martes, 29 de diciembre de 2015

The Black Lillies - "Hard to Please" (2015)


La grabación de "Hard to Please" no ha resultado una empresa fácil, muchos han sido los obstáculos que se han encontrado Cruz Contreras y Trisha Gene Brady para facturar su cuarto disco.
A la salida amistosa de los miembros fundadores Tom Pryor y Robert Richards hay que añadir una campaña de crowdfunding con la que decidieron financiar el album. Superada con éxito esta campaña, con un productor ya contratado, el prestigioso Ryan Hewitt y el estudio de grabación en Nashville alquilado para los días previstos para las tareas de grabación, solo faltaban las canciones y completar la banda...casi nada.
Contreras se tiene que apurar en la labor de componer temas como nunca antes se había visto forzado a hacer, a la formación se unió el bajista de Band of HorsesBill Reynolds invitado por Hewitt, mientras que Cruz Contreras trajo al estudio a Matt Smith para que pilotase el pedal steel y al nuevo genio/adolescente de la guitarra Daniel Donato para hacer rugir la telecaster, de esta forma junto al baterista de siempre Bowmand Townsend y la vocalista de toda la vida Trisha Gene Brady completa el conjunto que llevará al estudio las nuevas canciones de Contreras para fabricar este "Hard to Please".
Es posible que la comentada premura en las labores compositivas se viese bendecida por un estado de inspiración más que oportuno y ciertamente excepcional que iluminó a Cruz, pues la decena de canciones que alimentan el álbum son francamente notables en cuanto a melodía, una nueva prueba del gran compositor que es el de Knoxville.


En cuanto a las influencias sónicas son las habituales en el grupo, un delicioso sonido americana, de enraizados ataques instrumentales que acompañan las voces del dúo protagonista, con especial protagonismo de la dama, excelente cantante dotada de un cálido instrumento y delicado gusto en fraseo.
Country/folk como cimiento sónico como siempre, y ataques al soul, al rythm & blues e incluso al sonido New Orleans y al rockabilly en un disco que apuesta un poco más por estos últimos sonidos que en anteriores entregas.
Y bonitas canciones que abrigan pasionales letras, que incluso abrazan los ritmos gospel más nuevaorleanescos como en la deliciosa "Mercy".
El country/folk más soleado y fronterizo, con acústicas y prominencias en la steel desatan sonrisas y primaveras en la encantadora "Dancin'", primer single del disco.



Tonos más interiores y souleros en la excelente "Hard to Please", rock/folk de fluida melodía en "That's the way it goes down" con sugerentes ataques electricos.
Soul de tintes countrys con vientos y steels haciendo juguetonas jugarretas en "The first time". El folk acústico de bella y melancólica melodía llega de la mano de las preciosas: "Bound to Roam", "Desire" y la maravillosa "Fade" que cambia piano por acústicas y adorna con banjos para cerrar el álbum con las voces de ambos vocalistas, excelentes aquí como en todo el tracklist.
El rock que se fija en el rockabilly llega de la mano de la bailable "40 Days". y "Broken shore" es un rock oscuro y bluesero de enigmática ambientación.



Confieso mi admiración por esta formación, su estilo empasta de manera absoluta con mis gustos y me encanta que sean ellos los que cierren el presente año 2015, un disco que me encanta, como también me encantaron anteriores trabajos y que me resulta magnífico para mirar con esperanza al inminente 2016, por supuesto llegó tarde para la confección de las listas de favoritos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada