martes, 29 de agosto de 2017

A.J. Croce - "Just like medicine" (2017)


No me resisto a esperar más para disparar una de las balas que tenía en la recámara, una bala bañada en soul, ternura melódica y sensibilidad. Esta bala musical no es otra que la que lleva inscrito el nombre de A.J. Croce en su cápsula brillante.
El nuevo disco de Croce es un regalo para el oído. Se nota desde el primer segundo lo cuidado del producto: la producción exacta y metódica de Dan Penn y el grupo de músicos que le rodean: Colin Linden, David Hood, Steve Cropper ó Vince Gill, son prueba inequívoca de ello.
Si además nos fijamos en los conjuntos corales encargados de arropar la arenosa voz de A.J., no nos queda otra que sucumbir: Muscle Shoals Horns y The McCrary Sisters.

Pero todo este despliegue no sirve de nada si las canciones no acompañan, pero como tampoco es el caso, pues se trata de diez excepcionales composiciones, podemos decir que nos encontramos ante un disco delicioso y que se escucha sin freno y cada vez gusta más.
Las dos colaboraciones de lujo del lote se dan en los temas: "The heart that makes me whole", excelente corte compuesto junto a Leon Russell, soulero, cabaretero, con jolgorio de coros, vientos y piano al que se suma la guitarra de Steve Cropper; y "Name of the game", tema inédito de tono más folk, compuesto por el padre del artista, el inolvidable Jim Croce, en el que se hace acompañar de Vince Gill.
No es difícil recordar al gran Otis cuando la húmeda liturgia del soul de la bahía nos mece en la escucha de "Cures just like medicine", deliciosa.
Vientos en el elegante y sedante tema: "Move on" y ambiente más encendido y caliente en "The other side of love".
Más swingera se torna la acariciadora melodía y el inquieto fraseo en "Full up", y con un aire brioso la maravillosa: "The roads" que cierra el disco con vértigo de hammonds.
Y eso que el elepé había empezado con los pantanosos sones y ruidos de "Gotta get outta my head".



Y todavía nos queda la intensa balada: "I couldn't stop", íntima, absorvente, con un acordeón que redondea la atmósfera, un tema que podría haber recorrido la espina dorsal del noctámbulo Tom Waits. Y cerramos este repaso con otra virguería, soul de salón, con vientos y esencia clásica, a lo Otis, Sam, Arthur... ya saben... me refiero a la preciosa: "Hold you".
No decepciona el nuevo cancionero de A.J. Croce, todo lo contrario, me tiro a la piscina, me mojo, y les digo que puede ser su mejor disco hasta la fecha. En una palabra: delicioso.

4 comentarios:

  1. Tienes razón, posiblemente su mejor disco , aunque el Twelve Tales de 2014 también estaba muy bien.Casi seguro que estará entre mis 25 mejores del año.
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era mi duda, si el anterior ó éste. Tal vez aquél fuera más variado, pero creo que "Just like medicine" consta de mejores composiciones. En principio creo que también estará en mi lista.
      Salud.

      Eliminar
  2. Fantastica elección, me gusta mucho el albúm.¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un disco excelente, no ha decepcionado AJ Croce.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar