sábado, 21 de enero de 2017

Módulos - "Realidad" (1970)


En España no son pocos los grupos y artistas que han sido infámemente infravalorados y menospreciados. El legado de muchos de ellos ha sido apartado del recuerdo colectivo y privado de la gloria que otros, en la mayoría de los casos de mucha menor enjundia artística, sí han gozado.
Es algo que no por típico y habitual, deja de ser lamentable y por desgracia un retrato de la orientación que de la cultura popular se ha venido haciendo, por parte de ciertos estamentos, en este país desde hace décadas.
Ejemplos sobran, pero hoy me apetece concentrarme en uno bastante flagrante: Módulos.
Estratosférico grupo madrileño formado por Pepe Robles (guitarra y voz), Tomás Bohórquez (teclados, hammond), Juan Antonio García Reyzábal (batería, violin) y Emilio Bueno (bajo). Tan grandes me parecen que a alguien como el que suscribe, que acostumbra a tener algo más que reticencias con el rock progresivo y sinfónico, esta banda que practica estos estilos, le apasiona.


Cierto que el sinfonismo de Módulos tiene una esencia hispana que la diferencia, con un embrujo que no veo en las formaciones extranjeras, en ellos siento el alma que no encuentro en los míticos grupos británicos.
Tal vez la evidente influencia que sobre la banda de Robles ejercieron los grupos del pop sixtie, especialmente The Beatles y The Holies, hacen que la música de Módulos sea más reconocible para mi.
Su primer disco data de 1970 y se titula "Realidad". Una obra magna, que en cualquier país sería orgullo del catálogo musical autóctono, y que aquí prácticamente pasa desapercibida. Tanto es así que la adquisición física del disco resulta complicada, y en ciertos soportes cara.
Pero hoy nos vamos a detener en este "Realidad", ¡que ya va tocando!.
Aunque el mayor peso compositivo caía sobre el gran Pepe Robles, todos los componentes participaban de estas tareas, fiel reflejo de los grandes músicos que conformaban aquella primera formación.
Se trata de un disco de base pop, pero con delicadas orquestaciones de aire barroco. Con decisiva participación del órgano de Bohorquez y de los violines de Reyzábal, que dan un tono lírico y poético.
La voz de Pepe aporta un aire nostálgico y local al conjunto, y la base rítmica de Reyzábal y Bueno es de una sutilidad notable.
La producción, firmada por Hispavox, se debe probablemente a Rafael Trabuchelli, icónico productor de la época grande del sello hispano por excelencia.
Aparte de las dos excepcionales versiones de sendos clásicos de The Beatles: "Yesterday" y "Hello, Good-bye", absolutamente imprescindibles, barrocas, intensas y arriesgadas. El disco ofrece cortes inolvidables como la famosa: "Todo tiene su fin", auténtica catedral del prog español, con órganos de iglesia, coros de ensueño, melodía perfecta y una interpretación vocal de Robles absolutamente impagable, impregnando el tema de tristeza y melancolía por el amor roto. vientos y una guitarra que llora completan un corte imperecedero a pesar del barroquismo que caracteriza todo el Lp.


"Noche de amor" tiene un tono medieval al que contribuye el violín de Reyzabal, y que se completa con teclas que inciden más si cabe en este aspecto. Se unen las cuerdas y la base rítmica para construir un precioso romántico, con impresionante prestación vocal nuevamente.
El pop más convencional y menos aparatoso se encuentra en "Luz errante" y "Nada me importa", esta última con una cierta esencia ye-ye nostálgica.
El tema que da título al disco, es tal vez el momento más progresivo de carácter británico, junto tal vez a la excelente composición de Bohorquez: "Dulces palabras".
Los violines y la voz en falsete, son lo más reconocible de la lírica y afectada: "Cuando te espero", precioso tema tal vez un tanto plañidero.


"Realidad" es una obra maravillosa del rock, pop y sinfonismo español. Tal vez algunos acusen al disco de resultar un tanto excesivo en cuanto a la producción. Pero la belleza de sonidos y melodías en un entorno barroco es tan delicioso, y con algún momento tán estratosférico, que sin duda, y al menos en opinión del qué suscribe, merece un reconocimiento mucho mayor.

6 comentarios:

  1. Coincido contigo en que es uno de los grandes álbumes que nos ha regalado la música española, al que sólo puedo poner un par de pegas mínimas: El clásico 'Todo tiene su fin', que de alguna manera ha eclipsado el resto del disco, e incluir dos versiones de los Beatles, que me parece excesivo, si bien es cierto que las adaptan con gran solvencia.Quizás pagaron el precio de ser pioneros en este país, pero dejaron asfaltado el camino a bandas como Triana, cuyas influencias de la banda madrileña son más que obvias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que "Todo tiene su fin" es la pieza bandera del disco y del grupo, cosa que ensombrece el resto del disco.
      En cuanto a las versiones de dos temas de Beatles, sin duda son demasiadas. Podrían haber optado por un tema de otro grupo que ejerciese influencia sobre ellos, en lugar de repetir con Beatles. Los covers son arriesgados, y precisamente por eso pueden no gustar a todos, te diré que no es lo que más me gusta del disco. Puede ser, pienso, que la separación de los Fab Four aquél mismo año tuviese un cierto peso en este respecto.
      Buen apunte el que aportas en cuanto a la senda que abren a bandas como Triana, tienes razón, algo de eso hay.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar
  2. Yo también me he acercado hace poco a Los Modulos por mis reparos hacia lo "sinfónico". Contento por haber encontrado una primera edición de este disco, que me ha sorprendido muy gratamente. He indagado un poco más y el cuarto (4) también me ha gustado bastante. En una primera audición no muy pausada, en Spoty creo, de los otros dos me parece que sí pecan más de la vena progresiva y los he descartado. Estaré en lo cierto? Gracias por la estupenda crítica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Pablo. Es mi favorito el primero. Yo soy poco de progresivo pero Modulos si conectan conmigo. En sucesivos discos experimentan más, y en algún tema pecan de demasiada producción.
      Ahora hay en el mercado a muy buen precio una edición con todos sus discos. en torno a 10-12 €, que igual te interesa.
      Saludos.

      Eliminar
    2. Gracias. Bueno para eso soy un poco friki, solo compro vinilo y huyo de la reediciones actuales.
      Saludos.

      Eliminar
  3. ¡Ya iba siendo hora de hablar de Los Módulos!. Maravilloso grupo que tuvo cierto éxito comercial en la época en que publicó este su "Realidad", más por el tema "Todo tiene su fin" que por el resto del álbum (que muy poca gente compró en unos tiempos en los que el single todavía no había sido desplazado por el Lp). Tienes razón cuando calificas el disco de auténtico monumento del primer rock progresivo español, y también al mencionar lo difícil y carísimo que es encontrar hoy esta grabación en su formato original (no me extraña). Habrá que optar por la reedición en CD.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar