martes, 11 de septiembre de 2018

And libros by Addison de Witt - "Barbería, New York state of mind" - Cisco Fran.


Un servidor nunca ha estado en New York, aunque en alguna ocasión ha fantaseado con visitar la gran manzana. Al menos ésa era mi sensación hasta ayer. Hoy, después de haber leído "Barbería, New York state of mind", el libro de relatos de Cisco Fran, tengo una sensación distinta: siento que durante las horas que estuve sumergido en las historias que Cisco comparte con nosotros, paseé por el puente de Brooklyn, atravesé Prospect Park, me subí a un vagón en Pen Station, me bañé de luz catódica y neón en Times Square, anduve por Wall Street o la quinta avenida o avisté el perfil de New Jersey.
Me reflejé en al Hudson, fui testigo de un asesinato, presencié a un febril profeta inflamar de soflamas sectarias a los paseantes y charlé con un célebre fantasma.
Me enamoré y me despedí por carta, conocí mujeres buenas y no tan buenas, tuve relaciones sexuales satisfactorias e incluso traumáticas, tuve amores implorados que llegaron sin darse importancia y se fueron sin dejar drama tras de si; trabajé de todo en la gran manzana y conocí a famosos cantantes líricos, fui vecino de uno de mis más admirados escritores y me pelé en la barbería regentada por un viejo parlanchín que cortaba el pelo, entre otros a Woody Allen.
Todas estas cosas, y más, ocurren en "Barbería", el excelente libro de relatos de Cisco Fran. No sé cuantas historias son, la verdad, y no me voy a poner ahora a contarlas, pero ojalá fuesen alguna más.
Los que conozcan las canciones de Cisco, sabrán que te introducen en historias de forma natural, te sumerge en cotidianidades entre las que sientes que parte de la canción. Cisco transmite cercanía y verosimilitud, no es un héroe, ni tampoco un anti-héroe, es una persona de las que circulamos por las arterias del mundo, y sus personajes son, como ocurre en "Barbería", tus posibles y accesibles vecinos, amigos, conocidos, amantes, novios, novias, padres... gente.
Es fácil y fluido leer "Barbería" gracias a un lenguaje familiar y una expresividad potente. Cisco escribe con una prosa dotada de una lírica e incluso poética muy sencilla, mirando a Ford, Bukowski o Auster, su parlamento es culto pero no pretencioso, y nos cuenta las cosas sin rodeos retóricos, y además con un ácido y acariciador sentido del humor.
Me ha gustado mucho, la única pena que siento es que apenas han sido unas horas entre la noche del domingo y ayer, pero repetiremos, pues de momento no tengo intención de visitar la capital del mundo, y "Barbería" es una excursión divertida y entrañable por las calles, parques, cafés y apartamentos de New York.
Cisco Fran (Valencia, 1962) es el cantante y compositor del grupo valenciano La Gran Esperanza Blanca (pinchar), una banda mítica en la capital del Turia que lleva más de treinta años de brillante trayectoria. Así mismo Cisco ha iniciado una carrera paralela en solitario con dos EPs publicados y algún single.
Profesor de profesión, músico, devoto de Bob Dylan, literato y buena gente, ha publicado bajo el método de auto-edición algunos textos como este maravilloso "Barbería" del que hemos hablado hoy.

4 comentarios:

  1. La lectura, que gran pasatiempo. Me apunto este libro.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sólo está disponible en versión virtual, pero es estupendo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. En uno de los capítulos de "Por tierras de Portugal y España" el personaje, Unamuno, prefiere quedarse tumbado en la cama de su pensión en lugar de ir a visitar el pueblo. Elige imaginarlo a su antojo antes de tener la experiencia real de conocerlo. Tus primeras impresiones sobre el libro de Cisco Fran me han recordado esta obra del bilbaíno.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes razón, no había caído pero más o menos es así.
      Abrazos.

      Eliminar