jueves, 13 de octubre de 2016

Drive by Truckers - "American Band" (2016)


Mentiría si no reconociese que pocas bandas me han pegado un pelotazo tan fuerte en el presente siglo como Drive by Truckers, cuando dí con ellos atravesaban su época de gloria, entonces "Decoration Day" (2003) cimentaba su prestigio y las miradas atrás llevaban a un "Southern Rock Opera" (2001) que aunque parece ensombrecido por otros discos posteriores, el que suscribe sigue pensando que es la obra total de este grupo de Athens.
Tras "The Dirty South" (2004) un jovencísimo Jason Isbell abandona la formación y este acontecimiento parece marcar el siguiente disco, un incomprendido en su día "A Blessen and a Curse" (2006), y que en cambio hoy día esta considerado entre los grandes discos del grupo, a mi siempre me pareció fantástico, volvieron las buenas consideraciones críticas con el doble "Brighter Than Creation's Dark" (2008), y tras algunos directos y álbumes de rarezas nos abocamos al cambio de década.
En los nuevos guarismos no parecían Patterson Hood y Mike Cooley arropados por las musas como en el pasado decenio y "The Big To Do" (2010) sin ser un mal disco no funcionaba como anteriores artefactos, no obstante se lanzan en una gira de sonido atronador e indómita actitud de carretera que los mantiene en lo más alto, al menos para un servidor que alucinó con su directo en dos ocasiones en pocos meses.


Y como lo que no mejora...empeora, los siguientes: "Go-Go Boots" (2011) y "English Oceans" (2014) certifican el bajón musical del grupo. Tras un tiempo de proyectos personales de Hood y Cooley y la salida de la formación de la bajista Shonna Tucker (ex de Jason Isbell) y el guitarrista John Neff sustituidos por Matt Patton (bajo) y Jay Gonzalez (Hammond, guitars, steel guitar, wurlitzer), y con la continuidad en las baquetas de Frank Morgan la banda vuelve a la carretera para una gira que culminaría con un triple disco en vivo: "It's Great to Be Alive" (2015) y la grabación de un nuevo catálogo de canciones: "American Band" que es el motivo de que hoy me planto ante el ordenador.
Da la sensación de que el grupo quiere abrir una nueva etapa en su historia, y al cambio de la formación se une el nuevo diseño de la portada, una bucólica fotografía de una bandera USA en detrimento de las preciosas portadas anteriores con dibujos de fuerte personalidad sureña.
Y toda esta perorata viene a cuento para celebrar la vuelta de DBT a la senda de los grandes discos, porque "American Band" es sin duda el mejor disco de los Truckers en el presente decenio.


No diría yo que en la propuesta sónica haya cambios, creo que no los hay, sigue ese sonido puramente sureño, de guitarras profundas y roncas y ambiente sinuoso, de fuerte calado tradicional en textos y melodías engendradas con las vísceras en el caso de Hood y con el corazón que mira al country y al flok en el romántico y lírico Cooley. También se aprecia una mayor participación de éste último en la aportación de temas al tracklist, en total 5 de las 11 que contiene el trabajo, temas que además canta el propio Mike como viene siendo habitual.
Canciones que enganchan y te mantienen pegado a los amplis encontramos en el presente cancionero como hacía tiempo que no ocurría, desde "Ramon Casiano" que inicia la andadura, un poderoso medio tiempo de Cooley que adorna con su voz de bonito timbre, Hook da el pistoletazo a su aportación con "Darkened Flags" más rockera y con esa vocación de estadio que tienen muchos temas del barbudo Patterson.
Y tras éste inicio de van desarrollando los temas: la enérgica: "Surrender under protest", la acústica y ensoñadora: "Guns of Umpqua", la magnífica: "Filthy and Fried" temazo donde se concentra la esencia de los mejores Truckers, la soulera: "Sun don't shine", la rock-bluesera y stoniana: "Kinky hipocrite"... y así hasta 11 píldoras de fuerte sabor southern-rockero, que nos traen de nuevo a los Drive by Truckers que me encandilaron como pocos hace algo más de una década, ¡bienvenidos chicos!!!



6 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo tras un bajón de trabajos que les dejó en mi ostracismo; este pese a ser un disco de medios tiempos me enganchó desde el rpincipio. Es de lo mejor que han ejecutado de siempre aunque cada vez me recierdan más a los counting crows lo cual tampoco es malo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El disco engancha, cosa que no ocurría con los anteriores, y se nota la mayor participación de Cooley en el tracklist, un muy buen disco.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Me enteré de la publicación del álbum un tiempo atrás y eché el freno para pillar el álbum porque el trabajo anterior no me ha acabado de calar, aunque me gustó más que 'The Big To Do' y 'Go-Go Boots'. Había apreciado, también, que parecia que la banda quería, cambiando la imagen de portada, dar un giro y volver a 'reescribirse' para intentar recuperar el espacio que había perdido tras la publicación de los últimos álbumes; pero aún así seguía reticente a escucharlo.
    Estoy contingo en que 'A Blessed And A Curse' es un fantástico trabajo, que fue el que marcó la salida de Isbell de la banda, a quien, pese haber aportado mucho tantó lirica como musicalmente, no lo considero una pieza fundamental de la banda de Athens.

    En fin, le daré una escucha y veremos. Espero que las sensaciones sean tan bonitas como tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de verte por aquí Aurelio, te recomiendo que lo escuches, a mi me pasaba lo mismo que a ti, me daba pereza, pero ver tantas buenas críticas del disco me terminó animando y ahora me alegro por ello, espero que te guste.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Para mí no hay Drive-By-Trucker malo, alguna que otra bajada del listón pero es que no pueden estar siempre al mismo nivel, ni Dylan oiga...
    Lo tengo ya encargado y seguro que gozaré de él como con toda su obra anterior. Lo que menos me gusta es la nueva orientación en la portada. Prefiero de largo los maravillosos dibujos de Wes Freed.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un punto de vista efectivamente, y desde luego lo peor es la portada, me encantaban aquellos dibujos de Freed.
      Abrazos.

      Eliminar