jueves, 31 de agosto de 2017

Danny de la Matyr - "Crybaby" (2017)


En menos de un mes estarán aquí las diversas gamas de amarillos, y los tonos pardos que empujarán al juvenil verde al recuerdo, hasta que la deserción de los grises y licuados colores del invierno nos devuelvan a otra primavera.
Y en primavera, la pasada eso si, es cuando fue publicado el primer disco en solitario del músico texano Danny de la Matyr titulado: "Crybaby". Y aunque antes de los calores estivales ya me había hecho eco de él, por unas cosas u otras no ha sido hasta este punto, casi en el cataclismo del estío, que me he sentado ante el ordenata para comentar sus muchas bondades.
Uno de esos discos que no se ha marchado desde que lo descubrí en el mes de abril. No ha sido "Crybaby" un trabajo de esos que tras unas escuchas iniciales que dibujadan el boceto de un gran disco, el paso de los días van corroborando que no era para tanto, y que la preferencia por otros productos  dejan a la "promesa" en un lastimoso "¡qué pena!".



"Crybaby" es un exquisito trabajo que contiene algunas de las estructuras melódicas más lindas del presente curso.
Además de unas adiciones a modo de ornamentos sónicos de absoluta idoneidad y preciosismo. Comprensible este aspecto atendiendo al firmante de la producción: Luther Russell, quien en el curso pasado nos ofreció un delicioso disco, junto a Jody Stephens, ex Big Star, que firmaron bajo el apelativo de Those Pretty Wrong, de título homónimo y del que ya hablamos aquí. Aquél trabajo contiene evidentes similitudes sónicas y estilísticas con este "Crybaby" que hoy comentamos.
Y es que si el experimento de Those Pretty Wrong tenía a la gran estrella en el punto de mira de su esencia musical, este disco no se desvía demasiado de ese precepto. Si bien es cierto que "Crybaby" recoge saberes de otras fuentes de la orfebrería musical como The Beatles, The Posies, Raspberrys ó Cotton Mather.
Una vez más, por tanto, el powerpop sedoso y el pop de transparencias eléctricas y voces de colores pastel, nos hace sucumbir ante productos más -en principio- ambiciosos.
Con un listado de doce canciones que no dejan vislumbrar un punto débil en la coherencia y enjundia del disco, destacar algún momento es una labor, en cierto modo, ingrata.
Pero no me parece de recibo perderse la ocasión de observar el tránsito entre la brisa blanda y cálida del verano, con el carraspeado quejido del viento otoñal, sin contar con la compañia de maravillas como "Sure do I need you", favorita del que suscribe, por deslizarse como un intruso portador de magia e infancia en el organismo adulto.



Esto sin olvidar brotes de remembranza a los Beatles o los Kinks en "Skeleton Key", a George Harrison en "How can it be", ó a unos Cheap Trick juveniles en "Misfire".
"Lines", "Crybaby" o "Waterslide" son algunos momentos reventones de emoción y artesanía.
Pero creo que es mejor que descubran ustedes solos el disco. Yo llevo haciéndolo desde la primavera, pero ese duro y fatigoso viaje que nos hace enfrentar el húmedo otoño, dejando a nuestra espalda la calidez de otro estío que reservar para el futuro, cuando ya el frío no nos deje, creo que puede ser un momento único para repetir sus balsámicas melodías, o descubrirlas. El otoño vendrá con más tonos y susurros tiernos con "Crybaby".
No quiero perder la ocasión para elogiar (otra vez) el trabajo, plagado de decisiones impolutas y sabias, del sello alicantino Pretty Olivia Records, quienes con este artista (y otros) engrosa una nómina que empieza ser el quién es quién del powerpop y el jangle pop a nivel general.

Adjuntamos bandcamp donde escuchar y adquirir este imprescindible "Crybaby".

4 comentarios:

  1. Una exquisitez extraordinaria que gana y avanza con el paso de los tiempos desde que le dediqué unas líneas. También mi favorita es "Sure do I need you"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, lo recuerdo de tu reseña porque coincidía, yo ya habia pegado alguna escucha al disco. Es un disco descomunal y éste un tema precioso.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. sin duda uno de los grandes lps del año . una obra imperecedra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que lo es, y además diría que es de esos que en años sucesivos seguirán sumando activos.
      Saludos.

      Eliminar