sábado, 6 de enero de 2018

Walnut - "Candolia" (2017)


Seguimos cumpliendo con el compromiso adquirido por un servidor de ir dando cancha a trabajos y grupos de mi Bizkaia natal, que de tanto expandir impresiones y mentalidades, he terminado olvidando un poco a los grupos vecinos.
Hoy llega una formación muy joven llamada Walnut. Es especialmente delicado este asunto, pues es mayor que en otros casos si cabe, la deuda que tengo adquirida con esta banda. En primer lugar porque el disco, que lleva el bonito título de "Candolia", lleva varios meses publicado, exactamente desde julio del pasado 2017; segundo porque es uno de los grupos de Frías, lo que como todo el mundo por aquí sabe, tiene una significación muy especial para todos los que hemos dejado quintales de emoción entre aquellas almenas; y tercero, porque es un disco que se quedó fuera de las listas de fin de año, y lo que empeora el estropicio aún más, es que fue por olvido puro y duro del que suscribe.
Así que nos ponemos manos a la obra, y vamos a ver si en lo posible, podemos desfacer el entuerto.
Walnut, para quien no conozca a la banda, es un cuarteto originario de la capital bilbaína, aunque a día de hoy están diseminados por el planeta (nada que no se pueda solucionar con ilusión, amor por la música e internet).
Los imterfectos son: Bosco Uribe (batería y voz), Manu Uribe (bajo), Igor Gonzalez (teclados) y Ander Suárez (guitarras, slide). Entre todos han construido un ramillete de canciones de inequívoco sabor americano, rancio abolengo sónico y libertad para dejarse llevar por los irreductibles iconos de la música del país de tío Sam, en especial -y esto no es un desdoro, todo lo contrario- los inmortales The Band.


Su primer disco, grabado en la maravillosa tierra cántabra de La vega de Pas, con producción propia y del tristemente desaparecido de forma reciente: Aingeru Malaxetxebarria.
Si bien quiero confesar que las primeras escuchas me parecieron un tanto impersonales, entendía y así lo comenté con amigos musiqueros, que escondían un tanto su personalidad creadora detrás de sus influencias, -repito la mención a The Band-, un tanto excesiva; no es menos cierto que con las escuchas subsiguientes, y atendiendo premisas de estas amistades, indiscutiblemente más sabias que yo, poco a poco el disco y su micromundo fue haciéndose sitio en mi, y terminé entendiendo este refugiarse en las mentadas influencias,  como un ejercicio también de libertad, de forma de expresión y además como algo reconfortante en un grupo de chicos tan jóvenes que al fin y a la postre se hayan ante su primer disco.
Porque los Stones nunca negaron la influencia que Chuck Berry ejerció en ellos, y se nota de forma evidente en sus primeros discos. Tampoco Springsteen puede negar lo importante que Seeger ha sido para su música, o el efecto reconocido de Guthrie sobre el gran Dylan; no veo problema en recoger las influencias iniciáticas en un primer disco, que por todo lo demás sólo puede presumir de aciertos notorios.
¿Cuáles son estos aciertos?, pues apunten: la construcción de las canciones, atinadas melodías y lineas de auténtica enjundia, sin buscar estribillos adherentes, osadía; la interpretación vocal de Bosco, una reencarnación de Levon Helm es no ser justo ni con Levon ni con Bosco, pues aporta su propio fraseo y un barniz vocal que siempre sabe colorear para acertar con cada recodo melódico o textual; la tremenda cohesión del sonido a nivel general, teclados, guitarras eléctricas, base rítmica, la ocasional adición de armónicas, como en la magnífica: "The best twenty on dollars ever paid", acústicas y otros sonidos de cuerdas de acento campestre, virtuosismo; la fusión de estilos (country, rock, folk, blues), siempre dentro de unos parámetros estilísticos plenos de pureza e intención, con oficio y una prudencia digna de veteranos, oficio.
Les aseguro que el disco lo disfrutarán, eso si, olvídense de consideraciones sesudas con respecto a términos como revival o imitación, no le harán ningún bien como oyentes y además no son justos, pues no es de recibo la utilización de los mismos de forma pendenciosa.
Bilbao sigue de moda en Rock and more, y además apuntando alto con discos como este de Walnut que responde al título de "Candolia".
Bandcamp de Walnut donde escuchar y adquirir este estupendo Candolia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario