martes, 9 de mayo de 2017

Opinión: Bandas de rock locales. ¿Cómo tocar fuera de su entorno?. Dificultades insalvables.


He visto recientemente dos reseñas aparecidas en Espacio Woody/Jagger que me han provocado envidia. En ellas my friend Johnny JJ nos contaba los conciertos de presentación de los recientes discos de Cisco Fran y Mad Robot.
Le comentaba a Johnny, mitad en broma y mitad en serio, que me daba envidia que hubiese podido presenciar los dos bolos en pocos días, y comprobar que ambos eventos habían sido bendecidos por el éxito derivado de la valía de los oficiantes de la ceremonia, y lo deseables de la piezas musicales que fueron sacrificadas en pos del deleite colectivo en ambos cultos.
Como casi todo el personal sabrá, tanto el cuarteto Mad Robot, como el gran Cisco Fran son oriundos de la capital del Turia, osea valencianos. El coincidir en este particular con mi amigo Johnny, es el motivo de que este les conozca (la cercanía ayuda) y que hubiese tenido acceso a las presentaciones de los mentados discos -ambas tuvieron lugar en Valencia, claro.
Es gracias a amigos valencianos que conozco a estos grupos y a otros de aquella ciudad que también me son queridos.
La envidia aparece por la dificultad de poder ver cerca de mi casa (Bilbao) a estos artistas, y a otros de por allí o de otros lugares: Lanuca, Senior i el cor brutal, Carolina Otero, Ambros Chapel, Los Radiadores...por citar alguno de los elencos valencianos, pero hay otros en otras localidades... A Doctor Divago les he podido ver hace un par de años, ¡y gracias!, que hacía nueve cursos que no tocaban en Bilbao.
Cierto que algunos consiguen cruzar el circulo de fuego de su entorno geográfico y hacer una gira, pero son muchos, demasiados, los que no lo consiguen, o lo tienen muy difícil.
Esto es algo incomprensible, y casi indeseable. Pues no es este país tan grande como para que los grupos no puedan recorrerlo -al menos en parte- tocando, haciendo arte.
Evidentemente no es que los artistas no quieran, es que no hay posibilidad (o muy pocas) de que lo hagan.
Primero, por cuestiones económicas: los costes serían inabordables para unos artistas que tienen que anteponer a su arte otras profesiones (seguramente menos vocacionales) para ganarse el sustento.
Pero es que tampoco tienen fácil, aún estando dispuestos a realizar un desembolso de dinero que bastante triunfo sería cubrirlo con el caché, para encontrar sala, un lugar donde tocar.
Y es que este problema es el resultado del otro, del segundo. Es decir, de la falta absoluta de promoción que tiene su música. Los medios y los grandes estudios pasan de todo artista o grupo que no garantice unos ingresos y una presencia mediática del interfecto, tampoco importa demasiado que su música sea una puta mierda (casos sobran y no me voy a explayar). Mientras estén el programa de Bertin o haciendo de coachs en La Voz.



Tienen las bandas que intentar promocionarse por medio de la red. Ellos mismos, de forma normalmente local, con ayuda de amigos, salas de su zona de influencia que les echan un cable y creen en ellos y su música, alguna publicación, normalmente no muy grande; o chalados que tras conocerlos hacen (hacemos) lo posible por darlos a conocer entre los colegas o gente que te sigue (en mi caso cuatro amigos tan frikis como yo). Intentas compartir sus historias, hablar de ellos en los blogs o en hilos de las redes sociales, dar la txapa a tus "contactos" para que hagan lo mismo...
Por supuesto de las condiciones en las que graba esta gente ni hablamos: total y absoluto Low coast, y actitud DIY (Do It Yourself).
El resultado suelen ser -y esto es lo más alucinante- buenos discos, con creativas ideas y propuestas personales y valientes -ya decía Dylan lo que pasa cuando no tienes nada que perder- imposibles de encontrar en el mercado oficial, saturado de música chicle y peroratas ultra-horteras para niños bien peinados y vestidos, y muchachas casaderas de buen aspecto y mejor pensamiento conservador y "como dios manda".
Es lamentable que la cultura, que no es sino una forma de pensar y expresar lo que uno "quiere" en libertad y ensanchando horizontes filosóficos y artísticos, esté en España acuartelada en agujeros negros. Que se le niegue a la gente el arte libre, algo con una innegable labor didáctica que trae acarreada por si misma, y un magisterio que descubre cuando eres adolescente, forma cuando eres joven y te hace librepensador cuando la madurez amenaza con su cruel realidad de las cosas y marca el camino de opinión conveniente desde las tertulias e informativos.
Es además la guarida en la que encerrarse y dejarse llevar al núcleo de la personalidad de uno mismo. El refugio para no envejecer del todo nunca, el rincón en el que sientes que Peter Pan existe y eres tú, y Wendy es tu chica, y los niños perdidos tus colegas.



