miércoles, 23 de marzo de 2016

Eskorbuto - "Anti-Todo" (1986)


La escena punk española no ha sido demasiado prolífica, me refiero al punk germinal, al que crece como plantas de desolación en el asfalto de los suburbios y en los lodos de la marginalidad, de aquél que expandió su capa de rabia y odio por todo el planeta durante una época que termino pronto pero dejo impronta de terrible justicia, predeterminación al ocaso y dones proféticos de un pesimismo que no se aleja demasiado, visto el planeta hoy, del pronosticado por aquellos textos inconexos y nublados por la mezcolanza de sentimientos dañados y dañinos.
A La Banda Trapera del Río, a la que debemos uno de los trabajos más auténticos, crudos y desesperados de la historia de nuestro rock, con aquél mítico y corrosivo debut de título homónimo de 1979, se le suma este "Anti-Todo" de los Santurtzitarras Eskorbuto.
En algo más de 24 horas este trío condenado a la velocidad existencial generó un coctel de nihilismo, auto-destrucción y plasmación de repugnancia a lo que ofrecía la sociedad y la política como pocas veces se ha transcrito en este país.


Todas las canciones escritas por Iosu Espósito, Juanma Suárez y Pako Galán, terceto que conforma la formación en esta época, sin duda la más lúcida y brillante del grupo.
Los textos claman contra una vida con fecha de caducidad y casi apostando por la desaparición como una meta deseable, rugen contra estamentos y costumbres, contra el ser humano como ente decadente, y contra todo lo que se les pone a tiro, y lo hacen con claridad, lenguaje infectado de intención, y lo colocan en estribillos directos y demoledores, con vocación de himnos de cloacas, y siempre con proclamas mesiánicas y dogmáticas.
Y con todos estos ingredientes se cocina, en unos años en los que la situación en la margen izquierda de la ría Bizkaina era más gasolina para la cacerola, un caldo de pesimismo, decadencia, provocación y nihilismo tan venenoso como sugerente, y como se ha visto con las décadas, inapelable y permanente.
Con una producción rudimentaria basada en guitarras distorsionadas que carraspean con rudeza y anarquía, bajos poderosos con lineas a lo Bauhaus, y una batería machacona, todo al servicio de unas melodías mucho más delineadas de lo que cabría esperar; así se van sucediendo puñetazos sonoros como "Historia triste" que señala el final vital como un mal menor a una vida triste y abominable.



"De ti depende" es un exabrupto gritado a un mundo que parece sordo, con cierto tono amenazante y un estribillo muy punk, un tema agresivo. No lo es menos "Es un crimen", todo un alegato contra todos los estamentos de poder, parlamentos, sindicatos...alusiones a poltronas, al paro, a la miseria o a la humillación, se llega a cantar sobre plomo malgastado en cuerpos innecesarios, absolutamente delirante tema que va en la onda de la exageración tan propia del movimiento antisistema.
En cambio "Mata la música", con un bajo casi disco y silbidos tiene un aire funky de delirio discotequero, "Anti-Todo" es un vertiginoso y furioso corte de frenético ritmo y vocalidad descarnada, alegato a la rabia en menos de dos minutos.
Se comentó que "Haciendo Bobadas" tiene como objetivo a la antigua izquierda abertzale, haciendo coincidir las siglas HB, no puedo certificar que así sea, como tampoco el rumor de que "Cuidado" sea un tema que tenía como objetivo a La Polla, que habían acusado al terceto de Santurtzi de robarles una guitarra, lo cierto es que los de Evaristo contestaron a este tema con "El Avestruz", más allá de las anécdotas, este es un tema magnífico, con un bajo galopante y un estribillo pegadizo, uno de los temas más recordados de los Eskorbuto.



"Tamara" tiene una letra que hoy no podría grabarse con toda seguridad, un tema que en mi juventud me encantaba y en el que hoy observo una letra con connotaciones violentas hacia las mujeres que no parece acorde a los tiempos, no obstante es un corte que recuerda a Bauhaus por lo oscuro, sádico y psicótico de su linea de bajo, cantada con veneno y lascivia, una canción inquietante.
La joya de la corona de Eskorbuto y uno de los hitos del punk en castellano es "Cerebros destruidos", tema apocalíptico hacia el hombre, odio, pesimismo y destrucción, con la muerte como elemento de culto, terrible final con ese repetitivo "Ya estáis muertos...".
Finaliza el disco con "Ha llegado el momento (El fin)" donde se apuesta por un final de la humanidad sepultada por su propia fuerza destructiva en una guerra mundial.



Álbum icónico del punk en España, con todos los ingredientes del género y que supone en parte una biografía de los componentes míticos de la banda, el final del que tanto hablaban llegó pronto para Iosu y Juanma, ambos murieron en 1992, víctimas de su adicción a la heroína, Pako siguió un tiempo más con otros componentes, no obstante el grupo tras el mítico 1986 empezó una cuesta abajo musical que iba en paralelo al deterioro de salud de los miembros del grupo, haciendo de sus vidas una canción más, por supuesto, un punk.

6 comentarios:

  1. Disco y grupo iconico que se salia del habitual sonido punkarra de mucha polica y poca diversión de aquellos años. sabían adaptar a los sonidos de fuera y fueron muy grandes mientras la salud les mantuvo vivos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta el directo no paran, tienen una estructura que combina lo típico y una cierta fluidez melódica, su vida pudo con ellos.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Para los que somos vascos, de aquella generación y amantes de los sonidos macarras, Eskorbuto es un grupo esencial en nuestras vidas. (Yo llegué a cantar "Cuidado" con un grupo del colegio, qué tiempos.) El título del disco es exacto, unos mendas contra todo, empezando por sí mismos. Por supuesto, su arte está lleno de demagogia, pero es en esa exageración donde reside su encanto corrosivo (a mí también me pasa, salvando las distancias). Brillante texto, Addi, me ha gustado mucho la entrada.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, para mi también es algo más que un grupo o un disco, es mis primeros escarceos por el casco viejo de Bilbao, mis escapadas al Gaztetxe, el bailar a lo bestia...muchas cosas.
      Los tipos como dices tiraban a todo, incluso a ellos mismos.
      Me alegro de que te haya gustado, me ha dado por recordar sus primeros discos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. He tenido no en muchas ocasiones la oportunidad de comprar las reediciones de sus vinilos y pasé de largo, casi siempre pensando que Eskorbuto es un grupo demasiado radical para mis gustos, en la onda quizás de GG Allin. Conforme van pasando los años voy decantándome por aceptar propuestas que en su momento no me parecieron demasiado artys y, en esta deriva, quizás en un futuro me decante por adquirir alguna de sus obras. Más que nada como homenaje a una visión extrema y suicida de una música que debería recoger todos los estilos que aportaron algo. Creo que Eskorbuto lo llegaron a hacer, aunque en su momento no fueran de mi cuadrilla preferida.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Visión y vida con mucho ingrediente suicida, asi acabó el cuento amigo, pero creo que hoy este disco encierra más interés artístico que en su momento, por verse desde una perspectiva diferente, sobre todo en cuanto a política, que no la tocan tanto.
      Un abrazo.

      Eliminar