viernes, 14 de agosto de 2015

T.Rex - Electric Warrior" (1971)


Estoy seguro de que en pleno verano no os apetece ni lo más mínimo leer una vez más  las eternas disquisiciones sobre si fue primero la gallina (Marc Bolan) o el huevo (David Bowie) en esto del glam.
Realmente tampoco parece que a día  de hoy tenga  demasiada importancia, lo importante es la herencia que a modo de discos hemos recibido las posteriores generaciones tras el deceso del denominado glam-rock, (deceso sujeto a continuas resucitaciones).
Pero tampoco es cuestionable que Marc Bolan puso una piedra que actuó como cimiento antes de la llegada de otros históricos trabajos y formaciones que se adhirieron a aquello del glam, esta piedra es el álbum que hoy traemos aquí, el inmortal (aunque no tan beatífico como otros, incomprensiblemente): "Electric Warrior".



Ahora que lo pienso no me parece ni este género ni este Lp el más adecuado para un verano de altas temperaturas como éste, no considero que en estos surcos se pueda encontrar nada que resulte refrescante o relajante, todo lo contrario, si tendría que poner sobre la  mesa algún adjetivo que definiese el sonido y atmósfera de este disco, éste sería claustrofóbico, como permanecer en un espacio pequeño, rodeado de aparatos eléctricos despidiendo calor y un manto de sudoroso hechizo lumínico que penetra en cuerpo y alma; un aislamiento espacial (evidente influjo de la odisea llevada al cine por Kubrick un par de años antes), se impregna en textos y ruidos que aderezan las canciones, y en la base los principios básicos del rock y el rhythm & blues al servicio de unas melodías de corte pop y unos arreglos en muchos casos barrocos y densos, en definitiva un disco excitante como una luz roja sobre la cama de unos amantes veteranos.


A todo esto contribuyen decisivamente Tony Visconti, productor del trabajo y Roy Thomas Baker, ingeniero, además por supuesto de las sublimes composiciones del imborrable Marc Bolan.
Sin complejos define el sonido del disco el primer corte, el denso y oscuro "Mambo sun", una especie de funky eléctrico, en él se ponen sobre la mesa las cartas con las que va a jugar la partida este guerrero eléctrico, los coros, las baterías y el sonido de las guitarras, todo viscoso y sugerente, rodeado de fantasía y el modo sensual de catar de Bolan, con este tema se puede explicar todo el trabajo.
Pero es que además de este excepcional inicio, los influjos galácticos nos llegan con la genial "Cosmic dancer", bonita melodía y tremendo trabajo de teclados, cuerdas y batería.
"Jeepster" viene pegada a un riff y un ritmo que es puro rhythm & blues pero ácido y con etiqueta propia. Vuelven sonidos cósmicos, coros de gracia, ritmo seco y guitarras infectadas y delirantes con "Monolith", gran melodía y otro tema perfecto.
Más bues, este menos disfrazado y sin apenas maquillaje para cerrar la primera cara con "Lean woman blues".





El comienzo de la segunda cara estalla con la inmortal "Get it on", con ese riff árido y esos vientos, los teclados de Rick Wakeman, con el susurro tóxico en la voz de Marc y el estribillo que se clava al cerebro, un clásico que marca el núcleo del glam.
Sigue la onda espacial en "Planet queen", y llegamos a la balada del disco, acústicas para variar, una melodía irresistible, una vocalidad etérea..."Girl" es  una canción maravillosa.
Guitarras mas claras y abiertas en un tema de sencilla aceptación melódica, bailable y suntuosa: "The motivator", que conduce a otro tema sugerente y bonito que sería punto de encuentro de temas posteriores: "Life's gas" es otro tema de corte futurista inmenso.
Rabiosa, adictiva y casi punk "Rip off", el guerrero nos despide con ferocidad eléctrica y derroche de teclas, guitarras y amígdalas.




"Electric Warrior" es, bajo mi prisma, una obra maestra total, iniciática, un disco que se escucha y se siente en la piel, los poros no pueden permanecer ajenos a su deflagración sónica y la influencia que ejerció hizo que muchos vampirizasen partes de su contenido, pero esto ya hemos dicho que no nos apetecía debatirlo otra vez.

8 comentarios:

  1. Discazo!!!, OBRA MAESTRA INDISCUTIBLE!!!, suscribo todas y cada una de tus palabras porque son sabias y se nota muy mucho lo que disfrutas escuchando una álbum tan crucial para la música.

    "Electric Warrior" me entró a la primera en una etapa, la de finales de los 90s, en la que estaba cansado de grupos seudo-grunge, Nu-metal y demás hostias por lo que me dediqué a descubrir a aquel Bowie estratosférico y a Bolan además de un poquito de Reed con aquel "Transformer".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que es una obra maestra, la he esprimido estos días porque me la he agenciado en vinilo y claro...jejejeje
      Es que este disco entra a la primera, como un tiro, Bowie y su epoca vampirizando este disco es la mejor y Reed...bueno Reed es otra historia jajaja
      Como mola la buena musica tio.
      Saludos.

      Eliminar
  2. EL DISCO GLAM POR EXCELENCIA. sin duda uno de los 10 discos capitales del rock and roll

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, perfecto bajo cualquier prisma analítico.
      Saludos.

      Eliminar
  3. ¿Podríamos hablar de glam progresivo, Addison, para glosar y loar semejante joya? Visconti es clave aquí, ya lo dices, en ese sonido tan especial y profundo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es una definición muy verosimil, el legado cinematográfico es esencial y ese toque de Visconti también, ya lo había empezado a experimentar en Space Oddity y aquí lo perfecciona.
      Abrazo.

      Eliminar
  4. Son geniales! ideales para escuchar a cualquier hora, de un día cualquiera y hacer las delicias al momento.
    Inolvidables.
    Muxus!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son adictivos y te atrapan, tienen todos los ingredientes para resultar excitantes.
      Gran disco y Bolan gran artista.
      Muxus.

      Eliminar