Ojalá esto algún día cambie, y la creatividad no sea (para los poderes) algo que esconder por miedo a que la gente escuche y piense. Ojalá no haya el localismo vallado por el sistema que atenaza a los artistas de hoy, recluidos en salas que también parecen estar perseguidas. Ojalá haya locales dispuestas a acoger a grupos de otras latitudes, porque haya un público que ha descubierto a esas bandas, esas canciones. Ojalá pueda ver en mi ciudad a los grupos que me gustan, y mis colegas de Valencia puedas ver a los grupos del norte.
Hasta entonces yo, seguiré dando la txapa con la peña que me gusta.

10 comentarios:

  1. este país siempre ha sido demasiado localista: La escena de Vigo, la nueva ola madrileña, la noiva canco catalana, el rock vasco... solo en muy contadas ocasiones se ha promocionado como un grupo sin localismos. eso es un perjuicio. Costes económicos son brutales salir fuera d tua casa supone un riesgo enorme generalmente por un bocadillo aunq claro esta que tampoco va para más ya que la gente casi no acude a ver a nadie por lo que ningún promotor pagara nada sabiendo las perdidas. Luego por último hay lugares y personas más acomodados que otros .Grupos que ni se preocupan en mover su producto, ni hacer nada esperando que venga algo del cielo y lugares que viven de glorias preteritas que han olvidado que para mantener una escena musical hay que moverla y eso que es mas fácil hoy que nunca gracias a nuevas tecologías de la comunicación. Claro que un twiiter o un facebook no basta ya que ahí no enseñas tu producto.
    Hace tiempo salió a la luz a ese grupo llamado Taburete ( lo escuche son malos a rabiar ) pero los admiró si los admiró no pr su música logicamente pero lejos de criticarles por su música como asi se dejo ver por las redes he de reconocer o ha de reconocerse que ellos si han sabido ver y oler como se debe manejar la industria y una banda en un momento como el actual. Chapeau por su agencia , sus ideas de marketing o lo que sea en vez de criticar debería aprender otros sobre como mover sus ideas máxime teniendo en cuenta que su calidad es infinita a los citados. Falta pues un poco de todo. Por cierto también hay grupos que se creen U2 pues hay caches enormes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto que hay grupos que no se mueven demasiado, pero muchos se lo curran y por diversos motivos no consiguen salir de un círculo. Es importante que tu mensaje sea correcto, en La Movida no se pusieron demasiados peros a los grupos, pero a unos kilometros, en las afueras de Madrid los grupos de rock urbano no lo tuvieron tan facil, no gustaba su mensaje.
      En cuanto a Taburete ni puta idea, algo he oido por ahi pero no los conozco.
      Gracias por el atinado aporte Bernardo.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Gran reflexión, mysuperfriend. Y la de Bernardo tampoco se queda manca. Abrazos a ambos y gracias por la mención.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tras tus reseñas me surgió la idea de comentar esta situación, que como sabes tampoco es nueva.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hace poco hablando con Raúl Tamarit yo le preguntaba de su nuevo disco que si iban a tocar en algún festival o hacer gira, su negativa respuesta y su cara lo decían todo. Ojo en el submundo de los Dj's es igual a menor escala.
    Es acojonante que por poner un ejemplo siempre vayan al FIB Los Planetas... Es algo... En fin.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está todo mediatizado en España. Desde el fútbol al arte. Y desde luego el ocio, la televisión o las comunicaciones. También la prensa y la justicia. No me extraña que la gente solo tenga explosiones de patriotismo después de un gol, no hay muchos más motivos.
      Yo llevo cuarenta y pico años viendo a los mismos en entrevistas, galas, navidades o programas varios. No importa su música, algunos hace siglos que ni siquiera hacen canciones nuevas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Buen tema, hay para hablar largo y tendido de esto... El quid de la cuestión radica en la nula respuesta del público general ante el rock and roll y también, en el desinteres público (administración) en la difusión de la cultura... Vivimos unos tiempos en los que, como bien sabes, es más rentable para los bares un partido de futbol que programar un bolo, los propietarios de las salas (por lo menos los que yo conozco y con los que comparto impresiones) se las ven de malas para librar gastos y llenar cada día de concierto, consiguen ir compensando un día con otro poniendo de sus haberes y sudores para poder hacer una oferta cultural mínimamente decente; y además siguiendo exquisitamente los dictados de la administración, no sea que no te vayan a dejar programar un evento. Se ven obligados, la mayor parte de las veces, a elegir y seleccionar para garantizarse un aforo mínimo y aún así no es raro ver en ver un concierto con un grupo de primer nivel en el que el respetable está integrado por una docena escasa de personas. En Bilbao sois en cierta forma unos privilegiados porque tenéis una oferta musical aceptable, aunque no llegue toda la música que se desearía.

