lunes, 15 de agosto de 2016

concierto: Burning/Loquillo, El Rock en la Feria 14/08/2016 (Torrelavega)


Un año más la localidad cántabra de Torrelavega celebra el festival Rock en la Feria haciendo coincidir el evento con las fiestas patronales del municipio.
Festival dirigido al rock principalmente, aunque esta edición en el programa se ha podido encontrar un poco de todo, con alguna formación difícilmente calificable como rockera, no obstante en el día de ayer el rock fue lo que mando en el festival.
Los jóvenes de la tierra Saco Roto dieron el pistoletazo de salida a la tarde noche con un rock contundente que sonaba francamente bien, entramos tarde y no me parece justo hacer un análisis, pero lo poco que escuché me gusto, igual me perdí un buen bolo.
Muy buen ambiente, público veterano y muy poca gente joven, una pena que nuestra juventud siga empeñándose en andar lejos del rock and roll, pero la cuarentena e incluso la cincuentena era la franja de edad más común entre los concurrentes.


Llega Burning, y como siempre Johnny y los suyos hacen lo que saben hacer mejor que nadie, rock and roll, canalla, tierno, rebosante de actitud, chulería, nostalgia y las inmortales historias de perdedores. Soy de la opinión de que los actuales Burning abusan del uso del saxo, mi banda favorita no termina de empastar con la esencia soulera que da este instrumento, y en algunos temas me sobra, pero me niego en redondo a decir nada de Burning que no sea positivo, lo siento. A la grandeza a las seis cuerdas de Edu Pinilla se suma el buen hacer de Nico Álvarez, un virtuoso que toca sin púa pero que transmite la metálica cualidad rockera que suele dar este elemento al rasgar. Carlos Guardado es el excepcional bajista de siempre, con una presencia inapelable en escena, Kacho es un baterista de los de toda la vida, hace que todo este compacto, rítmicamente estupendo, y el norteamericano Mikel Slingluff hace rugir su dorado instrumento con actitud y elegancia.


Capítulo aparte es el tema Johnny, cada vez menos teclista y más frontman, canta mejor que hace 20 años y mantiene ese carisma y cercanía de cara al público, rebosante de pasión, humildad y espíritu rockero, su actitud y la emoción que emana supera a la de muchos jóvenes en edad de high school, a pesar de los más de cuarenta años que acarrea su osamenta, cuatro décadas en las que ha habido mucha gloriosa noche de rock and roll, pero también perdidas aún lloradas, rincones oscuros en los que sólo unos pocos les seguíamos a los garitos medio vacíos a disfrutar de su rock, y crisis de todo tipo, es una gozada ver que Burning sigue vivo, rockeando y emocionando "Como un huracán".
Sonaron varios temas del excelente "Pura Sangre" de 2013 y muchos de los clásicos del grupo, "No pares de bailar", "Madrid", "Jim Dinamita", "Qué hace una chica como tu en un sitio como éste", ""Es decisión", "Es especial", "Ésto es un atraco", "Ginebra seca", "Como un huracan", "Mueve tus caderas" y una curiosa versión en castellano del "Star, star" de los Stones, aquel tema que bien hubiese podido parir Chuck Berry y que cerraba en 1973 el infravalorado "Goat's Head Soup". Grandes como siempre mis Burning.


Salta Loquillo al escenario, tarde, hubo retraso con respecto al horario previsto toda la jornada, y comienza con "Salud y rock and roll", tema de su nuevo disco "Viento del este" que reconozco que no había escuchado aún, lo defendió en vivo, como debe ser y alguno de los temas me gustaron, especialmente "Viento del este" y "El final de los días". No fue ayer la mejor noche del Loco, con algunas dificultades vocales y un sonido un tanto opaco, las tres guitarras que planta en escena no se hacen notar en muchos momentos del show, y las  revisitaciones de algún tema que se aleja un tanto del espíritu original no sienta muy bien a cortes como "El hombre de negro" o las canciones de "Balmoral" o "Arte y ensayo".
Loquillo aguanta a golpe de carisma y tablas, y justo es decir que en la segunda parte la banda resucita, el magnífico Mario Cobo (Nu-Niles) toma el protagonismo con su Telecaster y la maquina empieza a carburar, llegan los clásicos y el habitual delirio de los fans: "Rompeolas", "La mataré", "Carne para Linda", "Rock and roll actitud", "Quiero un camión", "Feo, fuerte y formal", "El ritmo del garaje", "Rock and roll star" y final apoteósico como siempre con el inmortal himno "Cadillac Solitario".


No soy sospechoso, soy fan de Loquillo desde niño, le he visto en vivo en muchísimas ocasiones, seguramente le vuelva a ver en Portu dentro de unos días, pero ayer no me convenció, ni por sonido ni por adaptación de algunos temas, otra vez será.
Magnífico ambiente en el Rock en la feria, organización mejorable, pero maravillosa noche, lo pasamos bien y nos mantuvimos enganchados a esto del rock and roll, que a pesar del cansancio nos mantiene firmes y bailando, y es que el rock da segundos de vida a cada inyección del mismo...seguimos en la pelea amigos.

3 comentarios:

  1. Genial Addi! así se vive la vida con mas intensidad y eso no te lo quita nadie.
    Muxus!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que a estas alturas ya no se vivir de otra manera, asi que...
      Aunque se que el Loco no es santo de tu devoción.
      Muxus.

      Eliminar
  2. Lo importante es saber disfrutar y tu lo haces.
    Es verdad, no me entra este Loco y creo que ya no tengo remedio.
    Muxus.

    ResponderEliminar