viernes, 8 de enero de 2016

Aaron Parnell Brown - "The Tin Man" (2015)


Imagino que la mayoría de los que os pasáis por aquí de vez en cuando sabéis de la existencia del blog Mi Tocadiscos Dual y de su responsable Bernardo de Andrés Herrero, si no es así y alguno anda despistado, le sugiero que pinche sobre el enlace para desfacer entuertos y algún que otro prejuicio en lo que a materia musiquera se refiere.
Recientemente ha tenido el mentado la atención de acercarme una serie de discos que él considera a tener en cuenta para su escucha, de alguno de ellos ya conocía su existencia pero no había sucumbido a su escucha, uno de estos es "The Tin Man", obra Aaron Parnell Brown, que gracias a Bernardo he tenido la suerte de escuchar y saborear estos primeros días de año.
Este cantante y compositor de color oriundo de Philadelphia nos presentó durante el pasado ejercicio un trabajo que pasó desapercibido para casi todos, únicamente alguna blog especializado en soul se hizo eco de su existencia y por supuesto el mentado MTD de Bernardo.


No es el primer disco de enjundia que publica este artista que desgraciadamente no ha conseguido la repercusión que merece fuera del entorno de su estado natal.
El álbum es uno de esos que acostumbran a recoger frases como: Más de lo mismo, No aporta nada nuevo al género o No inventa nada...y es cierto, no seré yo el que lo niegue, pero tampoco da la sensación de que Aaron pretenda cambiar la historia del soul, del rock o del rythm & blues, pues estos tres palos son los que revolotean en los surcos de este trabajo.
Lo que si aporta a la historia del soul, del rock y del rythm & blues es una decena de bonitas canciones, púlcramente construidas melódicamente e interpretadas por un cantante poseedor de un instrumento de gran belleza, de carnoso tono baritonal y elocuente fraseo, que reproduce mediante canciones bonitas letras que abriga con elegantes y enraizadas vestimentas sónicas en las que, de los tres géneros aludidos es el soul el dominante y epicentro sónico.
Ritmos casi jazzisticos y saxos llenos de pasión se enredan con pianos y coros, todo muy soul y muy rythm & blues, pero frecuentemente este terciopelo se ve aguijoneado por guitarras de tono más rockero.
Un cover como "We all fall in love sometimes" del original de Elton John podría en un momento dado justificar la escucha del Lp, y servir para resumir lo que el disco esconde, pero hay más, mucho más.
Otra versión, sorprendente y hermosa, polvorienta y con base de piano, duramente enfrentada a la electricidad bluesera de la original de The Black Keys como "Everlasting Light" también describe la intemporalidad que define este trabajo.
No van a la zaga las composiciones propias, desde el bailable de elegantes influjos souleros de "Just leave", que se ve trasportado a esencias funk en la remix que cierra el álbum a las acometidas más rockeras de "Can't stop" o los románticos acordes de piano que acarician la bonita "Changes".


Soul de tono gospel abre el trabajo con la excelente "Bleed me dry" de aromáticos coros y apasionados saxos, y luz en los abiertos coros y estribillos de "I believe in you", y aroma, y madera, y mucho crujir de décadas de tradición que hacen de este catálogo un recorrido ajeno al tiempo que se escucha con deleite y en ocasiones incluso con emoción.
Un interesante artista que me temo que merece más atención, menos mal que tenemos en nuestra blogosfera eruditos como don Bernardo que siempre están prestos a descubrirnos joyas ocultas en la maraña de músicas que desembarcan en las costas de la red.

10 comentarios:

  1. Lo descubrí en MTD y me gusta el disco, trabajando en el ordenata, me lleva bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo acabo de descubrir y me ha gustado desde el principio, clásico pero con buenas canciones que es de lo que se trata.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Un disco estupendo.
    La cantera de MTD es inagotable. Bernardo tiene un fino olfato para descubrir filones.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, tenemos unos cuantos camaradas blogeros que son auténticas minas, MTD es una de las más prolíficas.
      Un saludo.

      Eliminar
  3. La verdad es que es un discazo. Elegante y sutil Desde luego una pena que pase desapercibido para mi gusto muy superior a Bridges por ejemplo que si aparece por ahí. Un tipo a seguir Y graciñas por todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya es bastante habitual que pasen desapercibidos buenos discos creo que ya no extraña a nadie, pero sigue siendo una pena, me gusta muchísimo el disco.
      De nada, cualquier día te mendo mi regalo de reyes con el retraso normal en un servidor....en fin.
      Un saludo y gracias a ti.

      Eliminar
  4. Exacto...no todo tiene porque cambiar la historia de la musica.........y menos en estos tiempos.Pero si puede hacernos disfrutar durante un buen largo tiempo. Me ha gustado mucho este tema..me recuerda al bueno de Stevie Wonder......me lo apunto
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente estoy de acuerdo, tiene un toque muy de wonder boy.
      Un gran disco, francamente bonito y no es necesario inventar la rueda en cada Lp.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Una gran referencia en la blogosfera musical la de Mi tocadiscos dual. Buena recomendación, claro que sí. Lo escucharemos.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Absoluta referencia sin duda. Te lo recomiendo sin dudar.
      Un abrazo.

      Eliminar