jueves, 26 de noviembre de 2015

La vuelta a los escenarios de antiguas bandas, estudio de un fenómeno en alza

Kiss en una actuación de su 40 aniversario

No es un fenómeno nuevo desde luego, en los últimos lustros viene siendo habitual que muchas de las bandas que en los años ochenta, setenta e incluso sesenta y que determinaron detener su actividad por diversos motivos hayan decidido volver a la primera plana de la actualidad, argumentando para ello una gira a nivel mundial (o nacional), y en algunos casos incluso un nuevo disco.
La falta de algún miembro de la formación, por unas causas u otras, no ha solido ser impedimento para estas reuniones, tampoco las por todos conocidas desavenencias entre miembros de tal o cual banda, que han olvidado rencillas quemándolas en una hoguera alimentada con billetes de dolar o euro, han puesto en peligro el negocio.

The Police protagonizó una de las vueltas más exitosas de los últimos años.

Y es que no nos engañemos, estamos hablando de un negocio en los más de los casos, muchas de estas formaciones ni pretenden dar continuidad a una carrera musical creando nuevas canciones ni aportar a su legado nada más a lo ya hecho en su juventud, simplemente ponen su nombre en brillantes letras de tamaño elefantiástico sobre un escenario y se dedican a repetir cancionero noche tras noche durante unos meses, para tras este periplo retirarse a sus mansiones durante otra temporada.
Pero lo que vemos en estos imponentes montajes de luz y sonido ¿se corresponde con la leyenda de la formación que hizo posible esta realidad lucrativa y alimentadora de portadas y titulares?...pues de todo hay, para muchos fans no tiene demasiada importancia, siempre que los que pisen tablas sean menganito o fulanito, que el resultado musical y de forma sobre el escenario sea el mínimamente exigible, otros en cambio se muestran más exigentes e incluso críticos, llegando en casos (alguno justificado) a la crueldad.

The Zombies en la actualidad.

Muchas bandas han vuelto con shows en los que han mantenido la dignidad e incluso han sorprendido por su excelente estado de forma, se han preparado el repertorio y han demostrado que su talento juvenil apenas ha sufrido desgaste en lo que al directo se refiere. Todos tenemos en la cabeza bandas que han vuelto con grandes espectáculos a las arenas y estadios del mundo, pero me interesan más los grupos que han vuelto a un nivel más pequeño, los que su vuelta ha sido conocida por unos pocos, los que se asoman a las salas, a hoteles menos lustrosos de las ciudades, y a los tenderetes que se instalan en las entradas a firmar sus discos recopilatorios o sus nuevos discos en ocasiones.
No son pocos, y en ocasiones ofrecen excelentes bolos, repasan su trayectoria con dignidad y en no pocas ocasiones despiertan admiración cuando no emoción entre el respetable.
Este domingo sin ir más lejos han ofrecido ambrosías sonoras en el Antzoki bilbaíno los míticos The Zombies, el próximo sábado tendremos en otra sala bilbaína a los no menos legendarios The Godfathers, ambos resucitados para la música y que demuestran que su arte es inmortal, y que puede ser llevada al directo con la clase presupuesta y con energía, estos retornos son un gusto para los melómanos que por edad u otras circunstancias no hemos podido disfrutar de su arte en la mejor época de la banda.

Television durante su concierto en el ARF-2015.

Alejados de los grandes medios y las entrevistas en programas de prime time, estas bandas ejemplifican el amor al rock, el buen gusto y el honorable comportamiento nómada del músico.
He podido disfrutar de bandas que en estos parámetros se manejan durante este año, demostrando que están en perfecta forma, por citar alguno diré que me han encantado: Television, the Dubrovniks o The Long Riders por ejemplo.

The Dubrovniks durante su concierto en el ARF-2015

El año que viene nos esperan algunas formaciones de las resucitadas, parece que The Pixies se pasearán por aquí, también estamos a la espera de poner día a la visita de 091 por escenarios cercanos, y quien sabe si algún otro retornado como The Libertines (con un más que correcto nuevo disco), The Chills (tengo pendiente el nuevo trabajo) o The Sonics (con uno de los artefactos del año sonando desde hace meses en casa) se nos ponen a tiro y disfrutamos junto a ellos de sus canciones en vivo.

091 protagonizará una de las vueltas más esperadas en 2016.

Además me imagino que tendremos entretenimiento con los rumores sobre la vuelta (yo creo que alguna ya imposible) de los de siempre: The Kinks, Led Zeppelin...
En cualquier caso en este fenómeno, como en todo, es difícil certificar lo bueno o lo malo, yo personálmente me quedo con las bandas de pequeños espacios y perfil bajo, que se acercan a la parroquia en pequeñas salas, dejando la grandeza de los arenas para que la memoria colectiva la recopile en bootlegs, ignorando que los tienen en una de las pequeñas salas de su ciudad...mejor, así a diferencia de los grandes eventos, en la sala estamos los de siempre gozando con las leyendas del rock que vuelven a los escenarios...todo queda en La Familia.

3 comentarios:

  1. Nada como un regreso de esas bandas menores a las cuales les tenemos un particular respeto ,se disfruta mas ...
    Y de las grandes ,dejame soñar mister ; los Faces

    PD : Me sumo a a notable lista de los que te felicitaran por la belleza que sostiene esa standar broadcast

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias master...esas bandas nos hacen la vida más alegre, pero hay algunas que mejos se quedaban en casa jajaja
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Y no estarían nada mal los Faces, algo se dice por ahi, a lo mejor...

      Eliminar