miércoles, 26 de abril de 2017

Copernicus Dreams - "The Honeymoon" (2017)


Turno para Copernicus Dreams. Hace varias semanas, realmente desde antes de navidad, y estamos casi en mayo -¡como pasa el tiempo!- que venimos hablando en esta santa casa del nuevo proyecto de Copernicus Dream.
Titulado "The Honeymoon", Llega con unas expectativas tan ilusionantes como poco proporcionales a los méritos, evidentes tras catar el producto, en cuanto a difusión general, (típico). Es finalmente desenvuelto y colocado en la pletina para desarrollar lo que lleva dentro.
Cierto que tenía una idea bastante aproximada de lo que contenía este "The Honeymoon". La mañana que pasé con los Copernicus grabando los teclados, y alguna demo que me había enviado via wasap my friend Chus, me tenían sobre la pista y no esperaba grandes sorpresas.
Aún así, los buenos discos siempre sorprenden, y este caso no ha sido una excepción.
Se aprecia una evolución en el grupo. Se evidencia en la redondez del sonido, más centrado y coherente, con más matices y un poco más guitarrero -cosa que los apegados a canalladas sonoras como yo agradecemos SIEMPRE-. No es que estas cuestiones fuesen rémoras por las cuales atacar a su anterior trabajo "Sunrise", ni mucho menos, era aquél también un excelente álbum (pinchar reseña), pero siempre es bienvenida y muy gratificante la evolución, maduración y enjundia que se consigue con el paso del tiempo y la experiencia (en cualquier orden de la vida); y es una gozada comprobar como Copernicus Dreams consiguen mejorar su anterior entrega de forma sutil pero incuestionable, según mi parecer.


Que Chus González (voz, guitarras) haya producido el disco me parece un punto clave para la consecución de esto que comento. Por supuesto también el impecable trabajo de Jon Asier Zubelzu (al que agradezco el trato y la info sobre micros vintage). Igualmente las incorporaciones de Maki Soto al bajo e Igotz Aramendi a la guitarra por fuerza tienen que influir en sus cometidos: soulero y como de puntillas el bajo, y determinante la guitarra (de lo que más me gusta del disco es como suenan esas guitarras).
Continúan brillantes como siempre: Pablo Gil a las teclas (sesenteras y finamente psicodélicas), Javier Santurde a la batería y Chus acompasando guitarras y voz, que sin ser fuerte si se siente firme, de elegante fraseo y cálido timbre.
El tracklist es excepcional, no se observan grietas ni momentos de desinfle. Se aporta variedad y coherencia al tiempo. Recuerdo aquella mañana en los estudios Gaua, conversar con Chus sobre la importancia del orden definitivo del set, pues creo que el comienzo de "The Honeymoon" es absolutamente demoledor, con dos pelotazos como: "The Wedding day", donde aparecen las steels -otro elemento definitivo en el buen devenir sonoro del disco-, un tema de carretera cálido como la brisa de la pradera y que destila felicidad; y "The honeymoon song" romántico texto que viaja por lo más lírico de USA y con aparición estelar de armónica y teclas, enamorado de ella desde que la escuché por wasap hace varios meses.
"Mysterious woman" es más acústica, cálida y acogedora, finalmente Pablo consigue cuadrar con matricula su solo de hammond. Como el Springsteen más de carretera, el que se acopla al asiento de cuero de su Cadillac mientras conduce y sueña, así suena "Even roses die".
Mas reposada se ofrece "Like I do", y también "How we miss you", un recuerdo a Luis en clave de soul y sol, excelente tema.



Reflexiva y más progresiva: "For you from you". Íntima, acariciadora, con pianos y guitarras cristalinas la preciosa balada: "Cheers to those days".
Otro tema que pude degustar por móvil, y ya anunciaba lo que escondía es: "Big Star", otra favorita personal, impoluto homenaje a la banda powerpopera de la vida.
Y nos vamos con "Run baby run!!" pop optimista y radiante que Chus dedica a su sobrino, y que es perfecta para despedirnos con una sonrisa en los labios. Queda una sorpresita simpática y que define el espíritu alegre y optimista de la formación, que omitiremos en esta reseña (sorpresa).
Muy contento con el disco de mis compadres de Castro, los Copernicus Dreams. Artefacto que sin dudarlo recomiendo desde aquí.
Pueden acceder al mismo en este enlace, no se lo pierdan: "The Honeymoon".

4 comentarios:

  1. todavia no le he escuchado con cierto detenimiento eso si las primeras impresiones han sido excelentes. Mucho más tranajado y producción muy cuidada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cuidado todo el proceso desde la composición. Un excelente disco y un salto de calidad para la banda.
      Saludos.

      Eliminar
  2. He escuchado los temas en su bandcamp y me han encantado. Ya me he puesto en contacto con ellos para que me lo envíen a casa.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ademas es muy bonito, con libreto y todo. Que en estos tiempos es una noticia.
      Un abrazo.

      Eliminar