martes, 7 de marzo de 2017

¿Porqué escribes un blog?...


La pregunta se quedó flotando en el aire durante unos segundos. Desde el suelo, mi  mirada sorprendida la observaba afectada de perplejidad.
No fue una pregunta amable, que no quiero decir que fuese malintencionada. No se trataba de un flechazo ni de una acción beligerante. Ella sentía curiosidad.
Puede resultar extraño para muchos, pero lo cierto es que nunca -tras más de cinco años- había abordado esa cuestión. O al menos no tal y como estaba planteada ahora, teniendo en cuenta los antecedentes y el alrededor que situaba al interrogante en un plano hasta ahora no observado por un servidor.
Aquellos primeros segundos de perplejidad, observando a la pregunta dar vueltas en el aire, como si de una hada juguetona rociada de polvo de estrellas se tratase, dieron paso a una serie de respuestas incoherentes. Las explicaciones a la cuestión se atropellaron en mi boca, luchando por resultar clarificadoras, solo conseguían enmarañar aún más una solución razonada que por segundos empezaba a hervir en mi sesera, como si existiese una molesta espina en el zapato de la cuestión que hasta la fecha había preferido ignorar. "¿Porqué escribes un blog, Jorge?".
Nunca miro las estadísticas de lecturas o visitas al blog, siempre me la ha traído al fresco. No empecé con este lío para competir con nadie, y menos contra mi mismo, ya lo hice demasiado en el pasado y siempre perdía YO.

Pero es inevitable reparar en algunos números de lecturas cuando trabajas en las tripas del blog, cada vez que realizas una entrada. Quiero decir que soy consciente de que esta bitácora es prácticamente muda, invisible, inofensiva. No me ha importado nunca demasiado, pero entiendo que desde fuera salte la duda: "Si sólo te leen cuatro amiguetes, ¿qué sentido tiene tanto trabajo?", me preguntaba con la doble intención que da el ser consciente de que ese tiempo empleado en rodearme de letras para salpicarlas sobre la pantalla me resta tiempo para 'vivir': "Es que para mí esta salpicadura de emociones, verdades y ficciones también es 'vivir'...supongo", contesté no muy seguro de la veracidad de este discurso.
Muchas veces necesitas doblegar a tus problemas, dejando que la efímera vida que tiene una reseña en la red ponga a 'ese veneno interior' fecha de caducidad; entonces vuelcas la ponzoña en una paranoia, la conviertes en palabras y dejas que se pierda en el vertedero virtual, que pase al olvido recuperable electrónicamente, quitártelo de encima... unas veces funciona y otras no, de cualquier manera es un ejercicio personal, como jugar al solitario.
"Tu sabes que la música ha sido el eje de mi vida", es una forma de hacer justicia a un arte que me ha dado tanto, que me ha hecho como soy. Intento explicar que siento la necesidad de hablar de discos, pero ¿quéda algo que decir de "Tranformer" o de "Abbey Road" o de "London Calling"?, ¿Tiene sentido?... puedo entender que haya quien piense que no.
"Y todos esos grupos de los que hablas, si no los conoce nadie", y me imagino que las reseñas no las lee nadie tampoco, mis amigos, los habituales: "Sólo por ellos merece la pena", aquí si estaba seguro de lo que decía, por ellos merece la pena siempre.
Y esa quimérica afición de querer hacer justicia, con grupos maltratados por la incomprensión que en el terreno cultural siembra el país de malas hierbas que afinan muy bien en los programas de TV.
Buscas en sus bandcamps y pones ilusión -yo la pongo- confías en que alguien más los escuche, les de una oportunidad. Compras sus discos y si te es posible vas a sus bolos, es algo que hace que te sientas bien, es lo justo. "Siempre dices que la mayoría de esos grupos no hace ni puto caso, que ni putas gracias". La pregunta se va debilitando en sus labios, se da cuenta de que no debía haberla hecho, para despistar pide otras dos cañas. Pero tiene razón, alguna vez lo he dicho, y en alguna ocasión con algo de amargura. Realmente no me importa, no lo hago para ganar medallas ni agradecimientos, y además muchos lo agradecen, aunque insisto que no es eso lo que se busca. Pero es bonito cuando se ve que son sinceros, consideran tu trabajo y todos nos sentimos guay.


