillas que en mi ceguera no sabía encontrar y el túnel empezó a señalar su recorrido hasta alcanzar el final del mismo, coincidiendo con la primera escaramuza rockera en Frías.
Entonces la certeza de que la suerte estaba echada era tan real y vívida que el blog pasó de ser un refugio insonorizado perdido en mi submundo a convertirse en un estilete con el que destripar desdichas y debilidades propias para que la vereda volviese a ser, como decía el poeta, el camino que hacemos al andar.
Y así, escribir se ha convertido en lo que realmente siempre fue, una necesidad, un ejercicio que amaba tanto que no acometí antes por miedo a dañarlo, hasta que la hecatombe que parecía cernirse sobre mí me convenció de que no había nada que perder, y poco por lo que luchar y que estaba, y siempre estaría, como canta el poeta eléctrico, "En el ángulo muerto", pronto comprendí que no estaba en lo cierto.
Asumido mi lugar de semi-invisibilidad en el espejo, cotejando los activos y encerrados en el cuarto del olvido los pasivos, volví a fundirme con mi entorno y desde el punto de partida volví a empezar, siempre con los dedos prestos sobre el teclado, para asomarme al balcón desde el que oteaba mi propia verdad como músico, escritor y ser humano, tal vez no tan frustrado al fin y al cabo.
Y llegamos a 2019 con la mirada limpia, que no es poco; y unos cuantos amigos más que cuando empecé a escribir a la desesperada, dispuesto a rodar por la pendiente. Y solo por eso el viaje es merecedor de una continuidad a la que no quiero poner expectativas y mucho menos objetivos, pues cada día cuenta y no hay nada peor que el arrepentimiento de lo que no se llegó a hacer.
Toca, por qué es lo justo y deseo de corazón hacerlo, agradecer a todos los que me han acompañado en este viaje, a los que me honran con su presencia y sus comentarios y sobre todo con su comprensión y respeto, todo ésto por supuesto es recíproco.
Y a los que se han convertido en amigos, un millón de gracias y abrazos repartidos como crean conveniente.
¡A por los ocho!



19 comentarios:

  1. Una gran alegría seguir contando con tu blog y tus palabras, Addi.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gonzalo, seguiremos de momento en la faena.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Enhorabuena ya que se lo q es mantener esta bendita locura. Un seguro servidor y lector empedernido de sus posts que se encuentra encantado por su casa y que dure muchos años mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay momentos mejores y peores, pero a día de hoy sigue siendo algo que hago con ilusión.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Enhorabuena maestro.
    ¡Que no pare la música!

    Gracias.

    ResponderEliminar
  4. Esa foto de la entrada lo dice todo. La luz que se cuela por las rendijas del paisaje es la más interesante, aunque no sea la más intensa, las sombras le dan más contenido, mayor profundidad. Felicidades Addi y que nos volvamos pronto a ver.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier, espero que este 2019 nos podamos ver y charlar un rato sin pantallas de por medio.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. Primer día que entro a tu blog tiene buena pinta habrá que conformarse con lo que subiste estos años.

    ResponderEliminar
  6. A pensé que era una despedida no lo leí entero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido!... De momento seguimos, como si estuvieses en tu casa.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Felicidades y gracias por ser uno de los cada vez más menguantes (y por ello más necesarios que nunca) baluartes que todavía siguen vigentes y 100% fiables de la etapa dorada del bloguerío... A por 70 más !
    Gran abrazo, Addison.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego no es el mejor momento de los blogs, el caralibro, tuiter y esas moderneces lo están jodiendo todo, pero seguiremos en la brecha. Gracias camarada.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Para comenzar siendo un intento a la desesperada, has construido un bellísimo mundo de sonidos, emociones y visitas guiadas a lo que es la Música, las palabras y la esencia de todo lo que merece la pena.
    ¡¡¡Felicidades!!! porque espacios así son los que me hacen creer que aún es posible, ¡¡Y que dure!!
    Un Abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Agilulfo. Las cosas a veces nacen de una manera y como una crisálida se convierten en otra, y a lo mejor hay que achacar el milagro a la casualidad.
      La música es un motivo para creer, y entiendo que así lo creemos muchos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  9. hola adison... mi blog acaba de cumplir la misma edad que el tuyo, jajajaja, míranos como dos adultos hablando de sus hijos pequeños... sólo que el mío nació el martes de una agradable tarde de otoño... como sea, feliz aniversario amigo y que estas fechas de dupliquen a ritmo de buenas películas, anécdotas, discos... y hasta libros...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, somos quintos, que decimos por aquí. Seguimos hablando de todas esas cosas que nos acompañan en el camino, y de los amigos que os pasáis de visita.
      Gracias de nuevo.
      Saludos.

      Eliminar
  10. Mi más sincera enhorabuena mysuperfriend. Por muchos años másssssss!!!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. Felicidades, gracias por compartir música, tus propias impresiones y escritos, se agradece encontar un lugar de conexión donde sentirse a gusto.
    Y a seguir por mucho tiempo!
    Muxus!

    ResponderEliminar