sábado, 31 de marzo de 2018

Concierto: Bask Fest Rock City - TOC, Lukiek, The Yellow Big Machine -Bilbao, Kafe Antzoki 30/03/2018


La iniciativa Bask Fest Rock City es una estupenda noticia que está celebrando su segunda edición en este 2018, muy bien por las autoridades, las cosas como son. Se trata de una tanda de noches en el Kafe Antzoki, coincidiendo con la semana santa, de música en vivo, gratuita y dando cancha a bandas locales (casi todas), y con el común denominador de la juventud que atesoran, el público está respondiendo a las mil maravillas y las bandas no os digo nada.
La noche de ayer fue más que positiva, fue un 'deja vu' maravilloso, un viaje temporal a cuando servidor tenía veintipico, una ventana abierta a la verdad fogosa y anárquica del rock and roll, un paseo a cuando el que suscribe se movía entre las multitudes como un depredador de conciertos, como lo eran ayer los muchos jóvenes que se despedazaron a si mismos y a sus acompañantes al ritmo de las bandas que actuaban en lo alto de las escaleras del Antzoki.
Si por regla general acusamos la falta de gente joven en los conciertos, si nos preguntamos dónde se mete la peña de menos de treinta y tantos, dónde queda el binomio inmortal que durante años formaban el rock and roll y la juventud, si muchos sentimos pena al ver los conciertos de rock repletos de cuarentones, cincuentones y más, sin el soplo histérico de los jóvenes, ayer el kafe Antzoki fue tomado al asalto por veinteañeros que hicieron de retrospecitva para quien escribe estas letras. Por un momento me pareció verme a mi mismo en el espejo mágico que formaba la muralla de chicos y chicas saltando, gritando, formando montoneras donde los codazos, empujones y brincos se sincopaban con la música, donde alguna chica bailaba sobre los hombros de su chico, recortando su silueta sobre las luces de neón...¡qué recuerdos!.

TOC

Estaba la gente, el ambiente y también, como no, las bandas. Empezando por un joven grupo TOC, que llegaba desde Mungia y que trajeron con ellos a una hinchada que convirtió el concierto en una desaforada hiper-acción rockera. La banda, desconocida para mi, ofreció un concierto estupendo, con una puesta en escena agresiva, transgresora y un tanto teatral, combinando estilos y jugando con el punk, el rock, el rap y sin olvidar pegada y melodía; además mezclan euskara e inglés, me gustaron mucho, habrá que seguirles la pista.
Acaban de publicar su primer single "Enemies", que podéis escuchar en su bandcamp, pinchando aquí.

Lukiek

Tras estos, los también Mungiatarrak Lukiek pisaron las tablas del Antzoki y casi las convierten en astillas gracias a su rock de poderosa pegada. Se trata de un power trío con esencias grunge y actitud incendiaria. Estribillos heroicos y mucha épica, misma hinchada haciendo el bárbaro en la platea y muy, pero que muy buen sabor de boca, también me eran desconocidos y también disfruté con su bolo.
Adjuntamos su canal de You-Tube para que os hagáis una idea de la fuerza de este joven y prometedor grupo: Lukiek.

Yellow Big Machine

La tercera banda en liza eran los bilbaínos Yellow Big Machine, sin duda más conocidos, también más veteranos que los anteriores y a los que un servidor tenía muchas ganas de volver a ver en vivo. Ya hemos hablado en alguna ocasión de este magnífico grupo (pinchar).
Además de un breve repaso a sus temas, con un espectacular y muy disfrutado por la parroquia "Give me fire", adelantaron algo de lo que será su nuevo disco, en la calle en este mes de abril que comienza mañana (os mantendré informados).
Derrocharon fuerza, ilusión (como siempre), actitud y sus buenas canciones, más rocosos y aguerridos que en disco, fueron el colofón perfecto para una noche genial, joven y de auténtica actitud rockera.
Aquí os dejo la página de bandcamp de la Yellow donde podréis escuchar y descargar sus estupendos discos: Yellow Big Machine.
La de ayer fue una noche inolvidable, disfruté de lo lindo y me encantó ver y vivir ese ambiente en el Antzoki, me gustaron las bandas y me fui a casa (mucho antes que mis vecinos de bolo, eso fijo) con la sensación de que digan lo que digan y por mucho que se empeñen, como decía el tío Neil: Rock and roll can never die.

No hay comentarios:

Publicar un comentario