Mucho trabajo, mucha labor de documentación, buscar fotos, canciones para aportar al post... A veces la búsqueda de un adjetivo adecuado duele, sabes donde esta escondido, pero te cuesta bucear hasta él. Es una pena que finalmente resulte un vocablo mudo, que se muera en soledad.
Mucho tiempo invertido, y a lo mejor hay quien te hecha de menos... nunca lo había pensado desde ese punto de vista.
"Y de dinero ni un duro". "El día que haga esto por dinero ya no molará mi amor", pero esta pregunta tendría una respuesta más evidente.
Escribo un blog, y de momento no se muy bien porqué.

10 comentarios:

  1. Supongo que todos estamos igual. A mi esa pregunta me la han hecho y siempre digo lo mismo y es que tengo la necesidad de escribir sobre lo que más me gusta, la música.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, por eso empieza diciendo que la pregunta nació en un entorno diferente, o al menos la sentí planteada desde otro punto de vista. En el entorno hecha me quedé bastante descolocado.
      Pero evidentemente la base es lo que apuntas, seguro que todos estamos de acuerdo ahí.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Es la pregunta que me gusta que me hagan por cuanto me lleva a preguntarme que la quién la formula no tiene inquietudes. Pues escribo un blog por muchas razones que creo que al final se reunen en una INQUIETUD PERSONAL . Si me leen o no me da igual pero quedarme sin expresión y parado NO . Otros harán otras cosas yo escribo o lo intento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca me ha importado que me lean. Lo de la inquietud es evidente y es el motivo real. Pero la pregunta vino por alguien muy muy cercano, con toneladas de conocimiento mútuo y en un entorno que nunca habíamos abordado. No tengo dudas sobre su respeto hacia mi dedicación al blog.
      Pero el matiz me hizo pensar, cierto que yo pienso demasiado.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Qué suerte teneis, Addi, Savoy y Bernardo.
    Al menos tenéis a alguien que os pregunta.
    Pero es verdad que sabría que si alguien me hace esa pregunta es porque no tiene un blog. Y es imposible tratar de explicar a qué sabe un helado de chocolate a quien nunca se ha tomado uno.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi interlocutora vive los daños colaterales del blog, insisto, fue una pregunta que nació en un entorno diferente. La finalidad era si merecía la pena. Claro que merece la pena, y no tengo intención de dejarlo, ni se me solicitó tampoco. Pero me quedé con la sensación de no tener claro ese porqué. Es dificil de explicar.
      Abrazos.

      Eliminar
  4. Una gran entrada. En mi caso es como mi diario musical, mi cuaderno de apuntes, experiencias... Una marabunta XD

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que por ahí aputamos todos, cada cual con sus cosas, pero esta claro que es algo que tiene que ver con la pasión.
      Abrazos.

      Eliminar
  5. En mi caso es por dos razones en una: porque me gusta la música y porque me evade el blog.
    Tampoco me exije una gran dedicación, es raro que me enfrasque en él demasiado tiempo seguido, voy a ratos, tiene la ventaja o el incoveniente de darte cuenta de detalles de lo que has escrito el día anterior y que en su momento no percibías.
    No hay que tomárselo como una obsesión, lo importante es divertirse, aprender y conocer.
    Y como bien transmites es invisible, hay ciertos momentos de decepción y otros de euforia, como todo en esta vida.
    Imagino que lo habrás hecho, pero mira tus primeras publicaciones la evolución a mejor habrá sido brutal.
    Y yo te lo agradezco
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El fondo es común a todos creo yo. La música es una parte importante de nuestras vidas y el blog nos hace de terapeuta en cierta medida. Y así debe ser, como digo si fuese de otra manera no molaría tanto.
      Cada vez con menos tiempo, pero seguiremos en la faena.
      Abrazos

      Eliminar