sábado, 9 de enero de 2016

David Bowie - "Ziggy Stardust & The Spiders from Mars, The Motion Picture", el concierto.


Como todos sabemos ayer David Bowie cumplía 69 años, aprovechaba la ocasión para poner a la venta de modo oficial su nuevo disco: "Blackstar", que no creo equivocarme si vaticino que va a dar mucho de que hablar y de que discutir.
Ciertamente se antojaba una buena forma de celebrar la efemérides del Duque blanco, la escucha de este "Blackstar" quiero decir, yo de hecho de di ayer un par de pases, aunque  la celebración de verdad me la reservaba para cuando la noche cayese, y no solo serían fastos escuchados, sino también visionados los que me resperaban.


Así que me engullí el DVD: "Ziggy Stardus & The Spiders from Mars, The Motion Picture", osea el concierto que  dio el camaleón en el Hammersmith Odeon un 3 de julio de 1973 y que supondría la despedida de su mítica banda The Spiders from Mars y el suicidio simbólico del inmortal personaje Ziggy Stardust.
Dirigido por DA Pennenbaker, quien fue enviado a Londres por la BBC con el encargo de grabar un par de temas del concierto anterior a éste, pero que tras comprobar la energía y poderío de Bowie y su apoteósica banda, decidió grabar el siguiente evento al completo y añadir imágenes del previo y de los entreactos para completar un documental/concierto sin igual hasta entonces.
Y si bien la grabación data como hemos dicho de 1973, no sería hasta una década después que vería la luz este material, primero en disco doble y posteriormente en vídeo con las imágenes extras de camerinos comentadas.


En el escenario observamos a un artista joven (26 años) en pleno éxtasis creativo y pletórico de facultades, realizando un espectáculo colosal, enfundado en el extraterrestre Ziggy Stardust, centralizando desde esa piel las miradas por fuerza mayor, con un vestuario y un maquillaje entre futurista y decadente y transmitiendo excitantes y deliciosamente caóticas sensaciones desde un escenario que casi es el Paraíso del Valhalla, y Bowie el dios Wotan, tal es la grandeza de lo que allí vivieron unos cuantos afortunados aquel día, además el Duque exhibe una voz maravillosa, pero que contaba en aquellos días con toda su lozanía en color y su volubilidad venenosa en cuanto a fraseo y expresividad, resumiendo una orgía de influjos extremos y un derroche de arte como pocas veces se han visto.
The spiders from Mars suenan como una Bomba H, capitaneados por esa bestia parda que era Mick Ronson, hipnótico y ácido, irreal y lascivo, futurista y magnético, casi como un teatral personaje galáctico de Fellini.


Además esta Trevor Bolder al bajo y Mick Woodmansey a la batería como siempre, más la adición de Mike Garson que se incorpora a los teclados en el disco "Aladin Shane" (realmente la gira pertenece a la presentación de este disco) y se suma a la formación.
Aquella noche acompañó a Bowie y sus arañas marcianas Jeff Beck en tres temas, pero su actuación fue omitida en la edición final por petición del guitarrista, también podemos ver acompañando a David en camerinos a su hermana Angela y a Ringo Starr.


Tras una noche sublime, en la que un repertorio bestial basado principalmente en los tres últimos ábumes del artista, con temas también de "The Man who sold the World" y "Space Oditty", fuese ametrallado por unos músicos en estado de gracia, tras varios cambios de vestuario, una jam de distorsionada electricidad casi tóxica por parte de Ronson,  y una versión excelente del tema de la Velvet "White Light/White Heat", Bowie anuncia ante el estupor general - parece que Mick Ronson era de los pocos que estaba al tanto - el suicidio de Ziggy Stardust con las palabras: - No solo es el último show de la gira, es el último show que vamos a hacer nunca -...Tras esto, un más oportuno que nunca "Rock and Roll suicide" daba carpetazo al concierto, a los Spiders from Mars y a Ziggy Stardust...abriendo eso si, un capítulo en la leyenda del rock and roll que todavía aviva sueños húmedos en los rockadictos de todo el mundo.
Muchos debates se abrirán a partir de ahora sobre el último disco de Bowie,  yo le debo más escuchas evidentemente, pero el cumpleaños del duque, servidor se lo celebra con Ziggy y sus arácnidos espaciales.









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada