martes, 20 de octubre de 2015

The Bottle Rockets - "South Broadway Athletic Club" (2015)


Estaba marcado como ineludible punto de encuentro entre mis orejas y el ampli de mi equipo desde que hace meses me enteré de esta publicación, y es que el nuevo disco de los chicos de San Louis capitaneados por Brian Henneman no podía dejarlo pasar, desde 2009 no sabíamos nada de ellos, desde el excelente: "Lean Forward" no teníamos noticias de The Bottle Rockets...ya tocaba ¿no?.
Y en este mes de octubre finalmente veía la luz este esperado: "South Broadway Athletic Club", todas las ganas del mundo y al MP3 para formar parte de la que debía ser nutrida BSO de mis recién terminadas vacaciones en solitario por Praga.
Al final la banda sonora no ha sido tan nutrida, y la música la ha puesto las calles, puentes y plazas de la capital checa, no tiene mucho sentido pasear con la música en el bolsillo interior de la chupa cuando la ponen mil y un artistas y grupos de forma natural y bohemia en las calles más hermosas que estos ojos han visto jamás.


Pero en los trenes, los aeropuertos, los aviones, o en el hotel cuando el sueño esperaba su momento le llegaba el turno a las canciones...aunque es justo decir que este cometido lo han cumplido casi en exclusiva The Bottle Rockets con este nuevo disco...tampoco ha habido tiempo para más.
No han decepcionado estos rockeros natos, estos tipos de botas y hebillas plateadas y brillantes, de gafas de sol y barbas de tres días...no han pretendido sorprender y no lo han hecho.
Lo que si han hecho es entregarnos una colección de canciones aderezadas con lo que ellos ejemplifican mejor que casi nadie desde hace dos décadas...es decir: rock de carretera, de taberna y garito, de americanos espasmos sureños y enraizadas semblanzas románticas de perdedores enamorados, rock canalla y gamberro...auténtico rock americano de desierto y clubs de neones que cual sirenas tientan a los Ulises de las nacionales...
Once temas directos y sin pretensiones pero que funcionan como maquinarias precisas y demoledoras, de las que funden plomos con los espasmódicos movimientos de sus circuitos y que tienen la electricidad y la actitud como referentes junto a un ritmo sólido, además de perfectas y evidentes construcciones melódicas.

Esta contundencia y urgencia por llegar a los corazones rockeros se evidencia en la duración por debajo de los tres minutos (e incluso de los dos minutos y medio en varios cortes) de siete de las piezas del álbum.
En estos guarismos nos encontramos canciones como: "Big lotsa love" un medio tiempo de sensible melodía y romántica carencia dentro de un evidente estilo rock sureño, "I don't wanna know" es un pelotazo de estribillo radiante y bailable que resulta irresistible y excitante.
Mas tendencias folk e incluso country nos ofrece la fronteriza y coral "Big fat nuthing", mientras que la fugaz "Dog" continua la tendencia de agarrarse al country de taberna.
"Smile" insiste con los aires folks con acústicas y acordeones, un excelente tema sin duda, como también lo es la luminosa y enraizada tonada bailable de soleadas guitarras eléctricas de "XOYOU", culmina la nómina de temas de corto minutaje la que despide el Lp, una excelente canción de melancolías fundidas en el hormigón de las carreteras que vuelan hacia el horizonte llamada: "Shape of a wheel".
Aunque este excelente disco comienza con: "Monday (Everytime I turn around)" un temazo de rock con todos los ingredientes de la banda y que se hace imposible el negarle el baile y estremecimiento, tema que demuestra el tremendo talento de el ex de Uncle Tupelo Brian Henneman.



Guitarras carraspeantes y melodía de dulce discurrir para la estupenda: "Something good" y distorsiones corrosivas y de aire desértico en: "Building Chryslers", rock de motel y aire contaminado de arena.
Cerramos el repaso a este extraordinario trabajo con el rock de tono bluesero: "Ship it on the Frisco".
Estoy encantado de la vuelta de The Bottle Rockets, una de las bandas que más se ajusta a lo que a un servidor hace vibrar, y que nos vuelve a regalar un disco relleno de lo que ellos son, rock and roll de esencia y fe en si mismo, entiendo que debemos mucho a tipos como estos que nos hacen creer que el rock and roll esta protegido y a salvo.

8 comentarios:

  1. No los había escuchado nunc, pero me ha encantado el tema que has puesto. Habrá que indagar.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues su trayectoria va en esta onda, rock de vitamínicas melodías y energéticas guitarras con gotas de folk y country crepuscular, una gran banda.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Prediosas portadas retro. Respceto al disco el fin de sem,ana estaba rondando por mis auriculares y me encanto Candidato para live del año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me ha gustado mucho la portada, un disco para disfrutar del rock.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Yo les descubrí con Live In Heilbronn,Germany, que creo, no estoy seguro que es un bootleg, pero que suena de muerte y me atraparon. Y este ultimo peta de la ostia, muy bueno.
    Salud socio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Su discografía es muy regular en cuanto a calidad, no les recuerdo disco flojo, tienen varios bootlegs que suenan genial pero verles en vivo por estos lares se me antoja más complicado, espermos a ver.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Me gustó mucho en "Lean Forward" y esperaba noticias de la banda, que aprovecho para agradecer aquí. Esas palabras en neón donde aparece el "Athletic Club" también me da pie para pensar que el disco no tiene desperdicio, ni siquiera en la portada.
    Abrazos,
    JdG

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El disco no tiene despercicion Javier, y como le digo a bernardo la portada y fotos son muy chulas, el anterior la peto y este lleva el mismo camino, a mi me gustan todos.
      Un abrazo.

      Eliminar