viernes, 6 de noviembre de 2015

Cotton Mather - "Kontiki" (1997), abriendo el cofre del tesoro.


Dentro de poco celebraré el cuarto cumpleaños de esta aventura blogera que me hizo pasar de escuchante a secas, a escuchante y escribiente de lo escuchado.
Durante este tiempo he dejado caer sobre el lienzo lumínico mis sensaciones sobre diversos artilugios sonoros, muchos de ellos novedades que me he ido encontrando en mi camino, otros, discos de esos que nos han forjado como melómanos y en muchos casos como seres humanos un poco también, obras históricas que han cambiado el mundo del rock.
Pero hay una especie de tercer grupo, me refiero a los discos que habitan en un cajón aparte, especial y en cierto modo secreto, discos que no son del común afecto de las masas por tratarse de obras que no han alcanzado la popularidad y gloria que merecen por unas razones u otras.
Estos discos secretos (a voces muchas veces), no es raro que además de emocionar como muchos de los clásicos unánimemente aclamados como obras maestras, nos hagan sentir en cierto modo especiales, como afortunados de conocer un néctar que emana de una fuente que pocos conocen, un néctar delicioso que es degustado por los más eruditos, los más sabios.
Es por ello que me cuesta sacarlos de su cofre, ése que oculto en ese cajón, para hablar de ellos públicamente, como si un avaricioso exceso de celo me impidiese mostrarlos poniendo en peligro el disfrute que obtengo con su escucha al poder ser ésta compartida con más seres humanos, como si el goce general de esas obras desgastase su belleza.
No es una actitud de la que sentirse orgulloso, y por ello acostumbro a luchar contra esta mala maña de vez en cuando, aunque hoy abro el cajón para sacar uno de los diamantes que con más devoción custodio, una de las obras que más emocionan y derriten a este escuchante y escribiente...hablo del maravilloso trabajo que en 1997 sacaron del paraíso, para exiliarlo en mi cajón secreto (y me consta que en unos cuantos más) el trío texano Cotton Mather y que decidieron  bautizar como: "Kontiki".
Uno de los más emotivos y hermosos cancioneros que jamás se han grabado, pudiendo competir en tan intensos adjetivos con cualquier obra mítica que el lector que no conozca esta catedral sonora pueda imaginar, empatando en bondades con los más suculentos manjares powerpoperos que parieran algunos de los mas inspirados orfebres de la melodía tales como: John Lennon, Paul McCartney, Alex Chillton, Gene Clark o Gary Louris por nombrar algún nombre cuyo peso específico pueda dar idea al lector del terreno que pisamos, o mejor dicho sobre el cual levitamos.
Pues la sensación de despegar del suelo para flotar por universos sónicos y melódicos de mística belleza es lo que se siente en cuanto el dedo aprieta el triángulo del PLAY y empiezan a sonar estas canciones.
"Kontiki" es un tesoro enterrado en  el corazón de todos sus dueños, un botín robado al tiempo y rescatado del galeón del olvido para disfrute íntimo y a oscuras de tantos bucaneros como avaramente lo protegemos con desvelo y codicia.
Un tesoro con 14 piedras preciosas, todas bellas, todas brillantes, todas delicadas...14 canciones en las que el pop más acariciador y el powerpop que saborea intensos espirituosos sesenteros manchados con pizcas de psicodelia se combinan servidos en envases instrumentales que compiten en perfección con las más finas cristalerías de Bohemia.
Teclas, vientos, voces, lineas de bajos y golpes de parche...todo esta en su sitio, todo parece germinar de suelo sagrado, como tocado por dedo divino. Es por ello que prefiero que el que se asome por vez primera a esta obra la descubra él, sin nada que nuble su percepción de la emoción que a buen seguro sentirá, y el que ya conoce el disco...bueno me consta que el que conozca "Kontiki" sabe a que me refiero.
En cualquier caso para unos y otros dejo muestra de alguna de las piezas de este tesoro, éste que muestro abriendo por fín el cofre que lo contiene, atesora.



6 comentarios:

  1. una autentica joya desde luego lastima que el grupo no tuviera larga andadura Tengo el posterior y este Kontiki en una edicion ampliada peo era poco pra lo que el grupo entregaba. Sin suerte ahora a por Myracle Brah y su life on planet eartsnop que compre con kontiki el mismo dia vaya dia de suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una joya total, el siguiente esta muy bien pero es que esto es increible. No conozco el de Miracle pero lo busco ya.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Una joya inmensa a la que le dediqué su correspondiente artículo hace unos años. Tengo hasta una camiseta de este disco que me hice a propósito. Lo adoro. Estás hecho un gran escuchante y escribiente. Sigue el consejo de Bernardo aunque a mí el homónimo de los Myracle casi me gusta más. Abrazo, crack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena idea la de la camiseta, me lo planteo, gracias por tus palabras Johnny, como digo a bernardo me busco el de Miracle que no lo conozco.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me han gustado mucho....no los conocia..Me gusta ese aire limpio y libre que transmite.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No pierdas tiempo victor, este disco te aseguro que son palabras mayores, pero muy mayores...
      Saludos.

      Eliminar