martes, 21 de agosto de 2018

Tony Molina - "Kill the lights" (2018)


Tony Molina es un californiano nacido hace treinta y tres años y cuyos discos pueden ser escuchados enteros en menos tiempo del que tardarán en buscar una buena posición en su sofá favorito. Ha presentado en este 2018 su cuarto lanzamiento tras dos elepés y un EP, les aseguro que ninguno de los cuatro trabajos alcanza el cuarto de hora de duración.
El de este curso se titula "Kill the lights" y su metraje alcanza exactamente los catorce minutos y treinta segundos, duración repartida en diez canciones, o mejor dicho, micro-canciones.
Si me preguntan mi opinión con respecto a este particular, la verdad, no sabría decirles: tiene mérito conseguir comprimir emociones y sentimientos (de eso hablan las coplas de este autor) en tan poco espacio sonoro y conseguir transmitir, él lo consigue; pero por otro lado, muchas de estas canciones se nos hacen cortas, y da bastante rabia, pues hay en este disco melodías ciertamente hermosas, de una lírica poética y musical notable y un sonido cautivador, basado en acústicas y eléctricas primaverales, con la voz de tono ligero de Tony subrayando cada nota y resguardada de preciosas armonías vocales.
¿Se imaginan sus coplas preferidas de los Byrds o de Big Star, pero con una duración de poco más de un minuto?, ¿o incluso por debajo de ese minuto?, una sensación extraña ¿verdad?.
Pero lo cierto es que el disco se escucha con un gusto indescriptible, hay momentos idílicos en lo melódico donde se nos vienen encima el Lennon más bucólico, pero en modo pastoral: "Now that she's gone".

Me resulta complicado hacer reflexión alguna sobre instantes musicales, eso son realmente: instantes, aunque muchos atesoren tanta belleza e intensidad. Me parecen encantadoras todas y cada una de las canciones que conforman este trabajo, la apertura con "Nothing I can say" es puro y duro Byrds; "Wrong town" es deliciosa y campestre, les transportará a la tierra de la eterna primavera.
En "Afraid to go outside" pensarán en los Fab Four, y con ese piano maravilloso. No se les escapará que Weezer, Elliot Smith o Teenage Fanclub revolotean por el tracklist a modo de influencias, compruébenlo en temas tan delicados como: "Jasper's theme", "Give he take you", "Look inside your mind/losing touch", "Before you go"...
Sinceramente, el disco me parece delicioso de principio a fin, cada rincón del mismo, cada detalle semi-oculto, cada inflexión me parece que está en el sitio adecuado, pero insisto, la duración de las canciones me producen una especie de acariciador desasosiego, pues muchas me molesta que terminen tan pronto, y este mantra no sé hasta que punto me agrada.
Por eso les sugiero que prueben, no les va a llevar mucho tiempo, y veremos si hacemos bueno el dicho de que la mejor esencia se sirve en tarro pequeño para este caso.
Bandcamp de Tony Molina donde escuchar y si se tierce adquirir este mini-álbum: "Kill the lights".

4 comentarios:

  1. Lo bueno si breve.....
    La verdad tiene buena pinta.
    Salud socio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El disco está genial, pero no tengo claro eso de los bueno si breve...
      Gracias.
      Salud.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Una gozada de disco, mucha esencia en un cuarto de hora.
      Saludos y gracias.

      Eliminar