martes, 5 de abril de 2016

Cheap Trick - "Bang, Zoom, Crazy...Hello" (2016)


Tres noticias se amontonan estos días sobre mis venerados Cheap Trick, por un lado la inminente incursión de los de Illinois en el Rock & Roll Hall of Fame el próximo día 11 del presente, cosa que a los fans del grupo nos alegra sobremanera, otra no tan buena, o mejor dicho mala, es la salida, según parece nada amistosa del batería fundador Bun E. Carlos, sustituido por Dexx Nielsen,  hijo del mítico guitarrista y compositor de la banda, el excesivo y delirante Rick; y la tercera es este nuevo disco que ha sido presentada hace unos días, de título y portada digamos que poco afortunados: "Bang, Zoom, Crazy...Hello".
Un catalogo de canciones nuevo de un grupo como éste es un arma de doble filo, por una parte esta la ilusión diluida con esperanza de encontrarnos con otro ramillete de temas míticos como ocurriera en los grandes años de la formación, y por otro lado las posibilidades, que según estadística no son desdeñables, de pegarnos un batacazo con la realidad, ya que estos grupos que cuentan su historia por décadas no siempre encuentran a estas alturas la inspiración y frescura de sus años mozos, cuajando trabajos decepcionantes y faltos de chispa en el mejor de los casos.



No es ésto lo que nos encontramos con este álbum, claro que tampoco será incluido por nadie entre los mejores discos del grupo, pero si que es divertido y contiene algunos momentos muy Cheap Trick, mantiene la identidad de la banda y en sus surcos habitan todo lo que ha hecho de este grupo lo que es.
Por todo ello es reconfortante escuchar la voz de Robin Zander, el hombre de las mil voces mantiene su instrumento en perfecto estado, sigue siendo uno de los vocalistas más brillantes y sofisticados de la historia de este invento.
El loco Rick Nielsen pone sus guitarras contundentes al servicio de sus construcciones melódicas, con los habituales riffs, fibrosos y hardrockeros unas veces y plásticos y powerpoperos en otras ocasiones, el ritmo sigue siendo demoledor como siempre a pesar de la falta del gran Carlos, pero si esta Tom Petersson con su bajo, demostrando que es uno de los mejores en el uso y abuso de su instrumento.



Mantienen ese eclecticismo del que siempre han hecho gala, y tras cuarenta años sigue siendo difícil clasificar su música, pegándose al hard rock Zeppeliniano en algunos temas, rica en inspiradas melodías del pop sesentero de Beatles, Kinks o The Move, sin desdeñar el glam-rock o los ataques rotundos ochenteros a rebufo de Montry Crue y demás fauna de la época, siempre con ironía, crítica y sentido del humor, mas de una vez envenenado.
El cancionero salva la cara gracias a las características apuntadas, aunque lo cierto es todo suena a ya oído, como si estos temas fuesen rescatados de trabajos pasados y los tuviésemos perdidos en la memoria, pero con la sensación de que no son nuevos, no se si me explico.
Pero hay ataques de guitarras fortachonas de hard en "Hart on the line", la sólida "Roll me" (ambas con exhibición vocal de Robin), y en la metalera: "Long time no see ya".



Píldoras powerpoperas de excitante actividad sónica como "No direction home" que rememora lo más clásico de los primeros y maravillosos discos de la formación y que hace de lanzamiento del disco, uno de los temas a los que me refería más arriba, impresión que también me causa el medio tiempo: "When I wake up tomorrow" de pegadizo estribillo.
"Do you believe me" posee un riff que no termina de funcionar por una extraña cualidad del sonido de las guitarras de Nielsen, un viaje a los trabajos ochenteros con "Blood red lips" y exceso de teclados en "Sing my blues away".
La versión del tema de Billy Page: "The in crowd" suena glam y elegante, lejos del tono soulero original.
Pop de esencia sixty en "The sun never sets" nuevamente muy en la onda del grupo y más esencia glam, industrial y de toque T-Rex para el colofón: "All strung out".
Un disco más, el 17 de una de mis bandas de referencia, de las que me hacen tilín de forma inevitable para este pobre escuchador, que si bien no es de lo más logrado por los chicos, si es un disco que lo disfrutaremos, que no daña la historia de los Cheap Trick, y que espero que lo defiendan en vivo por aquí cerca, y si es posible en la misma forma sorprendente con que se presentaron hace unos años ante nosotros, ahora a por el Rock & Roll Hall of Fame.

6 comentarios:

  1. Llevo unos días enganchado a este disco.Cierto que no será de lo mejor de su discografía......pero tal como está el patio...si es uno de los mejores para este 2016 seguro.......muy disfrutable.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No si el disco esta muy bien, yo lo estoy disfrutando, pero esta banda tiene un grupo de discos muy grandes.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Gran disco superior a lo esperdo no son los 3 primeros no el de 1997 pero se mantuiene en el nivel de notable lo cual para su longevidad es una muy buena señal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pretendo hacer una reseña buena, quizás no tanto como la tuya en RTBM pero me esta gustando, pero sus primeros discos y algunos posteriores en los noventa y dosmil son geniales, pero ojalá otros grabasen trabajos como este, y no quiero dar nombres.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Ya lo avisaba yo en mi entrada del blog: un disco bastante digno a estas alturas de su discografía.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y efectivamente así es, y si lo presentan en vivo con la misma fuerza que hicieron hace unos años ya no te digo nada.
      Un abrazo.

      Eliminar