martes, 22 de septiembre de 2015

The Velvet Underground - "The Velvet Underground & Nico" (1967)


Estos días he vuelto a la Velvet arrastrado por la corriente (eléctrica) de ese torrencial río que es "Paradoja" de Rafael Berrio.
Hacer esto me ha puesto ante una verdad que siempre trato de esquivar cuando miro a ese retrato de Dorian Grey que es la oscuridad del insomnio, nunca he hablado de la mítica formación neoyorquina en esta bitácora, y poco, muy poco fuera de ella.
Creo que esto se debe a que me siento intimidado ante la Velvet, y en especial ante su sobrenatural debut del 67, este: "The Velvet Underground & Nico" al que finalmente he decidido plantar cara.
Este temor creo que se debe a que siempre he sentido que esta obra se me escapa de las manos, no solo se trata de un disco con grandes, influyentes y originales canciones, llenas de textos corrosivos y peligrosos, es que todo lo que rodea a este tótem musical es casi místico y como sacado de un Génesis rockero, la portada del plátano pop, obra como todo el mundo sabe de Andy Warhol, incluso su nombre aparece en la misma (nunca he sabido si ésto me gusta), la fantasmagórica intervención de Nico, sugerida (o impuesta) por el propio Warhol que oficiaba de mánager de la banda y de productor, hecho puesto en entredicho en varias ocasiones, adjudicando muchos esta labor a Tom Wilson, especialmente John Cale, para engordar aún más la leyenda.


La censura que azotó los primeros alientos de vida del disco, el legado icónico en que está sumergido todo lo que rodea La Factoría del inigualable artista plástico, la irresponsable indiferencia en la que vivió esta obra durante lustros, la gaseosa, angustiosa y  abstracta atmósfera que se desprende de las fotos y films de la época, como si de una película  de Murnau se tratase...Todo es tan bohemio, tan elevado, tan poético, tan crudo, tan marginal, tan simbiótico, tan bello...que me asusta.
En cuanto a lo estrictamente musical nos encontramos con un disco narcótico y obsesivo, rudimentario en su labor instrumental y aglutinador de tantas semillas como podían existir en aquel mítico año y que podían ser sembradas en el asfalto de los bajos fondos neoyorquinos y dar fruto. Y lo dieron, de los surcos de este trabajo se extraen sonidos que influenciarían a innumerables músicos, del rock sucio y garajero a una suerte de psicodelia en la que no faltan ciertos acentos orientales como en la balada mántrica:"All tomorrow's parties" de  influencia Beatlemana.


En sus textos sangran contenidos de libidinosa sexualidad que incluye el sadomasoquismo: "Venus in furs" basada en la novela del siglo XIX de Leopold Von Sacher-Masoch, posicionamientos hedonistas y nihilistas, y agónicas referencias a las drogas, muy evidentes en: "I'm waiting for a man", "Run Run Run" o "Heroin".
La alemana Christa Päffgen, conocida como Nico pone su voz a tres temas: "Femme fatale" y "I'll be your mirror" son dos hermosas baladas, y la ya comentada: "All tomorrow parties".
Aunque los temas están compuestos por Lou Reed, éste cuenta con la participación de John Cale en la excelente "Sunday morning", pop pegadizo y de cierta aire irreal y bucólico con coros de Nico y "The black angel's death song", oscuro tema en la que Cale hace sonar de forma chirriante su viola eléctrica.
La pegadiza de esencia psicolélica de "There she goes again" y el caos sónico que ensalza el onanismo anárquico de "European son" completan el delirante tracklist de esta obra maestra.
Me parece justo, una vez vencidos mis pánicos, hacer justa referencia a la labor en la elaboración del sonido de John Cale, gran parte de los experimentos sónicos que diferencian este trabajo se deben a su inspiración y creatividad.
Ya esta hecho...solo falta dar a publicar, y podré decir que he restado una cicatriz fea al cuadro de Dorian Grey que se distingue en los sueños derivados de las noches tormentosas de insomnio.



16 comentarios:

  1. … O cómo la vanguardia entró en el rock an roll y creó uno de los discos más esenciales de su historia (tanto como los de Dylan o los Beatles). No hay que tener miedo a hablar de ningún grupo, Addison, que sean ellos, los grupos, quienes teman a tu pluma.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la vanguardia por supuesto. No se trata de medo, si de respeto y de haber sido un tema de no encontrar las palabras justas para explicar las reacciones con ellos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Qué gran disco, caballero. Lo adoro: tiene una atmósfera única y, a decir verdad, una historia detrás brillante. El disco que cambió el Rock de los sesenta, y lo convirtió en adulto con esas letras sobre heroína, camellos, sadomaso. Y, sobre todo, por los brillantes esquemas antiblues planteado. ¡Irrepetible!

    Por cierto: he empezado un nuevo proyecto con unos amigos, como continuación de mi bitácora. Espero que le guste y, sobre todo, que disfrute de la primera entrada, que yo creo que sí. Un abrazo bien grande para ti.

    http://ourgodsaredead.hol.es/crosseyed-heart-por-que-eres-tan-bueno-keith-richards/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una obra maestra con leyenda detrás, lo que hace de él un trabajo más irresistrible.
      Pasaremos por allí sin duda y como siempre.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Es que hablamos de una obra fundamental, y como dice Gonzalo de miedo nada, intimidación menos aún, hay que hablar de ellos y hacerlo a tu estilo, como lo has hecho.
    Es un disco que cambió muchas cosas y para bien, y con una aportación de Nico para mi impagable.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es miedo, es una especie de vértigo, siempre me ha costado manejar las emociones que provoca esta banda, que por otra parte me parece crucial en la historia.
      Nico resulta un golpe de efecto en el resultado final totalmente definitivo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Uno de los discos mas relevantes de la historia. El que mas me gusta de la Velvet tambien. Buena entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si a mi también es el que más me gusta, deja una estela eterna de influencias.
      Me alegra verte por aquí. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Por supuesto es un clásico que para estar grabado en los 60 era algo innovador. Nico es una Diosa y pienso qu es su participación la que convierte en eterno este disco. Mi favorito de la Velvet es el loaded

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nico aporta un aire que realmente diferencia el disco y su sonido, su atmosfera, cuando digo impuesta no es como crítica artística, sino como leyenda en los estudios.
      Tampoco Warhol es mi personaje favorito la verdad.
      Un saludo.

      Eliminar
  6. No suelo conectar con esta banda...tiene momentos (en especial este disco)...pero me terminan cansando por lo general...uno que es asi.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto de los gustos es como el, yo siempre digo qu no aguanto un minuto a Pink Floyd...¿y que le voy a hacer???.
      No pasa nada, todos tenemos nuestras bestias negras.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Alguna cicatriz mía debe tener el retrato de Dorian Gray. Yo todavía no he hablado de ellos.

    Gran texto, amigo. Felicidades!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me parece una banda fácil, me ha costaedo decidirme, aunque te diré que no es mi única cicatriz.
      Gracias Evánder, un abrazo tio.

      Eliminar
  8. Es el disco. Y después están los demás, jejejeje. Sin el platanazo nada habría sido igual. Te sales, hermano. Que no decaiga. Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este disco efectivamente tiene mucho que ver con lo que ocurrió en la siguiente década y en consecuencia en los siguientes años, básico y ademáss atractivo en su leyenda en blanco y negro.
      Gracias bro.
      Abrazo fuerte.

      Eliminar