jueves, 11 de enero de 2018

Doctor Divago - "Complejo Alquería Frailes 13" (2018)


Hay bandas que consiguen algo que dudo mucho que se alcance por el mero hecho de prepararse profesionalmente para la práctica de la música y el correcto manejo de sus instrumentos. Tampoco la facilidad a la hora de elaborar suculencias melódicas, la aguda intelectualidad lírica para escribir textos de peso o el instinto para inyectar a cada canción ese espíritu indómito y de quimera realizable que exige el rock creo que ayude a lograr ese mantra al que me refiero, porque se podría decir que el toque Divago es un mantra.
Doctor Divago consiguen sin aparente dificultad lo que pretendo explicar, además de atesorar las cualidades ya referidas. Ese ideal no es otro que sonar como nadie más suena, tener un estilo tan personal y exclusivo como definitorio de su arte, y mientras no se demuestre lo contrario, inimitable.
Se podría decir que Doctor Divago suena a Doctor Divago, o lo que es lo mismo, que su sonido y su elegía es casi una denominación de origen. Adoro esa reacción de encontronazo con alguien querido que se opera cuando te asalta la voz reflexiva y cercana de Manolo Bertrán, la armónica de Chumi, siempre en un lugar estratégico, el meticuloso paso rítmico a cargo de Wally y Edu Cerdá, y esas guitarras que cierran el círculo sin aspavientos que rasga David Vie; todo es tan identificable que sólo el aire mediterráneo que exhalan sus canciones y un tíntineo a grupo de barrio, además de ciertas reminiscencias al pop patrio sesentero consiguen aumentar las buenas sensaciones.
Y esto lo digo porque lleva la banda valenciana once discos y más de veinticinco años reiterándolo copla tras copla, concierto tras concierto, álbum tras álbum. Y por supuesto en su doceava colección de temas no iba a ser de otra manera.


Así que sin asomarnos a precedentes trabajos y sin echar la vista atrás, que no es necesario, decimos que "Complejo Alquería Frailes 13", el nuevo catálogo del Divago, vuelve a certificar la inmutable verdad que se encierra en la perorata que abre esta reseña, y que abrimos el 2018 con otro magnífico elepé de los queridos Doctor Divago.
Para ello, además de los interesados, no falta Dani Cardona en la producción; y las colaboraciones de Victoria García en el cello, Vanessa Juan en la tromba o Gabriele del Vecchio en el órgano.
Esparcidos todos los ingredientes, diseccionar el disco es cuestión de escuchas, y creanme, que no muchas. No tardarán en asociarse al ritmo y estribillo de "Aún queda vino" que abre el disco; también está presente el mundo del boxeo, justo al final, con el afligido recuerdo al arbitro Rudy Goldstein en "El tercer hombre en el ring". El single que hizo de avanzadilla del álbum aún en el diecisiete: "Al cuarto día".
Los textos son, como siempre, muy especiales, así queda como palpable certeza en: "Todos los cielos son la misma vida", la excelente "Engañame", o "Mi querido amigo", con esa nota de apacible nostalgia.



La narrativa de "El viaje largo" o el adorable tono reflexivo de "Los pies en la tierra", aderezada con armónica y tromba, son también momentos destacados.
"El humor" es un introvertido discurso con demoledor estribillo, y "Sonámbulo" un corte rockero y enfurecido, con la armónica ardiendo, también marca de la casa.
Dejo para el final "Mi gemelo malvado", un tema que deja impronta de segura impermeabilidad con respecto al paso del tiempo: nostalgia y belleza melódica, mi favorita si me lo permiten.
Es una alegría para mi que el primer disco del que hablamos en este recién iniciado 2018, sea precisamente, el último trabajo de Doctor Divago, uno de los imperscindibles y grandes referentes en castellano (y en otros idiomas también) de esta casa, y que marcará, ya lo está haciendo, este curso que ahora comienza.

4 comentarios:

  1. Que gran reseña Jorge. Firmaría sin dudar cada una de tus frases. Que alegría que estén de vuelta, un disco que va ganando con las escuchas.
    Saludos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chals, aunque exageras jeje. Había ganas de nuevas canciones del Doctor, y cuando han llegado, no han defraudado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. excelente recomendación... increíble pues pese a que soy mexicano, el origen de mis raíces está en españa, tengo amigos, conozco grupos y mil cosas más de ese país y no los conocía.... gracias hermano, creo que es una banda que merece darle una revisada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar, mmuchas gracias por la visita.
      Este es un grupo que no es demasiado conocido en España, aunque goza desde hace muchos años de un nutrido y fiel grupo de seguidores y admiradores.
      Te animo a que persigas sus discos, estoy seguro de que te gustará.
      Muchas gracias y un saludo.

      Eliminar