miércoles, 28 de junio de 2017

Kevin Morby - "City music" (2017)


En 2013, Kevin Morby decide abandonar Woods, tal vez al sentir allí su creatividad atrapada bajo la capitanía de Jeremy Earl al frente de la banda de Brooklyn.
El caso es que en estos cuatro años de singladura en solitario, Kevin Morby se ha hecho un sitio como songwriter americano de referencia. Bucólico y adherido a la poética americana, refulgente de melancolía y autenticidad, como pocos en la actualidad.
Y además, es justo destacar su productividad. Pues hace escasas fechas nos ha regalado su cuarto disco en otros tantos cursos, titulado en esta ocasión: "City music".
Admito que tardé mucho en hacer caso a este tipo, y por ello la pasada añada se me escapó sin catar "Singing saw", su extraordinario Lp de 2016, que le consolida como un imprescindible dentro de la pomada de autores yanquis, superando a muchos (o a todos) de los ya consolidados dentro de su generaciñon.
En "City music" nos encontramos un trabajo inspirado, suntuoso, con magia, y oteando en el horizonte las esencias de la música americana, con Bob Dylan en el germen de la propuesta de Morby.
Pero se evidencian también las esencias recogidas de otros inexpugnables gringos como Reed y su VU o Verlaine y sus Television.
Pero me van a permitir que les remita al tema que titula su nuevo disco, para hacer más entendible lo que intento explicarles, y -quiero imaginar- que al tiempo, atraparles y lanzarles a iniciar la escucha de todo el disco, en lo que aventuro será una experiencia definitiva para quien no se haya acercado al arte de este autor.



Entiende un servidor, que ante temas como este, las cantinelas de muchos de los actuales y envarados cantautores americanos palidece, perdiéndose las mismas en un mar de presuntuosos 'más de lo mismo', en contraposición a lo impactante de la presente apuesta.
Y es que desde la inicial e hipnótica: "Come to me now", sosegado parlamento de vaporosa espiral de teclas, ya se advierte la enjundia del producto.
Las guitarras en la onda underground que nos evocan al Reed de los setenta, se materializan en temas como la cíclica poética de "Crybaby".
Como en los años de la factoría, con aquella Velvet enterrada en una galaxia de humo, en el local de ensayo, así suena un tema dominado inicialmente por las teclas, y al que se le incorpora toda la metralla conforme avanza, el extraordinario: "Aboard my train", en el que se filtra de manera mágica el espíritu de Dylan (especialmente en su parte final), este tema podría justificar un disco entero, pero aquí hay más, mucho más.
Como un relámpago de infeccioso punk galopante, se desarrollan los menos de dos minutos de "1234".



Las acústicas se vuelven ácidas en la magnífica "Tin Can". Exquisiteces de intensa lírica, en melodías que se desarrollan de forma serena y tonificante como: "Night time", "Dry your eyes" o el entregado corte final, con Dylan en la retaguardia de su tejido, titulado: "Dowtown's lights".
El de Duluth se filtra en la acústica y más carnal: "Caught in my eye". Sin olvidar la deliciosa orgía de guitarras velvetianas, teclas, coros y ambiental polifonía de otro momento cumbre: "Pearly gates".
No tengo ninguna duda, Kevin Morby ha facturado un disco (otro más) de absoluta referencia, con vocación de clásico y que se mete en el podio del año junto a otros masters ya comentados en la lucha por el número uno. Imprescindible.

6 comentarios:

  1. No tenía ni idea de su existencia. Y cómo mola descubrir tipos así! Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola gemmacan, estás en tu casa. Si lo descubres aquí, espero que te guste, me parece un gran disco, igual que lo fueron los precedentes.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Ya tenía este artefacto en el punto de mira de una futura adquisición. Oído lo oído, y leído lo leído en tu entrada, corrobora lo acertado de la decisión. Por cierto, lo comenté contigo no hace muchas fechas...hablando de Woods, su último "Love is love" me ha parecido bastante entretenido.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me está gustando mucho. No es un disco facíl, pero creo que te puede gustar. El de Woods no me termina de entrar, me parece un poco precipitado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Buen sonido este. Interesante disco. Habrá que pillarlo.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estate atento al correo. Espero que te guste, a mi me está gustando mucho la verdad.
      Abrazos.

      Eliminar