domingo, 8 de noviembre de 2015

The Godfathers - "Hit by Hit" (1986)


Ya tengo la entrada, en unos días tendré a pocos metros de mis narices a los padrinos del rock británico, comandados como no, por Peter Coyne, y a buen seguro armados con sus guitarras grasientas de rock y su actitud seria y furiosa, haciendo temblar los micros con su aliento y las tablas con su  sonido.
Será mi primer concierto de los londinenses y es uno de los bolos que con más ganas espero en el presente ejercicio.
The Godfathers es una banda que ha ido enamorándome poco a poco, no fue uno de esos grupos que te agarran a los pocos segundos de escucharles, su música me sonaba mejor a cada pinchada, sus canciones, al principio un tanto ásperas se iban dulcificando al contacto con mis orejas de pase en pase, y su ritmo, vitalidad y energía de pub terminó por hacerme esclavo de sus ritmos y sus acometidas sonicas rockeras, esos parlamentos que se emparentan con el punk sin dejar de arrastrarse con el rock, el garaje y esa descarada actitud nihilista pronto me atraparon irremisiblemente.


Se prestaba la ocasión para refrescar neuronas con sus discos, cosa que he hecho, y momento justo también para traer alguno de ellos aquí, y como por alguno hay que decidirse, pues me ha parecido que el primero, sin tener la redondez evolutiva bestial del inconmensurable: "Birth, school, work, death" (1988), si tiene esa energía que  emana de los lanzamientos de debut, ese ansia de decir, de gritar al mundo "aquí estamos y os vais a enterar", ese espíritu de "nada que perder", de "Todo o nada", esas ganas viscerales de la juventud...Hablamos un rato, si os parece, de "Hit by Hit" (1986).
Los hermanos Coyne se entregan - tras el proyecto no culminado de The Sid Presley Experience - en los brazos del productor Vic Maile, pieza absolutamente decisiva en el sonido que fue y es santo y seña de la banda.
Culminan junto a Maile un cancionero pletórico de actitud, de ferocidad sónica y tremendamente personal, conjugando el punk, con un rock sucio y despiadado, y unos aires nuevaolescos que otorgan fluidez al conjunto.
A los temas propios del grupo hay que destacar las excelentes versiones de: "Sun Arise" de Rolf Harris y popularizada por Alice Cooper, dando una metálica prestación rítmica y oscuridad en la mejor versión del tema en mi opinión; el otro cover es la Lennoniana: "Cold Turkey" de guitarras ardientes.
El disco esta repleto de trallazos rockeros de anfetamínica base rítmica y musculados riffs, auténticos estallidos de urgentes estribillos como: "I want everything", la apisonadora coral del estribillo de "I want you", el destrozo decibélico de "Sticks & stones"; la inconmensurable: "I'm unsatisfied", mi favorita del lote, o la introvertida y estupenda, aunque más atenuada: "Angela".



Aires fronterizos propios de la pradera en "Lonely man", y caricias al mariachi, un tema propio de cualquier arenoso spagetti western el instrumental protagonizado por la trompeta y que cierra el álbum: "Gone to Texas", tema que hubieran podido firmar sus compatriotas The Shadows.
"Can't leave her alone" suena pionera y cincuentera, palmas y actitud hedonista, y esencia road movie en la instrumental  y crepuscular: "John Barry".
Se completa el tracklist con "This damn nation", otra joya de excelencias sonoras en guitarras, ritmos contundentes y melodía que se agarra.



Discazo en toda regla, presentando un sonido que sería, no se si mejorado pero si perfeccionado en posteriores entregas, espero escuchar alguno de estos temas en la Sala Satelite-T de Bilbao el próximo 28 del presente, la ocasión lo merece.

6 comentarios:

  1. discazo sin duda alguna una versión renovada años 90 de dr feelgood. todavia suebn de lujo como he podido comporobar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sus discos de los ochenta eran tremendos, me consta que siguen en forma y pronto lo comprobaremos.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Un gran disco, sin duda. Recuerdo lo que comentó Peter Coyne a Johnny en su entrevista, la cual me encargué de traducir gustosamente.

    Feliz semana, bro. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquella entrevista quedó de lujo y desde luego hicísteis un trabajo excelente.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Fíjate lo que te voy a decir. Durante algún tiempo de mi vida llegué a decir que era el mejor disco de los 80's, me tuvo pilladísimo, rodaba y rodaba el vinilo, eran el cruce perfecto entre los Pistols, Ramones, los Feelgood y Johnny Cash. En directo los habré visto unas 5 veces y no decepcionan. Imagina en sus primeros tiempos sus directos. Bufff. Gran reseña. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los conocí en el 91 en la mili, y fuí recuperando discos y haciendome fan con el tiempo, dos veces se me han pasado por cuestiones anexas, este disco me trae loco y espero escuchar algun tema en vivo, ya contaremos.
      Abrazo.

      Eliminar