lunes, 5 de diciembre de 2016

Los lunes...escenas de cine - "El Vampiro de Düsseldorf"


Es posible que el inicio cada vez más temprano (ó al menos me lo parece a mi) de la campaña navideña me incité a decorar el blog poniendo algo de distancia con Santa, el Orlentzero, los Reyes Magos, los árboles de navidad, los Belenes, las luces en las ciudades (menudo txollo para las energéticas ¿puertas giratorias?) y las historias sobre el espíritu navideño que bombardean las sobremesas y que son todas iguales, en todas hay un tipo que es el auténtico Santa, un Ángel o algo así, y gracias a los milagros de este individuo o individua todo acaba genial, todos cantando villancicos y pasando los problemas iniciales del telefilm al olvido...pues me parece muy bien.
¡Ojo!!! que no soy yo un tipo de esos que se pasa toda esta temporada renegando de la navidad y acusando a estas fechas de ser una escusa para el consumismo, que lo son, ¡pero coño!, decirlo y rumiarlo en los restaurantes con los compis celebrándolo, en las colas del FNAC o poniéndose hasta arriba a comer en cualquiera de las festividades...como que no cuadra.
Pero a lo mío, al cine, decía que necesito esa distancia con la iconografía navideña que nos asalta los oídos y los ojos, y pocas historias se me ocurren menos a propósito de los buenos deseos y espíritus de paz y amor que la escalofriante y sórdida "El Vampiro de Düsseldorf", tremebunda obra maestra de Fritz Lang con un Peter Lorre absolutamente impactante, desequilibrado y febril...y encima de una belleza plástica en sus planos arrebatadora.
Decoramos el blog esta semana con la turbadora y delirante "El Vampiro de Düsseldorf"
¡Feliz semana!!!

2 comentarios:

  1. Puede que sea mi film favorito de siempre junto a "La noche del cazador" y "El tercer hombre"... Bravo tú por recordarla !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sé yo de tu debilidad por este film, no es para menos, es una obra maestra inapelable, y de las que te puede dejar hecho polvo y dandole vueltas al tarro.
      Abrazos.

      Eliminar