viernes, 9 de marzo de 2018

Concierto: Chris Robinson Brotherhood - Kafe Antzokia (Bilbao), 7/03/2018


La llegada a Bilbao de Chris Robinson Brotherhood ha levantado unas expectativas francamente inusuales con respecto a lo que viene siendo normal en los -por fortuna- muchos músicos y artistas que nos visitan.
¿El motivo?, pues vaya usted a saber. El caso es que la cita había vendido todo el papel hace ya muchas semanas, por lo cual el ambiente este miércoles era inmejorable en los alrededores y el interior del Kafe Antzoki.
Chris Robinson era sobre el papel el plato fuerte del evento, muchos sospechábamos que en lo alto de la escalinata del Antzoki se iban a congregar más de un plato fuerte, y así fue.
Al penúltimo hippy del rock and roll le acompañaba una banda absolutamente celestial, con Neal Casal a la derecha del ex-cuervo, portentoso guitarrista con una carrera personal que le justifica el espacio de honor sobre un escenario del que goza; un teclista espectacular: Adam McDougall y un equipo para dar empaque rítmico a todo el mogollón formado por Juff Hill al bajo y un sorprendente baterista llamado Rony Leone.
Todos ellos, junto a Robinson, en el centro del escenario, con su estupendo timbre vocal, cantando con el comedido y elegante fraseo de siempre, con una Stratocaster colgando del pescuezo y oficiando de líder, aunque menos frontman que con su eterna formación pasada, ofrecen una música a la que es difícil resistirse, todo, y todo es todo, es dominado con una aparente e insultante sencillez, unos sonidos que un servidor definiría como artesanía eléctrica.


Si bien Chris Robinson estará asociado siempre a sus Black Crowes, lo cierto es que cuando en los primeros pálpitos de la presente década, y en paralelo a la disolución de los Crowes, da comienzo a este proyecto que bautizó como Chris Robinson Brotherhood, los ímpetus rockeros, southern, con engarces de soul, blues o country, se estrecharon para dar paso a esencias más psicodélicas, con preferencias por las jams y la búsqueda del espíritu sónico del pasado más lisérgico. Es por todo ello, que lo que el miércoles ofrecía el barbudo Robinson, se asemejaba mucho más a las directrices sónicas de Jerry Garcia y sus Greatful Dead que a los asilvestrados Black Crowes.
Y así fue el concierto, una soberbia y sensitiva espiral sonora plena de artificios sónicos que enganchó y encandilo a todos (o casi) gracias a los infinitos fundamentos y virtuosidades de los cinco referentes ya presentados que conforman la banda Chris Robinson Brotherhood.
Anunciaban tres horas de bolo, aunque no fueron tantas, y el setlist, totalmente imprevisible, pues cambia de manera sustancial de concierto en concierto nos dejó enormes covers, como la que rompió el hielo: "I'm ready" de Fats Domino, "I'm a hog for you" de The Coasters, "Tough mama" de Dylan o "They love each other" firmada por el propio Jerry Garcia y con la que culminó la velada.
También sonó un tema de los Black Crowes, en concreto "I ain't hiding" del estupendo "Before the frost" (2009).
Por supuesto el setlist albergó temas del último disco del grupo, el notable "Barefoot in the head" (2017) del que nos dejaron: "High is not the top", "Good to know", "If you had a heart to break" o "Behold the seer".
Completaron con momentos extraídos de otros álbumes de la banda, y desparramaron clase, virtuosismo y calidad a expuertas, con un Neal Casal sobrevolando con sus diferentes guitarras al cuello y dejando rostros de sorpresa y satisfacción en el personal que tras el bolo se mostraba (nos mostrábamos) entusiasmado con lo ofrecido por tamaña formación.
Da gusto ver el Antzoki con el ambiente y comportamiento del público del miércoles, ojalá fuese más habitual y los aficionados se animasen con otras formaciones que nos visitan, menos mediáticas y no tan encumbradas, pero igualmente excepcionales. Hoy nos visita Danny and The Champions of the World, y seguro que no defraudan a quienes se quieran pasar por la sala superior del Kafe Antzoki, no sólo de stars vive el hombre.
No obstante que a nadie le quepa ninguna duda que lo del día siete fue otra gran, grandiosa noche de rock and roll.

2 comentarios:

  1. En Barcelona, también fue la leche de concierto y si, con in publico muy respetuoso.
    Salud socio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En Bilbao estaba la plana mayor de la ciudad jejeje... Una gran noche sin duda.
      Saludos.

      Eliminar