    Por otra parte las bandas o solistas carecen de promoción ajena -salvo que hayan sido ojeados por un promotor de los 40 principales-, como bien dices, tienen que pagarse todo de su bolsillo, empezando por grabar un disco y siguiendo por salir de gira... Conozco gente que toca en bandas de Zamora y casi todo el mundo tiene un curro aparte porque la música no da ni para desayunar cada día (me refiere al acto fisiológico, claro está). Mientras tanto ves como gente con tan solo un ordenador se hace de oro en cada concierto, recital o como quieran llamarlo.

    Podría seguir escribiendo más pero te voy a aburrir, así hay queda eso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego la clave está en la difusión de la cultura por parte de estado, educadores y sobre todo familia. Conozco gente que pretende que su hijo lea y le salga cultureta, y lo único que el crío ve es a su padre jugar a la PS y ver partidos de fútbol.
      La cultura está cara en España, es sinónimo de libertad y por ende capacidad de autogestionar opiniones, discernir lo que interesa de lo que no y ser, en definitiva, librepensador.
      Esta perspectiva, para un país donde la censura continua pero deformada tras la semi-caída del antiguo régimen, es terrorífica, por lo cual es mejor para todos no dar cancha a todo aquél que pueda joder el pastel por vía cultural (saben que esa no falla).
      Así nos vemos intoxicados por La Voz y ciertos deportes. La gente llorando ante la TV y blasfemando frente a la pelota no piensa ni se queja.
      Todo esto se ve reflejado en las salas y otros espectáculos, también en las hurnas y capacidades de respuesta sociales, y lo pagan los artistas, creadores y librepensadores.
      Perdón por la chapa.
      Me alegro de verte por aquí Aurelio.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Bueno, tema muy interesante sin duda. Doy por sabido que la Administración pasa de promocionar la cultura alternativa, y el rock hoy por hoy aquí sigue teniendo esa etiqueta. Los medios privados tampoco hacen mucho en favor, prefiriendo apostar por aquello que saben de antemano que va a tener audiencia y generará buen retorno publicitario. También, dada la enorme profusión de bandas es a fecha de hoy bastante más difícil hacerse un hueco en el escenario a menos que sepas mover tu producto adecuadamente, lo cual implica además tener un cierto colchón económico para llegara al cara a cara (conciertos) con el potencial público comprador.
    El sistema se ha comido su gallina de los huevos de oro, potenciando la comercialización de sus productos a través de las nuevas tecnologías y ahora, cuando se pueden dar cuenta de sus errores, los que más resultan perjudicados son aquellos que no han podido entrar (o no han querido hacerlo) por el aro. La situación actual, y con esto termino el rollo, ya la avanzó cuando Fripp disolvió a los primeros King Crimson. Solo queda organizarse y sobrevivir a pequeña escala, como "pequeñas células independientes", y llegar así al público verdaderamente interesado. El resto es utopía, la globalización de la propuesta de cada artista llegará a muchos pero muy pocos la harán suya.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego por ahí va la historia. Lo más terrible es que tanto bandas, público y gente inteligente pierde.
      Gracias por la reflexión Javier.
      Abrazos.

      Eliminar