lunes, 5 de marzo de 2018

Los lunes... escenas de cine - "El Gran Carnaval"


Últimamente sobran oportunidades para contemplar el espectáculo dantesco de la miseria humana, televisan la vileza, disfrazándola, eso si, de otras cosas, en la mayoría de las ocasiones antagónicas a la naturaleza real de la verdad desnuda y descarnada.
La política está corrompida hasta el tuétano de sus huesos, las grandes empresas, desprovistas de escrúpulos exhiben su avaricia y la ruindad pútrida de sus objetivos mezquinos y cicateros con nauseabundo descaro.
La prensa es testigo, no parcial ni objetivo, sino interesado, corrupto como políticos y multinacionales o incluso más. Deforman la verdad, despistan sobre lo que resulta oneroso a sus jefes y esparcen sordidez con la soberbia propia del que se cree protagonista de excepción, catalizador de la razón y látigo de las debilidades humanas. El sufrimiento, el dolor y la maldad utilizado como ingredientes de un gran cocido donde todos, políticos, empresas y periodistas se sacian y empachan engulliendo como antropófagos que nunca dejan de engordar su gangrena moral.
Ingrata profesión la de periodista, los de verdad, los vocacionales, en este mundo que se cree con el poder de decidir cual es la realidad de los hechos, qué es mentira y qué, simplemente no existe,
Billy Wilder logra plasmar todo esto de manera descomunal en su grandiosa película de 1951 "El Gran Carnaval", regodeándose en los detalles más hediondos para contar, con un ritmo narrativo preciso y en base a un guión perfecto, la historia de un ambicioso y abominable periodista (Kirk Douglas), que aprovecha una tragedia, un accidente, para montar un circo en un pequeño pueblo de Nuevo México, con la pretensión de sacar tajada profesional de ello. Todos, los estamentos ya comentados más arriba, entienden el beneficio personal y egoísta que pueden sacar del episodio, quedando una vida humana y el sufrimiento de algunos en un segundo plano, tratado como un daño colateral.
Nunca tuvo el favor del público ni de la crítica, pues es fácil que otros sectores sociales, como el propio público se vean representados, y no mejor parados que los promotores de la iniquidad.
Nos quedamos con la sublime "El Gran Carnaval".
¡Feliz semana!

4 comentarios:

  1. no me acuedo mucho de esta es más igual ni he vistpo pero dado el argumento y q esta Wilder intentatre buscarla ahora q he regresado al cine y abanadonado el mundo de la serie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es una película que se programe mucho, la verdad. Es magnífica y de esas que siempre son actuales. Estoy seguro de que te gustará.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Para mí la obra maestra de Wilder, rodada con muchísima creatividad.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego un film que está a la altura de cualquiera de sus célebres obras maestras.
      Abrazos.

      Eliminar