viernes, 29 de enero de 2016

Bobby Long - "Ode to thinking" (2015)


Las apariencias engañan y por lo visto las canciones también, así lo pienso tras la escucha durante estos días del tercer disco del cantautor Bobby Long titulado: "Ode to Thinking".
¿Qué se esconde tras un título tan pretencioso?...pues un lote de magníficas canciones de temática folk y rock, con prominencias acústicas e incorporación de pianos y aullidos en eléctricas y steels...además tampoco faltan algunas armónicas y una voz de esas que transmitern sinceridad y pasión solitaria.
Cualquiera podría decir que nos encontramos, a tenor de lo comentado, ante el trabajo típico de cualquier sonwriter de pradera y carretera de los muchos que soban con las suelas de sus botas la epidermis del país del Tio Sam, pero la realidad es que Bobby Long es un inglés de cerca de Manchester y 30 añitos que actualmente vive en New York, desde donde lanza al mundo canciones escritas por él y que se miran en el espejo de artistas como Bruce Springsteen, Bob Dylan o Elliott Smith.


En 2015 publicó este "Ode to Thinking" que incomprensiblemente pasó inadvertido para todos, o casi todos, mi amigo Bernardo ya hizo algún comentario a propósito del británico en su MTD, donde lo colocó líder en la lista correspondiente con el apartado folk.
Y no es para menos, este catálogo contiene alguno de los cortes de la mencionada temática más redondos y excelentes del pasado curso, sin pretensiones pero sin pegar en lo convencional en cuanto a textos, el trabajo nos ofrece canciones que se manejan perfectamente en terrenos folks puros como: "Ode to Thinking", "Something blue, something borrow", "The dark won't get darker" o "Cold hearted lover of mine" con mayor electrificación y un evocador órgano.
También saben nadar en terrenos más rockeros estos temas, como se demuestra en la maravillosa "I'm not going out tonight" y en "Hideaway", o sumergirse en sonoridades country, hecho demostrable con cortes como la fronteriza "Kill someone", la melancólica y tabernaria "The song the kids sing" con la estupenda aparición de una acordeón y unas susurrantes notas de órgano creando un vals encantador, o la crepuscular "Treat me like a stranger", un tema que raspa como el amargo licor de la derrota a su paso por la garganta.
Electricidad y lamentos en la combinación de eléctricas y pianos de "1985" bella y desnuda, o armónicas para el enraizado tema que cierra el disco con el olor de la melancolía infiltrado en su textura y que se titula "That little place".



Incomprensible que un disco...¿qué digo disco???, ¡Discazo!!! como éste, no haya tenido más protagonismo por parte de medios y seguidores, yo animo a todos a darle un toque a este fenomenal trabajo, un catálogo de temas folk, country y rock que firmado por algún ilustre de la escena, hubiese colmado los pies de muchas reseñas con nutridas hileras de estrellas, no se lo pierdan.

Página web de Bobby Long: http://www.bobbylong.info/

6 comentarios:

  1. Es un disco precioso No folk al uso lo reconozco pero es uqe los paisajes acusticos y la voz cautiva. uno que tengo apuntado para seguir su carrera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo disco, no me canso de escucharlo, un folk-rock excelente, grandes canciones y bien interpretadas.
      Gracias, saludos.

      Eliminar
  2. Joer, qué bien suena esto que has puesto, Addi. No lo conocía de nada, pero me pongo a ello, porque me ha encantado la canción.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un disco fantástico, de esos que suelen ser acusados de no renovar la historia del rock, pero que regalan estupendas canciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. A mí me ha recordado, por el estilo y el tono de voz, a Will Hoge...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si, también, estan en una onda similar, este en británico.
      Saludos.

      Eliminar