viernes, 9 de octubre de 2015

Los Flechazos - "Preparados, Listos, Ya!" (1991) - Discos en la lengua de Cervantes.


Me ocurre siempre, cada vez que paso unos días en León, no puedo evitar echar la mirada atrás en busca de los veranos de juventud, aquellos que fueron punto de partida de experiencias y testigos de historias y anécdotas que han quedado para siempre tatuadas en mi memoria y con el tiempo, imagino que modificadas e idealizadas por ésta.
En todos estos recuerdos siempre suenan canciones, de varios grupos y solistas, pero de manera especial suenan temas de Los Flechazos, para mi el grupo de Alex Diez siempre esta de actualidad, siempre tiene minutos en el equipo para hablar y traerme recuerdos de los veranos noventeros.
Cuando llegué a León en el verano de 1991 lo primero que le pregunté a mi amigo Jesús es que se sabía de Los Flechazos, la verdad es que en Bilbao eran más que invisibles, rápidamente me comento mientras sacaba un casette que tenían un nuevo Lp titulado: "Preparados, Listos, Ya!" pero que no le gustaba tanto como los anteriores, que era demasiado comercial y que perdía fuerza. La verdad es que me quedé planchado pero me llevé la cinta conmigo.


En cuanto llegué, ya de madrugada, a casa me la puse en el walkman, que era mi reproductor en los veranos de los noventa, y desde la primera escucha me gustó aquel tercer disco que todos calificaban de decepcionante.
Nunca a abandonado esta fama de disco menor a "Preparados, Listos, Ya!" y un servidor no puede estar más en desacuerdo, cierto que no es "En el Club", su predecesor y posiblemente el mejor trabajo de la formación, pero me pareció aquella noche de primeros de agosto de 1991 un disco excelente, me lo sigue pareciendo esta mañana de primeros de octubre de 2015.
Es posible que el tercer disco de los leoneses adolezca de la enjundia sonora de "En el Club", que su sonido es más ligero y menos pretencioso, que no se ata a fórmulas sónicas tan enraizadas y serias como aquel, tampoco negaré que las melodías son en general más sencillas, que busca tomar contacto con el oyente buscando la linea recta como camino más rápido, y que esa linea rápida es aquella que dibujan las voces relajadas y festivas, las guitarras limpias y la frescura de unos teclados que suenan a primavera y verano (de los noventa), que los vientos son cálidos y faltos de drama, que todo es fácil y en cierto modo inocente, en los textos el romanticismo suena adolescente y sin voluntades de eternidad, los desengaños se intuyen fugaces y la esperanza es la propia de una juventud que no ve final en un túnel iluminado por neones.
En el plástico destaca en primer lugar el tema: "Suzette", canción que fue y sigue siendo una de las más reconocibles tonadas del grupo, una vez más la historia de una mujer envuelta en el misterio y la fatalidad sirve a Alex Diez para crear un gran tema de pop de contagiosa melodía donde los teclados de Elena Iglesias suenan de forma estremecedora.



En segundo lugar destaca la irresistible: "Luces Rojas", uno de mis temas favoritos de este grupo, una letra de despedida y esperanza, de tristeza por lo que queda atrás y de apología a la soledad en un entorno de encantadora juventud, con un trabajo de vientos irreprochable y lleno de lirismo y una melodía de las que hacen del pop el género grande que realmente es, cuando no lo pervierte la industria. Solo por estos dos cortes ya se anula la calificación de menor para este álbum.


Pero es que además en este disco tenemos bombazos de aire sixtie de connotaciones mod y blues con frenética acción rítmica y de vientos como: "Chicas, chicas, chicas", la original y de excitante riff: "El hombre que confuncía los sentidos", la sensibilidad de suntuosos teclados de la bonita: "No quiero verte llorar", el aire portuario de estupendos coros de: "Dejenme en paz", las más aceradas y blueseras: "El alquiler" y "Soy un pecador".
Primaveral y fresca, puro pop que rezuma feliz juventud y esperanza en "Tres días" y aires fronterizos dentro de esos vientos y aires pop en "Lo conseguí". Vuelve el aire portuario y noctámbulo ubicado en marginales entornos en "Ella me hace enloquecer" y finaliza el disco con los teclados que subrayan la extraña letra de: "No soy yo".




Infravalorado disco de uno de los grupos más emblemáticos del pop sixtie y el mod elegante y fresco de este país que nunca consiguió la suerte que merecía y que al menos para el que suscribe a escrito alguno de los temas más excitantes del rock en la lengua de Cervantes. 

6 comentarios:

  1. Una de mis bandas pendientes de oir de suelo patrio...Este sabado me pongo con ellos. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy seguro de que te gustarán, en mi opinión básicos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. no es mi disco favorito de ellos pero ese tres dias de Juan y Junior vale un potosi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es uno de los temas más chulos del disco sin duda. Aunque Luces Rojas es la que a mi me puede.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Me encantan dentro de un orden, y los he escuchado más por culpa tuya, sobre todo: "Alta Fidelidad, que además me parece de los mejores de su carrera, maduro y con grandes temas" ;)
    Saludos Addison, siempre es un placer pasar por aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego Alta fidelidad es un gran disco, el último de estudio y muy maduro, me alegro de haberte empujado a hacerte fan jajaja.
      Un abrazo y ya sabes que esta es tu casa.

      Eliminar