miércoles, 13 de diciembre de 2017

Moses Rubin visita Bilbao (con banda) este sábado. Recordamos su disco: "Subtle atmospheres" (2016).


En Frías tuve la oportunidad de quedarme KO con la actuación en eléctrico y con banda de Moses Rubin. Ya conocía su disco: "Subtle atmospheres" (2016), cierto, pero a pesar de gustarme mucho, no me imaginaba lo que presencié aquella noche fría de temperatura, pero cálida de ambiente, amigos y rock and blues.
Unas semanas antes, Moses había visitado Bilbao. Había participado en una de las habituales clases de la Escuela emocional del rock, que los sábados por la mañana nos ofrece Joserra, y había dejado impronta de su clase en solitario, acompañado de una acústica. Desgraciadamente el trabajo me impidió conocerle y escucharle aquella mañana de sábado.
Es por todo ello que cuando me enteré, -Joserra me dio la buena nueva- de que vendría el 16 de diciembre a tocar en Bilbao, con la banda con la que alucinamos aquella noche de julio en el castillo de Frías, en el Cotton Club, -local que ya ha sido testigo del arte de Bantastic Fand o Fakeband-, me llevé una gran alegría.
Así que, resumiendo, ya sabéis lo que hay: si estáis cerca de la capital bizkaina, y no tenéis mejor plan (si creéis que lo tenéis, pensarlo bien y cambiarlo o posponerlo) en el Cotton Club, a las 20:00 horas, se os presenta la oportunidad de presenciar un espectáculo musical como no se ve todos los días.
Como me consta que no soy el tipo más convincente (carismático que se dice ahora) del mundo, os recuerdo la reseña que escribí hace unos meses del fantástico "Subtle atmospheres", y creo que así no tendréis escusa.
Nos vemos en el Cotton el sábado 16 a las 20;00 horas.

Moses Rubin - "Subtle atmospheres" (2016).



Me siento esta tarde lluviosa de primavera frente al teclado para escribir una reseña que hace unos meses hubiese jurado que nunca escribiría. No pretendo engañar a nadie, y justo es reconocer que mi primer contacto con Moses Rubin y sus canciones no fue precisamente impactante.
Creo, y con el tiempo esta sensación se va convirtiendo cada más en convicción, que el estado de ánimo, o el día a día que va unido a determinados momentos vitales, tiene mucho que decir en cuanto a como recibimos o rechazamos ciertas cosas.
El arte es un ejemplo claro de lo que digo, y la música si cabe, más que ninguna otra disciplina. Cuando escuché por vez primera las canciones de Moses no me sedujeron demasiado. Venían auspiciadas por amigos a los que respeto como NikochanJoserra o Johnny JJ, (pinchar sobre cada nombre para acceder a sus impagables reseñas al respecto) pero la verdad es que tras una frugal escucha, decidí dejar al amigo Moses Rubin para más adelante.
Tampoco tengo demasiado claro eso de que hay que insistir (demasiado) en los discos que no gustan tras unos iniciales impactos auditivos. Al final no se si el disco termina gustando, o simplemente es memorizado por el cerebro, que termina repitiendo ciertos códigos de expresión del mismo como un loro.
De una manera u otra, este "Subtle Atmospheres" termino dando con sus canciones en el cuarto de los olvidados.
Y no fue hasta hace una semanas, que Moses visitó Bilbao para cantar sus canciones y departir con el personal en la Escuela Emocional del Rock de mi brother Joserra, que volví a interesarme por el disco de este joven del que tan bien hablaban muchos colegas.


No pude asistir aquél sábado a la EER, pero le pedí a Joserra que me reservase un vinilo. Simultáneamente he ido escuchando "Subtle Atmospheres" en MP3, pero he esperado al día de hoy, con el sonido del vinilo congeniando con la lluvia que al otro lado de la ventana arrecia contra los vidrios, que me he puesto a la labor de de aplicar justicia sobre artista y obra.
No ocurre siempre, -eso hay que decirlo-, pero si en esta ocasión: este álbum gana mucho en sonido y las consecuentes sensaciones en el formato de vinilo.
Es fácil, incluso obvio pensar en referencias como Cat StevensGeorge Harrison o incluso, si me lo permiten, algunos de gurús progresivos que teñian de cierta lisérgia su mística propuesta en los setenta británicos, cuando de analizar influencias y parecidos se trata con respecto al Lp.
El caso es que ni siquiera mi intuitiva repulsa química hacia los sonidos progresivos hacen mella en un servidor cuando de la escucha de estos temas se trata. O bien han cambiado mis biorritmos, o me estoy haciendo viejo. Lo cierto es que las cuidadas y envolventes melodías, la gaseosa atmósfera que dan unas acústicas que se intercalan con eléctricas y teclas de forma natural, el sutil tono psicodélico, y la voz sedosa y al tiempo varonil de Moses, me convencen plenamente... Y en vinilo más aún.
Es importante resaltar la exceldente labor de producción de Ramiro Nieto y Martí Perarnau, pues dotan al disco de un sonido delicioso y que encuentra lo que las canciones buscan.
Para un guitarrero como el que suscribe: "The rain" es una favorita, gracias al desbocado punteo final rellenado con fulminante base rítmica dentro de un entorno muy Harrison.
Mística y mágica se torna la encantadora: "Steppin' stones", de claras alusiones al Cat Stevens de sus mejores trabajos.

 
También "Friday" y su inevitable aroma a costa oeste embauca, con magnífico trabajo de hammond y dosis de electricidad lisérgica.
La juguetona "Shiny coloured waistcoat" llena el ánimo de catadriópticos juguetes sonoros, el pop sesentero cuasi inofensivo de "Surreal deal" con algún guiño cómplice de nuevo al menor de los Fab Four...Y así hasta ocho.
No me duelen prendas. Me tengo que echar atrás y recomendar con efusión este estupendo trabajo. Prometedor y lleno de encanto (siempre he pensado que esa palabra es un elogio infinito), que suena a otro tiempo, ¡y que bien!!!.
Pues parece que si, que los estados de ánimo influyen, tal vez más que la insistencia. Y sigue lloviendo.
Adjuntamos bandcamp donde escuchar y adquirir este estupendo: "Subtle Atmosphere".

No hay comentarios:

Publicar un comentario