viernes, 31 de agosto de 2018

The Afghan Whigs - "Black love" (1996) - Mis discos de los noventa.


Continuamos con los discos favoritos de un servidor dentro de la década de los noventa. Repetimos añada, 1996, y si el otro día dejábamos constancia de un disco especialmente adorado por estos lares como es "Magnolia" de Screamin' Cheetah Wheelies, el que hoy traemos aquí no le va a la zaga, nos referimos al inmenso "Black love" de la banda de Cincinnati: The Afghan Whigs.
Nuevamente, no se trata de un disco que alcanzase en su día unas cotas de éxito y popularidad masivas, aunque sí fue un disco que obtuvo entusiastas críticas por parte de la prensa especializada y que se convirtió en lugar de peregrinación auditiva para los fans del grupo que comanda Greg Dulli, que tras el éxito del precedente trabajo de la banda, "Gentlemen" (1993), no eran pocos.
The Afghan Whigs no es un grupo de fácil clasificación, circunscribir su música dentro de una etiqueta no es tarea fácil y aunque en un inicio fue inscrito en la nómina del emergente grunge, la verdad es que los efluvios sónicos de esta banda se expandían en busca de más matices de los que firmaba el referido estilo.


Podríamos decir además, que el álbum se encuentra en el periodo de transición entre las guitarras musculadas que propiciaron la primera calificación estilística y la inminente llegada de sonidos soul y negroides que veremos en sucesivos trabajos, y de forma aún tenue también aquí.
Este periodo coincide con una serie de composiciones absolutamente memorables, donde cada frase musical viene bendecida por la excelencia y subrayada por unos textos impolutos en los que se abordan los temas recurrentes en anteriores entregas: culpa, arrepentimiento, resurrección, sexo, despecho...
Es difícil imaginar un comienzo mejor que el proporcionado por la controvertida y atmosférica "Crime scene, Pt.1", que envuelve al oyente poniéndolo en situación.
El tema se pone serio e intenso con las guitarras que abren la poderosa "My enemy" que continúa con la elegancia de un tema con cierta esencia grunge titulado "Double day".
"Blame, etc" rebota gracias al bajo y repta arrastrada por la voz de Dulli y las guitarras; tranquilidad y reflexión en "Step into the light"; requiebros funky en la estupenda "Going to town" con importancia de nuevo en el bajo.
Se estira el sonido eléctrico entre percusión ácida para "Honky's ladder"; en "Night by candlelight" el violonchelo susurra una letanía recogida e íntima que hace del tema un momento muy especial y nuevamente el funky atrapa la espiral de un tema como "Bulletproof".
El final del disco no decepciona, primero con la explosiva "Summer's kiss", intensidad y presión sónica, otro lugar especial dentro del catálogo; y como colofón la suntuosa y emotiva "Faded" que se alarga hasta más allá de ocho deliciosos y memorables minutos, con la magia del chelo de Barbara Hunter nuevamente, y que vamos a disfrutar una vez más, y en directo.



Que esta banda merece más repercusión de la que tiene es una evidencia. Que es uno de los grupos más importante musicalmente de los últimos veinticinco años, por encima de mucha estrella mediática noventera, habitual en la MTV, también. Pero que tienen un nutrido grupo de fans que nos enchufamos cada disco que publican y que no olvidamos las obras magnas pasadas, como ésta, eso está claro, si estamos entre los elegidos, ¡celebrémoslo!.

10 comentarios:

  1. Excelente reseña para un álbum increíble. La narrativa y el curso de la misma es prodigiosa.

    A ver si se enteran los que hablan de Soul que existe una banda llamada Afghan Whigs.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ramon C. Es como dices un álbum increible, los souleros puristas siempre tienen ciertas reticencias ante una lectura del soul un tanto blanca, conozco alguno.
      Gracias y un saludo-

      Eliminar
  2. Siglos sin dejar rastro por aquí Addison pero con Black Love no he podido resistirlo. Black Love es su Obra Magna, todo cuadra y encaja como un guante, el dramatismo lírico, sus melodías, la estética, las intensas líneas de guitarra y, cómo no, un Dulli abriendo su alma en canal con esa intensidad con la que interpreta cada tema. Gentleman me gustó pero éste me convirtió para siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay tiempo para comentar, lo comprendo, a mi me pasa igual, apenas puedo comentar en casas ajenas. Gentleman es muy bueno, este es grandioso.
      Abrazo.

      Eliminar
  3. soy de los afghan mas soul asi q este su inicio en ese estilo me encanta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A partir de aquí se hacen más souleros, el disco del año pasado me pareció buenísimo.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Mi favorito es Gentlemen creo ... pero este es igualmente maravilloso. Creo recordar que esta concebido como una especie de guión y que las canciones se suceden contando una misma historia ... nunca lo he comprobado, pero si es verdad solo lo engrandece. Un discazo ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gentlemen es buenísimo también y el que les catapultó. Toda la discografía de este grupo es buenísima. Dicen que Dulli estaba escribiendo estas canciones para que fuesen la banda sonora de una película de cine negro, el proyecto se frustró y se encontró con un ramillete de canciones que se convirtieron en un disco que tenía cierto toque conceptual.

      Eliminar
  5. Qué gran reseña para un excelente trabajo. Una banda abandonada hoy en día que marcó su propio estilo y su propio camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias hombre. Es una gran banda, incluso hoy, su disco del año pasado "In spades" fue de lo mejor del año en mi opinión, buenisimo, pero nunca han alcanzado la primera línea en cuanto a popularidad, es un hecho.
      Saludos.

      Eliminar