jueves, 17 de enero de 2019

Entre todos lo mataron, y él sólo se está muriendo. Y ahora, ¿qué hacemos?.


Entre todos lo mataron... y él solo se está muriendo. Si bien es cierto que el acoso y derribo informativo (absolutamente deleznable y totalmente antidemocrático y propio de estado autoritario) ha hecho mucho daño a Podemos desde que pasó de ser un reclamo para la audiencia televisiva a convertirse en una amenaza real que inquietaba a élites y privilegiados varios, lo cierto es que las últimas escaramuzas de muchos personajes integrantes del otrora ilusionante Podemos está haciendo justicia al odioso refranero; 'entre todos lo mataron y él solo se murió'.
La izquierda está en la UVI, con respiración asistida y el gotero enchufado a la vía, a falta de una transfusión que depurase viejas pendencias y oxygenase un discurso abarrancado desde hace demasiado en la autarquía ideológica y en el uso y abuso de reclamos demasiado sobados para ser creíbles a estas alturas del partido, los líderes de las distintas formaciones progresistas de este país se han dedicado a jugarse los cuartos que les quedaban en ser los más populares del aula de los torpes del instituto, mientras posturas más pragmáticas y menos pretenciosas se hacían con el patio del recreo y sumaban a su causa a los perfiles bajos del alumnado.
Podemos ilusionó, o al menos lo hizo mientras la crisis soplaba de culo, al tiempo que en el PSOE se montaba una marimorena entre los que pretendían combatir los votos más ideológicos y los que se negaban a perder los privilegios conseguidos en treinta y pico años de traiciones e infamias maquilladas de progresismo de farándula. El espectáculo fue bochornoso y finalmente decidió el que nunca pinta nada, el ciudadano de base, aún así ni se consiguió despojar a Rajoy de la Moncloa ni se fue capaz de hacer un frente común ante una derecha que tiene en la disciplina su mayor activo y en la capacidad de resistencia su arma más mortífera.
Moción de censura que sale adelante (que meses antes era imposible) y Rajoy sale del gobierno. Parece que esta situación ha beneficiado al PP al fin y a la postre, irrupción del fascismo con apoyo y blanqueo de los medios que sin pruebas ni argumentos veraces enterraron a la formación morada en el fango sin reparar en gastos ni en descréditos, y la derecha que se aúna en esta nueva realidad (seamos claros, una fracción del PP importantísima nunca ha sido otra cosa que lo que hoy es, con siglas específicas, VOX), y el gobierno, junto a las veletas C's, es evidente que será de ellos en breve, en cuanto Sánchez se caiga del guindo y convoque unas elecciones que posponer no le va ha hacer ningún bien a la izquierda, si es que tiene salvación la izquierda a día de hoy.
Entre todo este maremágnum, hoy Iñigo Errejón fractura un poco más a Podemos, a quien todo el rollo de la transversalidad le está saliendo más caro que un yate, y lo hace en Madrid, en el centro para que lo vean todos. Después del desastre de Andalucía, este año presiento más hecatombes, en más territorios, y yo pregunto: ¿qué se le puede pedir al votante de izquierdas?, ¿qué debe hacer y pensar ante todo lo que está ocurriendo en las huestes socialistas, obreras y populares de este país?, ¿Hay motivos para creer?.
Siento que una vez más hemos dejado que los malos se lleven el botín, que nos arrebaten lo que debería ser nuestro y que lo hagan aprovechando nuestras discusiones, nuestros sesudos debates en torno a la moral socialista, las escrituras de Marx, la acción en la calle y el apoyo a las ballenas... cualquier cosa en lugar de crear un proyecto de izquierdas sincero e ilusionante. Pero para conseguir ésto, es necesario posicionarse adecuadamente: alejados los unos de las puertas giratorias, los privilegios y los fastos palaciegos y con la vista en el ciudadano de a pie, y centrados los otros en acciones alejadas de utopías y buscando una unidad y un compromiso que huela a futuro y a ilusión, no empeñándose en buscar, o parecerlo, esas puertas, privilegios y fastos conseguidos por los vecinos socialistas en el 86 cuando entraron a saco en la 'Beautiful people'...
Hoy es un día más en el que a los progresistas nos toca hociquear y fijar la vista en el suelo, para sepultarla entre los brazos, pegada la barbilla al pecho y que el temporal pase por encima de nosotros sin hacernos hincar la rodilla, sin que la derrota sea demasiado furiosa.
Lo dicho: entre todos lo mataron y él solo se está muriendo.

4 comentarios:

  1. Excelente reflexión Addi, soplan malos vientos para la izquierda y siempre me acuerdo lo que explicaba el padre de un amigo, que estuvo represaliado y en un campo de concentración en Francia, decía "Las izquierdas solo se unen en la cárcel".
    Salud

    ResponderEliminar
  2. Me da pereza hasta opinar, Addi, aunque tu artículo es muy serio y razonado. La ilusión se pierde con los años, sea cual sea el proyecto, la gente es muy frívola y superficial, necesita novedades, actualidad, nada de justicia social o democracia. Mira lo de Anguita, ¿quién coño le votaba? Yo debo ser muy inocente, pero me gusta apelar a la responsabilidad individual de cada votante. El tripartito derechoso de Andalucía está ahí porque lo ha votado la gente, con o sin manipulación. Ellos sabrán… A mí Podemos no me convenció nunca, el 15M tampoco, mucho buen rollo y poca lucha. Y eso que tenían y tienen mucha razón, pues la postura reduccionista de comunistas y anticapitalistas ya no funciona en las urnas. Mis referentes son Lenin y el Che, pero no podemos estar siempre con la misma cantinela. Las cosas son muy complejas y si hablas claro, pierdes votos. Catalunya, Venezuela, inmigración… ya sabes. Hugo Chávez es el ejemplo y el camino, él consiguió ganar montones de elecciones y convertir Venezuela en un proyecto socialista serio y unificado. Y Pepe Mujica, claro. Bueno, tío, son unas reflexiones no demasiado bien hilvanadas, pero como me han ido saliendo te las dejo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. En los siete años de vida de este blog todo el que así lo ha querido ha podido opinar con libertad, ni siquiera hay un control de comentarios previo a la publicación.
    Eso si, los insultos o alusiones personales son borrados por mi de manera inmediata, si alguién se piensa que voy a consentir en esta casa palabras como sinvergüenza, hipócrita o cretino está equivocado.
    ¡Salud!

    ResponderEliminar
  4. Esa gente que se dedica a insultar alegremente me pone negro. Encima confunden libertad de expresión con libertad de vejación. Que hagan un blog en el que insultar a todo aquél con quien no comulgan. En tu espacio se puede debatir con total libertad pero con respeto y educación, Addi: como tiene que ser. Menos exabruptos y menos mentiras. Más intelecto y más verdad.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar