jueves, 29 de junio de 2017

Jornadas espirituales en Frías - A dos pasos del blues - Cuestión de fe


Este fin de semana hay ejercicios espirituales en Frías (otra vez). Joserra hace tañer las campanas (del cielo) una vez más, señal de que hay ceremonia y liturgia religiosa para todos aquellos entregados feligreses que estén dispuestos a acudir a la llamada. Recibir la comunión ruidosa y emotiva para santificar las tardes y las noches, mojándose los adscritos con el néctar glorificante y embaucador del rock and roll, haciendo de sus almas rehenes solícitos y felices de la fe bluesera. Todo bajo el manto protector y mágico de la fortaleza de la villa, catedral alimentada de milagros mundanos. Intimidad centenaria del pétreo patio de armas del Castillo de la Ciudad, acostumbrado ya a albergar las bacanales rockeras de los fieles, en volátiles noches de verano, donde se mezcla la luz de la luna estival y el fuego del neón.
Este año, el motivo de reunión no es otro que atender a los capitales sacramentos del blues. Frías se sitúa "A dos pasos del blues", en unas coordenadas espacio-temporales que no entienden de mapas ni relojes, solo de emociones y amor a la pureza, aquella que respiraba Juan Ramón en su 'sueño', y cuyo aroma se esparcirá por entre torreones y almenas castellanas este viernes y sábado.
Oficia la ceremonia, el sacerdote emérito de la cofradía de Chicago: Muddy Waters, que oteará desde su atalaya el buen rugir del blues que él contribuyó a erigir en catecismo, para lo cual esparció por tiempos y regiones no pocos evangelios.
Si Muddy se destaca en pionero y uno de los principales escribientes del génesis de nuestro sagrado referente, The Rolling Stones nos abren las puertas del apocalipsis, para cerrar el círculo de una fe espiritual y visceral que tendrá en ellos también un icono al cual orar y sobre el que edificar ilusiones y emociones.
Una vez montada nuestra iglesia, la voz encargada de propagar las escrituras que la parroquia habrá de repetir cual letanía de devoción eterna y milagrosa, las pondrán oficiantes de lujo: hijos de la fe y caminantes de la vereda de la luz que armonizarán con su artesanía los salmos de salvación.

Jornada del viernes 30 de junio:

21:00 Horas      Confluence (Bilbao)
22:30 Horas      Copernicus Dreams (Castro-Urdiales)

Jornada del sábado 1 de julio:

21:00 Horas      Moses Rubin (Madrid)
22:30 Horas      Sleepy Roosters (Madrid)
24:00 Horas      The Sugar Stones (Madrid)

Allí nos veremos, y compartiremos la paz y el recogimiento de la música del diablo. Que el blues esté con vosotros (y con vuestro espíritu)

Gracias una vez más al único Joserra Rodrigo por ser y estar.



2 comentarios:

  1. Este año me lo pierdo por motivos laborales. Qué le vamos a hacer. Echaré de menos todos los buenos ratos musicales y no musicales que hemos pasado en ediciones anteriores en tan maravilloso entorno.

    Disfruta. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo que hacer un esfuerzo importante. De hecho solo voy el sábado. Trabajo el viernes de noche, así que dormiré un poco el sábado por la mañana y llegaré a comer.
      Contaremos la jugada.
      Un abrazo.

      Eliminar