miércoles, 30 de mayo de 2018

Ash - "Islands" (2018).


Los años noventa dejaron un ramillete de formaciones anglosajonas que llegaron con la vocación de actualizar el pop y representar una alternativa al grunge imperante. Muchas consiguieron reconocimiento mediático y pronto fueron pasto de MTV, abarrotaban las parrillas grupos como: Oasis, Blur, Pulp, The Verve, Suede, Travis... Confieso que un servidor siempre se decantó por la propuesta, menos mediática de asociaciones como The Posies, Teenage Fanclub, Cotton Mather o los que hoy traemos aquí: Ash; todos ellos ensombrecidos por las luminarias promocionales de los anteriormente referidos
Tras retractarse en 2015 de su decisión de no lanzar más discos en formato larga duración con la publicación de "Kablammo!", el grupo norirlandés liderado por Tim Wheeler vuelve a la carga con "Islands".
No negaré que este "Islands", -séptimo disco de estudio de la formación- me ha sorprendido para bien. Sigue el trío ofreciendo canciones de tremenda adherencia melódica, guitarras vigorosas, fornidos sintetizadores, coros simétricos y base rítmica endemoniada, además de unas letras muy curradas, todo dentro de un entorno powerpopero, con pinceladas britpop, rock, punk-pop e incluso dreampop.
Cada canción es diferente al resto, por lo que el resultado global es de tremenda variedad, lo que hace que la escucha del álbum sea grata por calidad y diversidad, sin dejar pasar el debido apunte a la oportuna y brillante producción del capitán de la nave Tim Wheeler.
Interesan a este escriba de manera especial los momentos más energéticos de cristalinas pero rocosas guitarras y melodías excitantes que corren como fugitivas, como la estupenda pieza de power-pop "Annabel"; la punkarra "Buzzkill"; la juvenil "Somersault" o la coral "Silver suit"; todas ellas disfrutables y energizantes.



No faltan piezas de mayor textura y densidad gracias a la combinación de teclados y guitarras como la balada "It's a trap" apoteósico tema de suntuoso muro de sonido, detalle también apreciable en "All that I have left", sin olvidar el esponjoso corte que cierra el álbum titulado "Incoming waves".
En "Conffesions in a pool" se recrea un mantra sónico que nos lleva a una especie de dream-pop muy agradable, como también ocurre con la melancólica balada "Don't need your love" o con la excelente "Is it true?".
Guitarras rotundas y con un toque psicodélico en "Did your love burn out?" y una verdad muy ortodoxa, pop resplandeciente con todos los argumentos e ingredientes en la que abre este disfrutable elepé: "True story".
"Islands" es un álbum que se escucha y se disfruta, que no deja opción al muermo y que mantiene unas coordenadas muy claras: pop de guitarras y coros, de estribillos y teclados imponentes, de buenos textos y ritmo frenético; muchas veces, no se puede pedir más. Recomendable.

2 comentarios:

  1. Ma ha bastado ponerme la primera canción del disco "True story", para engancharme de nuevo con este pedazo del grupo con este impactante disco. Una autentica maravilla. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un disco muy muy disfrutable y energético, díficil que no se disfrute escuchándolo.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar