martes, 24 de enero de 2017

Japandroids - "Near to the wild heart of life" (2017)


Indie, ese término que la industria convirtió en una nomenclatura bajo la cual acuarteló a algunos de las más prometedoras formaciones que irrumpieron en los correosos noventa, y que en no pocos casos vendieron su independencia y sus furibundos riffs al verde esperanza del dolar.
Cambió el siglo, y en esta extraña época que se abrió de redes sociales y velocidad febril y adictiva, los independientes han sido descubiertos casi sin ellos quererlo, por omisión de los que resultaba evidente que hacía años que perdieron el veneno y la rabia, a cambio de vivir perpétuamente en festivales y golpear las guitarras con riffs de laboratorio, tan irreverentes a primera vista, pero tan inofensivos en realidad.


Entre estos supervivientes se encuentran los canadienses Japandroids. Dúo formado por Brian King (voz, guitarras) y David Prowse (batería) que tras casi cinco años de silencio vuelven a la carga con su tercer Lp titulado: "Near to the wild heart of life".
Y se lo han tomado con calma, no han dicho nada hasta que han tenido algo que decir. Y lo dicen en estas nuevas ocho canciones.
Los de Vancouver ofrecen un disco con temas muy cuidados y claramente estudiados. Si bien el sonido sigue siendo el de anteriores entregas, con las habituales guitarras de nublado decir, las rotundas bases rítmicas y los estribillos oscuros e impactantes. Aquí el sonido se expande, se hace más extenso, como queriendo buscar nuevas esencias y códigos sónicos, haciéndose más accesible pero igualmente personal.
En los textos se aprecia una honda reflexión, con algunos temas recurrentes a lo largo del disco, el hogar, o la búsqueda abstracta de él, incluso patriótica. El amor y la exaltación de la vida son referentes que también tienen cabida en este tracklist.
El noise rock maduro al que aludimos se hace presente desde el primer corte, el que da título al disco, y que mantiene intensidad y ritmo a la vez de melodía y un heroico estribillo.



No le va a la zaga "North East South West", de tendencia menos agresiva en cuanto a guitarras y más tradicional en el sonar, pero igualmente efectiva.
Pero no hay tema de relleno en el álbum, y el corte de más de siete minutos: "Arc of bar" inunda con su atmósfera, sus estribillos y su ambiente de garito la estancia, posicionandose como referente del disco.
La apología a una vida comandada por el libre albedrío se hace notar en la reflexiva: "True love and a free life of free will".
Viscosa y sugerente, los dos minutos y medio de "I'm sorry (for not finding you sooner)" son de lo mejor del trabajo. Rock mas abierto y jubiloso en la divertida: "Midnight to morning" y lo que molan algunas mañanas. Distorsiones y rock agarrado al punk en la magnífica: "No know drink or drug", para despedir el disco con la sugerente y no menos valiosa: "In a body like a grave".
Hay que celebrar la vuelta de Japandroids, más maduros pero con la fuerza y actitud del excelente "Celebration Rock" que les elevó. Primer disco internacional que me embauca este 2017. Y es que la independencia del espíritu y los acordes libres y resueltos suelen funcionar, porque destilan verdad y pureza.

2 comentarios:

  1. "Celebration rock" me encanto, y este disco porlo que comentas, promete buenas sensaciones.A por él que hay que ir. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebration Rock es espléndido, este es más abierto, más accesible, pero me parece magnífico también.
      Gracias y un saludo.

      Eliminar