martes, 25 de octubre de 2016

Scott & Charlene's Wedding - "Mid Thirties Single Scena" (2016).


El resultado de una actitud artística que mira al rock de tintes gariteros y undergrounds visto desde la lejana Australia, agitada con el asentamiento en la cuna de ésta tendencia artística, es decir el asfalto de New York, no puede ser otro que la irrupción y deflagración de un cancionero como "Mid Thirties Single Scena", obra de éstos tipos de Melbourne llamados: Scott & Charlenne's Wedding.
La disección de su sonido se resume con pocas palabras y no sorprende, pues es la habitual en el pelotón que comanda Craig Dermody, rock asfáltico de guitarras envolventes y ambiente garitero, en la onda de la Velvet Underground con elementos que modernizan la oferta sónica sin deslucirla y aportando un toque personal, mucho malditismo y lírica de la oscuridad.
A este esquema súmenle unas composiciones francamente excepcionales, repletas de poesía underground y una sutil capa de sonido Lo-Fi, y se toparán con uno de los aparatos sónicos más destacados de la presente añada.


Y ésto es así, en mi humilde opinión, por la sucesión de temas redondos y sugerentes que uno se va encontrando conforme avanza el disco, empezando por la velvetiana: "Maureen", haciendo referencia a la que fuera baterista de la mítica formación del terciopelo, de crispado estribillo y contundencia rítmica y de guitarreo.
A un comienzo francamente demoledor se unen gemas como: "Don't bother me" y "End of the Story" que en una especie de atasco psíquico repitió mi MP3 en bucle mientras mi tren atravesaba los verdes campos austriacos, burbujeantes y atmosféricas, ambas extraordinarias.
Bailan de forma lírica y poética las guitarras de la deliciosa: "Hardest years" y el influjo underground se engrandece en la absorbente: "Scrambled eggs".
Densa y de cierto terciopelo grunge se desliza la extensa (que no larga): "Bush" y "Distracted" es un rock and roll impoluto que bien pudiera alistarse en cualquier disco setentero de Lou.
Con "Delivered" vuelven los influjos más velvetianos y a lo grande además, pues se trata de un trallazo arrollador y frenético, y "Forever and a day" es una balada que supura su melancolía en la misma onda humeante, aquí con piano, acústicas y acompañamiento vocal femenino, excelente colofón.



Definitivamente Scott & Charlenne's Wedding han firmado uno de los discos del año, admito que contiene un montón de ingredientes que acostumbran a darse cita en mis platos sónicos favoritos, pero no creo que nadie que caté esta delicatessen quede impune a su embaucador sabor.
Es además un disco que ha musicalizado unos días de trenes y ensoñaciones viajeras, empastando perféctamente con estados de ánimo, visiones en lontananza, fugaces compañías y el tacto despiadado de las piedras del camino.

4 comentarios:

  1. No están nada mal. Ese beat de la sección rítmica les da un toque muy del gusto de esta casa también. Si además el disco ha acompañado al viajero razón de más para que deje más poso.
    Ya me contarás.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado mucho, de lo que más en este ejercicio, uno de los discos que me he llevado de viaje.
      Hasta pronto.

      Eliminar
  2. Un discazo. Me tiene eclipsado. Me temo que será ninguneado. Aparecerá en nuestras respectivas listas de mejores del 2016 y pocas más. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo sospecho yo, y no creo que sea un disco que cueste entrar, lo veo bastante asimilable, yo desde luego estoy hablando a la gente que me encuentro muy muy bien de él.
      Un abrazo.

      Eliminar