jueves, 8 de junio de 2017

Malcolm Holcombe - "Pretty little troubles" (2017)


El otro día me comentaba un conocido que suele tener la amabilidad de leer esta bitácora, que cada vez encuentra menos reseñas de discos en Rock and More. Es cierto, tiene razón.
Me sentí en la obligación, y también en el gusto de darle una explicación a su atinada observación. Hace bastante tiempo que me impuse una disciplina: debo escuchar más -en cuanto a tiempo e interés- un disco, antes de escribir sobre él.
Entiendo que esta actitud, que mantengo con inquebrantable tozudez, es mucho más racional y también justa a la hora de analizar una obra musical (o de cualquier otra disciplina). Al fin y al cabo estamos examinando el trabajo de una persona (o personas) y no es la ligereza en el juicio la más recomendable actitud.
Esto lleva acarreado un retraso en cuanto a las escuchas, con el consiguiente amontonamiento de material pendiente de ser escrutado.
Entiendo que es un caso más donde se impone la lógica de 'mas vale calidad que cantidad'.


Esta perorata viene a propósito del disco que ahora me dispongo a analizar, y que no es otro que el último cancionero de Malcolm Holcombe titulado "Pretty little troubles".
Cierto que hace muchas semanas que lo tengo conmigo (de ahí la introducción). Y como siempre, Holcombe no decepciona y vuelve a firmar un estremecedor y hermoso tratado de poesía de motel y carretera, de lágrimas y sueños olvidados en culos de botellas, y de alegrías ensombrecidas por la niebla venenosa de una vida no siempre fácil.
La desgarrada alma del compositor de los Apalaches, nos retrotrae en su último disco a las vivencias de los primeros colonos irlandeses que llegaron a Estados Unidos.
Con producción del también excelente Darrell Scott y Brian Brinkerhoff, el disco insiste en la lírica y la épica tradicional del autor. Auna como siempre el blues polvoriento del camino con el folk del sonwriter solitario; el country del crepúsculo y el rock racial del sur; la poesía del desamparo con el orgullo del luchador de fondo.
Por el tejido de sus melodías rubricadas por una voz rota por la vida, se filtran, además de los conolizadores del país del tío Sam comentados: personajes solitarios, ladrones, ciegos, alcohólicos, perdedores...



Como me ocurre cada vez que me enfrento a un trabajo de Malcolm Holcombe, se me hace imposible descomponer su obra en canciones. Es tal la coherencia y equilibrio de sus discos, la unidad emocional que hace que cada tema tenga continuidad en el siguiente, que solo se pueden analizar como 'todos', completos y sin fuga de emoción en su metraje.
No es la excepción "Pretty little trouble". Una nueva creación magistral de música americana de carretera secundaria, de amargura etílica, de botella de whisky y biblia de hotel perdido en el desierto, la última semblanza al músico solitario, la última joya de Malcolm Holcombe.
Como siempre, de lo mejor del año.

8 comentarios:

  1. Pues esta página es una de las que leo con más atención, por las cosas que ofreces y la manera que tienes de hacerlo.

    Este disco de Holcombe suena fantástico.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Alberto, me alegran mucho tus palabras y te las agrdezco. Te recomiendo sinceramente tanto este, como cualquier otro disco de Malcolm Holcombe.
      Salud.

      Eliminar
  2. pues como este disco requeria atencion he ido postergandolo y postergandolo pero veo que ya no puedo dejarlo sin poner la aguja sobre el mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es la opinión de un fan irredento, tengo que decirlo, pero me parece que Holcombe es de los que no falla nunca.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Conociendo los precedentes, estoy seguro de que no me defraudará cuando lo escuche. Ya te contaré.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La regularidad es una norma de Holcombe. Es dificil que sus discos sorprendan, pero más difícil aún que decepcionen. Un grande.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Si tiene un cincuenta por ciento de calidad como el Pitiful blues me conformo jeje
    No hablando en serio un sonrigther que nunca sale mal parado ,saludos master y buena semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te diré Luther, que Pitiful blues me parece su mejor disco de los últimos años, pero este no desentona con él, al igual que Another black hole del año pasado.
      Te aseguro que te gustará también este disco.
      Un abrazo muy friend.

      Eliminar