viernes, 4 de septiembre de 2015

Nathaniel Rateliff & The Night Sweats - "Nathaniel Rateliff & The Night Sweats" (2015)


Hace unos días el gran Bernardo de Andrés Herrero tubo el bonito detalle de dedicar a este humilde escriba una de sus reseñas, mas exactamente la que a propósito de elogiar este disco que hoy me pone ante el portátil redactó, y que  se puede consultar pinchando aquí, agradecimientos sinceros al maestro.
Tan encendida y entregada al disco de Nathaniel Rateliff y su nueva compañía me resultó la entrada de Bernardo que no pude por menos que dedicarle al artefacto en cuestión la atención que sus palabras daban a entender que merecía, haciéndole pasar por encima de otros que llevan tiempo en espera.
Y esto a pesar de que la lista de pendientes empieza a resultar interminable, y solo contando este 2015 que ya va más que mediado, pero como tengo intención de continuar con la recuperada costumbre de dedicar más tiempo a cada disco aunque esto engrandezca el mencionado listado, pues daremos por positiva esta circunstancia en aras de valorar y degustar la música como vengo  haciendo los meses que llevo con esta renovada buena costumbre.
Primero recordé el bucólico EP titulado: "Closer" que el señor Nathaniel editó a principios de este 2015 y que hacía meses que no recuperaba, en aquella ocasión sin la aportación de esta nueva formación que aún no hemos comentado que se llama The Night Sweats.



Desde luego este larga duración poco tiene que ver con aquel breve cancionero de seis temas bonitos y de carácter acústico y dominado por el folk de susurros y economía de medios sónicos.
En este trabajo, de titulo homónimo al de la banda que lo graba, la pretensión estilística es otra, de cariz americano como en anteriores empresas, pero en esta ocasión la vista esta puesta en un soul de racial poso y efervescencia de vientos, percusiones vitalistas, guitarras de intencionalidad rockera, y el poderoso vozarrón de Nathaniel dominando el conjunto.
El tracklist lo abre la voraz base rítmica que se hace acompañar de sabrosos vientos de "I need never get old".
Guitarras que acarician, voces que encienden pasiones y un aire gospel que encandila en "Howling at nothing".


Breve, directa y de añejo sentir al más puro estilo The Band, "Trying so hard not to know" es otra perla negra en este rosario de composiciones, la siguiente cuenta del collar nos trae ritmos bailables y el pálpito de un piano, deliciosa: "I've been failing".
"B.S.O." posiblemente sea el corazón del disco, un tema que comienza con murmullos y palmas, con un cierto encanto retro y un estribillo que es una fiesta, un terremoto de vientos y una  gozada, un gran momento.
También la mas folk tendencia de la preciosa balada: "Wasting time" supone otro momento sobresaliente.



Un cierto toque psicodélico de febriles guitarras y textura pop caracteriza "Thank you" mientras "Look it here" se decanta por ritmos mas encendidos y viciosos, de ritmo metálico y guitarras oscuras.
Siniestro y sugerente tema: "Shake", de tono pantanoso y penetrante bajo, en cambio son las guitarras y las teclas las que nos acercan en "I'd be waiting" a un tema de aroma a local nocturno de tiempos pasados.
Para completar este rosario, la última perla es un soul: "Mellow out", de incandescencias sónicas cercanas al pop-soul blanco de digerible melodía y encantadora atmósfera.
Otro estupendo disco que esta dando que hablar en USA ya que recorre los palos de la baraja estilística americana sin posarse en ninguno pero tomando como comodín un encendido e intencionado soul que hace de base y cimiento de otro álbum notable que obligará a hacer cábalas a fin de año al bueno de Addi a la hora de confeccionar las famosas listas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada