viernes, 19 de enero de 2018

Cuando había música en T.V. - Siniestro Total - La edad de oro.


En abril de 1983, tras el impredecible éxito de su primer disco, el inolvidable: "¿Cuando se come aquí?", el cantante de Siniestro Total, Germán Coppini, abandona el grupo para enrolarse en las filas de otra formación viguesa, la capitaneada por Teo Cardalda: Golpes Bajos.
Esto no hizo que la banda se desintegrase, ni que perdiese mordiente, ni gamberrismo. Miguel Costas se puso frente al micrófono, tomó el relevo de Germán, y junto a Julián Hernández, que se sentó en la banqueta frente a los parches, y Alberto Torrado que siguió tocando el bajo, se lanzaron a la grabación del que será segundo disco de los Siniestro: "Siniestro Total II: El regreso".
Este segundo elepé vería la luz en el mes de noviembre de aquél 1983, pero antes, el veinte de octubre, el trío se paseó por el programa de Paloma Chamorro: La edad de oro, para ofrecer un mini-concierto, en directo por supuesto, y conceder una divertida, gamberra e hilarante entrevista. Vamos con ella.



Tras esta particular entrevista, los Siniestro subieron al escenario para interpretar un set de once temas, por supuesto de forma vertiginosa, practicamente sin superar ninguno de los cortes los dos minutos, sucios, guitarreros y punkarras.
En el set presentan temas de su segundo disco, además de un par de canciones anteriores: "Los esqueletos no tienen pilila" y "Me pica un huevo". El resto del repertorio correspondía al segundo álbum, que sería publicado unos pocos días después.
Vamos con el mini-concierto, cuyo setlist fue el siguiente:

1. "Superavit".
2. "Los esqueletos no tienen pilila".
3. "El sudaca nos ataca".
4. "Naturaleza".
5. "Me pica un huevo".
6. "Oye nena, yo no soy un artista".
7. "No somos de Monforte".
8. "Non credo en el amore".
9. "Más vale ser punkie que maricón de playa".
10. "Opera tu fimosis".
11. "O tren".



Como siempre, y más en aquellos años, los Siniestro se mostraban totalmente delirantes, con una puesta en escena, una actitud y un repertorio, bastante difícil de describir.
No obstante, muchos los queríamos, tal y como eran, unos chalados.
Primer recuerdo de 2018, a ritmo punk-galaico, de cuando había música en TV.

2 comentarios:

  1. Qué tiempos!!! Nunca estarán suficientemente reivindicados los Siniestro de aquella primera época. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los Siniestro de los ochenta son una debilidad. Sus tres primeros discos están entre los que más veces he escuchado en castellano fijo.
      Abrazos.

      Eliminar