domingo, 22 de mayo de 2016

Los domingos photosong - Luis Eduardo Aute - "Rosas en el mar"


Hace unos años, un servidor, tal vez en una demostración de candidez inusitada, intuía que España era un país que había superado definitivamente y con éxito las precariedades que aguanto durante décadas en materias de igualdad, democracia y libertad.
Es posible que durante unos años la fastuosidad de la vida capitalista cegó un poco a la población, estábamos más concentrada en meter horas extras en busca de unos sueños que con el parecían realizables, y no imágenes inconexas salpicadas en los anuncios del cuponazo como sueños imposibles para la mayoría salvo golpe de suerte en los ciegos. Es posible digo, que todos, o al menos muchos, viviéramos esclavos de esas luminarias y no atendiéramos a unas carencias que se escondían a nuestra vista, tapadas por el coche recién adquirido, la segunda vivienda, o las clases de esquí...yo conocí a gente que incluso empezó a jugar al golf, lo digo en serio.
La crisis, si es que ésto existió alguna vez, el paro, el reventón de la burbuja inmobiliaria...La realidad en definitiva, nos hizo abrir los ojos, y éstos fueron cegados por la infecciosa y brillante luz de esa verdad que bien permanecía oculta o bien estaba esperando su momento, agazapada en los anuncios de hipotecas y los carteles de promociones inmobiliarias que harían de un viejo secarral un paraíso destinado a un pueblo que había perdido su identidad como tal.
Y llegó el PP, que llegue al poder un partido formado por gente que apenas tiene respeto y fe de lo que es la igualdad, la libertad o el progreso, es terrible, hablo de tipos formados en colegios clasistas religiosos en su mayoría, educados en familias burguesas de escaso poso humanista, también en la mayoría de los casos, que de todo habrá. Un partido que no contempla una sociedad que no sea la que ellos conciben como normal, que desprecia nuevos modelos de familia, zancadillea sexualidades y emociones que no son nuevas y que ya es hora de que sean libres y puedan vivir y expresarse en igualdad con todos y con todo, que ignora a todo aquel que no le sirve para que gire la muela del egoísmo económico y de poder, que entiende al pueblo como una esponja a la que hay que estrujar mientras tenga agua entre sus poros, para abandonar cuando ese agua ya ha terminado y la sequedad no implica ya ningún beneficio, un grupo de gente que desprecia la libertad de la mujer a la hora de decidir sobre su cuerpo, que no respeta los sentimientos ajenos, entendiendo que la patria la imponen ellos, pasándose por el arco de triunfo los orígenes y sueños de todos aquellos que no enarbolan su bandera, que exigen respeto a unas víctimas y claman por olvidar en cunetas a otras, que ponen mordazas a la libertad de expresión y pensamiento, que insisten en ignorar que éste es un país aconfesional, que rehuyen condenar dictaduras pasadas y presentes, que desprecian a los desheredados que buscan un poco del futuro y la suerte que ellos encontraron ya en la cuna, dejando sus países y familias tras de sí en una odisea no tan gloriosa como la de Ulises, que dan coartada y cobijo a corruptos y malhechores...que este partido gobierne decía, es terrible, que lo haga con mayoría absoluta es apocalíptico.
Por eso hoy empiezo a pensar con tristeza, que o bien no ha llegado nunca ese punto de libertad a España que intuí durante un tiempo, o que en los últimos años el PP ha ido erosionando esa libertad, igualdad y progreso que creí asentado en los "años felices"...el caso es que tras una semana en la que se han pretendido prohibir banderas de libertad y esperanza, que jamás han entrañado violencia, al mismo tiempo que se ha permitido una manifestación de ideología neonazi, a pesar de varios suplicatorios para que no fuese autorizada...después de una semana así, empiezo a dar veracidad a la frase de esta canción de Aute que reza: "La libertad, derecho de la humanidad, es más facil encontrar rosas en el mar"...
¡Feliz domingo!!!



2 comentarios:

  1. Leo tu texto y opino exactamente lo mismo que tú. La verdad es que por días cada vez mi esperanza ingenua y utópica de un mundo mejor se va por el retrete, si es que queda algo. Los humanos estamos podridos (no todos pero casi)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es decepción pura y dura, no deberían ser ideales ni utopías, no es algo dificil, simplemente es cuestión de respeto y saber vivir como seres humanos...no se, pero ves lo que nos rodea y me da la sensación de que lo hacemos dificil porque estamos rodeados de gentuza asquerosa, la gente de bien, lo haríamos más facil Chals estoy seguro, pero no nos dejan, nos han domesticado.
      Un abrazo.

      Eliminar