sábado, 21 de abril de 2018

Llueve sobre mojado - Conciertos Vs público.


Pues efectivamente, llueve sobre mojado, y lo que es peor, empieza a llover sobre una inundación. Y es que empieza a resultar ciertamente complicado poder disfrutar de un concierto, que para los menos duchos diré que es una representación artística y cultural, en un ambiente propicio para lo que debería ser el propósito de un evento así, escuchar música en vivo.
Ayer volvimos a vernos bajo el chaparrón, fue en el concierto que ofrecía la banda vizcaína The Travellin' Brothers. En cuanto vi que se colgaba el 'sold out' me eché a temblar, me temí lo peor, otro concierto en un ambiente de insufrible actitud por una parte importante del respetable, que acude a los conciertos a todo menos a escuchar música.
Efectivamente se cumplieron mis peores presagios, y en un Kafe Antzoki abarrotado, el público que allí se concentró se tomó el evento como una verbena el día grande de las fiestas del pueblo.
The Travellin' Brothers practican un rythm & blues de Big Band agradable, oreado por la brisa del Mississippi y con aromas Nuevaorleanescos, interpretado con ímpetu y energía, tienen buenas canciones y un cantante que es un frontman de esos que levantan al público y le animan a intervenir en el show activamente; hasta ahí todo correcto.
Otra cosa es que los que allí se congregaron se sientan en el derecho de convertir el acontecimiento en una fiesta en cuadrilla, molestando y perturbando a los que queríamos, además de bailar y disfrutar del show, escuchar música.
Ya con la banda que hacía de telonera, Mississippi Queen & The Wet Dogs, el murmullo era constante y molesto, en momentos más que murmullo era jaleo, y no faltaron instantes en lo que alcanzaba cotas de escandalera.
Pero fue aparecer la banda principal y aquello se convirtió en un auténtico sindios, gente haciéndose selfies durante todo el evento, delante de nosotros, con flash, en grupo y gritando, charlas constantes sobre temas de todo índole, empujones al estar moviéndose para hablar con uno u otro, que a un servidor le dan ganas de marcharse o soltar cuatro voces a los impertinentes vecinos que tocan en suerte.
No digo yo que en un concierto como el de ayer haya que estar como en misa, es evidente que lo suyo es disfrutar de un show que promueve el baile y el despiporre general, ¡pero coño!, dentro de un orden. Que muchos dirán que han pagado su entrada, si, y yo la mía y quiero escuchar las canciones, al grupo, que se puede bailar sin montar un follón como el de ayer, y el de otros días últimamente, que como digo llueve sobre mojado.
Resumiendo, que lo de ayer no es nuevo, que no sé que se podría hacer y que empieza a resultar reiterativo lo de no poder disfrutar de un concierto, que no puedo entender que la gente se comporte de forma tan irrespetuosa y desconsiderada, con los artistas y con el público que desea disfrutar de un acontecimiento artístico en paz.
¿Qué quieren que les diga?, que estoy hasta los mismísimos de que no me dejen ver los conciertos y que todo sea que me tenga que pensar acudir a ciertos eventos, porque es tirar el dinero. Una pena.

15 comentarios:

  1. No se cual es la razón de esta situación. Antes no se daba o se daba en muy contados eventos. Ahora es algo prácticamente generalizado. Una lástima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevo desde crío asistiendo a conciertos y festivales, a veces te encontrabas con un grupito de pelmas, pero sin más. Lo de ahora es de traca, yo no sé si a la gente le dá por ir a conciertos a socializar o de postureo pero a veces es insoportable, como ayer.
      Saludos.

      Eliminar
  2. la mala educación dicese. Por aqui aun no est generalizado pero empieza a verse y es qu la gente es la leche

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayer el concierto tenía ciertas connotaciones festivas, aunque aquello fue un auténtico sindios, pero el concierto de Luna me lo jodieron unos cuantos anormales, y aquél día me tuve que ir al fondo de la sala, junto a la barra de la entrada del Antzoki para poder ver el concierto, y esto no es de recibo.
      Saludos

      Eliminar
  3. Esto pasa porque los que van son personas que no van nunca a un concierto. Como cuando vas a una verbena de pueblo. Como cuando alguien que no lee se compra el libro de un "televisivo". No digo que no suceda en otros momentos, pero no a este nivel.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, el de el viernes fue un concierto que no sé muy bien porqué se convirtió en acontecimiento en Bilbao, estaba petado de gente que no suele ir a conciertos. Es como ese paralelismo muy oportuno sobre los que no leen nunca y se compran el libro, que les han dicho que ha escrito tal o cual televisivo.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  4. Temblando estoy ante los festivales veraniegos que se avecinan .... eso si que es el sindios de toda especie sin respeto alguno al que tienes al lado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo cada vez voy menos a festivales, con lo que uno ha sido. Este año creo que sólo pisaré el ARF, que sigue teniendo un ambiente rockero y especial, pero los que veo por ahi, como dices, miedo me dan.
      Saludos.

      Eliminar
  5. No se las causas , pero es insufrible y una autentica putada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Total, y esto parece que va a más, en unos pocos meses cuento tres conciertos en los que he tenido problemas a este respecto: Luna, Chuck Prophet y el viernes.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  6. Tres veces intenté que se callara una imbécil y su grupo de animadores. Se les oia más que a la banda,la susodicha una borracha balbuceando a voz en grito y los amigotes llamando a los integrantes. Vergonzoso el comportamiento de ellos y en general para ser casi todos unos CARROZAS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tenía a una cuadrilla, de más de cincuenta, que mostraron una actitud impresentable, se hicieron del orden de veinte selfies con flash y en diferentes poses, empujando a todo el mundo, hablando a gritos, una pasada.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  7. No se que decir, creo que alguna vez ya lo he comentado, es una puta pena que pase esto. Mucho postureo y mala educación. Tengo 65 tacos y puedes suponer a la de conciertos que he ido y lo que tu dices, antes habían cuatro gilipollas, ahora son multitud.
    Salud socio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Postureo puro y duro, gente que se cree que los conciertos no tienen nada qur ver con la cultura y el arte y si con socializar y hacer el palurdo, esto va de mal en peor.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Muy a mi pesar decidí no hace mucho dejar de ir con frecuencia a conciertos. Recuerdo la broca que tuve con unos niñatos durante la actuación de Neil Young en el MadCool del 2016. Me conformo con acudir a alguno que otro y en garitos de muy pequeña o limitada audiencia, y aun así casi siempre te llevas la desagradable sorpresa. ¡Malos tiempos para la lírica!
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar